La frial­dad del Pa­pa ha­cia Ma­cri

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer Columnista de El Nue­vo He­rald @op­pen­hei­me­ra

Mia­mi— El Pa­pa Fran­cis­co es muy po­pu­lar en to­do el mun­do, pe­ro hay se­ña­les cre­cien­tes de que su po­pu­la­ri­dad es­tá dis­mi­nu­yen­do en su pro­pio país, Ar­gen­ti­na. Y hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra ello.

Co­men­ce­mos con los he­chos. Cuan­do el ex ar­zo­bis­po de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na de Bue­nos Aires Jor­ge Ber­go­glio fue ele­gi­do Pa­pa de la Igle­sia Ca­tó­li­ca ro­ma­na en el 2013, hu­bo gran­des ce­le­bra­cio­nes en Ar­gen­ti­na. El era el pri­mer Pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano, así co­mo un sa­cer­do­te res­pe­ta­do en Ar­gen­ti­na, don­de se sa­bía que es­ta­ba en contra del co­rrup­to go­bierno po­pu­lis­ta de la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner.

Una vez en el Va­ti­cano, las fre­cuen­tes lla­ma­das de Fran­cis­co a sa­cer­do­tes y pe­rio­dis­tas ar­gen­ti­nos –a me­nu­do pa­ra con­ver­sar so­bre even­tos lo­ca­les, o pa­ra co­men­tar los jue­gos de fut­bol del do­min­go– so­lían fil­trar­se a las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos ar­gen­ti­nos, y ser fes­te­ja­das por to­dos. Él era de le­jos la fi­gu­ra más po­pu­lar en Ar­gen­ti­na, por en­ci­ma de las su­per­es­tre­llas de fut­bol del país.

Pe­ro úl­ti­ma­men­te, un cre­cien­te nú­me­ro de ar­gen­ti­nos –es­pe­cial­men­te aque­llos que son par­ti­da­rios de Ma­cri– es­tán te­nien­do du­das so­bre su Pa­pa.

En­tre el 2013 y el 2015, Fran­cis­co le dio va­rias ve­ces una ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da en el Va­ti­cano a la en­ton­ces pre­si­den­ta Fer­nán­dez, con quien com­par­tió lar­gos al­muer­zos tras los cua­les am­bos apa­re­cían son­rien­tes en las fo­tos ofi­cia­les. Se­gún otros ar­gen­ti­nos que vi­si­ta­ron al Pa­pa du­ran­te esos años, el men­sa­je de Fran­cis­co a sus com­pa­trio­tas era: ‘Cui­den a Cris­ti­na’.

En ese en­ton­ces, mu­chos in­ter­pre­ta­ron eso co­mo un lla­ma­do pa­pal a no rom­per el es­ta­do de de­re­cho y per­mi­tir a Fer­nán­dez ter­mi­nar su man­da­to a pe­sar de la co­rrup­ción y la desas­tro­sa po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de su go­bierno. Otros es­pe­cu­la­ron que el Pa­pa ex­tra­ña­ba su país, y que le gus­ta­ba pa­sar tiem­po con cual­quier vi­si­tan­te ar­gen­tino, sin que im­por­ta­ran sus co­lo­res po­lí­ti­cos.

Lue­go, a me­di­da que se acer­ca­ban las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de no­viem­bre del 2015, Fran­cis­co dio mu­cho más tiem­po y apo­yo al can­di­da­to de Fer­nán­dez, Daniel Scio­li. Tras la vic­to­ria elec­to­ral del pre­si­den­te de cen­tro­de­re­cha Mau­ri­cio Ma­cri en no­viem­bre, el nue­vo pre­si­den­te re­ci­bió lla­ma­das de fe­li­ci­ta­ción de lí­de­res de to­do el mun­do, ex­cep­to de Fran­cis­co.

El 22 de fe­bre­ro, cuan­do Ma­cri hi­zo su pri­mer via­je a Ro­ma co­mo pre­si­den­te pa­ra vi­si­tar al Pa­pa, Fran­cis­co le con­ce­dió una bre­ve au­dien­cia de 22 mi­nu­tos en la bi­blio­te­ca del Va­ti­cano, mu­cho me­nos que los ocio­sos al­muer­zos de una ho­ra con la ex pre­si­den­ta Fer­nán­dez en la re­si­den­cia pa­pal, o sus lar­gos en­cuen­tros con los pre­si­den­tes de Cu­ba, Bo­li­via, o Ecua­dor. Lo que más, el Pa­pa no son­rió ni una so­la vez cuan­do po­só con Ma­cri pa­ra los fo­tó­gra­fos.

En ma­yo, Fran­cis­co re­ci­bió a He­be de Bo­na­fi­ni, la lí­der iz­quier­dis­ta ra­di­cal de las Ma­dres de la Pla­za de Ma­yo, un gru­po ar­gen­tino que se pro­cla­ma de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos a pe­sar de que Bo­na­fi­ni aplau­dió pú­bli­ca­men­te los ata­ques te­rro­ris­tas del 2001 en Es­ta­dos Uni­dos. Fran­cis­co y Bo­na­fi­ni, una acé­rri­ma crí­ti­ca de Ma­cri, sos­tu­vie­ron un en­cuen­tro de ho­ra y me­dia en la re­si­den­cia del Pa­pa, se­gún re­por­tes de pren­sa.

Es­te mes, los la­zos ya ten­sos del Pa­pa con Ma­cri em­peo­ra­ron aún más cuan­do pe­rió­di­cos ar­gen­ti­nos re­ve­la­ron que Scho­las Oc­cu­rren­tes, una agen­cia ca­ri­ta­ti­va res­pal­da­da por el Pa­pa, ha­bía re­cha­za­do una do­na­ción de $1.2 mi­llo­nes del Go­bierno de Ma­cri. El dia­rio ita­liano La Stam­pa pu­bli­có una car­ta enviada por Fran­cis­co a los lí­de­res de Scho­las Oc­cu­rren­tes pi­dién­do­les que no acep­ta­ran la do­na­ción del Go­bierno, ad­vir­tién­do­les que eso po­dría lle­var a si­tua­cio­nes de co­rrup­ción.

Aun­que el Pa­pa si­gue sien­do po­pu­lar en Ar­gen­ti­na, mu­chos pe­rio­dis­tas y par­ti­da­rios de Ma­cri es­tán em­pe­zan­do a re­sen­tir la cons­tan­te in­tro­mi­sión de Fran­cis­co en la po­lí­ti­ca in­ter­na del país.

‘Es­to es muy de­cep­cio­nan­te pa­ra mu­chos ar­gen­ti­nos’, di­jo en un vi­deo el columnista del dia­rio La Na­ción Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, re­fi­rién­do­se a la no­ti­cia de la or­den del Pa­pa de no acep­tar la do­na­ción gu­ber­na­men­tal. Fer­nán­dez Díaz aña­dió que los par­ti­da­rios de la ex pre­si­den­ta quie­ren que Fran­cis­co se con­vier­ta en el ‘lí­der de la opo­si­ción’ en Ar­gen­ti­na.

Un son­deo he­cho el 2 de ju­nio por el dia­rio Cla­rín mos­tró que el 44 por cien­to de los ar­gen­ti­nos con­si­de­ran que las re­la­cio­nes del Pa­pa con Ma­cri son ‘dis­tan­tes’, mien­tras que el 36 por cien­to las con­si­de­ran ‘nor­ma­les’ y só­lo un 3.5 por cien­to ‘muy cer­ca­nas’. El mis­mo son­deo mues­tra que el 75 por cien­to de los ar­gen­ti­nos tie­nen una opi­nión po­si­ti­va de Fran­cis­co, lo cual es el pro­me­dio a ni­vel mun­dial, pe­ro me­nos que el ni­vel de más del 90 por cien­to de ha­ce dos años.

Mi opi­nión: Es­toy en­tre los que han aplau­di­do con en­tu­sias­mo al Pa­pa tras su de­sig­na­ción. Igual que otros mu­chos, me en­can­tó su aus­te­ri­dad, su sen­ti­do del hu­mor, su la­bor pa­ra me­jo­rar las re­la­cio­nes in­ter­re­li­gio­sas, y su to­le­ran­cia con otros es­ti­los de vi­da.

Úl­ti­ma­men­te, sin em­bar­go, es­toy em­pe­zan­do a te­ner du­das so­bre el Pa­pa. Sus gol­pes ba­jos a Ma­cri –quien es­tá tra­tan­do de sa­car a Ar­gen­ti­na de la ban­ca­rro­ta y el ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal, y me­re­ce una opor­tu­ni­dad de te­ner éxi­to– es­tán per­ju­di­can­do a Ar­gen­ti­na. Eso es po­lí­ti­ca­men­te erró­neo, y mo­ral­men­te des­pre­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.