El aprie­to en que es­tán me­ti­dos los re­pu­bli­ca­nos

El Diario de El Paso - - Opinión - ue­va York— Frank Bru­ni New York Ti­mes News Ser­vi­ce

NEn tiem­pos nor­ma­les, la di­rec­ti­va republicana y los asis­ten­tes a la con­ven­ción se arras­tran y su hu­mi­llan pa­ra ob­te­ner un pa­pel y el me­jor ho­ra­rio en el es­tra­do.

Pe­ro en tiem­pos de Do­nald Trump, los re­pu­bli­ca­nos es­tán co­rrien­do a la sa­li­da. Es co­mo si la Ciu­dad Es­me­ral­da de Oz de pron­to se hu­bie­ra con­ver­ti­do en Cher­nobyl. En la lis­ta de lu­mi­na­rias re­pu­bli­ca­nas que no pien­sa asis­tir a la co­ro­na­ción de Trump en Cle­ve­land en­con­tra­mos al can­di­da­to de 2012 (Mitt Rom­ney), al de 2008 (John McCain) y al pre­si­den­te de los dos man­da­tos pre­ce­den­tes, Geor­ge W. Bush. De he­cho, los Bush es­tán aban­do­nan­do el bar­co en ma­sa.

No es de ex­tra­ñar que uno de los ase­so­res de Trump pro­pu­sie­ra re­cien­te­men­te que el can­di­da­to no es­pe­ra­ra has­ta el mo­men­to cli­má­ti­co pa­ra pro­nun­ciar sus ob­ser­va­cio­nes sino, rom­pien­do con los pre­ce­den­tes, que me­jor ha­bla­ra to­das las no­ches. No só­lo un Do­nald do­ble. No sim­ple­men­te un tri­ple Trump. No, cua­tro abun­dan­tes cu­cha­ra­das del as­pi­ran­te re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia.

Eso es un ejem­plo de cuan­do el nar­ci­sis­mo co­rres­pon­de con la ne­ce­si­dad. Y es una bue­na ra­zón pa­ra ha­cer ese via­je al Círculo Polar Ár­ti­co que por tan­to tiem­po ha­bía­mos desea­do rea­li­zar. So­lo hay que pro­cu­rar ir más allá del al­can­ce de In­ter­net y que­dar­nos allá has­ta des­pués del 8 de no­viem­bre.

Los pla­nea­do­res de la con­ven­ción po­drían te­ner que con­tra­tar a per­so­na­jes aje­nos al mun­do de la po­lí­ti­ca pa­ra lle­nar los hue­cos. Trump plan­teó esa ne­ce­si­dad ha­ce unas dos se­ma­nas, pe­ro con un ob­je­ti­vo mor­ti­fi­can­te. Él di­jo que que­ría una ali­nea­ción de “triun­fa­do­res”, co­mo su ami­go Ben Roeth­lis­ber­ger, el ma­ris­cal de cam­po de los Ace­re­ros de Pit­ts­burgh, que ha si­do acu­sa­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes de ata­que se­xual. Roeth­lis­ber­ger se apre­su­ró a acla­rar­le a un re­por­te­ro que de nin­gún mo­do apo­ya­ba a Trump, que ape­nas lo co­no­cía y que no pen­sa­ba es­tar en Cle­ve­land. Qui­zá Trump de­be­ría apun­tar más ba­jo y lan­zar­se por un guar­da­lí­nea ofen­si­vo con un pa­sa­do aún más ofen­si­vo.

¡Qué des­fi­le de bi­chos raros pro­me­te ser esa con­ven­ción, aun­que no en el sen­ti­do en que los re­pu­bli­ca­nos te­mían que fue­ra ha­ce unos me­ses! En­ton­ces se pre­gun­ta­ban si la con­ven­ción iría a ser re­ñi­da, con Trump y el se­na­dor Ted Cruz dis­pu­tán­do­se los de­le­ga­dos. Pe­ro aho­ra, lo que se les vie­ne son cua­tro ago­ta­do­res días que se­rán es­ca­sos de ora­do­res apro­pia­dos, men­gua­dos de di­ne­ro por fal­ta de pa­tro­ci­na­do­res y abun­dan­tes en Dios sa­brá qué otra co­sa apar­te de la mu­si­cal voz y el bri­llo del pe­lo de Trump.

Trump es­tá en aprie­tos. Él ha ex­pre­sa­do su de­seo de que la con­ven­ción sea un even­to que in­cor­po­re más fa­rán­du­la de lo acos­tum­bra­do (¿a quién le ex­tra­ña?), pe­ro la os­ten­ta­ción no sa­le na­da ba­ra­ta y ni las empresas ni los in­di­vi­duos que an­tes com­pe­tían por do­nar en efec­ti­vo o en es­pe­cie se han apa­re­ci­do aho­ra en sus nú­me­ros acos­tum­bra­dos.

¿Aca­so el ta­ca­ño de Trump co­rre­ría con los gas­tos por su cuen­ta? Eso es di­fí­cil de ima­gi­nar, da­dos los nu­me­ro­sos pro­vee­do­res que ha de­ja­do sin pa­gar a lo lar­go de los años. Y lo rea­cio que es a pa­gar im­pues­tos. Y con­si­de­ran­do que cum­plió su pro­me­sa de ha­cer un do­na­ti­vo a los ve­te­ra­nos a re­ga­ña­dien­tes, só­lo por­que la pren­sa lo ha­bía ex­pues­to. Y el jú­bi­lo que ma­ni­fies­ta al ha­blar de que no le ha in­yec­ta­do gran­des su­mas a su cam­pa­ña.

El aba­ti­mien­to que se cier­ne so­bre Cle­ve­land re­fle­ja la ani­mo­si­dad que exis­te en­tre él y otros re­pu­bli­ca­nos. Y que so­lo va a em­peo­rar. No hay for­ma de exa­ge­rar lo ex­tra­or­di­na­rio que es to­do es­to.

En el cur­so de las úl­ti­mas dos se­ma­nas se in­ten­si­fi­có la que­re­lla del equi­po de cam­pa­ña de Trump con el Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano. Si­guió en au­men­to el nú­me­ro de se­na­do­res y go­ber­na­do­res re­pu­bli­ca­nos que han di­cho que no es­tán dis­pues­tos a apo­yar­lo o que, de plano, han di­cho que no lo van a apo­yar.

Ha­ce va­rios días, el si­tio Web Po­li­ti­co pu­bli­có una no­ta se­ña­lan­do que los fi­na­lis­tas de Trump co­mo can­di­da­tos a la vi­ce­pre­si­den­cia se ha re­du­ci­do a una es­cuá­li­da ban­da de gra­nu­jas que pue­den dar­se el lu­jo de acep­tar. Y Sam Clo­vis, co­pre­si­den­te de la cam­pa­ña de Trump, gru­ñó que to­dos esos re­pu­bli­ca­nos que no pue­den apo­yar ple­na­men­te a Trump, de­be­rían “ce­rrar el ho­ci­co de una bue­na vez”.

Qui­zá Clo­vis es­ta­ba ca­brea­do por­que Paul Ryan, que fi­nal­men­te de­ci­dió apo­yar a Trump, des­pués se sin­tió obli­ga­do a re­ga­ñar­lo una vez más.

Es­to es lo que cau­sa es­tre­me­ci­mien­tos en el li­bre­to re­pe­ti­ti­vo de Ryan: ¡Eres ra­cis­ta, Do­nald! Pe­ro eres mi ra­cis­ta. ¡Do­nald ma­lo por prohi­bir a los mu­sul­ma­nes! Pe­ro pa­ra mí eres bueno.

Los fans que te­nía Ryan en el par­ti­do se es­tán ago­tan­do. Su fu­tu­ro po­lí­ti­co tam­bién po­dría es­tar ago­ta­do. No es tan­to que es­té al la­do de Trump, sino por de­ba­jo de él. Y lo es­tán aplas­tan­do.

Por su par­te, el lí­der del Se­na­do, Mitch McCon­nell, tam­bién apo­ya a Trump y tam­bién pa­re­ce que es­tá a pun­to de vo­mi­tar ca­da vez que se men­cio­na el nom­bre del mul­ti­mi­llo­na­rio. Él tra­ta de sa­car­le el bul­to al te­ma, prác­ti­ca tan di­fun­di­da en el Ca­pi­to­lio que mi co­le­ga de The New York Ti­mes Jen­ni­fer Stein­hauer la se­ma­na pa­sa­da pu­bli­có la ta­xo­no­mía de quie­nes evi­tan a Trump, con el tí­tu­lo de “Los cin­co ti­pos de re­pu­bli­ca­nos ad­ver­sos a Trump”.

Me di­cen que McCon­nell es­tá per­dien­do los es­tri­bos por las más re­cien­tes en­cues­tas en­tre los elec­to­res, co­mo la de Bloom­berg Po­li­tics, que mues­tra a Hi­llary Clin­ton con una ven­ta­ja de do­ce pun­tos so­bre el re­pu­bli­cano. Y otra de ABC News, y The Washington Post que po­ne el ín­di­ce de re­pro­ba­ción de Trump en 70 por cien­to. McCon­nell es­tá vien­do có­mo se le es­ca­pa su ma­yo­ría republicana en el Se­na­do.

“La con­duc­ta de Trump es ca­paz de re­vol­ver el es­tó­ma­go, pe­ro po­dría ser ma­ne­ja­ble si se man­tu­vie­ran al­tos sus nú­me­ros en las en­cues­tas”, afir­mó un dis­gus­ta­do es­tra­te­ga re­pu­bli­cano que no apo­ya a Trump y que se bur­la del ra­zo­na­mien­to de los re­pu­bli­ca­nos que sí lo apo­yan. “Pe­ro exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre la to­le­ran­cia de la ma­la con­duc­ta y los nú­me­ros en las en­cues­tas.”

Va­rias per­so­nas co­no­ce­do­ras del par­ti­do me han di­cho que to­da­vía po­dría ha­ber es­tra­ta­ge­mas pa­ra ne­gar­le a Trump la can­di­da­tu­ra en Cle­ve­land, si él in­sis­te en se­guir com­por­tán­do­se da ma­ne­ra tan in­dig­nan­te, co­mo cuan­do ata­có al juez del ca­so de la Uni­ver­si­dad Trump y cuan­do dio a en­ten­der que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma sim­pa­ti­za con los te­rro­ris­tas. Los de­le­ga­dos opues­tos a Trump han es­ta­do or­ga­ni­zán­do­se y agi­tan­do.

“La gen­te es­tá agi­tan­do”, me di­jo un es­tra­te­ga. Y otro sim­ple­men­te ase­gu­ró que “se sien­te co­mo si el au­to­bús es­tu­vie­ra per­dien­do las ruedas”.

Yo ten­go mis du­das. Aun­que se le sal­gan las ruedas al au­to­bús de Trump, él tie­ne avio­nes y un he­li­cóp­te­ro de re­ma­te. Él se man­ten­dría en el ai­re.

De lo que sí es­toy se­gu­ro es de que se­rá una con­ven­ción co­mo nun­ca an­tes se ha­bía vis­to. Mu­chos de los miem­bros del per­so­nal del Con­gre­so que por lo ge­ne­ral es­tán an­sio­sos de co­la­bo­rar, via­ja­rán a Cle­ve­land so­lo por in­sis­ten­cia de su je­fe y ba­jo coer­ción. “Eso va a pa­re­cer el fu­ne­ral de un fa­mi­liar al que to­dos odia­ban”, me co­men­tó un ve­te­rano del Ca­pi­to­lio.

En las úl­ti­mas con­ven­cio­nes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, el es­fuer­zo por po­ner en el es­tra­do a can­di­da­tos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos per­te­ne­cien­tes a mi­no­rías ha si­do tan vi­go­ro­so que se ha con­ver­ti­do en un chis­te re­cu­rren­te. Pe­ro, ¿cuán­tos ne­gros e his­pa­nos es­ta­rían dis­pues­tos a apun­ta­lar a Trump?

Trump ha di­cho que le gus­ta­ría que el ma­ris­cal de cam­po de los Pa­trio­tas de Nue­va In­gla­te­rra, Tom Brady, es­tu­vie­ra en la con­ven­ción pa­ra ha­cer co­men­ta­rios. ¿Y de qué iba a ha­blar? ¿Del es­cán­da­lo de los ba­lo­nes des­in­fla­dos? ¿Del vi­deo de Gi­se­le en Snap­chat?

¿Cuá­les se­rían los te­mas a de­ba­tir? In­clu­so mu­chos re­pu­bli­ca­nos que se han ali­nea­do con Trump di­fie­ren con mu­chos de los pun­tos que pro­nun­cia y pro­po­ne Trump. Así que su­pon­go que se plan­ta­rán dó­cil­men­te an­te el mi­cró­fono a des­po­tri­car sin in­te­rrup­ción con­tra la mal­dad de los Clin­ton. ¿Creen que los ciu­da­da­nos in­de­ci­sos, as­quea­dos por la po­lí­ti­ca, as­pi­ran real­men­te a es­cu­char ho­ra tras ho­ra ese ti­po de dis­cur­so?

Es­toy pa­san­do por al­to a al­gu­nos de los po­rris­tas más fie­les de Trump. Per­dón. Newt Gin­grich es­tá con­ven­ci­do y por Dios que pue­de ha­blar... y ha­blar... y se­guir ha­blan­do. Ch­ris Ch­ris­tie tam­bién es­tá lis­to, con un ham­bre de aten­ción que no se va a sa­ciar pron­to. Así que es pro­ba­ble que nos re­ce­ten va­rias cu­cha­ra­das de sus dis­cur­sos, con el in­fal­ta­ble ade­re­zo de Trump.

¡Qué de­li­cia! Eso po­dría ha­cer que tu­vie­ra que po­ner­me a die­ta por el res­to del mi­le­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.