De­sa­pa­re­ce mu­jer; se le re­la­cio­na con otros dos ca­sos si­mi­la­res

El Diario de El Paso - - Frontera - As­so­cia­ted Press hoe­nix, Ari­zo­na—

PDes­pués de ven­der su ca­sa en Ari­zo­na y de em­pa­car la ma­yo­ría de sus per­te­nen­cias, Nancy Rae Hartz se en­con­tra­ba pre­pa­ra­da pa­ra pa­sar sus años do­ra­dos via­jan­do.

Tras ha­ber­se di­vor­cia­do y en­viu­da­do pos­te­rior­men­te, re­cien­te­men­te ha­bía en­con­tra­do nue­va­men­te el amor a tra­vés de un si­tio en la web, la fe­liz pa­re­ja iba a de­di­car­se a via­jar en una ca­sa ro­dan­te.

Cuan­do sa­lió de King­man la ma­ña­na del 2 de ju­nio del 2015, Hartz pla­ti­có un mo­men­to a so­las con su hi­ja.

“Me di­jo: ‘No te preo­cu­pes, ne­na. Va­mos a es­tar en con­tac­to’”, re­cuer­da su hi­ja De­ni­se Baggs.

Baggs ha­bló por te­lé­fono con su ma­dre de 72 años de edad en una oca­sión tres días des­pués y des­de en­ton­ces no ha te­ni­do con­tac­to con ella.

Ac­tual­men­te, las au­to­ri­da­des es­tán tra­tan­do de des­ci­frar si Hartz fue víc­ti­ma de un de­pre­da­dor se­rial.

Su des­apa­ri­ción es si­mi­lar a la de otras dos mu­je­res, una en Ari­zo­na y otra en Ne­va­da.

Las tres mu­je­res vi­vían en un ra­dio de 100 mi­llas una de la otra y te­nían apro­xi­ma­da­men­te la mis­ma edad.

Ver­na Clay­ton, quien en es­te mo­men­to ten­dría 73 años de edad, fue vis­ta por úl­ti­ma vez en ju­nio del 2008 en la pe­que­ña po­bla­ción de Do­lan Springs, Ari­zo­na.

Ne­va Ja­ne Lind­ley, quien ten­dría ac­tual­men­te 77 años, fue vis­ta por úl­ti­ma vez en no­viem­bre del 2011 en Las Ve­gas.

Am­bas re­ti­ra­ron su di­ne­ro jus­to an­tes de des­apa­re­cer. Las dos ini­cia­ron una re­la­ción con un hom­bre al que co­no­cie­ron en lí­nea.

Con dis­tin­tas iden­ti­da­des

De­tec­ti­ves de la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do Moha­ve ase­gu­ran que Ro­bert Law­son Car­no­chan de 69 años de edad, es ese hom­bre.

Las au­to­ri­da­des que es­tán in­ves­ti­gan­do la des­apa­ri­ción de Hartz tu­vie­ron co­no­ci­mien­to de que el hom­bre con el que se fue en la ca­sa ro­dan­te usa­ba una iden­ti­dad robada.

En el mes de abril, cuan­do fi­nal­men­te lo lo­ca­li­za­ron, es­ta­ba vi­vien­do con otra mu­jer en Yuc­ca, si­tua­do apro­xi­ma­da­men­te a 20 mi­llas al sur de King­man.

Usa­ba va­rios alias y te­nía en su po­der ar­mas de fue­go.

Rod­ney Head, ayu­dan­te del she­riff del Con­da­do Moha­ve, re­ve­ló que las hue­llas dac­ti­la­res con­fir­ma­ron que ese hom­bre era Car­no­chan, un ciu­da­dano ca­na­dien­se que hu­yó a Estados Uni­dos ile­gal­men­te ha­ce más de 20 años.

Ac­tual­men­te, Car­no­chan se en­cuen­tra en una cár­cel de King­man acu­sa­do de ro­bo de iden­ti­dad, lo cual no es­tá re­la­cio­na­do con ese ca­so, fal­si­fi­ca­ción y vio­la­cio­nes que es­tán re­la­cio­na­das con las ar­mas. Les di­jo a los in­ves­ti­ga­do­res que Hartz es­ta­ba vi­va cuan­do la de­jó en un ne­go­cio de King­man, en el mes de mar­zo.

Head re­cha­zó pro­por­cio­nar la iden­ti­dad de la mu­jer que Car­no­chan di­jo que es­ta­ba vi­va, aun­que di­jo que no ha­bía su­fri­do nin­gún da­ño.

Un ca­teo rea­li­za­do en su ca­sa arro­jó evi­den­cia que lo con­vier­te en el prin­ci­pal sos­pe­cho­so en la des­apa­ri­ción de las tres mu­je­res: Hartz, Clay­ton y Lind­ley.

“Se­gui­re­mos bus­can­do más evi­den­cia y va­mos a se­guir ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra en­con­trar a esas mu­je­res y de­tec­tar cual­quier in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con Car­no­chan”, co­men­tó Head.

Ting Wei Chiang, el de­fen­sor público de Car­no­chan en los ca­sos pen­dien­tes, re­cha­zó co­men­tar so­bre el es­ta­tus que tie­ne co­mo el prin­ci­pal sos­pe­cho­so.

“No voy a ha­cer nin­gún co­men­ta­rio acer­ca de las mu­je­res des­apa­re­ci­das”, di­jo Chiang.

“Has­ta aho­ra, mi clien­te tie­ne tres ca­sos abier­tos en el Con­da­do Moha­ve”.

Fa­mi­lia­res tan­to de Clay­ton co­mo de Lind­ley se rehu­sa­ron a opi­nar so­bre esos ca­sos.

She­riff de Ari­zo­na ase­gu­ra que ca­na­dien­se in­do­cu­men­ta­do en EU es el hom­bre que co­no­cie­ron las tres y por el que de­ci­die­ron re­ti­rar su di­ne­ro del ban­co e ir­se a vi­vir con él

‘Sé que mi ma­dre no es­tá vi­va’

Baggs co­men­tó que su ma­dre, cu­yo se­gun­do es­po­so mu­rió en el 2001, ha­ce unos años de­ci­dió te­ner nue­va­men­te una re­la­ción amo­ro­sa.

En ju­nio del 2014, Hartz les pre­sen­tó a sus hi­jas a Car­no­chan.

Baggs co­men­tó que de in­me­dia­to sin­tió un re­cha­zo ha­cia él.

En mar­zo del 2015, Hartz pu­so a la ven­ta su ca­sa y ce­rró su cuen­ta ban­ca­ria. Hi­zo pla­nes pa­ra ir­se con Car­no­cha, quien “desea­ba vi­vir en al­gún lu­gar”, re­la­tó Baggs.

“To­dos sus hi­jos le di­ji­mos ‘Ma­má, no te va­yas’”, di­jo Baggs. Sin em­bar­go, la res­pues­ta de su ma­dre fue que “es­ta­ba enamo­ra­da de él y que se iba a ir”.

Baggs re­por­tó des­apa­re­ci­da a su ma­má en ju­lio del 2015. Co­men­tó que ella, sus amis­ta­des y fa­mi­lia­res se en­con­tra­ban alar­ma­dos cuan­do re­ci­bie­ron co­rreos elec­tró­ni­cos que no pa­re­cían que fue­ran de Hartz.

Tam­bién re­ci­bie­ron lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, pe­ro la voz no se pa­re­cía en na­da a la de Hartz, re­la­tó Baggs.

Ofi­cia­les em­pe­za­ron a in­da­gar des­pués que una mu­jer que ase­gu­ró ser Hartz no se pre­sen­tó a una ci­ta con los in­ves­ti­ga­do­res.

El de­tec­ti­ve Scot Durst co­men­tó a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co que las lla­ma­das que hi­cie­ron al te­lé­fono de Hartz nun­ca fue­ron con­tes­ta­das.

Ellos con­ti­núan in­ves­ti­gan­do la des­apa­ri­ción de las mu­je­res y han emi­ti­do ór­de­nes de arres­to y ci­ta­to­rios a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y re­des so­cia­les.

Mien­tras tan­to, Baggs asis­te a to­das las com­pa­re­cen­cias que ha te­ni­do Car­no­chan en la Cor­te.

“Quie­ro que me di­ga en dón­de de­jó a mi ma­dre, yo sé que no es­tá vi­va”, di­jo Baggs.

ver­NA clAy­toN, quien en es­te mo­men­to ten­dría 73 años de edad, fue vis­ta por úl­ti­ma vez en ju­nio del 2008 en la pe­que­ña po­bla­ción de Do­lan Springs, Ari­zo­na.

Ne­vA JA­Ne Lind­ley, quien ten­dría ac­tual­men­te 77 años, fue vis­ta por úl­ti­ma vez en no­viem­bre del 2011 en Las Ve­gas.

cA­teo eN la ca­sa de Ro­bert Law­son Car­no­chan, 69 años, lo con­vier­te en el prin­ci­pal se­ña­la­do de acuer­do a la Po­li­cía

A NANcy Rae Hartz su hi­ja le per­dió la pis­ta des­de la pri­me­ra se­ma­na de es­te mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.