Cap­tu­ran a sos­pe­cho­so de ma­tar a su es­po­sa y 4 hi­jas

El Diario de El Paso - - Nuevo Mexico -

Al­bu­quer­que, Nue­vo Mé­xi­co — La bús­que­da de un hom­bre acu­sa­do en la muer­te de su es­po­sa y sus cua­tro hi­jas en Es­ta­dos Uni­dos ter­mi­nó en las co­li­nas de un po­bla­do al nor­te de Mé­xi­co, don­de las au­to­ri­da­des di­cen que el sos­pe­cho­so ame­na­zó con qui­tar­se la vi­da mien­tras los ofi­cia­les lo aco­rra­la­ban.

Juan Da­vid Vi­lle­gas-Her­nán­dez fue pues­to ba­jo cus­to­dia por la Po­li­cía Es­ta­tal de So­no­ra el do­min­go —un día des­pués de que la Po­li­cía en Ros­well, Nue­vo Mé­xi­co, di­je­ra que el su­je­to de 34 años ba­lea­ra fa­tal­men­te a su es­po­sa Cynt­hia Vi­lle­gas, y a sus cua­tro hi­jas de 14, 11, 7 y 3 años.

La ma­dre, quien tam­bién te­nía 34 años, era una em­plea­da del Cen­tro Mé­di­co del Es­te de Nue­vo Mé­xi­co, se­gún di­jo el al­cal­de de Ros­well, Den­nis Kin­tigh, quien ha­bló con el director eje­cu­ti­vo del hos­pi­tal el do­min­go.

“Es­to se su­po rá­pi­da­men­te por to­da la ciu­dad”, di­jo. “Cán­di­da­men­te ha­blan­do, es di­fí­cil no pen­sar en las muer­tes de las ni­ñas pe­que­ñas. Es di­fí­cil pa­ra la Po­li­cía; es di­fí­cil pa­ra los fa­mi­lia­res y pa­ra to­da la co­mu­ni­dad”.

Kin­tigh des­cri­bió a Ros­well, una cui­dad de­sér­ti­ca en el sur de Nue­vo Mé­xi­co, como una co­mu­ni­dad que por lo re­gu­lar sue­le sen­tir­se ais­la­da del res­to del es­ta­do. Es ho­gar de unos 50 mil ha­bi­tan­tes.

Los ar­chi­vos mues­tran que ha­ce cer­ca de 10 años, los Vi­lle­gas com­pra­ron su ca­sa en Ros­well, don­de tu­vo lu­gar el ti­ro­teo. An­tes, al pa­re­cer, Vi­lle­gas-Her­nán­dez, ha­bía vi­vi­do en Sie­rra Vis­ta, Ari­zo­na.

Es ori­gi­na­rio de Ariz­pe, una ciu­dad en el es­ta­do me­xi­cano de So­no­ra, don­de fue arres­ta­do. Se ubi­ca al su­r­es­te cer­ca del cru­ce fron­te­ri­zo de No­ga­les, Ari­zo­na.

Vi­lle­gas-Her­nán­dez tie­ne do­ble ciu­da­da­nía en Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, lo cual sig­ni­fi­ca que no puede ser de­por­ta­do y aho­ra se en­cuen­tra su­je­to al lar­go pro­ce­so de ex­tra­di­ción de Mé­xi­co, se­gún di­jo Víctor Fé­lix, de la Po­li­cía Es­ta­tal de So­no­ra.

La Po­li­cía de Ros­well no ha­bía da­do a co­no­cer un po­si­ble mo­ti­vo de los ase­si­na­tos el lu­nes, di­cien­do que la ta­rea de de­ter­mi­nar di­cho fac­tor si­gue sien­do par­te de la investigación.

Du­ran­te sus años en Ros­well, Vi­lle­gas-Her­nán­dez te­nía muy po­co con­tac­to con la Po­li­cía, di­jo Todd Wil­der­muth, un por­ta­voz de la Po­li­cía de Ros­well.

Las au­to­ri­da­des ha­bían pues­to en mar­cha una bús­que­da del sos­pe­cho­so des­de el do­min­go por la ma­dru­ga­da, lue­go que fa­mi­lia­res acu­die­ran a la ca­sa de la fa­mi­lia el sá­ba­do por la no­che y avi­sa­ran a las au­to­ri­da­des. Uno de los fa­mi­lia­res vio el cuer­po de una de las víc­ti­mas por una ven­ta­na par­cial­men­te abier­ta.

Lue­go que las au­to­ri­da­des arri­ba­ron, és­tas des­cu­brie­ron a las víc­ti­mas en tres re­cá­ma­ras dis­tin­tas de la ca­sa, di­jo Wil­der­muth.

Pa­ra el do­min­go en la tar­de, La Po­li­cía Es­ta­tal de So­no­ra en Mé­xi­co aler­tó a las au­to­ri­da­des lo­ca­les en Ros­well de que se creía que ha­bían aprehen­di­do al sos­pe­cho­so.

Los ofi­cia­les ha­bían acu­di­do a la ca­sa de la fa­mi­lia de Vi­lle­gas Her­nán­dez en Ariz­pe y en­con­tra­ron su vehícu­lo es­ta­cio­na­do afue­ra, di­jo Fé­lix.

Cuan­do el sos­pe­cho­so se dio cuen­ta que la Po­li­cía es­ta­ba pre­sen­te, hu­yó en un vehícu­lo, lue­go aban­do­nó el au­to pa­ra con­ti­nuar hu­yen­do a pie.

“Es un área mon­ta­ño­sa y hu­yó ha­cia las co­li­nas a pie”, di­jo Fé­lix. “Cuan­do la Po­li­cía lo aco­rra­ló, sa­có un cu­chi­llo y di­jo que iba a ma­tar­se”.

Los ofi­cia­les se las in­ge­nia­ron pa­ra po­ner­lo ba­jo cus­to­dia —“fue un pro­ce­so de ne­go­cia­ción”, di­jo Fé­lix— y aho­ra lo tie­nen ba­jo arres­to en un hos­pi­tal de la lo­ca­li­dad.

Fé­lix di­jo que Vi­lle­gas-Her­nán­dez se en­cuen­tra de­te­ni­do por un car­go de de­li­to me­nor por ha­ber hui­do de la Po­li­cía, y que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas lo pue­den re­te­ner por tan só­lo 36 ho­ras.

El Ser­vi­cio de los Mars­hals de Es­ta­dos Uni­dos es­tá ayu­dan­do a la Po­li­cía de Ros­well en el pro­ce­so pa­ra te­ner to­do el pa­pe­leo lis­to y ex­tra­di­tar a Vi­lle­gas-Her­nán­dez de vuel­ta a Nue­vo Mé­xi­co.

Ha si­do acu­sa­do en una cor­te dis­tri­tal del es­ta­do de cin­co car­gos por ase­si­na­to en pri­mer gra­do en las muer­tes de su es­po­sa y sus hi­jas Ya­mi­len, Cynt­hia Ja­net, Abi­gail y Idaly.

No se sa­be si cuen­ta con un abo­ga­do en Nue­vo Mé­xi­co.

juan da­vid Vi­lle­ga­sHer­nán­dez

aún no se de­ter­mi­nan las cau­sas del in­ci­den­te, sus­ci­ta­do en Ros­well, Nue­vo Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.