Hi­llary y los horizontales

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— Pa­sé bue­na par­te de esta trans­cen­den­tal se­ma­na po­lí­ti­ca en un ta­ller so­bre de­sigual­dad, don­de se pre­sen­ta­ron do­cu­men­tos acer­ca de to­do, des­de las cau­sas de dis­pa­ri­da­des sa­la­ria­les has­ta los efec­tos de la de­sigual­dad so­bre la fe­li­ci­dad. Pe­ro, co­mo ocu­rre con tan­ta fre­cuen­cia en con­fe­ren­cias, lo que real­men­te me pu­so a pen­sar fue una pre­gun­ta du­ran­te un des­can­so pa­ra to­mar ca­fé: “¿Por qué no ha­blas más acer­ca de la de­sigual­dad ho­ri­zon­tal?”

¿Qué? De­sigual­dad ho­ri­zon­tal es el tér­mino del ar­te pa­ra la de­sigual­dad me­di­da, no en­tre in­di­vi­duos, sino en­tre gru­pos de­fi­ni­dos ra­cial o cul­tu­ral­men­te (Por su­pues­to, la ra­za en sí es prin­ci­pal­men­te una crea­ción en vez de un hecho de la naturaleza; es­ta­dou­ni­den­ses de as­cen­den­cia ita­lia­na o in­clu­so ir­lan­de­sa no siem­pre eran con­si­de­ra­dos blan­cos). Y me sor­pren­dió que el pen­sa­mien­to ho­ri­zon­tal es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra en­ten­der lo que ocu­rrió en las tem­po­ra­das de no­mi­na­ción de am­bos par­ti­dos po­lí­ti­cos: es lo que lle­vó ha­cia Do­nald Trump, y tam­bién la ra­zón por la cual Hi­llary Clin­ton for­zó a la retirada de Ber­nie San­ders. Y les gus­te o no, la de­sigual­dad ho­ri­zon­tal, so­bre to­do de­sigual­dad ra­cial, de­fi­ni­rá la elec­ción ge­ne­ral.

Se pue­de ar­gu­men­tar que no de­be­ría de ser de esa ma­ne­ra. Una for­ma de pen­sar en la cam­pa­ña de San­ders es que se fun­da­men­tó en la pre­mi­sa de que si so­lo los pro­gre­sis­tas iban a ex­po­ner un ar­gu­men­to con la cla­ri­dad su­fi­cien­te so­bre los ma­les de la de­sigual­dad en­tre in­di­vi­duos, ellos po­drían ga­nar­se a to­da la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sin con­si­de­ra­ción a la ra­za. En una en­tre­vis­ta, San­ders de­cla­ró que si los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tu­vie­ran ha­cien­do su tra­ba­jo, los re­pu­bli­ca­nos se­rían un partido extremista que cap­ta­ría tan so­lo de 5 a 10 por cien­to del voto.

Pe­ro, ese es un sue­ño de opio. De­fi­nir­se a uno mis­mo, cuan­do me­nos par­cial­men­te, por la mem­bre­cía en un gru­po for­ma par­te de la naturaleza hu­ma­na. In­clu­so si uno in­ten­ta ale­jar­se de ese ti­po de de­fi­ni­cio­nes, otras per­so­nas no lo ha­cen. Una tris­te y vie­ja lí­nea de mi pro­pia he­ren­cia di­ce que si ca­sual­men­te ol­vi­da­ras que eres ju­dío, al­guien te lo re­cor­da­rá: ver­dad re­con­fir­ma­da por el re­pun­te en an­ti­se­mi­tis­mo vo­cal por par­te del fe­nó­meno Trump.

Así que la iden­ti­dad gru­pal es una par­te inevi­ta­ble de la po­lí­ti­ca, par­ti­cu­lar­men­te en Es­ta­dos Uni­dos con su his­to­ria de es­cla­vi­tud y su di­ver­si­dad ét­ni­ca. Mi­no­rías ra­cia­les y ét­ni­cas sa­ben eso muy bien, ra­zón por la cual apo­ya­ron de ma­ne­ra con­tun­den­te a Hi­llary Clin­ton, quien lo en­tien­de, por en­ci­ma de San­ders, con su en­fo­que ex­clu­si­vo en la de­sigual­dad in­di­vi­dual. Y los po­lí­ti­cos tam­bién lo sa­ben.

De hecho, el ca­mino al ‘trum­pis­mo’ em­pe­zó con con­ser­va­do­res ideo­ló­gi­cos ex­plo­tan­do cí­ni­ca­men­te las di­vi­sio­nes ra­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos. La agen­da de po­lí­ti­ca cen­tral del Partido Re­pu­bli­cano con res­pec­to a la re­duc­ción de im­pues­tos a los ri­cos al tiem­po que aba­te pres­ta­cio­nes nun­ca ha si­do muy po­pu­lar, ni si­quie­ra en­tre sus pro­pios vo­tan­tes. Sin em­bar­go, ga­nó elec­cio­nes con­ven­cien­do a blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra de pen­sar en sí mis­mos co­mo un gru­po ba­jo asedio, y de ver pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les co­mo dá­di­vas pa­ra Esa Gen­te.

O, pa­ra ex­pre­sar­lo de otra ma­ne­ra, el Partido Re­pu­bli­cano fue ca­paz de ser­vir a los in­tere­ses del uno por cien­to ha­cién­do­se pa­sar por el de­fen­sor del 80 por cien­to… pues ese era el por­cen­ta­je blan­co del elec­to­ra­do cuan­do Ro­nald Rea­gan fue ele­gi­do.

Sin em­bar­go, el cambio de­mo­grá­fi­co –ace­le­ra­do cre­ci­mien­to en las po­bla­cio­nes his­pa­na y asiá­ti­ca– ha re­du­ci­do el por­cen­ta­je blan­co del elec­to­ra­do que no es his­pano a 62 por cien­to y ca­yen­do. Los re­pu­bli­ca­nos ne­ce­si­tan am­pliar su base; sin em­bar­go, la base quie­re can­di­da­tos que de­fien­dan el vie­jo or­den ra­cial. De ahí el trum­pis­mo.

Ade­más, la mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca con base en la ra­za es una calle de dos sen­ti­dos. El apo­yo ne­gro e his­pano ha­cia de­mó­cra­tas tie­ne sen­ti­do ob­vio, da­do el hecho que es­tos son gru­pos de in­gre­sos re­la­ti­va­men­te ba­jos que se be­ne­fi­cian des­pro­por­cio­na­da­men­te de po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas. Por ejem­plo, han re­gis­tra­do re­duc­cio­nes real­men­te agu­das en el nú­me­ro de per­so­nas sin se­gu­ro des­de que el pro­gra­ma de sa­lud Oba­ma­ca­re en­tró en vi­gor. Sin em­bar­go, la abru­ma­do­ra naturaleza de ese apo­yo re­fle­ja la iden­ti­dad gru­pal.

Lo que es más, al­gu­nos gru­pos con in­gre­sos re­la­ti­va­men­te al­tos, co­mo ju­díos y, con fre­cuen­cia cre­cien­te, es­ta­dou­ni­den­ses de ori­gen asiá­ti­co, tam­bién vo­tan am­plia­men­te de­mó­cra­ta. ¿Por qué? La res­pues­ta en am­bos ca­sos, se­gu­ra­men­te, es la sos­pe­cha de que el mis­mo áni­mo ra­cial que impulsa a mu­cha gen­te a vo­tar por los re­pu­bli­ca­nos pu­die­ra, con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad, vol­ver­se en con­tra de otros gru­pos con un lar­go his­to­rial de per­se­cu­ción. Y co­mo ya he men­cio­na­do, es­ta­mos vien­do efec­ti­va­men­te mu­cho an­ti­se­mi­tis­mo de la de­re­cha que sa­le abier­ta­men­te al pú­bli­co. ¿Aca­so hay quien du­de que una re­ser­va de pre­jui­cio an­ti­asiá­ti­co es­té al ase­cho igual­men­te jus­to de­ba­jo de la su­per­fi­cie?

Así que aho­ra vie­ne la elec­ción ge­ne­ral. Desea­ría po­der de­cir que se­rá una ba­ta­lla de ideas. Sin em­bar­go, no lo se­rá en su ma­yo­ría, y no só­lo por­que Trump no ten­ga una so­la idea de po­lí­ti­ca cohe­ren­te.

No, esta va a ser ma­yor­men­te una elec­ción so­bre iden­ti­dad. El no­mi­na­do re­pu­bli­cano re­pre­sen­ta po­co más que la ira de hom­bres blan­cos a cau­sa de una na­ción cam­bian­te. Y él es­ta­rá en­fren­tan­do a una mu­jer –sí, el gé­ne­ro es otra di­men­sión im­por­tan­te en esta his­to­ria– que le de­be su no­mi­na­ción a los mis­mos gru­pos que su base odia y teme.

Las pro­ba­bi­li­da­des di­cen que Clin­ton pre­va­le­ce­rá, de­bi­do a que el país ya pro­gre­só mu­cho en su di­rec­ción. Sin em­bar­go, una co­sa es se­gu­ra: se va a po­ner feo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.