Cul­pan a EU por vio­len­cia en Mé­xi­co

Do­cu­men­tal apun­ta co­mo de­to­nan­te el uso ile­gal de dro­gas

El Diario de El Paso - - Portada - Ro­ber­to Ca­rri­llo / El Dia­rio de El Pa­so

El es­tu­dian­te me­xi­cano Mario Ber­lan­ga, de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, apun­tó al con­su­mo in­terno y re­crea­ti­vo en los Es­ta­dos Uni­dos co­mo el de­to­nan­te de la vio­len­cia en Mé­xi­co, al to­mar par­te de una se­rie de char­las de su es­cue­la.

Ori­gi­na­rio de Mon­te­rrey, Nue­vo León, Ber­lan­ga se di­jo “no es­tu­dio­so del te­ma del nar­co­trá­fi­co”, pe­ro sí in­tere­sa­do en la inseguridad que se vi­ve ac­tual­men­te en su ciu­dad na­tal.

Con el tí­tu­lo “Ba­jan­do la Cor­ti­na: La ver­dad so­bre la ca­de­na de dro­gas ile­ga­les”, Ber­lan­ga ex­po­ne en po­co más de 9 mi­nu­tos al­gu­nas ci­fras so­bre el há­bi­to re­crea­cio­nal de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, mis­mo que “es­tá man­cha­do de san­gre” por el con­su­mo de dro­gas ile­ga­les.

“Hay dos cla­ses de per­so­nas en el mun­do, aque­llos que con­su­men dro­ga y los que co­no­cen a al­guien que con­su­me dro­gas”, di­jo Ber­lan­ga, quien sos­tu­vo que su ob­je­ti­vo al dar di­cha char­la es la de crear con­cien­cia de que “el com­prar dro­gas nos vuel­ve par­tí­ci­pes en la vio­len­cia”.

“Me in­tere­sa pro­fun­da­men­te es­te te­ma por­que yo na­cí y cre­cí en el nor­te de Mé­xi­co, apro­xi­ma­da­men­te 200 mi­llas al Sur de Te­xas, don­de de ni­ño po­día sa­lir a pa­ti­nar y ju­gar con mis ami­gos, y la gen­te po­día sa­lir a ejer­ci­tar­se, pe­ro aho­ra to­do mun­do vi­ve en mie­do cons­tan­te”, di­jo el me­xi­cano en su ex­po­si­ción que fue postea­da por la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en su ca­nal de YouTu­be.

“En la ho­ra cuan­do se han da­do es­tas char­las 3 per­so­nas han muer­to só­lo en Mé­xi­co, y dia­ria­men­te se re­gis­tran 60 muer­tes en Mé­xi­co por la vio­len­cia que ge­ne­ra el nar­co­trá­fi­co”, sos­tu­vo.

El egre­sa­do del Tec de Mon­te­rrey, y que des­de el 2014 es­tu­dia en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, alu­dió a la con­cien­cia de los con­su­mi­do­res el pre­sen­tar ci­fras co­mo el que en Es­ta­dos Uni­dos se con­cen­tra el 30 por cien­to de la de­man­da mundial de dro­gas, y có­mo la po­si­ción geo­grá­fi­ca de Mé­xi­co ha­ce que los Car­te­les se dis­pu­ten el con­trol de sus ru­tas ha­cia el nor­te.

In­vier­ten más en dro­gas que en edu­ca­ción

En los da­tos pre­sen­ta­dos por Ber­lan­ga se afir­ma que ca­da año en los Es­ta­dos Uni­dos se gas­tan 150 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ad­qui­rir dro­gas ile­ga­les, lo que su­pera el pre­su­pues­to fe­de­ral en edu­ca­ción, en un ám­bi­to don­de los cár­te­les me­xi­ca­nos lle­gan a con­tro­lar has­ta el 70 por cien­to del mer­ca­do.

“Ca­da vez que se com­pran dro­gas ile­ga­les, apro­ba­mos, re­com­pen­sa­mos e in­cen­ti­va­mos a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les; apro­ba­mos, re­com­pen­sa­mos e in­cen­ti­va­mos a los nar­cos”, re­cal­có.

Ber­lan­ga fue más es­pe­cí­fi­co al de­cir que ca­da que una per­so­na de­ci­de usar una dro­ga de for­ma re­crea­ti­va en los Es­ta­dos Uni­dos, con­tac­ta có­mo­da­men­te a su “dea­ler”, y lle­ga a con­su­mir de 200 dó­la­res, has­ta 2 mil dó­la­res men­sua­les.

“Con 200 dó­la­res se pue­den com­prar mil ba­las nue­vas, y con 500 dó­la­res un ri­fle AK-47 nue­vo, mien­tras que 700 dó­la­res es el suel­do men­sual de un si­ca­rio de tiem­po com­ple­to”, se­ña­ló.

“El ver­da­de­ro di­ne­ro en es­te ne­go­cio no es­tá en pro­du­cir, sino en mo­ver la dro­ga de la fuen­te al con­su­mi­dor fi­nal en

Es­ta­dos Uni­dos; y pa­ra ha­cer eso de ma­ne­ra exi­to­sa, los cár­te­les ne­ce­si­tan con­tro­lar sus ru­tas de trá­fi­co en ca­da pun­to de la ca­de­na”, sos­tie­ne Ber­lan­ga, ori­gi­na­rio de Mon­te­rrey, y quien di­ce ha­ber su­fri­do la vio­len­cia de for­ma cer­ca­na.

Ber­lan­ga sos­tu­vo que en el año 2010, cua­tro miem­bros de su fa­mi­lia fue­ron se­cues­tra­dos por in­te­gran­tes de un cár­tel de dro­gas, y que has­ta la fe­cha no sa­ben de su pa­ra­de­ro.

“Los nar­cos los des­apa­re­cie­ron, des­tru­ye­ron a mi fa­mi­lia”, sos­tu­vo el desa­rro­lla­dor y em­pre­sa­rio en bie­nes raí­ces del Gru­po In­veRe­gio.

Bue­na res­pues­ta

El vi­deo en que Mario Ber­lan­ga da sus ra­zo­nes del cre­ci­mien­to del trá­fi­co ilí­ci­to de dro­gas ha si­do bien re­ci­bi­do en las re­des so­cia­les, so­bre to­do por la vi­sión eco­nó­mi­ca que da al te­ma, y el fo­ro aca­dé­mi­co que re­pre­sen­ta la Uni­ver­si­dad de Stan­ford.

La de­man­da fo­men­ta la di­ver­si­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les, sos­tie­ne Ber­lan­ga, quien afir­ma que gru­pos de­lin­cuen­cia­les con­tro­lan otras ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les más pe­que­ñas, co­mo el trá­fi­co de per­so­nas, se­cues­tros, pi­ra­te­ría, ex­tor­sio­nes e, in­clu­so, la pros­ti­tu­ción”.

Los da­tos ex­pues­tos por el alumno de Stan­ford, ad­vier­ten que las con­fron­ta­cio­nes en­tre gru­pos cri­mi­na­les han pro­vo­ca­do más de 160 mil muer­tes des­de el 2007 en Mé­xi­co, de acuer­do con ci­fras ofi­cia­les, lo cual re­pre­sen­ta un nú­me­ro ma­yor de que el de las fa­ta­li­da­des ocu­rri­das por las gue­rras de Irak y Af­ga­nis­tán.

Al fi­nal de su ex­po­si­ción, Ber­lan­ga pi­dió que si los pre­sen­tes en la au­dien­cia, o al­guien co­no­ci­do de­ci­de com­prar dro­gas ile­ga­les que re­fle­xio­nen y pien­sen que só­lo el con­su­mi­dor pue­de pre­ve­nir se­cues­tros, ex­tor­sio­nes o al­go peor.

“Si us­te­des son usua­rios, por fa­vor pién­sen­lo dos ve­ces an­tes de com­prar”, di­jo.

El Es­Tu­dian­TE Mario Ber­lan­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.