Llu­vias e inun­da­cio­nes co­bran fac­tu­ra a os­tras de Te­xas

El Diario de El Paso - - Clima - As­so­cia­ted Press al­ves­ton, Te­xas–

GJohnny Ha­li­li abrió la con­cha de una os­tra en la bor­da de la em­bar­ca­ción. Al igual que la ma­yo­ría de las os­tras que se en­con­tra­ban es­te mar­tes en la Bahía Gal­ves­ton, es­ta­ba muer­ta. “Tres años más”, di­jo. El pe­rió­di­co The Gal­ves­ton County Daily News, re­por­tó re­cien­te­men­te in­ten­sas llu­vias e inun­da­cio­nes a lo lar­go del Río Bra­zos que dre­na­ron agua fres­ca a la bahía y dis­mi­nu­yen­do la sa­li­ni­dad, que es la can­ti­dad de sal que hay en el agua.

El in­flu­jo de agua fres­ca es­tá afec­tan­do a al­gu­nas os­tras jó­ve­nes. Aun­que es­tos mo­lus­cos son ani­ma­les re­sis­ten­tes. Sin em­bar­go, las os­tras de Te­xas han re­ci­bi­do una su­ce­sión de gol­pes en los úl­ti­mos años: pri­me­ro fue el Hu­ra­cán Ike en el 2008 que de­jó se­di­men­tos en el sue­lo de la bahía, lue­go, una pro­lon­ga­da se­quía pro­vo­có que el agua fue­ra de­ma­sia­do sa­la­da.

Aho­ra, las fuer­tes llu­vias son el ata­que más re­cien­te que han te­ni­do.

Pa­ra los que se de­di­can a cul­ti­var­las, los cam­bios y gi­ros de la Ma­dre Na­tu­ra­le­za han pro­vo­ca­do una cos­to­sa es­pe­ra.

Ha­li­li, quien jun­to con su es­po­sa Lisa, son due­ños de Pres­ti­ge Oys­ters en San León, re­vi­só los ni­ve­les de sa­li­ni­dad en al­gu­nas par­tes du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da des­pués de días de llu­via e inun­da­ción.

Una de sus prue­bas en­con­tró que el ni­vel de sa­li­ni­dad fue de ce­ro par­tes por mi­llar, o sea, agua fres­ca.

Las os­tras se desa­rro­llan con ni­ve­les de sa­li­ni­dad de unas 14 par­tes por mi­llar, ex­pli­có Ha­li­li.

El mar­tes, Ha­li­li reali­zó una me­di­da de emer­gen­cia en una fran­ja de su ca­ma de os­tras. Jus­to afue­ra de la Bahía Tri­ni­dad, si­tua­da apro­xi­ma­da­men­te a 40 mi­nu­tos en bo­te fue­ra de la cos­ta de San Leon, un gru­po de tres per­so­nas sa­có cien­tos de li­bras de os­tras y las co­lo­có en la cu­bier­ta del bo­te.

El bo­te es­tu­vo tra­ba­jan­do jus­to en una pe­que­ña por­ción de los 800 acres ba­jo el agua que tie­nen ren­ta­dos los Ha­li­li.

El plan era trans­por­tar­las a otro lu­gar ren­ta­do por Pres­ti­ge en la par­te es­te de la bahía, en don­de la sa­li­ni­dad es de unas 8 par­tes por mi­llar, de acuer­do a una in­for­ma­ción re­cien­te del De­par­ta­men­to de Par­ques y Vi­da Sil­ves­tre de Te­xas.

Los Ha­li­li es­tán pre­pa­ran­do sus ca­mas pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da, que em­pie­za el 1 de no­viem­bre y con­clui­rá el 30 de abril.

Des­de prin­ci­pios de los 1990, Pres­ti­ge Oys­ters ha es­ta­do co­lo­can­do pie­dra ca­li­za y otras ro­cas en el sue­lo de la bahía pa­ra cul­ti­var las os­tras.

To­ma en­tre dos o tres años, o tal vez más tiem­po, pa­ra que las os­tras ma­du­ren y mi­dan por lo me­nos 3 pul­ga­das, lo su­fi­cien­te­men­te gran­des pa­ra co­mer­las.

Raz Ha­li­li, el hi­jo de Johnny, re­co­gió un mon­tón de cas­ca­ro­nes de os­tras de la cu­bier­ta. “La ma­yo­ría es­tán muer­tas”, di­jo. To­ma Ha­li­li co­men­tó que la tri­pu­la­ción es­ta­ba mo­vien­do las os­tras más ha­cia el es­te, apro­xi­ma­da­men­te a una ho­ra de tra­yec­to en bo­te, con la es­pe­ran­za de sal­var a al­gu­nas de las que es­tán vi­vas y lle­var­las a aguas en don­de pue­dan te­ner una me­jor opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir.

Frus­tra­dos por la si­tua­ción, Johnny Ha­li­li di­ri­gió el bo­te ha­cia el Arrecife Han­nah, atra­ve­san­do el agua lo­do­sa de la bahía.

“Es­to se pa­re­ce a la are­na del Saha­ra”, ase­gu­ró Brady Bo­ney, ac­ti­vis­ta a fa­vor de la pes­ca sus­ten­ta­ble.

La lle­ga­da de agua fres­ca y se­di­men­to le han da­do a las aguas de Gal­ves­ton un tono más os­cu­ro de ca­fé, co­men­tó.

En el arrecife, Razy y Johnny Ha­li­li arras­tra­ron ca­jas por el sue­lo de la bahía pa­ra re­co­lec­tar mues­tras de os­tras.

Aun­que el agua fres­ca po­dría ma­tar a al­gu­nas os­tras, tam­bién ayu­da a eli­mi­nar las bac­te­rias y de­pre­da­do­res que pla­gan las ca­mas de esos mo­lus­cos.

Even­tual­men­te, el agua fres­ca sal­drá del Gol­fo de Mé­xi­co y una ma­rea al­ta trae­rá el agua sa­la­da a la bahía, lo cual le da­rá un equi­li­brio a la sa­li­ni­dad, ex­pli­có Johnny Ha­li­li.

“Des­pués de esos ci­clos, las con­di­cio­nes son usual­men­te muy bue­nas”. Se­ña­ló.

Pres­ti­ge y otras em­pre­sas de os­tras es­tán con­tan­do con que ha­brá me­jo­res con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas en los dos pró­xi­mos años, lo cual cam­bia­rá las cosas.

La bahía tie­ne sus al­ti­ba­jos, di­je­ron los Ha­li­li. Aho­ra, es­tos hom­bres que se de­di­can al cul­ti­vo de es­tos mo­lus­cos, es­pe­ran que to­do se re­cu­pe­re.

la dis­mi­nu­ción de la sa­li­ni­dad en el agua es lo que más afec­tó la pro­duc­ción

la ma­yo­ría es­tán muer­tas, se­ña­lan

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.