Re­fuer­zan se­gu­ri­dad en ba­res y dis­co­te­ques

El Diario de El Paso - - Panorama - Vie­ne de la Por­ta­da jhe­nao@dia­riou­sa.com

Gail Már­quez, pro­pie­ta­rio del bar Br­yar Patch, tam­bién ubi­ca­do en Pri­de Squa­re, so­bre la ca­lle Stan­ton, ex­pli­có que man­te­ner es­tric­tas me­di­das de se­gu­ri­dad es una res­pon­sa­bi­li­dad con sus clien­tes.

Agre­gó que la se­gu­ri­dad de su ne­go­cio in­clu­ye la re­vi­sión de bol­sas y mo­chi­las de los asis­ten­tes, aun­que de aho­ra en ade­lan­te en Br­yar Patch se im­ple­men­ta­rá más se­gu­ri­dad en el fren­te y en la par­te tra­se­ra del club.

Ofi­cia­les del She­riff y Po­li­cía son vi­gi­lan­tes

De acuer­do con el De­par­ta­men­to del She­riff del Con­da­do de El Pa­so, mu­chos lu­ga­res de en­tre­te­ni­mien­to noc­turno con­tra­tan a sus agen­tes, así co­mo a ofi­cia­les del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de El Pa­so (EPPD) y cons­ta­bles co­mo guar­dias de se­gu­ri­dad cuan­do se en­cuen­tran fue­ra de ser­vi­cio.

A los ofi­cia­les que tra­ba­jan co­mo guar­dias de se­gu­ri­dad se les pa­ga al­re­de­dor de $35 dó­la­res la ho­ra y sólo se les per­mi­te per­ma­ne­cer fue­ra de los es­ta­ble­ci­mien­tos, nun­ca den­tro del lu­gar, en sus ho­ras de tra­ba­jo.

Al­re­de­dor de tres mil guar­dias de se­gu­ri­dad en El Pa­so es­tán en­car­ga­dos de pro­te­ger clu­bes, em­pre­sas, hos­pi­ta­les, es­cue­las y edi­fi­cios de acuer­do a ci­fras pu­bli­ca­das por la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les en el ma­yo de 2015. En Te­xas hay más de 88 mil guar­dias de se­gu­ri­dad la­bo­ran­do y en el país más de 1 mi­llón.

Re­qui­si­tos pa­ra ser uno en Te­xas

“Pa­ra con­ver­tir­se en un guar­dia de se­gu­ri­dad con li­cen­cia en el es­ta­do de Te­xas de­bes ha­ber com­ple­ta­do va­rios ni­ve­les de en­tre­na­mien­to. Pri­me­ro se de­be pa­sar el ni­vel dos que com­pren­de un en­tre­na­mien­to y una eva­lua­ción”, di­jo Nor­ma Fo­ley de Sun City Se­cu­rity Ser­vi­ce, Inc. en El Pa­so.

To­dos los guar­dias, co­mi­sio­na­dos o no co­mi­sio­na­dos, es de­cir con o sin au­to­ri­za­ción pa­ra el por­te de ar­mas, de­ben pa­sar por es­ta for­ma­ción.

De acuer­do con el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (DPS) de Te­xas, pa­ra con­ver­tir­se en un guar­dia de se­gu­ri­dad ar­ma­do se de­be com­ple­tar tam­bién el ni­vel tres de for­ma­ción su­pe­rior.

El ni­vel cua­tro es so­la­men­te pa­ra los in­tere­sa­dos en con­ver­tir­se en ofi­cia­les de pro­tec­ción per­so­nal o guar­daes­pal­das.

La per­so­na que desee con­ver­tir­se en guar­dia de se­gu­ri­dad de­be es­tar em­plea­da o en el pro­ce­so de ser con­tra­ta­da pa­ra apli­car por una li­cen­cia a tra­vés de DPS, in­for­mó Fo­lley, y se re­quie­ren la ad­qui­si­ción de hue­llas di­gi­ta­les y un chequeo de his­to­rial cri­mi­nal.

Más en­tre­na­mien­to y re­gu­la­cio­nes

A pe­sar de que Omar Ma­teen, el res­pon­sa­ble del ti­ro­teo ma­si­vo en Or­lan­do, ha­bía he­cho pú­bli­co en­tre sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que te­nía víncu­los con Al-Qae­da y Hez­bo­llah, nun­ca per­dió su po­si­ción co­mo un guar­dia de se­gu­ri­dad pri­va­da.

En un co­mu­ni­ca­do, Ste­ve Ami­ta y miem­bros del Na­tio­nal As­so­cia­tion of Se­cu­rity Com­pa­nies (NASCO), gru­po que apo­ya el in­cre­men­tar la exi­gen­cia de li­cen­cias y en­tre­na­mien­to pa­ra los guar­dias de se­gu­ri­dad, ase­gu­ran que re­gu­la­cio­nes más es­tric­tas son ne­ce­sa­rias pa­ra pre­ser­var el bie­nes­tar y la vi­da de las per­so­nas.

Cam­bio en las le­yes

Ma­teen, de 29 años edad, la­bo­ra­ba co­mo guar­dia de se­gu­ri­dad en un com­ple­jo de­por­ti­vo pa­ra ju­gar golf en el sur del es­ta­do de la Flo­ri­da. En un co­mu­ni­ca­do, su em­plea­dor di­jo que lle­vó a ca­bo una eva­lua­ción de Ma­teen en el 2007 cuan­do fue con­tra­ta­do y lue­go en el 2013 en la que se in­clu­ye­ron prue­bas psi­co­ló­gi­cas y de dro­gas así co­mo un chequeo de su his­to­rial cri­mi­nal.

La su­per­vi­sión de los guar­dias de se­gu­ri­dad va­ría de un es­ta­do a otro y las in­con­sis­ten­cias han ge­ne­ra­do un es­cru­ti­nio en los úl­ti­mos años de acuer­do a NASCO.

Mu­chos es­ta­dos tie­nen sis­te­mas de li­cen­cias pa­ra los guar­dias de se­gu­ri­dad, pe­ro por lo me­nos seis no tie­nen re­qui­si­tos de al­gún ti­po de per­mi­so ofi­cial.

En el mo­men­to, 15 es­ta­dos no tie­nen en efec­to re­qui­si­tos es­ta­ta­les de en­tre­na­mien­to pa­ra los guar­dias sin por­te o con por­te de ar­mas.

Vein­te es­ta­dos no lle­van a ca­bo ve­ri­fi­ca­cio­nes de an­te­ce­den­tes o de da­tos lo­ca­les o es­ta­ta­les se­gún in­for­ma­ción de NASCO, or­ga­ni­za­ción que abo­ga en el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se por la apro­ba­ción de una le­gis­la­ción que per­mi­ta a las em­pre­sas de se­gu­ri­dad ob­te­ner re­por­tes de sus em­plea­dos ela­bo­ra­dos por el Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI).

NASCO con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio que a los guar­dias de se­gu­ri­dad se les ve­ri­fi­que su his­to­rial cri­mi­nal pe­rió­di­ca­men­te, que ade­más se ha­ga un se­gui­mien­to cons­tan­te de sus nom­bres, nú­me­ros de Se­gu­ri­dad So­cial y exi­gir las hue­llas dac­ti­la­res por cada arres­to que ha­yan te­ni­do en su vi­da. (Ju­lia­na He­nao/El Dia­rio de El Pa­so)

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.