Oba­ma y Clin­ton y su en­fo­que so­bre te­rro­ris­mo

El Diario de El Paso - - Opinión - Mark Land­ler

Was­hing­ton— El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y Hi­llary Clin­ton han ca­mi­na­do al uní­sono pa­ra de­nun­ciar la res­pues­ta de Do­nald Trump al ti­ro­teo ma­si­vo en Or­lan­do, Flo­ri­da. Sin em­bar­go, su fren­te uni­do en con­tra del pro­ba­ble opo­nen­te re­pu­bli­cano en la elec­ción pre­si­den­cial es­te oto­ño en­mas­ca­ra di­fe­ren­cias en có­mo pre­sen­tan ellos la ame­na­za del te­rro­ris­mo is­lá­mi­co en ca­sa y có­mo li­bra­rían la cam­pa­ña pa­ra de­rro­tar­lo en el ex­tran­je­ro.

Clin­ton, quien sir­vió co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do du­ran­te el pri­mer man­da­to de Oba­ma, ha pro­mo­vi­do una es­tra­te­gia mi­li­tar más agre­si­va en Si­ria, in­clu­yen­do una zo­na de ex­clu­sión área pa­ra pro­te­ger a ci­vi­les; a lo cual el pre­si­den­te se ha ne­ga­do con fir­me­za. Ella ha ha­bla­do más cla­ra­men­te que él con res­pec­to a la ame­na­za que pre­sen­ta te­rro­ris­mo ins­pi­ra­do en Es­ta­do Is­lá­mi­co en Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, ella re­or­ga­ni­za­ría los es­fuer­zos de la ad­mi­nis­tra­ción por con­tra­rres­tar el extremismo vio­len­to, con ba­se en un pro­mi­nen­te ase­sor de cam­pa­ña.

‘Cual­quier co­sa que se­pa­mos de es­te ase­sino, sus mo­ti­vos en los días pró­xi­mos’, di­jo Clin­ton el lu­nes, ‘sa­be­mos ya que es pro­fun­do el bar­ba­ris­mo que en­fren­ta­mos de yihadistas ra­di­ca­les’. Oba­ma ha eva­di­do len­gua­je así de car­ga­do, ar­gu­men­tan­do que eso siem­bra te­mor. Cuan­do la na­ción ha ac­tua­do por te­mor des­pués de ata­ques te­rro­ris­tas, di­jo el mar­tes, ‘lle­ga­mos a la­men­tar­lo’.

En su ma­yo­ría, Clin­ton y Oba­ma pa­re­cían ha­cer­se eco mu­tua­men­te es­ta se­ma­na en su con­de­na al lla­ma­do de Trump a prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes a Es­ta­dos Uni­dos y en la ri­di­cu­li­za­ción de su fi­ja­ción en la eti­que­ta ‘te­rro­ris­mo is­lá­mi­co ra­di­cal’.

De cual­quier for­ma, in­clu­so al tiem­po que Clin­ton re­pren­día a Trump, de­cla­ró que ella no te­nía pro­ble­ma en al­guno en usar el tér­mino ‘is­la­mis­mo ra­di­cal’. Di­jo que sig­ni­fi­ca­ba lo mis­mo que ‘yiha­dis­mo ra­di­cal’, fra­se que ella em­plea­ba con re­gu­la­ri­dad. Oba­ma se ci­ñó a su ne­ga­ti­va de ar­ti­cu­lar esas pa­la­bras; di­jo que eran apro­ve­cha­das por los mi­li­cia­nos al im­pli­car que el is­lam era si­nó­ni­mo de te­rro­ris­mo.

Cier­ta­men­te, Clin­ton y Oba­ma es­tán en lu­ga­res di­fe­ren­tes: uno, pre­si­den­te en su se­gun­do pe­rio­do con opi­nio­nes fi­jas so­bre la ma­ne­ra de li­diar con el te­rro­ris­mo; la otra, can­di­da­ta de­mó­cra­ta en pos de la Ca­sa Blan­ca an­te un opo­nen­te re­pu­bli­cano que es­tá de­ci­di­do a ex­plo­tar te­mo­res de te­rro­ris­mo, en una cam­pa­ña re­pen­ti­na­men­te do­mi­na­da por in­quie­tu­des de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Sin em­bar­go, su res­pues­ta al ata­que de Or­lan­do ilus­tra el desafío que am­bos en­fren­ta­rán a me­di­da que em­pie­za la cam­pa­ña de la elec­ción ge­ne­ral. Con­for­me Oba­ma ha­ce cam­pa­ña por ella, ellos ten­drán que en­con­trar una ma­ne­ra de su­pe­rar di­fe­ren­cias que van de te­mas ex­tran­je­ros a na­cio­na­les y re­fle­jan di­ver­gen­cias tan­to en tác­ti­cas co­mo en vi­sión mun­dial.

‘Am­bos de­be­rían es­ti­pu­lar que no van a coin­ci­dir en 100 por cien­to de las co­sas por­que no hay dos per­so­nas que lo hagan, y si ella es pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos, va a fi­jar su pro­pio rum­bo’, di­jo Da­vid Axel­rod, ex ase­sor po­lí­ti­co de Oba­ma. ‘Lo úni­co con lo que ella no se aso­cia­rá es con el con­cep­to de que las po­lí­ti­cas de él ha­yan fa­lla­do’.

Du­ran­te su lar­ga ba­ta­lla con el se­na­dor Ber­nie San­ders, in­de­pen­dien­te por Ver­mont, por la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta, Clin­ton ha in­ten­tan­do res­tar­le im­por­tan­cia a las di­fe­ren­cias es­tra­té­gi­cas con Oba­ma, en par­te de­bi­do a que ella ne­ce­si­ta­ba man­te­ner cer­ca al pre­si­den­te pa­ra ape­lar a la coa­li­ción ra­cial­men­te di­ver­sa que ella reunió en 2008. Con­for­me va en­fren­tan­do a Trump, se­rá ca­da vez más di­fí­cil pa­sar por al­to las bre­chas.

‘Si ella va a cri­ti­car a Trump, en­ton­ces tie­ne que po­ner­lo en el con­tex­to de iden­ti­fi­car dos o tres lu­ga­res don­de ella ha si­do exi­to­sa con Oba­ma’, di­jo Da­vid Wins­ton, es­tra­te­ga re­pu­bli­cano. ‘Des­pués, sur­gi­rán las áreas en las que ella es si­mi­lar o di­fe­ren­te a él’.

Pro­ba­ble­men­te el co­mer­cio sea la lí­nea di­vi­so­ria más vi­si­ble en­tre ellos. Oba­ma es­tá pre­sio­nan­do con fuer­za pa­ra que el Con­gre­so ra­ti­fi­que su am­bi­cio­so acuer­do de co­mer­cio asiá­ti­co, la So­cie­dad Trans­pa­cí­fi­ca, an­tes de que de­je el car­go. Co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Clin­ton pro­mo­vió el acuer­do vein­te­nas de ve­ces. Pe­ro el oto­ño pa­sa­do, an­te un desafío ines­pe­ra­da­men­te ro­bus­to de San­ders, ella re­vir­tió el rum­bo y sa­lió en con­tra del mis­mo acuer­do.

Con res­pec­to a se­gu­ri­dad na­cio­nal, las di­fe­ren­cias de Clin­ton con Oba­ma se re­mon­tan más y tie­nen su ori­gen en más que cálcu­los po­lí­ti­cos. En 2012, mien­tras aún es­ta­ba en la ad­mi­nis­tra­ción, ella ar­gu­men­tó a fa­vor del des­vío de ar­mas ha­cia re­bel­des mo­de­ra­dos en Si­ria. Más tar­de di­jo que el fra­ca­so pa­ra ha­cer­lo ha­bía abier­to un va­cío de se­gu­ri­dad en Si­ria que fue lle­na­do por los mi­li­cia­nos de Es­ta­do Is­lá­mi­co.

En oc­tu­bre, Clin­ton anun­ció que fa­vo­re­cía una zo­na de ex­clu­sión aé­rea pa­ra crear ‘co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios pa­ra in­ten­tar de­te­ner la car­ni­ce­ría en el te­rreno y des­de el ai­re’. Ella ha di­cho po­co con res­pec­to a la pro­pues­ta en me­ses recientes, y no hay se­ña­les de que és­ta ha­ya co­bra­do trac­ción al­gu­na en la ad­mi­nis­tra­ción.

Otra área en la que Clin­ton pro­ba­ble­men­te di­ver­ja de Oba­ma es en la ma­ne­ra de con­tra­rres­tar pro­pa­gan­da de extremismo vio­len­to. La ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma se ha con­cen­tra­do in­ten­sa­men­te en las co­mu­ni­ca­cio­nes, en­fo­que que sus de­trac­to­res afir­man que ha ter­mi­na­do sien­do de­cep­cio­nan­te. Un ex ofi­cial de la ad­mi­nis­tra­ción que es­tá ase­so­ran­do a la cam­pa­ña de Clin­ton di­jo que ella le da­ría ma­yor én­fa­sis a tra­ba­jar con maes­tros, lí­de­res de la co­mu­ni­dad, ima­nes y otros que tie­nen con­tac­to di­rec­to con aque­llos en ries­go de ser ra­di­ca­li­za­dos.

Ella tam­bién ejer­ce­rá nue­va pre­sión so­bre los alia­dos ára­bes de Es­ta­dos Uni­dos, di­jo su ase­sor, quien so­li­ci­tó se­guir en el ano­ni­ma­to por­que no te­nía au­to­ri­za­ción pa­ra ha­blar por la cam­pa­ña Clin­ton. En el dis­cur­so del lu­nes, ella men­cio­nó el te­ma, di­cien­do que ‘ha­ce mu­cho ya que los sau­díes, los ca­ta­ríes y los ku­wai­tíes, así co­mo otros, de­be­rían ha­ber im­pe­di­do que sus ciu­da­da­nos fi­nan­cia­ran a or­ga­ni­za­cio­nes ex­tre­mis­tas’.

Oba­ma fue ob­je­to de críticas por no ha­ber lo­gra­do ex­pre­sar fu­ria en la me­di­da su­fi­cien­te tras los ata­ques te­rro­ris­tas en Pa­rís, que de­ja­ron 130 per­so­nas muer­tas. Fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca re­co­no­cie­ron más tar­de que Oba­ma ha­bía si­do de­ma­sia­do mo­du­la­do, pe­ro el pre­si­den­te no ha ti­tu­bea­do con res­pec­to a su ne­ga­ti­va de usar len­gua­je sú­per ca­lien­te pa­ra dis­cu­tir so­bre te­rro­ris­mo. ‘Ya bas­ta de ha­blar so­bre ser du­ros en con­tra del te­rro­ris­mo’, di­jo es­te mar­tes. ‘Sea­mos efec­ti­va­men­te du­ros con res­pec­to al te­rro­ris­mo’.

Clin­ton ha usa­do len­gua­je con­sis­ten­te­men­te más se­ve­ro que Oba­ma pa­ra ca­rac­te­ri­zar la ame­na­za de mi­li­cia­nos de Es­ta­do Is­lá­mi­co. Los es­ta­dou­ni­den­ses ‘es­tán im­pa­cien­tes y te­me­ro­sos, y te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra es­tar­lo’, di­jo en di­ciem­bre, des­pués de los ti­ro­teos en San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia. En esa épo­ca, ofi­cia­les de cam­pa­ña di­je­ron que ella ne­ce­si­ta­ba ‘va­li­dar’ los te­mo­res de los es­ta­dou­ni­den­ses.

Los ase­so­res de Clin­ton no es­tán im­pa­cien­tes por dis­cu­tir di­fe­ren­cias es­tra­té­gi­cas en­tre ella y el pre­si­den­te. Sin em­bar­go, la na­tu­ra­le­za ex­tre­ma de pro­nun­cia­mien­tos de Trump ha­ce que los desacuer­dos de ella con Oba­ma pa­rez­can re­la­ti­va­men­te me­no­res.

‘El en­fo­que es­ta­rá en la bi­fur­ca­ción en el ca­mino ha­cia ade­lan­te con Trump ver­sus el ca­mino ha­cia ade­lan­te con Clin­ton’, di­jo Geoff Ga­rin, en­cues­ta­dor de­mó­cra­ta que es­tá tra­ba­jan­do pa­ra Prio­ri­ties USA Ac­tion, sú­per PAC que apo­ya a Clin­ton. ‘Las di­fe­ren­cias que tie­nen en­tre sí pa­li­de­ce­rán en com­pa­ra­ción con las di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les que ellos com­par­ten con Do­nald Trump’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.