El cri­men de ser po­bre

El Diario de El Paso - - Opinión - Gary McCoy Ni­cho­las Kris­tof Fa­ce­book.com/Kris­tof Twit­ter.com/Nic­kK­ris­tof

Tul­sa, Oklaho­ma— A partir de 1830, el mun­do ci­vi­li­za­do em­pe­zó a de­jar de en­car­ce­lar deu­do­res, re­co­no­cien­do que era una prác­ti­ca bár­ba­ra y ton­ta. En efec­to, la me­jor ma­ne­ra de ase­gu­rar que al­guien no pa­gue su deu­da es en­ce­rrán­do­lo. Pe­ro en es­te si­glo XXI, Es­ta­dos Uni­dos ha res­ta­ble­ci­do un am­plio sis­te­ma de en­car­ce­la­mien­to de deu­do­res, lo que en la prác­ti­ca equi­va­le a cri­mi­na­li­zar la po­bre­za.

¿No me creen? Acom­pá­ñen­me a la cár­cel del Con­da­do de Tul­sa. El día que la vi­si­té ha­bía 23 per­so­nas en­ce­rra­das por no pa­gar mul­tas del Gobierno. En­tre ellas, una mu­jer que no pu­do pa­gar la mul­ta por fal­ta de una pla­ca de su au­to.

Ha­blé en la cár­cel con Ro­sa­lind Hall, de 53 años, mu­jer cá­li­da y de mo­da­les sua­ves, de pe­lo ca­no­so, que ha es­ta­do en­ce­rra­da un to­tal de 18 me­ses, en va­rios pe­rio­dos, sim­ple­men­te por no pa­gar un alu­vión de mul­tas de­ri­va­das de de­li­tos me­no­res (por los cua­les pur­gó pe­na de cár­cel). Hall ha lu­cha­do des­de ha­ce trein­ta años con en­fer­me­da­des men­ta­les y adic­cio­nes de dro­gas y tie­ne un lar­go his­to­rial de hur­tos en tien­das, que co­me­te pa­ra pa­gar­se las dro­gas, pe­ro nin­gún de­li­to vio­len­to.

Las lá­gri­mas se le acu­mu­la­ron en los ojos al con­tar­me que es­ta­ba tra­tan­do de en­de­re­zar su vi­da, de de­jar de ro­bar, y de ale­jar­se de las dro­gas des­de ha­ce dos años. Pe­ro las mul­tas no de­jan de cre­cer y aho­ra de­be un to­tal de 11 mil 258 dó­la­res. Aque­ja­da de de­pre­sión y tras­torno bipolar, tie­ne po­cas es­pe­ran­zas de con­se­guir un em­pleo re­gu­lar, por lo que pe­rió­di­ca­men­te la arres­tan por no pa­gar.

Es­ta vez, ella ha­bía pa­sa­do diez días en la cár­cel por no pa­gar la in­dem­ni­za­ción de cin­co che­ques sin fon­dos que ex­pi­dió ha­ce ocho años a una tien­da de aba­rro­tes. Los cin­co che­ques su­ma­ban en to­tal po­co más de cien dó­la­res, pe­ro con los re­car­gos y mul­tas, ella si­gue de­bien­do 1 mil 200 dó­la­res des­pués de ocho años de ha­ber es­ta­do ha­cien­do pa­gos.

‘Si no pue­do pa­gar, ¿có­mo quie­ren que pa­gue?’, me pre­gun­ta Hall en la sa­la de vi­si­tas de la cár­cel. ‘No pue­do pa­gar’.

Hall so­bre­vi­ve con cu­po­nes de co­mi­da, ro­pa de se­gun­da proporcionada por las igle­sias, un cuar­to que le pres­ta una ami­ga de bue­na vo­lun­tad y 50 dó­la­res al mes que ga­na por lim­piar una ca­sa. Ella des­ti­na 40 dó­la­res a pa­gar las in­dem­ni­za­cio­nes y se que­da con diez dó­la­res al mes pa­ra ella y su ama­do ca­cho­rri­to (que que­da al cui­da­do de su ve­ci­na cuan­do a ella la en­car­ce­lan por deu­das.)

‘Es cien por cien­to ver­dad que te­ne­mos cár­cel pa­ra deu­do­res en 2016’, con­fir­ma Jill Webb, abo­ga­da pú­bli­ca. ‘La úni­ca ra­zón de que es­ta gen­te es­té en la cár­cel es que no puede pa­gar sus mul­tas’.

‘Y no só­lo eso; se gas­tan 64 dó­la­res al día pa­ra te­ner­los en la cár­cel... y no por al­go que ha­yan he­cho, sino por­que son po­bres’.

Es­to es tan in­con­ce­bi­ble en 2016 como lo era en 1830 y es un sis­te­ma que se en­cuen­tra en to­do el país. En los úl­ti­mos 25 años, con­for­me se ha vuel­to más y más cos­to­sa la en­car­ce­la­ción ma­si­va, los es­ta­dos y los mu­ni­ci­pios les han tras­fe­ri­do la car­ga eco­nó­mi­ca a los de­lin­cuen­tes, a quie­nes apli­can nu­me­ro­sas mul­tas y re­car­gos. Aquí en Oklaho­ma, a los acu­sa­dos se les pue­den apli­car 66 ti­pos de mul­tas, des­de ‘cos­tas de se­gu­ri­dad del juz­ga­do’ has­ta ‘cos­tas del al­gua­cil por per­se­guir a fu­gi­ti­vos de la jus­ti­cia’. E in­clu­so se le co­bra una cuo­ta a un in­di­gen­te por so­li­ci­tar a un de­fen­sor pú­bli­co. (No es bro­ma; a un in­di­gen­te se le co­bró por so­li­ci­tar un abo­ga­do pú­bli­co y si no pa­ga, se emi­ti­rá una or­den de arres­to).

El fiscal de Dis­tri­to del Con­da­do de Tul­sa, Step­hen Kunz­wei­ler, pien­sa que esas mul­tas son una for­ma ri­dí­cu­la de fi­nan­ciar su ofi­ci­na. ‘Es un sis­te­ma dis­fun­cio­nal’, afir­ma.

Un li­bro re­cien­te, ‘A Pound of Flesh’, de Ale­xes Ha­rris de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, se­ña­la que en­car­ce­lar deu­do­res es una prác­ti­ca que exis­te en to­do Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, en Rho­de Is­land, pre­ci­sa, en 2007 se en­car­ce­ló en pro­me­dio a 18 per­so­nas al día por no pa­gar cos­tas ju­di­cia­les. En Fer­gu­son, Mis­sou­ri, la fa­mi­lia pro­me­dio pa­gó 272 dó­la­res en mul­tas en 2012 y el adul­to pro­me­dio tu­vo 1.6 ór­de­nes de arres­to por ese mo­ti­vo ese año.

‘Los acu­sa­dos po­bres no tie­nen na­da que dar’, afir­ma Ha­rris, y el re­sul­ta­do es un sis­te­ma que cas­ti­ga des­pro­por­cio­na­da­men­te a los po­bres y las mi­no­rías, de­ján­do­los con una car­ga de deu­da de la que nun­ca po­drán es­ca­par.

La Su­pre­ma Cor­te ha es­ta­ble­ci­do que só­lo de­be en­car­ce­lar­se a quien no quie­ra pa­gar, no a quien no pue­da, y en teo­ría hay sal­va­guar­das pa­ra pro­te­ger a los in­di­gen­tes. Pe­ro en la prác­ti­ca esas sal­va­guar­das son qui­mé­ri­cas y sis­te­má­ti­ca­men­te se en­cie­rra a los po­bres por eso, por ser po­bres. La for­ma de avan­zar se­ría re­cor­tar esas cos­tas, aca­bar con la prác­ti­ca de los tri­bu­na­les de re­cu­rrir a empresas pri­va­das de co­bran­za que pue­den su­mar­le sus pro­pios ho­no­ra­rios a la deu­da, y li­mi­tar las deu­das ju­rí­di­cas a un por­cen­ta­je ra­zo­na­ble de los in­gre­sos.

Pe­ro por aho­ra, al­gu­nas de las su­mas adeu­da­das son im­pre­sio­nan­tes. Job Fields III me di­jo que él de­be 70 mil dó­la­res en mul­tas y re­car­gos. ‘Pa­re­ce im­po­si­ble, pe­ro ten­go que man­te­ner­me po­si­ti­vo’, afir­mó. Cynt­hia Odom me di­jo que adeu­da 170 mil dó­la­res y con­ti­nua­men­te se de­ba­te en­tre pa­gar la luz y com­prar co­mi­da pa­ra sus hi­jos o pa­gar sus deu­das y evi­tar ir a la cár­cel.

Cuan­do se afec­ta a los ni­ños de ese mo­do, como ocu­rre con fre­cuen­cia, es­te sis­te­ma de en­car­ce­lar a quie­nes no pue­den pa­gar mul­tas es tan gro­tes­co como kaf­kiano.

Por ejem­plo, Aman­da Go­le­man, de 29 años, cre­ció en una fa­mi­lia de dro­ga­dic­tos y em­pe­zó a dro­gar­se a los do­ce años. Sus es­tu­dios con­clu­ye­ron cuan­do ella se em­ba­ra­zó es­tan­do en se­cun­da­ria. Por un tiem­po, ella y su hi­ja vi­vie­ron en la ca­lle.

Pe­ro Go­le­man se ha en­de­re­za­do. Des­de ha­ce cua­tro años no ha co­me­ti­do de­li­tos y no ha to­ca­do dro­gas des­de ha­ce tres. Des­de ha­ce un año ha te­ni­do un tra­ba­jo es­ta­ble, en el que ha as­cen­di­do. Pe­ro si­gue sien­do ma­dre sol­te­ra y ba­ta­lla pa­ra pa­gar sus mul­tas de an­ta­ño y criar a sus tres hi­jos, de dos, diez y tre­ce años de edad.

‘O les doy de co­mer a mis hi­jos o pa­go las mul­tas’, afir­ma. ‘Pe­ro si no las pa­go, me man­dan una or­den’. Cua­tro ve­ces ha si­do arres­ta­ba y en­car­ce­la­da du­ran­te al­gu­nos días por atra­sar­se en sus pa­gos. Ca­da vez, eso cau­só estragos con sus hi­jos y re­pre­sen­tó pro­ble­mas pa­ra con­ser­var su em­pleo.

Webb pien­sa que en­car­ce­lar deu­do­res es al­go tan pu­ni­ti­vo que el mo­ti­vo real es es­tig­ma­ti­zar y cas­ti­gar a los po­bres. ‘Da­ña a su fa­mi­lia, no nos ha­ce más se­gu­ros y es cos­to­so’, afir­ma. ‘No pue­do pen­sar en nin­gu­na otra ra­zón de que ha­ya tan­ta ani­mo­si­dad con­tra los po­bres’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.