Bre­xit: fi­nal de una era de op­ti­mis­mo trans­na­cio­nal

El Diario de El Paso - - Opinión - Ra­quel Do­na­dio

Pa­rís— Cuan­do ca­yó el Mu­ro de Ber­lín, yo es­tu­dia­ba la pre­pa­ra­to­ria. Cuan­do los avio­nes se es­tre­lla­ron con­tra las to­rres ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre de 2001, yo era una re­por­te­ra no­va­ta en Nue­va York. Cuan­do Reino Uni­do vo­tó por sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, des­per­té a la no­ti­cia en ca­sa, en Pa­rís, y es­ta­ba pas­ma­da, mas no en­te­ra­men­te sor­pren­di­da. He cu­bier­to Eu­ro­pa pa­ra el New York Ti­mes du­ran­te los úl­ti­mos ocho años, y he apren­di­do que la ira del elec­tor, o la apa­tía del elec­to­ra­do, siem­pre es una son­da más cla­ra que po­lí­ti­cos y ex­per­tos.

De cual­quier for­ma, la no­ti­cia ca­ló. Pa­ra mí y otros de mi ge­ne­ra­ción, es­ta vo­ta­ción fue más so­bre la re­la­ción de Reino Uni­do con Eu­ro­pa. In­di­có el fi­nal de­fi­ni­ti­vo de la era del op­ti­mis­mo tras­na­cio­nal en el cual al­can­cé la ma­yo­ría de edad: los años 90. En esa épo­ca, creía­mos que la in­ter­co­ne­xión era un pun­to fuer­te. La gen­te desea­ba es­tu­diar le­yes en de­re­chos hu­ma­nos. El na­cio­na­lis­mo ya no es­ta­ba de mo­da –cuan­do me­nos en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal –y Twitter co­mo ar­ma no exis­tía aún pa­ra dar­le im­pul­so al cam­bio po­lí­ti­co. (O más bien, pa­ra de­rri­bar ins­ti­tu­cio­nes, no cons­truir­las).

En ju­nio de 2011, es­ta­ba en una asig­na­ción en Ate­nas cuan­do se vino aba­jo el go­bierno del pri­mer mi­nis­tro Geor­ge Pa­pan­dreou. Un año an­tes, Pa­pan­dreou ha­bía so­li­ci­ta­do un res­ca­te ex­tran­je­ro. Los pres­ta­mis­tas del país ac­ce­die­ron, pe­ro só­lo si Gre­cia cum­plía con­di­cio­nes que pron­to ter­mi­na­rían sien­do po­lí­ti­ca­men­te tó­xi­cas. Pa­pan­dreou re­nun­ció en ese no­viem­bre, con la con­si­guien­te im­plo­sión de lo que en otra épo­ca fue su po­de­ro­so Par­ti­do So­cia­lis­ta.

Du­ran­te los si­guien­tes años, cu­brí in­con­ta­bles vo­ta­cio­nes has­ta al­tas ho­ras de la no­che en las que el Par­la­men­to de Gre­cia im­pul­só pa­que­tes de me­di­das de aus­te­ri­dad al úl­ti­mo mi­nu­to. Hu­bo mu­chos dis­tur­bios y nu­bes de gas la­cri­mó­geno. An­tes de ca­da vo­ta­ción, hu­bo mu­chos men­sa­jes po­lí­ti­cos de Eu­ro­pa ad­vir­tien­do que si Gre­cia no apro­ba­ba tal o cual me­di­da, se­ría ex­pul­sa­da de la Eu­ro­zo­na, y to­do se ven­dría aba­jo.

La gen­te nor­mal no en­ten­día qué es­ta­ba ocu­rrien­do, y tam­po­co mu­chos lí­de­res eu­ro­peos, en­ca­pu­lla­dos en sus pro­vin­cia­lis­mos. A ve­ces ha­bía ru­mo­res de que no, Gre­cia no se­ría ex­pul­sa­da del eu­ro, pe­ro que qui­zá un día Ale­ma­nia, la ma­yor economía de Eu­ro­pa, se mar­cha­ría. No im­por­ta­ba có­mo se ha­bía en­ri­que­ci­do Ale­ma­nia de­bi­do a que sus ban­cos ha­bían pres­ta­do dinero al sur de Eu­ro­pa pa­ra com­prar bie­nes ale­ma­nes, he­cho que no en­ca­ja­ba en la na­rra­ti­va de "grie­gos hol­ga­za­nes" de los me­dios in­for­ma­ti­vos en ta­bloi­des ale­ma­nes.

Es­ta se­ma­na, no fue Gre­cia la que ter­mi­nó ex­pul­sa­da. Fue Reino Uni­do el que vo­tó por mar­char­se, tras una cam­pa­ña de abier­ta xe­no­fo­bia. De­jar el eu­ro no es lo mis­mo que de­jar la Unión Eu­ro­pea, pe­ro las di­fe­ren­cias son de­ma­sia­do téc­ni­cas pa­ra que mu­cha gen­te las di­sec­cio­ne. Ese es el pro­ble­ma.

La Unión Eu­ro­pea no se ha desem­pe­ña­do bien pa­ra ex­pli­car su pro­pó­si­to –es de­ma­sia­do opa­ca, de­ma­sia­do bu­ro­crá­ti­ca, de­ma­sia­do con­fu­sa– y su len­to ma­ne­jo de la cri­sis de la deu­da, par­ti­cu­lar­men­te en Gre­cia, don­de ac­tuó rá­pi­da­men­te pa­ra que ban­cos fran­ce­ses y ale­ma­nes pu­die­ran re­cor­tar sus pér­di­das, pe­ro de­jó as­fi­xia­da a Gre­cia, tu­vo de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias pa­ra to­dos. De­ci­sio­nes to­ma­das con mi­ras a es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra a cor­to pla­zo han lle­va­do a ines­ta­bi­li­dad política a lar­go pla­zo.

"Me im­pac­ta có­mo ter­mi­nan con­ver­gien­do las crí­ti­cas de Eu­ro­pa de la de­re­cha y la iz­quier­da. El mo­vi­mien­to De­mo­cra­cia en Eu­ro­pa, lan­za­do es­te año por el in­te­gran­te de iz­quier­da Ya­nis Va­rou­fa­kis, po­la­ri­za­dor ex mi­nis­tro grie­go de fi­nan­zas, to­ca al­gu­nas de las mis­mas no­tas que el Par­ti­do In­de­pen­den­cia RU, ten­dien­te a la de­re­cha, de Ni­gel Fa­ra­ge, cri­ti­can­do a Eu­ro­pa por con­si­de­rar­la an­ti­de­mo­crá­ti­ca y me­nos que trans­pa­ren­te.

De cual­quier for­ma, la de­re­cha ape­la al na­cio­na­lis­mo y la iz­quier­da no. La de­re­cha ven­de una ver­sión nos­tál­gi­ca de iden­ti­dad na­cio­nal que re­sue­na vis­ce­ral­men­te pe­ro no re­fle­ja la reali­dad, par­ti­cu­lar­men­te no pa­ra per­so­nas jó­ve­nes na­ci­das en una Eu­ro­pa de becas Eras­mo que les per­mi­ten es­tu­diar a tra­vés de fron­te­ras, así co­mo Eas­yJet, que les per­mi­te via­jar a ba­jo pre­cio.

Es­tas crí­ti­cas de Eu­ro­pa pro­ve­nien­tes de la iz­quier­da y la de­re­cha no son real­men­te ideo­ló­gi­cas en la for­ma en que lo fue­ron las ba­ta­llas del si­glo XX en­tre co­mu­nis­tas y fas­cis­tas. Más bien, los elec­to­res tie­nen la sen­sa­ción de que abs­trac­tas fuer­zas eco­nó­mi­cas es­tán de­ter­mi­nan­do sus des­ti­nos, que sus paí­ses han re­nun­cia­do a par­te de su so­be­ra­nía eco­nó­mi­ca an­te Eu­ro­pa; pe­ro que Eu­ro­pa, va­ga crea­ción, no ha asu­mi­do ese po­der y no pue­de ac­tuar con ba­se en él. Eu­ro­pa re­vo­lo­tea en al­go si­mi­lar a un purgatorio de so­be­ra­nía a me­dias. En es­ta con­fu­sión, pros­pe­ran los na­cio­na­lis­tas.

To­do es te­rri­ble­men­te con­fu­so: la idea de una Eu­ro­pa uni­da era pa­ra per­mi­tir que los ciu­da­da­nos pros­pe­ra­ran. Cuan­do la economía es­ta­ba en au­ge, los paí­ses que­rían in­mi­gra­ción. En los úl­ti­mos años, la cri­sis eco­nó­mi­ca no ha per­mi­ti­do que pros­pe­ren mu­chos ciu­da­da­nos en mu­chas par­tes de Eu­ro­pa. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que una Eu­ro­pa uni­da es la res­pon­sa­ble, o que lo son fac­to­res eco­nó­mi­cos de ti­po glo­bal? ¿O ya­ce la res­pon­sa­bi­li­dad en en­quis­ta­das reali­da­des eco­nó­mi­cas de ti­po lo­cal, co­mo los con­tra­tos la­bo­ra­les na­cio­na­les, que exis­ten pa­ra trabajadores ma­yo­res pe­ro son con fre­cuen­cia un sue­ño im­po­si­ble pa­ra los más jó­ve­nes? ¿Fue la pro­me­sa de cre­ci­mien­to de­ma­sia­do ilu­so­ria?

Es­ta se­ma­na re­leí uno de los tex­tos más pro­fé­ti­cos so­bre la Unión Eu­ro­pea: el en­sa­yo del his­to­ria­dor Tony Judt, "¿Una gran ilu­sión?". En es­te, él tra­za to­do lo que es­ta­mos pre­sen­cian­do ac­tual­men­te, des­de el len­to me­nos­ca­bo del es­ta­do asis­ten­cia­lis­ta has­ta el re­gre­so de na­cio­na­lis­mos y dar­se cuen­ta de que la idea "de que las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas y afi­ni­da­des si­guen na­tu­ral y ne­ce­sa­ria­men­te a las de ti­po eco­nó­mi­co" es una "fa­la­cia re­duc­ti­vis­ta".

"Jus­ta­men­te co­mo una ob­se­sión con el 'cre­ci­mien­to' ha de­ja­do un va­cío mo­ral en el co­ra­zón de al­gu­nas na­cio­nes mo­der­nas, lo mis­mo la cua­li­dad abs­trac­ta y ma­te­ria­lis­ta de la idea de Eu­ro­pa es­tá de­mos­tran­do que no es su­fi­cien­te pa­ra le­gi­ti­mar sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y con­ser­var la con­fian­za po­pu­lar", es­cri­bió Judt, quien mu­rió en 2010.

"Des­de 1989 se ha da­do un re­gre­so de la me­mo­ria y con eso, y be­ne­fi­cián­do­se de eso, un re­sur­gi­mien­to de las uni­da­des na­cio­na­les que en­mar­ca­ron y mol­dea­ron ese re­cuer­do y die­ron sig­ni­fi­ca­do al pa­sa­do co­lec­ti­vo", es­cri­bió.

Cuan­do es­tu­ve en una asig­na­ción en Ru­sia el año pa­sa­do, don­de el Go­bierno del pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin ha es­ta­do des­ta­can­do la glo­ria mi­li­tar del pa­sa­do del país en pro­gra­mas de te­le­vi­sión, fil­mes y ex­po­si­cio­nes de his­to­ria, un pro­duc­tor fíl­mi­co me dijo un lu­gar co­mún sar­dó­ni­co y do­lo­ro­sa­men­te pre­ci­so: que en Ru­sia, "el fu­tu­ro se ha vuel­to im­pre­de­ci­ble… y tam­bién el pa­sa­do".

Es­to pa­re­ce pre­ci­so pa­ra Ru­sia y pa­ra Eu­ro­pa Orien­tal, don­de par­ti­dos go­ber­nan­tes jue­gan la car­ta na­cio­na­lis­ta por­que es una de las po­cas car­tas que pue­den ju­gar; es­to por­que cier­ta­men­te no pue­den ju­gar la car­ta eco­nó­mi­ca, la car­ta del fu­tu­ro bri­llan­te. La vo­ta­ción en Gran Bre­ta­ña es­te jue­ves fue tam­bién una vo­ta­ción por la his­to­ria re­vi­sio­nis­ta, por una vi­sión de Gran Bre­ta­ña pa­ra los bri­tá­ni­cos –de In­gla­te­rra pa­ra los in­gle­ses, real­men­te– que no ha exis­ti­do en lar­go tiem­po.

¿Quién he­re­da In­gla­te­rra? Es una cues­tión que ha ob­se­sio­na­do a no­ve­lis­tas bri­tá­ni­cos por dé­ca­das. ¿Y quién he­re­da Eu­ro­pa? Ac­tual­men­te, en Eu­ro­pa, el pa­sa­do es igual­men­te im­pre­de­ci­ble, y la sen­da por de­lan­te pa­re­ce muy in­cier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.