Fa­mi­lia in­ter­cam­bia su ca­sa pa­ra aven­tu­rar­se en via­je de un año

Con 8 de sus 9 hi­jos, cin­co adop­ta­dos, vi­si­ta­ron ca­da es­ta­do del país, par­tes de Ca­na­dá y Mé­xi­co en una cam­per que fue su ca­sa-ho­tel des­de enero del 2015

El Diario de El Paso - - Texas - Loyd Brum­field / The Da­llas Mor­ning News

Me­lis­sa, Te­xas— La fa­mi­lia Ken­drick in­ter­cam­bió su ca­sa de 3 mil pies cua­dra­dos, en Me­lis­sa, Te­xas, por una cam­per de 30 pies por un año, y vi­si­ta­ron ca­da es­ta­do en el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos, par­tes de Ca­na­dá y Mé­xi­co. Hu­ye­ron de hu­ra­ca­nes, so­bre­vi­vie­ron tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les, y en­se­ña­ron al más pe­que­ño de sus nue­ve hi­jos a que fue­ra al ba­ño.

Tam­bién se que­da­ron sin ga­so­li­na, a unos mil pies de dis­tan­cia de una ga­so­li­ne­ra el úl­ti­mo día de su via­je.

“Ha­bía­mos he­cho un gran tra­ba­jo pa­ra man­te­ner el tan­que lleno du­ran­te el via­je, pe­ro el úl­ti­mo día, tu­vi­mos un con­tra­tiem­po”, di­jo Bru­ce Ken­drick al Da­llas Mor­ning News.

¿Por qué Bru­ce, de 35 años, y su es­po­sa De­ni­se de 36, ma­ne­ja­ron por 25 mil mi­llas con ocho de sus nue­ve hi­jos?

Ha­ce ocho años, los Ken­drick fun­da­ron Em­bra­ce, un gru­po no lu­cra­ti­vo que ofre­ce ayu­da y re­cur­sos a ni­ños adop­ta­dos y a sus fa­mi­lias que se en­cuen­tran en ries­go, así co­mo tam­bién a ho­ga­res re­li­gio­sos pa­ra me­no­res.

“Te­nía­mos mu­chas pe­ti­cio­nes pa­ra dar ta­lle­res que di­ji­mos, ‘Es­tá bien, ha­gá­mos­lo to­do en un año’”, di­jo De­ni­se Ken­drick.

Pa­sa­ron 18 me­ses pla­nean­do el via­je an­tes de par­tir el 1 de ju­nio del 2015. Re­gre­sa­ron a Te­xas el 25 de ma­yo de es­te año.

Na­da­ron con ma­na­tíes en Flo­ri­da, ex­plo­ra­ron el Gran Ca­ñón y el Par­que Na­cio­nal Yo­se­mi­te, mon­ta­ron en bi­ci­cle­tas a los lar­go del Gran Pa­sa­je Alleg­heny al sur de Pit­ts­burgh, pes­ca­ron can­gre­jos en Mai­ne, vi­vie­ron ale­ja­dos de la ci­vi­li­za­ción en una ca­ba­ña de mi­ne­ros en el Bos­que Na­cio­nal Lo­lo en Mon­ta­na y es­quia­ron en Nue­vo Mé­xi­co.

La ma­yo­ría de los ni­ños, cin­co de los cua­les son adop­ta­dos, los acom­pa­ña­ron: Ge­net, de 20 años, Macy de 13, Ka­te de 12, Shep­herd de 10, Mat­tie de 9, Ellen de 8, Ru­den del 7 y Cha­pel de 2. El hi­jo ma­yor, Bran­dan, de 23 años, no fue con ellos al via­je.

Pa­pá y ma­má dor­mían en una ca­ma do­ble en un la­do del trái­ler. Al­gu­nos de los ni­ños dor­mían en li­te­ras en el otro la­do. Otros dor­mían en la co­ci­na y en col­cho­nes que eran mon­ta­dos ca­da no­che.

El con­se­jo de di­rec­to­res de Em­bra­ce les apro­bó un pre­su­pues­to de 20 mil dó­la­res pa­ra cos­tos de ga­so­li­na y gas­tos de en­tre­na­mien­to. La ma­yor par­te del res­to del di­ne­ro pa­ra el via­je sa­lió de la re­cau­da­ción de fon­dos, aho­rros o do­na­ti­vos de igle­sias que fun­gie­ron co­mo an­fi­trio­nes de las se­sio­nes de en­tre­na­mien­to. La fa­mi­lia uti­li­zó más de 10 mil ‘pe­se­tas’ en la­van­de­rías de to­do el país, se­gún di­jo De­ni­se Ken­drick.

En al­gu­nos lu­ga­res don­de era di­fí­cil ac­ce­der con el trái­ler, ta­les co­mo la Ciu­dad de Nue­va York, los Ken­drick se que­da­ban en ho­te­les o en vi­vien­das de la red mi­sio­ne­ra.

“No pa­de­ci­mos nin­gu­na en­fer­me­dad se­ve­ra ni le­sio­nes”, di­jo De­ni­se Ken­drick. “Dios nos es­ta­ba cui­dan­do.

Hu­bo al­gu­nos con­tra­tiem­pos

Reu­ben, a quien la fa­mi­lia lla­ma “Chuy”, ne­ce­si­tó de al­gu­nas pun­ta­das cuan­do mon­ta­ba en los ma­nu­brios de una bi­ci­cle­ta que era con­du­ci­da por una de sus her­ma­nas y se es­tre­lló con­tra una pa­red de la­dri­llo.

“Chi­cos, esa fue una ma­la idea”, se­gún De­ni­se Ken­drick re­cuer­da ha­ber­les di­cho. “pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de”.

La se­gun­da le­sión de Reu­ben, una que no re­sul­tó gra­ve, ocu­rrió cuan­do hu­bo “un in­ci­den­te en un área de jue­gos” en el Par­que Es­ta­tal Lau­rel Hills, en el oes­te de Pennsyl­va­nia, di­jo Bru­ce Ken­drick.

Hu­bo mu­chas ins­tan­cias a las que De­ni­se Ken­drick se re­fie­re co­mo “ton­te­rías de una ca­sa ro­dan­te”.

Una no­che en Ca­ro­li­na del Sur, se em­pe­zó a fil­trar agua por una pa­red cer­ca del área prin­ci­pal pa­ra dor­mir. En otro in­ci­den­te, un ca­ble que co­nec­ta el trái­ler a la van de la fa­mi­lia se tor­ció y tu­vo que ser re­pa­ra­do.

“Les ha­bría to­ma­do dos se­ma­nas a los pro­fe­sio­na­les pa­ra que lo arre­gla­ran, pe­ro nos di­je­ron que no­so­tros lo po­día­mos ha­cer en una ho­ra,” di­jo De­ni­se Ken­drick. “Tar­da­mos más de una ho­ra pa­ra re­pa­rar­lo”.

En Nue­vo Mé­xi­co, las man­gue­ras y las tuberías del agua se con­ge­la­ron, y en otra pa­ra­da, una vál­vu­la suel­ta oca­sio­nó que Bru­ce Ken­drick re­sul­ta­ra em­pa­pa­do en agua de dre­na­je. “Eso fue sen­sa­cio­nal”, di­jo. A lo lar­go del ca­mino, los ta­lle­res so­bre el cui­da­do de los ni­ños en adop­ción se rea­li­za­ron en unas 23 ciu­da­des, in­clu­yen­do In­dia­ná­po­lis, Ciu­dad de Nue­va York, Lan­cas­ter, Pennsyl­va­nia, Ra­pid City, San Die­go, Mon­treal, Ciu­dad de Que­bec y Ti­jua­na. “No hu­bo mu­cho pro­ble­ma con los ni­ños”, di­jo Bru­ce Ken­drick. “la par­te más di­fí­cil fue la fal­ta de pri­va­ci­dad y el es­pa­cio per­so­nal”. Em­pa­car fue di­fí­cil tam­bién. “Que­rían lle­var to­do con ellos”, di­jo De­ni­se Ken­drick. “No­so­tros tu­vi­mos que de­cir, ‘Es­tá bien, si real­men­te crees que esa es una pie­dra muy lin­da y la quie­res lle­var con­ti­go, en­ton­ces de­be­rás de­jar otra co­sa”. La ta­rea de car­gar con el me­nor nú­me­ro de co­sas fue ago­ta­do­ra.

“Nos des­hi­ci­mos de mu­chas co­sas”, di­jo Ka­te. “Era di­fí­cil de­ci­dir con qué nos que­dá­ba­mos”, di­jo Macy.

Vo­ra­ces lec­to­res

Una co­sa que no te­nían era es­pa­cio pa­ra li­bros, sien­do una fa­mi­lia de vo­ra­ces lec­to­res.

“Pa­sá­ba­mos mu­chas ho­ras en las li­bre­rías le­yen­do li­bros”, di­jo De­ni­se Ken­drick, quien uti­li­zó el ma­te­rial de lec­tu­ra co­mo par­te del cu­rrí­cu­lum de edu­ca­ción en ca­sa. “Or­de­na­mos de­ma­sia­dos y en­via­mos mu­chas ca­jas de li­bros a ca­sa con la abue­la”.

De­ni­se Ken­drick co­men­zó a dar­les lec­cio­nes de li­bros pa­ra adul­tos jó­ve­nes a sus hi­jos y les pro­me­tió que po­drían ir a ver las pe­lí­cu­las que se ba­san en es­tos, si los ter­mi­na­ban de leer. Shep­herd se que­dó en­gan­cha­do con la no­ve­las wes­tern de Louis L’Amour y le pre­gun­tó a su ma­má, “¿Tie­ne más li­bros co­mo es­tos?”

“Oh es­pe­ra a que veas es­to”, le di­jo su ma­dre. “Tie­ne co­mo otros 50 más”.

Cuan­do los ca­mi­nos se tor­na­ron muy di­fí­ci­les de tran­si­tar pa­ra po­der lle­var el trái­ler a un si­tio pa­ra acam­par en Yo­se­mi­te, Bru­ce y Cha­pel pa­sa­ron la no­che en una tien­da de cam­pa­ña mien­tras que De­ni­se y el res­to de los ni­ños pa­sa­ron la no­che en la van.

“Ha­bía una tem­pe­ra­tu­ra 18 gra­dos Fah­ren­heit. Pen­sé que iba a ser de 40”, di­jo De­ni­se Ken­drick.

“Pren­día­mos la ca­le­fac­ción de la van por un ra­to des­pués de al­gu­nas ho­ras pa­ra ca­len­tar­nos”.

Ella pa­só la no­che des­pier­ta mien­tras los ni­ños dor­mían, pa­san­do el tiem­po le­yen­do “El Mar­ciano”.

El hi­jo ma­yor de los Ken­drick, Bran­dan, quien fue adop­ta­do cuan­do te­nía 16 años, se aca­ba de gra­duar del en­tre­na­mien­to bá­si­co del Ejér­ci­to y no pu­do ir al via­je. Pe­ro ju­gó un im­por­tan­te pa­pel en ayu­dar a los Ken­drick a que se in­vo­lu­cra­ran en el cui­da­do de los me­no­res en aco­gi­da.

“Mu­chos ni­ños se que­dan fue­ra de las fa­mi­lias de aco­gi­da de­bi­do a su edad, y no­so­tros pen­sa­mos que eso es inacep­ta­ble”, di­jo Bru­ce Ken­drick.

“Cuan­do vi­mos a Bran­dan por pri­me­ra vez su­pi­mos que él era nues­tro hi­jo”.

Los Ken­dricK y a sus fa­mi­lias de Me­lis­sa, Te­xas, die­ron ta­lle­res por me­dio de su fun­da­ción Em­bra­ce, un gru­po no lu­cra­ti­vo que ofre­ce ayu­da y re­cur­sos a ni­ños adop­ta­dos

eL hi­jo ma­yor que no es san­guí­neo, Bran­dan, se aca­ba de gra­duar del en­tre­na­mien­to bá­si­co del Ejér­ci­to, por eso no pu­do ir al via­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.