Ma­dre que ase­si­nó a sus 2 hi­jas te­nía ‘an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des men­ta­les’

El Diario de El Paso - - Texas - Ous­ton–

HLa mu­jer te­xa­na que el vier­nes ase­si­nó a sus dos hi­jas an­tes de que la Po­li­cía le dis­pa­ra­ra y la ma­ta­ra, pre­sun­ta­men­te te­nía an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des men­ta­les, se­ña­la­ron las au­to­ri­da­des. Y en va­rias oca­sio­nes ha­bía ma­ni­fes­ta­do en las re­des so­cia­les su apo­yo a las ar­mas de fue­go.

Agen­tes ads­cri­tos a la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do Ford Bend ya ha­bían es­ta­do en el do­mi­ci­lio de Ch­risty Sheats “por al­ter­ca­dos pre­vios” re­la­cio­na­dos con las “cri­sis men­ta­les” de Sheats, di­jo a Peo­ple la vo­ce­ra de la cor­po­ra­ción Cai­ti­lin Es­pi­no­sa.

Es­pi­no­sa rehu­só dar más por­me­no­res en torno a di­chos in­ci­den­tes.

El vier­nes por la tar­de las au­to­ri­da­des acu­die­ron al trá­gi­co lu­gar de los he­chos lo­ca­li­za­do en el ex­te­rior de la ca­sa de Sheats, ex­pli­ca Es­pi­no­sa. Los cuer­pos de las dos hi­jas de Sheats, Ma­di­son de 17 años, y Tay­lor, de 22, se en­con­tra­ban en la ca­lle des­pués de ha­ber pre­sun­ta­men­te hui­do de su ma­dre cuan­do és­ta em­pe­zó a dis­pa­rar su pis­to­la en el in­te­rior de la vi­vien­da.

Tay­lor ya ha­bía si­do he­ri­da por una ba­la en el do­mi­ci­lio y fue al­can­za­da dos ve­ces más en el ex­te­rior, di­ce Es­pi­no­sa. Ma­di­son re­ci­bió un dis­pa­ro es­tan­do afue­ra.

Un agen­te de la Po­li­cía de la ciu­dad del Fuls­hear dis­pa­ró a muer­te a Ch­risty “an­tes de que ella lo­gra­ra vol­ver­le a dis­pa­rar a Ma­di­son”, agre­ga Es­pi­no­sa. Am­bas hi­jas mu­rie­ron a raíz de sus he­ri­das.

Ayer un re­pre­sen­tan­te de la po­li­cía de Fuls­hear di­jo a Peo­ple no con­tar con in­for­ma­ción so­bre la ma­ne­ra en que la cor­po­ra­ción abor­da­rá la si­tua­ción del agen­te in­vo­lu­cra­do en el ti­ro­teo, ex­pli­can­do que tal in­for­ma­ción no se da­rá a co­no­cer.

Si bien Es­pi­no­sa ase­gu­ra que el mó­vil de los dis­pa­ros se man­tie­ne “des­co­no­ci­do” y su in­ves­ti­ga­ción en cur­so, el al­gua­cil Troy Nehls di­jo tra­tar­se de “una dis­cu­sión fa­mi­liar que se trans­for­mó en ba­la­ce­ra”, de acuer­do con el Houston Ch­ro­ni­cle.

“To­da­vía es­ta­mos tra­tan­do de unir las pie­zas”, di­jo Nehls.

Un ve­cino di­jo a ABC13 que Ch­risty y su es­po­so se ha­bían re­con­ci­lia­do re­cien­te­men­te des­pués de es­tar se­pa­ra­dos y que el vier­nes fue el cum­plea­ños de él.

El ma­ri­do de Ch­risty, el pa­dre de las jó­ve­nes, se ha­lla­ba en ca­sa cuan­do em­pe­zó el ti­ro­teo pe­ro re­sul­tó ile­so, se­gún el Ch­ro­ni­cle. El hom­bre fue tras­la­da­do a un hos­pi­tal lo­cal y “es­tá pa­san­do por un mo­men­to muy di­fí­cil”, se­ña­ló Nehls.

Ch­risty era usua­ria ac­ti­va de Fa­ce­book, co­men­tan­do va­rias ve­ces en me­ses re­cien­tes su en­tu­sias­mo por las ar­mas de fue­go —y su dis­gus­to por el con­trol de ar­mas

“Sería ho­rri­ble­men­te trá­gi­co si se me fue­ra a arre­ba­tar mi ca­pa­ci­dad pa­ra pro­te­ger­me o pro­te­ger a mi fa­mi­lia, pe­ro eso es exac­ta­men­te lo que los de­mó­cra­tas es­tán de­ci­di­dos a ha­cer prohi­bien­do las pis­to­las se­mi­au­to­má­ti­cas”, es­cri­bió en mar­zo, acom­pa­ñan­do un vi­deo con­tra el con­trol de ar­mas.

Y en enero subió un me­me en el cual apa­re­cía una pis­to­la que se bur­la­ba so­bre la pos­tu­ra del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma acer­ca del con­trol de ar­mas. Le pu­so el tex­to “¡Así es” #me­ri­ca”.

Se di­ce que tan­to Ma­di­son co­mo Tay­lor tra­ba­ja­ban cui­dan­do ni­ños. De acuer­do con ABC13, Ma­di­son era una pro­me­te­do­ra alum­na de ter­cer año de pre­pa­ra­to­ria, mien­tras que Tay­lor asis­tía a la uni­ver­si­dad Lo­ne Star Co­lle­ge, se­gún el New Yoork Daily News.

La co­mu­ni­dad es­tá im­pac­ta­da por la ba­la­ce­ra y lo que de­be sig­ni­fi­car pa­ra la fa­mi­lia Sheats.

“El es­po­so ama­ba a sus hi­jas”, di­jo a ABC13 un ami­go de la fa­mi­lia. Es­to lo des­tro­zó. Sé que pa­ra la fa­mi­lia es al­go di­fí­cil”.

Un ve­cino de­cla­ró a ABC13, “to­do lo que pue­do de­cir es que son bue­nas per­so­nas. No tie­nen na­da de ma­lo”.

Y una de las ami­gas cer­ca­nas de Ma­di­son di­jo a la te­le­vi­so­ra que ella “era pu­ra ale­gría pa­ra quien la co­no­cie­ra. Era agra­da­ble con to­dos y no da­ña­ría ni a una mos­ca”.

En sep­tiem­bre, Ch­risty Sheats subió un men­sa­je a Fa­ce­book pa­ra ce­le­brar 'el Día de la Hi­ja'.

ch­risty sheats

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.