Trump pien­sa y ha­bla el mis­mo idio­ma de los ra­cis­tas

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa hclet­ters@yahoo.com

Los Án­ge­les— Mar­tin H, Mi­llard, el ra­cis­ta de Cos­ta Me­sa, Ca­li­for­nia, que se in­fil­tró en el Go­bierno de es­ta ciu­dad a ini­cios del 2000, es uno de los mi­les de neo­na­zis que fi­nal­men­te en­con­tra­ron un can­di­da­to a la pre­si­den­cia de su ta­lla. Do­nald Trump pre­di­ca to­da la ab­sur­da ideo­lo­gía, los pre­jui­cios so­cia­les y el ra­cis­mo en­fer­mi­zo de es­ta gen­te.

De los mi­llo­nes de vo­tan­tes que Trump di­ce ha­ber per­sua­di­do pa­ra ad­ju­di­car­se la no­mi­na­ción de los re­pu­bli­ca­nos, un gran por­cen­ta­je pro­vie­ne de es­tos gru­pos que, an­te­rior­men­te, pres­ta­ban muy po­ca aten­ción a las elecciones pre­si­den­cia­les.

An­tes, es­tos ra­di­ca­les de la de­re­cha eran los pa­rias del sis­te­ma po­lí­ti­co y de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Con la can­di­da­tu­ra de Trump han sa­li­do de sus ni­chos, de sus gua­ri­das im­preg­na­das de ra­cis­mo y han lo­gra­do mo­vi­li­zar­se en la so­cie­dad en for­ma ma­si­va.

Allá en la dé­ca­da de 2000, Mi­llard y un gru­po de po­lí­ti­cos ex­tre­mis­tas se­cues­tra­ron al Go­bierno lo­cal de Cos­ta Me­sa. Des­pués de ha­ber con­se­gui­do su ob­je­ti­vo prin­ci­pal –es de­cir, des­pués de co­lo­car a sus pro­pios co­rre­li­gio­na­rios en el Go­bierno de la al­cal­día, en el cual Mi­llard fue uno de sus co­mi­sio­na­dos—, le­gis­la­ron or­de­nan­zas ra­cis­tas con­tra la co­mu­ni­dad la­ti­na des­de el Go­bierno lo­cal.

Del mis­mo mo­do y a ni­vel na­cio­nal, es­tos gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha tie­nen in­ten­cio­nes mal­sa­nas des­pués de lo­grar su ob­je­ti­vo prin­ci­pal: la Ca­sa Blan­ca. En es­te sen­ti­do, Trump es un po­lí­ti­co que ha­ce re­fe­ren­cia a sus más ín­ti­mos idea­les ra­cis­tas. Su po­lí­ti­ca de ce­rrar la fron­te­ra me­xi­ca­na-es­ta­dou­ni­den­se y no per­mi­tir que al­gún me­xi­cano cru­ce la fron­te­ra es un sue­ño lar­ga­men­te ex­pre­sa­do por los se­gre­ga­cio­nis­tas.

Mi­llard y su gen­te cri­ti­can fer­vien­te­men­te el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo exis­ten­te en la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. En sus es­cri­tos sos­tie­ne que la re­la­ción de una per­so­na de as­cen­den­cia eu­ro­pea-nor­te­ame­ri­ca­na (blan­ca) con otra per­so­na no-eu­ro­pea (la­ti­na, asiá­ti­ca, afro­ame­ri­ca­na, etc.) es una con­tra­dic­ción a la evo­lu­ción de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

En vez de ha­cer­se más “in­te­li­gen­tes”, su­gie­re Mi­llard, los eu­ro­peos-nor­te­ame­ri­ca­nos se ha­cen más “ton­tos” una vez que mez­clan sus cro­mo­so­mas con otro ti­po de gen­te que no es la su­ya. De acuer­do a es­ta pers­pec­ti­va, Es­ta­dos Uni­dos es­tá en un re­tro­ce­so his­tó­ri­co de­bi­do, es­pe­cial­men­te, al in­cre­men­to de gru­pos ra­cia­les in­fe­rio­res y a la dis­mi­nu­ción gra­dual de nor­te­ame­ri­ca­nos de des­cen­den­cia eu­ro­pea.

El he­cho de que Trump pre­fie­re, co­mo es­po­sas o co­mo pa­re­jas se­xua­les, a mu­je­res de as­cen­den­cia eu­ro­pea, los se­gre­ga­cio­nis­tas co­mo Mi­llard ven co­mo un acier­to per­so­nal que to­dos los nor­te­ame­ri­ca­nos-eu­ro­peos de­be­rían imi­tar. Es­ta gen­te ra­cis­ta ha si­do muy crí­ti­ca al he­cho de que Jeb Bush ha­ya con­traí­do ma­tri­mo­nio con una me­xi­ca­na. Mi­llard con­si­de­ra que es­te ti­po de re­la­cio­nes “in­ter­ra­cia­les” es co­mo un “ge­no­ci­dio con­tra la ra­za blan­ca a tra­vés del ma­tri­mo­nio”.

Así, es­ta­mos en­tran­do en un pro­ce­so po­lí­ti­co bas­tan­te de­li­ca­do. Te­ne­mos dos can­di­da­tos po­lí­ti­cos que son prác­ti­ca­men­te muy di­fe­ren­tes no so­la­men­te en su ideo­lo­gía po­lí­ti­ca al in­te­rior del país sino tam­bién en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

Ana Na­va­rro, co­men­ta­ris­ta re­pu­bli­ca­na en los pro­gra­mas de CNN, tie­ne muy cla­ro la pe­lí­cu­la con re­la­ción a la can­di­da­tu­ra de Trump. “Se­cues­tró a mi par­ti­do po­lí­ti­co” di­jo, pe­ro tam­bién ase­ve­ró que “no va a vo­tar por Trump por nin­gún mo­ti­vo”.

Mu­chos re­pu­bli­ca­nos se en­cuen­tran en la mis­ma en­cru­ci­ja­da. Sin em­bar­go, la elec­ción a la ho­ra de vo­tar es muy fá­cil. Vo­tar por un ra­cis­ta (Trump) o vo­tar por una per­so­na (Hi­llary Clin­ton) que, por lo me­nos, en­car­na la mis­ma ideo­lo­gía po­lí­ti­ca de la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.