Preo­cu­pan a dia­bé­ti­cos res­tric­cio­nes de ase­gu­ra­do­ras a bom­bas de in­su­li­na

El Diario de El Paso - - Especial - As­so­cia­ted Press ous­ton–

HS­tep­ha­nie Ro­den­berg Le­wis no es­ta­ba con­ten­ta con su bom­ba de in­su­li­na y fi­nal­men­te la cam­bió ha­ce dos años por otra mar­ca.

Ac­tual­men­te, su com­pa­ñía de se­gu­ros la es­tá pre­sio­nan­do pa­ra que vuel­va a usar la an­te­rior.

Uni­te­dHealth Group Inc., reali­zó un tra­to con Med­tro­nic, el fa­bri­can­te de ese apa­ra­to, lo cual re­du­ci­rá las op­cio­nes que tie­nen los dia­bé­ti­cos pa­ra usar las bom­bas por­tá­ti­les que cues­tan mi­les de dó­la­res.

Es­ta me­di­da ha mo­les­ta­do a Ro­den­berg Le­wis y a otras per­so­nas que se­rán li­mi­ta­das a tres op­cio­nes de bom­bas, en lu­gar de nue­ve.

Las ase­gu­ra­do­ras, los em­plea­do­res im­por­tan­tes y los que pa­gan el ser­vi­cio mé­di­co han es­ta­do tra­tan­do du­ran­te años de fre­nar los cos­tos y me­jo­rar la aten­ción en­vian­do a los clien­tes a cier­tos mé­di­cos y hos­pi­ta­les.

Han res­trin­gi­do las op­cio­nes pa­ra cier­tas pres­crip­cio­nes y han rea­li­za­do tra­tos pa­ra con­se­guir objetos más ba­ra­tos co­mo las ti­ras de prue­ba pa­ra la dia­be­tes o ar­tícu­los que los pa­cien­tes no es­co­gen, co­mo las en­do­pró­te­sis vas­cu­la­res.

Li­mi­tar la op­ción que usual­men­te tie­ne un pa­cien­te pa­ra se­lec­cio­nar un apa­ra­to mé­di­co es un te­rri­to­rio inex­plo­ra­do.

Los ri­va­les de Uni­te­dHealth, co­mo Aet­na y Ant­hem, ase­gu­ra­do­ra de Blue Cross-Blue, ase­gu­ran que no han he­cho eso.

Sin em­bar­go, los ex­per­tos di­cen que eso po­dría con­ver­tir­se en al­go co­mún.

“Es in­jus­to”, co­men­tó Ro­den­berg Le­wis de 41 años, quien es maes­tra de una es­cue­la pri­ma­ria en Te­xas y que tam­bién tie­ne un hi­jo ado­les­cen­te con dia­be­tes Ti­po 1.

“Yo ten­go es­ta en­fer­me­dad que no pe­dí y no pro­vo­qué ¿y aho­ra us­te­des me es­tán di­cien­do que van a to­mar de­ci­sio­nes por mí acer­ca del apa­ra­to que me man­tie­ne vi­va?”, pre­gun­ta.

Las bom­bas de in­su­li­na son apa­ra­tos del ta­ma­ño de un bí­per que es usa­do prin­ci­pal­men­te por per­so­nas que pa­de­cen dia­be­tes Ti­po 1, el ti­po que usual­men­te es de­tec­ta­do en la ni­ñez.

Esos pa­cien­tes no pue­den fa­bri­car su pro­pia in­su­li­na, la hor­mo­na que con­vier­te la co­mi­da en ener­gía.

Las bom­bas ex­ter­nas es­tán ela­bo­ra­das pa­ra dis­tri­buir do­sis con­ti­nuas a tra­vés de un tu­bo co­nec­ta­do a la piel o do­sis ex­tras en ca­da co­mi­da.

A par­tir del 1 de ju­lio, los clien­tes de mu­chos pla­nes de Uni­te­dHealth só­lo po­drán es­co­ger en­tre dos bom­bas Med­tro­nic, o ten­drán una op­ción en In­su­let Corp.

Si los pa­cien­tes desean otra mar­ca, ten­drán que pa­gar par­te o to­do el cos­to. La ase­gu­ra­do­ra di­ce que ha­rá ex­cep­cio­nes pa­ra pa­cien­tes que tie­nen una ne­ce­si­dad mé­di­ca pa­ra que ten­gan otra op­ción.

Esos sis­te­mas pue­den cos­tar 5 mil dó­la­res o más, ade­más de los im­ple­men­tos.

La com­pa­ñía de se­gu­ros más gran­de del país se­ña­ló que desea que los pa­cien­tes usen apa­ra­tos de ca­li­dad que tie­nen pre­cios com­pe­ti­ti­vos.

Los pa­cien­tes van a ob­ser­var que las ase­gu­ra­do­ras van a ha­cer más tra­tos co­mo és­te en el fu­tu­ro, co­men­tó Lin­da Blum­berg, una eco­no­mis­ta de sa­lud que la­bo­ra pa­ra el Ins­ti­tu­to Ur­bano, una or­ga­ni­za­ción no lu­cra­ti­va.

Ella con­si­de­ra que es­to po­dría pre­sio­nar a otras em­pre­sas pa­ra que re­duz­can sus cos­tos y me­jo­ren sus pro­pios tra­tos.

Aun­que los re­gu­la­do­res de­ben ase­gu­rar­se que no es di­fí­cil te­ner otras op­cio­nes, si tie­nen al­gu­na ne­ce­si­dad mé­di­ca, agre­gó.

“No po­de­mos ig­no­rar los al­tos cos­tos de la aten­ción mé­di­ca”, di­jo Blum­berg.

“Te­ne­mos que pen­sar en ma­ne­ras en las que po­da­mos ba­jar los cos­tos sin afec­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­li­dad”.

Los ac­ti­vis­tas que es­tán a fa­vor de los pa­cien­tes, di­je­ron que to­das las bom­bas que exis­ten en el mer­ca­do dis­tri­bu­yen ade­cua­da­men­te la in­su­li­na.

Sin em­bar­go, es­tán preo­cu­pa­dos de que es­tos acuer­dos for­za­rán a los pa­cien­tes a vi­vir con una bom­ba que tal vez no sea ade­cua­da pa­ra ellos y afec­te la com­pe­ten­cia al sa­car del mer­ca­do a los fa­bri­can­tes más pe­que­ños.

Las bom­bas pue­den re­gu­lar me­jor los ni­ve­les de azú­car en la san­gre que un pa­cien­te que se in­yec­ta in­su­li­na va­rias ve­ces al día.

Tam­bién vie­nen con un mo­ni­tor por se­pa­ra­do que con­ti­nua­men­te revisa los ni­ve­les de azú­car en la san­gre, aun­que los pa­cien­tes van a te­ner que se­guir che­cán­do­se pe­rió­di­ca­men­te ellos mis­mos.

Uni­te­dHealth es­co­gió a Med­tro­nic de­bi­do a que una op­ción que es­tá dis­po­ni­ble de­tie­ne el flu­jo de in­su­li­na si los ni­ve­les de azú­car en la san­gre ba­jan pe­li­gro­sa­men­te, co­men­tó el Dr. Ri­chard Mi­glio­ri, mé­di­co en je­fe de la ase­gu­ra­do­ra.

Re­cha­zó de­cir si la ase­gu­ra­do­ra ob­ten­drá un des­cuen­to, aun­que di­jo que el cos­to era un fac­tor que in­ci­de en es­to.

“En to­do mo­men­to siem­pre es­ta­mos tra­tan­do que nues­tro pro­duc­to sea ase­qui­ble”, di­jo.

Ro­den­berg Le­wis ha­bía usa­do la bom­ba Med­tro­nic des­de ha­ce 15 años an­tes de cam­biar a una que fue ela­bo­ra­da por Ani­mas Corp.

Ella no cree que el mo­ni­tor Med­tro­nic fue lo su­fi­cien­te­men­te exac­to, tam­bién di­jo que los su­mi­nis­tros de la bom­ba, que no es­tán to­tal­men­te cu­bier­tos por la ase­gu­ra­do­ra, eran más ca­ros.

La bom­ba tam­po­co era a prue­ba de agua, una ca­rac­te­rís­ti­ca cla­ve pa­ra al­guien que fre­cuen­ta las pis­ci­nas y par­ques acuá­ti­cos du­ran­te el abra­sa­dor ca­lor de los ve­ra­nos de Te­xas.

“Cuan­do cam­bié, ju­ré que nun­ca vol­ve­ría a usar­la, así que ésa es una de las ra­zo­nes por las que es­toy in­dig­na­da”, co­men­tó Ro­den­berg Le­wis, quien fir­mó una petición pa­ra pro­tes­tar por el cam­bio.

Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes y la Fun­da­ción de In­ves­ti­ga­ción de Dia­be­tes Ju­ve­nil, o JDRF por sus si­glas en in­glés, tam­bién han ad­ver­ti­do que esa op­ción de­be­ría ser pre­ser­va­da.

Los pa­cien­tes desa­rro­llan un ni­vel de confianza con sus bom­bas, que tie­nen di­fe­ren­tes com­po­nen­tes, co­men­tó Aa­ron Ko­wals­ki, vi­ce­pre­si­den­te de In­ves­ti­ga­ción de JDRF y dia­bé­ti­co ti­po 1.

“Cuan­do la gen­te lo­gra adap­tar­se a ella, es muy di­fí­cil de­cir, “De­jen to­do eso, van a te­ner que vol­ver a apren­der to­do de nue­vo”, di­jo.

Mi­glio­ri de Uni­te­dHealth, co­men­tó que el cam­bio no afec­ta­rá a to­dos de in­me­dia­to. No apli­ca a clien­tes de Me­di­ca­re Ad­van­ta­ge o los que tie­nen 18 años o me­nos.

Ro­den­berg Le­wis ten­dría la op­ción de se­guir con su bom­ba cuan­do ex­pi­re la ga­ran­tía. Aun­que tam­bién es­tá preo­cu­pa­da por su hi­jo Pe­ter.

Él se ha es­ta­do in­yec­tan­do in­su­li­na des­de que fue diag­nos­ti­ca­do con dia­be­tes Ti­po 1 ha­ce un año, aun­que tam­bién es­tá pla­nean­do usar­la.

Ro­den­berg Le­wis no quie­re que las op­cio­nes que tie­ne su hi­jo sean res­trin­gi­das cuan­do se con­vier­ta en adul­to.

“Mi hi­jo tie­ne 16 años y tie­ne to­da la vi­da por de­lan­te”, di­jo.

Agre­gó que él y su mé­di­co de­be­rán de­ci­dir lo que es me­jor. “Eso no de­be­ría ser de­ci­di­do por una com­pa­ñía de se­gu­ros”, fi­na­li­zó.

los dis­po­si­ti­vos re­gu­lan los ni­ve­les de azú­car en la san­gre

step­ha­nie ro­den­berg Le­wis y su hi­jo aso­les­cen­te de 16 años pa­de­cen dia­be­tes, por lo que de­ben uti­li­zar los apa­ra­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.