Crí­me­nes de odio contra LGBT, a la al­za

El Diario de El Paso - - Opinión - Hae­youn Park e Iary­na Mykh­yalyshyn

Nue­va York— Aun an­tes del vio­len­to ti­ro­teo en el cen­tro noc­turno gay en Or­lan­do, Flo­ri­da, per­so­nas les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les y trans­gé­ne­ro eran los blan­cos más fac­ti­bles de los crí­me­nes de odio en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún un aná­li­sis de da­tos re­co­pi­la­do por la FBI.

Hay el do­ble de pro­ba­bi­li­da­des de que ata­quen a las per­so­nas LGBT que a las afro­es­ta­dou­ni­den­ses y la pro­por­ción de crí­me­nes de odio en contra de ellas ha so­bre­pa­sa­do la de los crí­me­nes en contra de los ju­díos.

Los po­lí­ti­cos han es­ta­do di­vi­di­dos en cuan­to a có­mo de­fi­nir la tra­ge­dia de Or­lan­do. El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma la ca­li­fi­có de ‘un ac­to de te­rro­ris­mo, tan­to co­mo un ac­to de odio’. Sin em­bar­go, al­gu­nos fun­cio­na­rios re­pu­bli­ca­nos se han ne­ga­do a re­co­no­cer que pu­die­ra con­si­de­rar­se co­mo cri­men de odio.

El se­na­dor Mitch McCon­nell de Ken­tucky, el lí­der de la ma­yo­ría, ha omi­ti­do cual­quier men­ción de los gays cuan­do ha­bla so­bre la ma­sa­cre y el re­pre­sen­tan­te Pe­te Ses­sions de Te­xas ha di­cho que el ti­ro­teo no fue en un cen­tro noc­turno gay.

No obs­tan­te, se­gún una en­cues­ta de opi­nión que le­van­tó CBS News y dio a co­no­cer el miér­co­les, la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses ha­blan del ata­que co­mo cri­men de odio y co­mo te­rro­ris­mo. Pul­se se pu­bli­ci­ta en su cuen­ta en Twitter co­mo el prin­ci­pal bar, ca­fe­te­ría y cen­tro noc­turno gay de Or­lan­do’.

Ca­si una quin­ta par­te de los 5 mil 462 crí­me­nes de odio que se re­por­ta­ron an­te la FBI en el 2104, se de­bie­ron a la orien­ta­ción se­xual de la víc­ti­ma o, en al­gu­nos ca­sos, por la que se per­ci­bía que era su orien­ta­ción.

Iró­ni­ca­men­te, par­te de la ra­zón de la vio­len­cia en contra de per­so­nas LGBT po­dría te­ner que ver con una ac­ti­tud de ma­yor acep­ta­ción ha­cia los gays y las les­bia­nas en las úl­ti­mas dé­ca­das, di­cen per­so­nas que es­tu­dian los crí­me­nes de odio.

A me­di­da que la ma­yo­ría de la so­cie­dad se ha­ce más to­le­ran­te a las per­so­nas LGBT, al­gu­nos de quie­nes se opo­nen a ella se ha­cen más ra­di­ca­les, di­jo Mark Po­tok, un in­ves­ti­ga­ción sé­nior en el Cen­tro Su­re­ño pa­ra la Le­gis­la­ción so­bre la Po­bre­za.

El re­ver­so de la mo­ne­da de la igual­dad en los ma­tri­mo­nios es que las per­so­nas que se opo­nen fuer­te­men­te a él en­cuen­tran el cam­bio en la cul­tu­ra ex­tre­ma­da­men­te per­tur­ba­dor, ex­pli­có Gregory M. He­rek, un pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en Da­vis, quien es un ex­per­to en vio­len­cia an­ti­gay.

‘Pue­den sen­tir que es­tá ame­na­za­da la for­ma en la que ellos ven a la vi­da, lo que los mo­ti­va a ata­car en al­gu­na for­ma y pa­ra al­gu­nas per­so­nas esa for­ma pue­den ser los ata­can­tes vio­len­tos’, no­tó He­rek.

En el ve­rano, me­nos de dos me­ses des­pués de que la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos fa­lló a fa­vor del ma­tri­mo­nio del mis­mo se­xo, se de­tu­vo a un hom­bre de la ciu­dad de Nue­va York y se le acu­só de de­li­tos de odio por ha­ber ata­ca­do a Larry y a Daniel Len­no­xChoa­te, la pri­me­ra pa­re­ja gay que se ca­só en la Aca­de­mia Mi­li­tar de West Point de Es­ta­dos Uni­dos.

Unos me­ses des­pués, en Palm Springs, Ca­li­for­nia, asal­ta­ron a una pa­re­ja gay ca­sa­da, Geor­ge y Ch­ris Zan­der, quie­nes tam­bién eran di­ri­gen­tes LGBT en su co­mu­ni­dad, afue­ra de un cen­tro noc­turno lo­cal. Fun­cio­na­rios de Palm Springs di­je­ron que creen que era el se­gun­do de­li­to allí ese año di­ri­gi­do contra per­so­nas LGBT.

En mar­zo, a Elliot Mo­ra­les se lo con­de­nó por ase­si­na­to de odio por ma­tar a Mark Car­son, un afro­ame­ri­cano gay, en Man­hat­tan, tres años an­tes. Mo­ra­les ha­bía in­sul­ta­do a Car­son y a su acom­pa­ñan­te con agra­vios an­ti­gays an­tes de dis­pa­rar­le.

Es­ta se­ma­na, a só­lo unos días del ti­ro­teo en Or­lan­do, un juez sen­ten­ció a Mo­ra­les de 40 años a ca­de­na per­pe­tua.

En­con­trar es­ta­dís­ti­cas pre­ci­sas so­bre los crí­me­nes de odio di­ri­gi­dos en contra de las per­so­nas LGBT es desafian­te, en par­te, por­que las víc­ti­mas –te­me­ro­sas de re­ve­lar­se an­te la fa­mi­lia o los em­plea­do­res– po­drían op­tar por no re­por­tar el ata­que, di­jo He­rek.

En un in­for­me re­cien­te de la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas so­bre la Jus­ti­cia, se con­clu­ye que no se re­por­ta a la Po­li­cía la ma­yor par­te de los crí­me­nes y es fre­cuen­te que los que sí se re­por­tan no es­tén cla­si­fi­ca­dos co­mo crí­me­nes de odio en las ju­ris­dic­cio­nes lo­ca­les.

Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te de As­so­cia­ted Press en­con­tró que mi­les de po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y de­par­ta­men­tos de los al­gua­ci­les de con­da­do no ha­bían pre­sen­ta­do ni un so­lo in­for­me so­bre crí­me­nes de odio a la FBI en­tre 2009 y 2014.

Es más fac­ti­ble que en las gran­des ciu­da­des, o en las que exis­te una co­mu­ni­dad LGBT vi­si­ble, ten­gan pro­ce­di­mien­tos y pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la de­tec­ción y re­duc­ción de los crí­me­nes de odio.

Por ejem­plo, en el 2014, só­lo se in­for­mó de un cri­men de odio en to­do el es­ta­do de Mis­sis­sip­pi. En Con­nec­ti­cut, don­de es más pro­ba­ble que las per­so­nas LGBT sean más vi­si­bles e in­flu­yen­tes, se re­por­ta­ron 23 crí­me­nes de odio ba­sa­dos en la orien­ta­ción se­xual, no­tó He­rek.

La re­vi­sión de cua­tro años de ho­mi­ci­dios de per­so­nas LGBT, ca­ta­lo­ga­dos por la Coa­li­ción Na­cio­nal de Pro­gra­mas contra la vio­len­cia mos­tró que la gran ma­yo­ría de los ase­si­na­dos eran per­so­nas trans­gé­ne­ro afro­ame­ri­ca­nas o his­pa­nas.

La or­ga­ni­za­ción re­co­pi­la da­tos so­bre la vio­len­cia en contra de las per­so­nas LGBT en 12 es­ta­dos y es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las fuen­tes acre­di­ta­das pa­ra ta­les da­tos.

Re­gis­tró 88 ho­mi­ci­dios de per­so­nas LGBT en­tre el 2012 y el 2015. Los da­tos ofre­cen co­no­ci­mien­tos so­bre las víc­ti­mas de la vio­len­cia ex­tre­ma, pe­ro lo más pro­ba­ble es que la can­ti­dad to­tal de ho­mi­ci­dios LGBT sea mu­chí­si­mo más alta ya que la or­ga­ni­za­ción no pue­de re­co­pi­lar los da­tos en to­do Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre los ase­si­na­dos el año pa­sa­do, es­tu­vo In­dia Clar­ke, una afro­ame­ri­ca­na trans­gé­ne­ro a la que gol­pea­ron y aba­lea­ron en ju­lio, en un par­que cer­cano a la Uni­ver­si­dad de Tam­pa, en Flo­ri­da. A Keith Gai­llard, el hom­bre acu­sa­do del ase­si­na­to, tam­bién le le­van­ta­ron car­gos por ha­ber ma­ta­da a un hom­bre que se cree era gay, me­nos de una se­ma­na des­pués.

Un in­for­me dis­tin­to de la Cam­pa­ña por los De­re­chos Hu­ma­nos di­ce que ma­ta­ron a más per­so­nas trans­gé­ne­ro en el 2015 que du­ran­te cual­quier otro año re­gis­tra­do.

En un mo­men­to en el que las per­so­nas trans­gé­ne­ro es­tán te­nien­do vi­si­bi­li­dad, ‘las mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas trans­gé­ne­ro es­tán en­fren­tan­do una epi­de­mia de vio­len­cia que ocu­rre en la in­ter­sec­ción del ra­cis­mo, el se­xis­mo y la trans­fo­bia; pro­ble­mas que los de­fen­so­res ya no pue­den dar­se el lu­jo de abor­dar se­pa­ra­da­men­te’, di­jo en un in­for­me Chad Grif­fin, el pre­si­den­te de la Cam­pa­ña por los De­re­chos Hu­ma­nos.

Hay una lar­ga his­to­ria, en par­ti­cu­lar en­tre la co­mu­ni­dad trans­gé­ne­ro, de tra­to irres­pe­tuo­so por par­te de las fuer­zas del or­den, los or­ga­nis­mos de ser­vi­cios so­cia­les y el sis­te­ma ju­rí­di­co, no­tó Ro­ger Cog­gan, el di­rec­tor de ser­vi­cios le­ga­les en el Cen­tro LGBT de Los Án­ge­les.

‘Des­afor­tu­na­da­men­te, só­lo te­ne­mos que acep­tar el he­cho de que el es­tig­ma ba­sa­do en la orien­ta­ción se­xual si­gue sien­do ge­ne­ra­li­za­do’, co­men­tó He­rek. ‘Su­pe­rar esos pre­jui­cios es mu­cho tra­ba­jo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.