Los 50 ma­sa­cra­dos y la dis­cri­mi­na­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Hil­da So­te­lo www.hil­da­so­te­lo.blogspot.mx

Dice el Da­lai La­ma que su ge­ne­ra­ción de­jó un desas­tre de mun­do y que le co­rres­pon­de a los jó­ve­nes de hoy des­ar­mar­lo y vol­ver­lo a ar­mar. Cuan­do dice vol­ver­lo a ar­mar se re­fie­re al en­gra­na­je co­lec­ti­vo que ac­cio­na­rán los pen­sa­mien­tos y pers­pec­ti­vas de la reali­dad, for­ma­da des­de la ma­sa que sue­le ser mu­cho más fuer­te que la éli­te de rei­na­dos (po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos). Cuan­do dice des­ar­mar­se, se re­fie­re a vol­ver a con­fiar en las per­so­nas a re­la­cio­nar­se des­de el amor y la com­pren­sión, le­jos del mór­bi­do mie­do.

La gue­rra y el te­rror se vi­ve día con día, y la más re­cien­te ma­sa­cre de Or­lan­do es sin du­da una mues­tra más: cin­cuen­ta per­so­nas son ase­si­na­das en un lu­gar pre­do­mi­nan­te­men­te la­tino. El pa­dre del ma­sa­cra­dor dice que no se de­be a cues­tio­nes re­li­gio­sas ni a nin­gún ra­di­ca­lis­mo po­lí­ti­co, aun­que el mis­mo asesino ha­ya lla­ma­do al 911 y he­cho res­pon­sa­ble al gru­po te­rro­ris­ta ISIS de los aten­ta­dos. Los tes­ti­mo­nios arro­jan que se de­be ex­plí­ci­ta­men­te a la ani­mad­ver­sión del jo­ven ha­cia los ho­mo­se­xua­les. El pa­dre con­ti­núa di­cien­do que ha­cía po­co el he­cho de ver a dos hom­bres be­sar­se lo ha­bía pues­to mal. Di­go que el be­so, lo sa­có de la on­da he­te­ro­nor­ma­ti­va de su vi­da. ¿Dón­de se for­ma la he­te­ro­nor­ma­ti­vi­dad del jo­ven? Se for­ma en el día a día, des­de la re­li­gión, el ho­gar, la es­cue­la y los sis­te­mas le­ga­les don­de la di­ver­si­dad si­gue sin res­pe­tar­se y las ten­den­cias ho­mo­se­xua­les, lés­bi­cas se con­ti­núan vien­do como la gran som­bra que de­be per­man­cer en el ar­ma­rio de lo con­tra­rio nos des­trui­rá como es­pe­cie. Si bien es una ver­dad bio­ló­gi­ca, la con­cep­ción no se da­rá a tra­vés de dos hom­bres o dos mu­je­res, tam­bién es cier­to que exis­ten otras al­ter­na­ti­vas pa­ra las les­bia­nas y ho­mo­se­xua­les al que­rer ser pa­dres o ma­dres, y aún es­ta­mos le­jos de des­apa­re­cer como ra­za, créan­me. Vi­vi­mos ba­jo el te­lar del pa­triar­ca­do; y den­tro de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ese sis­te­ma he­ge­mó­ni­co, la nor­ma es ver mues­tras de afec­to en­tre un hom­bre y una mu­jer. Des­afor­tu­na­da­men­te el pa­tria­ca­do re­pre­sen­ta la su­pre­ma­cía, pe­ro sus hi­los ya son vi­si­bles, se des­cu­bren des­de la he­chu­ra de la pa­la­bra ma­chis­ta, el ase­si­na­to ma­si­vo tanto de mu­je­res como hom­bres, has­ta es­ta ma­tan­za de cin­cuen­ta per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos, de ori­gen la­tino en su ma­yo­ría; los po­de­mos ver cuan­do in­ter­ac­tua­mos arro­lla­dos por el pen­sa­mien­to vio­len­to; al tra­tar­nos con des­pre­cio, dis­cri­mi­na­ción, odio y os­cu­ri­dad. Cuan­do es­cu­ché la en­tre­vis­ta del pa­dre del de­sa­for­tu­na­do jo­ven asesino, fue mi ilu­sión que de pron­to él re­fle­xio­na­ra sobre su dis­cur­so re­li­gio­so cas­ti­ga­dor, don­de dice que só­lo Dios cas­ti­ga la ho­mo­se­xua­li­dad, fue mi ilu­sión ha­cer­le lle­gar la no­ción de que no hay tal mano di­vi­na que mue­ve; la cau­sa y el efec­to, so­mos no­so­tros mis­mos a di­fe­ren­tes ni­ve­les, el bio­ló­gi­co, el men­tal, el psí­qui­co, el emo­cio­nal, sim­bó­li­co, los que em­bes­ti­mos nues­tros cru­da reali­dad y le otor­ga­mos a la ‘mano di­vi­na’ (los rei­na­dos y re­li­gio­nes) la fa­cul­tad de mo­ver­nos. No­so­tros que le otor­ga­mos po­der al Dios allá arri­ba, ese Dios que nos pa­ra­li­za ame­na­zan­te y que las éli­tes han sa­bi­do ma­ne­jar a su con­ve­nien­cia. So­mos no­so­tros/as que le con­ce­de­mos el po­der a la re­li­gión, lue­go a los ha­ce­do­res del dinero, de ar­mas de mie­do, lue­go a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a la in­dus­tria ex­plo­ta­do­ra.

La ex es­po­sa del ma­sa­cra­dor dice con­tun­den­te que él era vio­len­to y ha­cía sie­te años que no ha­bla­ban. El FBI lo in­ves­ti­gó y no en­con­tró re­la­ción en­tre el asesino y el gru­po te­rro­ris­ta an­tes men­cio­na­do.

Iró­ni­ca­men­te du­ran­te la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co en Ciu­dad Juá­rez mien­tras la ma­yo­ría de­ci­di­mos per­ma­ne­cer en ca­sa por los pe­li­gros de la ca­lle, los lu­ga­res re­crea­ti­vos gays con­ti­nua­ron abier­tos, no se re­por­ta­ron in­ci­den­tes graves ha­cia di­cha co­mu­ni­dad, co­sa in­creí­ble.

¿A qué se de­be? Po­de­mos plan­tear cer­ca de una de­ce­na de hi­pó­te­sis pe­ro só­lo nos li­mi­ta­re­mos a de­cir que ellas, con­ti­nua­ron cir­cu­lan­do por la ciu­dad, sin mie­do a ser ata­ca­dos. Ciu­dad Juá­rez, una vez con­si­de­ra­da la ciu­dad más vio­len­ta del mun­do, ellos/ ellas, o son es­tu­dian­tes o tra­ba­jan. En la en­cues­ta na­cio­nal sobre dis­cri­mi­na­ción lle­va­da a ca­bo en el 2010 en Mé­xi­co, Ciu­dad Juá­rez di­jo que las pre­fe­ren­cias se­xua­les no pro­vo­can di­vi­sión en­tre la gen­te; a ni­vel na­cio­nal se res­pon­de que uno de los pro­ble­mas más graves que en­fren­ta la di­ver­si­dad en Mé­xi­co es la dis­cri­mi­na­ción.

Donald Trump, el can­di­da­to de dis­cur­so ra­cis­ta, no tu­vo ele­men­tos le­ga­les pa­ra pro­nun­ciar su re­cha­zo ha­cia la co­mu­ni­dad gay. Tanto en Es­ta­dos Uni­dos como en Mé­xi­co el ma­tri­mono ho­mo­se­xual, lés­bi­co es le­gal y, des­de su me­jor ver­sión, las men­tes he­te­ro­nor­mar­ti­vas de­ben li­diar con el he­cho.

¿Quién es cul­pa­ble de la ma­sa­cre? El jo­ven Omar Ma­teen, te­ne­mos su nombre y ape­lli­do, ¿quié­nes son las víc­ti­mas? Los fa­mi­lia­res de los ase­si­na­dos, los ase­si­na­dos cu­yas vi­das han si­do cruel­men­te trun­ca­das, la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral de­be­mos con­si­de­ra­nos las víc­ti­mas y no só­lo des­de el dis­cur­so elo­cuen­te y la pa­la­bre­ría de apo­yo di­plo­má­ti­co que lee­mos en In­ter­net. Con­ti­nua­re­mos sien­do víc­ti­mas de nues­tra in­ma­du­rez, e in­ge­nui­dad al tra­tar el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción en­tre dis­cur­sos fal­sos de acep­ta­ción a la di­ver­si­dad con, en oca­sio­nes, mues­tras ex­ce­si­vas de apo­yo y re­cha­zo ha­cia los ho­mo­se­xua­les, les­bia­nas, bi­se­xua­les, tran­se­xua­les. Con­ti­nua­re­mos sien­do víc­ti­mas de nues­tras ideas al pro­nun­ciar­nos des­de el odio, mie­do y el lin­cha­mien­to, se­gui­re­mos sien­do víc­ti­mas de nues­tro mie­dos al no re­fle­xio­nar sobre el ni­vel de ra­cis­mo y dis­cri­mi­ma­ción tanto en la ca­sa, como en las ins­ti­tu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.