SA­CRI­FI­CIO DE CA­BA­LLOS ge­ne­ra con­tro­ver­sia en Te­xas

El año pa­sa­do Es­ta­dos Uni­dos ex­por­tó ca­si 75 mil equi­nos pa­ra ser sa­cri­fi­ca­dos en Mé­xi­co a tra­vés de El Pa­so, Pre­si­dio, Ea­gle Pass y Nue­vo Mé­xi­co; y otros 40 mil a Ca­na­dá

El Diario de El Paso - - Texas -

Pre­si­dio, Te­xas– Un me­mo­rial si­tua­do a un la­do del ca­mino en Bal­mor­hea in­clu­ye una es­cul­tu­ra me­tá­li­ca de un ca­ba­llo en una evo­ca­do­ra po­se, una fi­gu­ra en­mohe­ci­da de una do­ce­na de cor­ce­les a to­do ga­lo­pe y una mon­tu­ra an­ti­gua de ran­cho a hor­ca­ja­das so­bre el tron­co de un ár­bol.

Los vi­si­tan­tes han de­ja­do más de 100 tar­je­tas en el cer­co, ca­da una con el mis­mo men­sa­je con­mo­ve­dor: “De­di­ca­do a to­dos los ca­ba­llos, bu­rros y mu­las que en es­ta ca­rre­te­ra die­ron su úl­ti­mo pa­seo”.

El re­co­rri­do por la Ca­rre­te­ra Te­xas 17 en­tre una gran can­ti­dad de trai­lers, in­clu­ye una pa­ra­da en los co­rra­les de Pre­si­dio, en don­de son pe­sa­dos e ins­pec­cio­na­dos an­tes de se­guir ha­cia el sur con des­tino a Mé­xi­co.

“Su pe­sa­di­lla em­pie­za cuan­do en­tran al con­duc­to de sa­cri­fi­cio en la subas­ta. Mi ob­je­ti­vo final es man­te­ner­los ale­ja­dos de esos trai­lers de los “com­pra­do­res que los sa­cri­fi­ca­rán”, co­men­tó Ne­ta Rhy­ne de 65 años, ori­gi­na­rio de To­yah­va­le, que fue quien eri­gió el me­mo­rial el año pa­sa­do.

Ha­ce ca­si una dé­ca­da, des­pués que los tres úl­ti­mos lu­ga­res pa­ra sa­cri­fi­car­los ce­rra­ron en Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do dos en Te­xas, el trá­fi­co de ca­ba­llos es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra ser in­mo­la­dos con­ti­nuó y la con­tro­ver­sia es más fe­roz que nun­ca.

En el 2014, vol­vió a sur­gir cuan­do un tec­ni­cis­mo le­gis­la­ti­vo pro­vo­có que se ini­cia­ran ope­ra­cio­nes pa­ra sa­cri­fi­car­los en Oklaho­ma, Nue­vo Mé­xi­co y en to­das par­tes.

Esa op­ción que­dó eli­mi­na­da, de­jan­do co­mo úni­ca op­ción el ha­cer­lo en el ex­tran­je­ro.

Des­de el 2007, ca­si un mi­llón de ca­ba­llos es­ta­dou­ni­den­ses han si­do en­via­dos a Mé­xi­co y Ca­na­dá pa­ra ser sa­cri­fi­ca­dos, des­ta­za­dos y ex­por­ta­dos a Europa y Asia, en don­de los pa­la­da­res de las per­so­nas de esos lu­ga­res con­si­de­ran la car­ne co­mo una ex­qui­si­tez.

Una pe­que­ña can­ti­dad de car­ne es re­gre­sa­da a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ali­men­tar a los ani­ma­les de los zoo­ló­gi­cos.

El año pa­sa­do, Es­ta­dos Uni­dos ex­por­tó ca­si 75 mil ca­ba­llos pa­ra ser sa­cri­fi­ca­dos en Mé­xi­co, a tra­vés de Pre­si­dio, Ea­gle Pass, El Pa­so y Nue­vo Mé­xi­co, y otros 40 mil a Ca­na­dá, se­gún re­por­tó el pe­rió­di­co San An­to­nio Ex­press News.

Sin em­bar­go, en la tie­rra del Trig­ger, Black Beauty y My Little Pony, exis­te una pro­fun­da aver­sión a ma­tar y co­mer lo que mu­chos con­si­de­ran es un ícono de la cul­tu­ra na­cio­nal.

“La opi­nión pú­bli­ca es­tá a fa­vor de los ca­ba­llos”, co­men­tó Holly Gann de la So­cie­dad Hu­ma­ni­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

“En el 2012, un son­deo na­cio­nal mos­tró que el 80 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses se opo­ne a la ma­tan­za de ca­ba­llos pa­ra con­su­mo hu­mano”.

Los que se opo­nen, al­gu­nos de los cua­les con­si­de­ran al ca­ba­llo co­mo un ani­mal no­ble de com­pa­ñía, ase­gu­ran que la prác­ti­ca de en­viar­los a lu­ga­res dis­tan­tes, con po­ca su­per­vi­sión es­ta­tal o fe­de­ral, usual­men­te con­lle­va el abu­so y la ne­gli­gen­cia.

Otros, sin em­bar­go, di­cen que unos 130 mil o más ca­ba­llos que son ex­por­ta­dos ca­da año re­pre­sen­tan un su­pe­rá­vit do­més­ti­co no desea­do y que la ma­tan­za, aún en Mé­xi­co, en don­de pue­de ser me­nos que hu­ma­na, es me­jor que la ne­gli­gen­cia y aban­dono que su­fren en es­te país.

Mu­chos de los ca­ba­llos que son ad­qui­ri­dos en las subas­tas por “com­pra­do­res que los van a ma­tar”, son jó­ve­nes y es­tán bien de sa­lud.

De­bi­do a que los gru­pos que res­ca­tan ca­ba­llos es­tán ex­ce­si­va­men­te sa­tu­ra­dos, no hay una ma­ne­ra ob­via de ab­sor­ber a más ani­ma­les no desea­dos.

Re­pe­ti­dos in­ten­tos le­gis­la­ti­vos pa­ra de­te­ner es­ta prác­ti­ca han fa­lla­do des­de el 2006, en que fue pro­mul­ga­do por pri­me­ra vez el De­cre­to de Pre­ven­ción de Ma­tan­za de Ca­ba­llos Es­ta­dou­ni­den­ses.

Una pro­pues­ta de ley que es­tá pen­dien­te en Washington, tie­ne un en­fo­que di­fe­ren­te.

La HR 1942 po­dría de­cla­rar que la car­ne de ca­ba­llo no es se­gu­ra pa­ra con­su­mo hu­mano de­bi­do a las dro­gas que les su­mi­nis­tran a los ani­ma­les y tam­bién prohí­be el trans­por­te de ca­ba­llos pa­ra con­su­mo hu­mano.

Si es apro­ba­da, la pro­pues­ta de ley, que ac­tual­men­te se es­tá es­tu­dian­do en un co­mi­té, po­dría dar por ter­mi­na­da la ma­tan­za de esos ani­ma­les.

Sin em­bar­go, pa­ra al­gu­nos gru­pos que es­tán a fa­vor del bie­nes­tar de esos ani­ma­les, es­tán te­nien­do pro­ble­mas con una gran can­ti­dad de ca­ba­llos no desea­dos, el pros­pec­to de te­ner a 100 mil o más ani­ma­les nue­vos se es­tá ma­te­ria­li­zan­do año tras año y es alar­man­te.

“Es una pre­gun­ta ate­rra­do­ra des­de la pers­pec­ti­va de una per­so­na que se de­di­ca al res­ca­te de ca­ba­llos. No sé qué pa­sa­ría. Po­dría­mos te­ner una gran can­ti­dad de ani­ma­les, aun­que ya la te­ne­mos en es­te mo­men­to”, co­men­tó Jen­ni­fer Wi­lliams, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Hu­ma­nis­ta Equi­na Blue Bonnet, con se­de en Aus­tin.

“Creo que en el trans­cur­so de 10 a 15 años, tal vez me­nos, po­dría es­ta­bi­li­zar­se. La gen­te po­dría dar­se cuen­ta que no tie­ne una op­ción final pa­ra desechar a to­dos los po­tros que crían y que no tie­nen nin­gún pro­pó­si­to, pe­ro eso to­ma­ría tiem­po. Los ca­ba­llos pue­den vi­vir de 25 a 30 años”, di­jo.

Pa­ra las de­ce­nas de mi­les de ca­ba­llos al año, los pol­vo­rien­tos co­rra­les que es­tán al es­te de Pre­si­dio, una ais­la­da ciu­dad fron­te­ri­za si­tua­da al sur de Mar­fa, es la úl­ti­ma pa­ra­da en su ca­mino a los ma­ta­de­ros de la Ciu­dad de Chihuahua y Za­ca­te­cas, Mé­xi­co.

Pa­ra la ma­yo­ría de los ca­ba­llos, la pa­ra­da en Pre­si­dio es bre­ve: des­pués de ser ins­pec­cio­na­dos por ve­te­ri­na­rios me­xi­ca­nos y pe­sa­dos, son subidos a trai­lers y en­via­dos al sur en la úl­ti­ma par­te de su tra­yec­to.

Una ma­ña­na re­cien­te, apro­xi­ma­da­men­te 170 ca­ba­llos re­cién lle­ga­dos es­pe­ra­ban en los co­rra­les de Baeza Cattle y JR Hor­se, mor­dis­quean­do heno y ce­ba­da de ave­na.

Des­de el pun­to de vis­ta de una per­so­na co­mún, ca­si to­dos pa­re­cían te­ner bue­na sa­lud, só­lo unos cuan­tos mos­tra­ban se­ña­les de en­ve­je­ci­mien­to, ne­gli­gen­cia o le­sio­nes me­no­res.

En una sub­se­cuen­te ins­pec­ción de los ve­te­ri­na­rios, só­lo un ca­ba­llo fue re­cha­za­do, di­je­ron los ope­ra­do­res de los co­rra­les.

“La ra­zón más co­mún del re­cha­zo son las le­sio­nes, la se­gun­da son las ga­rra­pa­tas. Si no pue­den ca­mi­nar o es­tán en­fer­mos no son ad­mi­ti­dos”, co­men­tó el Dr. Fer­nan­do Tru­ji­llo, uno de los tres ve­te­ri­na­rios que ins­pec­cio­na­ron ese día a los ca­ba­llos en dos co­rra­les.

Otros ca­ba­llos, di­jo Tru­ji­llo, no pue­den ser re­gre­sa­dos de­bi­do a irre­gu­la­ri­da­des en la pa­pe­le­ría y la in­for­ma­ción de su mi­cro­chip.

“En ge­ne­ral, la ca­li­dad de los ca­ba­llos ha me­jo­ra­do en los úl­ti­mos cin­co años”, hi­zo no­tar.

Los ca­ba­llos que son re­cha­za­dos por los ins­pec­to­res me­xi­ca­nos de­ben per­ma­ne­cer en Te­xas y al per­der la ma­yo­ría de su va­lor co­mer­cial, pue­den ser re­gre­sa­dos a sus due­ños o en­fren­tar un des­tino aún más in­cier­to.

Ha­ce 5 años, 46 es­que­le­tos fue­ron en­con­tra­dos en un arro­yo que es­tá de­trás de C4 Cattle Co.

El desecho ile­gal pro­vo­có una in­ves­ti­ga­ción de la Co­mi­sión de Ca­li­dad Am­bien­tal de Te­xas, aun­que no se emi­tie­ron ci­ta­to­rios.

A prin­ci­pios de ese año, un gru­po que es­tá a fa­vor del bie­nes­tar de los ani­ma­les re­cla­mó cien­tos de ham­brien­tos ca­ba­llos y ga­na­do en los co­rra­les Al­va­ra­do.

El she­riff del con­da­do con­clu­yó que los re­cla­mos de cruel­dad ani­mal eran in­fun­da­dos pe­ro de­co­mi­só 300 ca­ba­llos ham­brien­tos has­ta que sus due­ños los re­cla­ma­ron.

En es­ta pri­ma­ve­ra, se­gún re­por­tó el pe­rió­di­co Big Bend Sen­ti­nel, Pre­si­dio fue for­za­do a con­fron­tar una ex­tra­or­di­na­ria can­ti­dad de es­que­le­tos que fue­ron lle­va­dos al ba­su­re­ro mu­ni­ci­pal.

En el 2012, ase­gu­ran los ofi­cia­les de la ciu­dad, 12.5 to­ne­la­das de ca­ba­llos muer­tos y bu­rros fue­ron desecha­dos en es­te lu­gar.

En los si­guien­tes tres años, 330 to­ne­la­das de es­que­le­tos --- que re­pre­sen­ta­ron apro­xi­ma­da­men­te 1 mil ani­ma­les muer­tos --- fue­ron des­car­ta­dos, ca­si to­dos por los ex­por­ta­do­res.

Fun­cio­na­rios del ayun­ta­mien­to di­je­ron que el car­go de 22.50 dó­la­res por es­que­le­to, que des­de ha­ce tiem­po se co­bra, es de­ma­sia­do ba­jo y que la es­pe­ran­za de vi­da del pe­que­ño ba­su­re­ro se ha acor­ta­do por el flu­jo de ani­ma­les muer­tos gran­des.

“Muy po­cos lu­ga­res tie­nen es­te pro­ble­ma. Real­men­te fue crea­do por el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos al de­jar de sa­cri­fi­car los ca­ba­llos en Es­ta­dos Uni­dos. Eso los for­zó a acu­dir a la fron­te­ra”, co­men­tó Brad New­ton, di­rec­tor de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Pre­si­dio.

Ca­da ca­ba­llo muer­to, di­jo, re­quie­re un ho­yo gran­de y 3 pies de tie­rra pa­ra cu­brir­lo, mien­tras que la ba­su­ra nor­mal só­lo ne­ce­si­ta 6 pul­ga­das. El es­pa­cio ocu­pa­do por ca­da ca­ba­llo muer­to po­dría equi­va­ler a 200 dó­la­res de ba­su­ra com­pac­ta­da.

En el 2012, un son­deo na­cio­nal mos­tró que el 80 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses se opo­ne a la ma­tan­za de ca­ba­llos pa­ra con­su­mo hu­mano". holly gann, in­te­gran­te de la so­cie­dad Hu­ma­ni­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos

una pe­que­ña can­ti­dad de car­ne es re­gre­sa­da a EU pa­ra ali­men­tar a los ani­ma­les de zoo­ló­gi­cos

el es­pa­cio ocu­pa­do por ca­da ejem­plar muer­to po­dría equi­va­ler a 200 dó­la­res de ba­su­ra com­pac­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.