¿Es­tá la cla­se me­dia as­cen­dien­do?

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton– Re­sul­ta que la cla­se me­dia no es­tá es­tan­ca­da, des­pués de to­do.

Ya sa­ben cuál es la creen­cia po­pu­lar. El 1 por cien­to más ri­co de los nor­te­ame­ri­ca­nos se lle­vó to­dos los aumentos de los in­gre­sos en dé­ca­das re­cien­tes. To­do el res­to só­lo se man­tie­ne a flo­te. Esa idea se ha re­pe­ti­do tan a me­nu­do que ha ad­qui­ri­do un au­ra de ver­dad. La reali­dad es di­fe­ren­te: El es­tán­dar de vi­da pa­ra la ma­yo­ría de los gru­pos de di­ver­sos in­gre­sos me­jo­ró, es­pe­cial­men­te el de la cla­se me­dia al­ta, la cual más que du­pli­có su ta­ma­ño.

Es­ta in­for­ma­ción es­tá pro­vis­ta en un nue­vo es­tu­dio del eco­no­mis­ta Step­hen Ro­se, del Ur­ban Ins­ti­tu­te, un centro de in­ves­ti­ga­cio­nes. Ro­se sub­di­vi­dió la po­bla­ción en cin­co cla­ses eco­nó­mi­cas. Los po­bres y los ca­si po­bres tu­vie­ron in­gre­sos anua­les en­tre 0 dó­la­res y 29 mil 990 dó­la­res; la cla­se me­dia ba­ja, en­tre 30 mil y 49 mil dó­la­res; la cla­se me­dia, en­tre 50 mil y 99 mil 999 dó­la­res; la cla­se me­dia al­ta, en­tre 100 mil y 349 mil 999 dó­la­res; y los ri­cos, 350 mil dó­la­res y más. Des­pués es­tu­dió có­mo le fue a ca­da gru­po en­tre 1979 y 2014.

He aquí lo que ha­lló. Hu­bo un pa­sa­je am­plio y gra­dual de nor­te­ame­ri­ca­nos de las ca­te­go­rías más po­bres a las más ri­cas. Los avan­ces en la pro­duc­ti­vi­dad se tra­du­je­ron en es­tán­da­res de vi­da más al­tos, en ma­yor me­di­da de lo que en ge­ne­ral se cree.

El cam­bio más es­pec­ta­cu­lar se re­fi­rió a la ex­plo­sión de la cla­se me­dia al­ta (in­gre­sos en­tre 100 mil y 349 mil 999 dó­la­res). Cre­ció de un 12.9 por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos, en 1979, a un 29.4 por cien­to en 2014 —de una de ca­da ocho fa­mi­lias nor­te­ame­ri­ca­nas, a más de una de ca­da cua­tro. Los ri­cos (con in­gre­sos de 350 mil y más dó­la­res) pa­sa­ron de cons­ti­tuir un 0.1 por cien­to de las fa­mi­lias a un 1.8 por cien­to en 2014. Si se com­bi­nan am­bos gru­pos, ca­si un ter­cio de los nor­te­ame­ri­ca­nos tie­ne in­gre­sos que ex­ce­den 100 mil dó­la­res. (No­ta: To­dos esos lí­mi­tes se apli­can a fa­mi­lias de tres per­so­nas; los ni­ve­les de in­gre­sos se ajus­tan de acuer­do a la di­fe­ren­cia de ta­ma­ño de las fa­mi­lias).

Mien­tras tan­to, los seg­men­tos más po­bres de la po­bla­ción de­cli­na­ron. Los po­bres y ca­si po­bres (me­nos de 29 mil 999 dó­la­res de in­gre­sos) ca­ye­ron del 24.3 por cien­to de la po­bla­ción, en 1979, a un 19.8 por cien­to, en 2014. La cla­se me­dia ba­ja (30 mil a 49 mil 999 dó­la­res) ca­yó de un 23.9 por cien­to a un 17.1 por cien­to, y la cla­se me­dia (50 mil a 99 mil 999 dó­la­res) ca­yó de un 38.8 por cien­to, a un 32 por cien­to.

En con­jun­to, es una no­ti­cia im­por­tan­te. “El cre­ci­mien­to de la cla­se ri­ca y la cla­se me­dia al­ta y la pro­por­ción en des­cen­so de la po­bla­ción en las cla­ses me­dia y ba­ja in­di­can un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ra­li­za­do en­tre 1979 y 2014”, es­cri­be Ro­se.

Aún así, la no­ti­cia se ig­no­ra a fa­vor de la no­ción de que só­lo el 1 por cien­to del to­pe es­tá pro­gre­san­do. La ver­dad más tur­bia es que el 1 por cien­to más al­to se es­tá en­ri­que­cien­do con ma­yor ra­pi­dez que to­do el res­to. Ésa es la con­clu­sión de Ro­se (“el cre­ci­mien­to no se dis­tri­bu­yó en for­ma igual”), y es re­for­za­da por un es­tu­dio del eco­no­mis­ta John Kom­los, de la Uni­ver­si­dad de Mu­nich. Kom­los cal­cu­la que los in­gre­sos del 1 por cien­to más ri­co cre­cie­ron al­re­de­dor de un 3.9 por cien­to anual­men­te com­pa­ra­dos con un 1 por cien­to o me­nos pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción.

No es­tá cla­ro qué es lo que hi­zo que los in­gre­sos más al­tos se dis­pa­ra­ran. Pe­ro sí sa­be­mos que en las fi­las del 1 por cien­to del to­pe hay ge­ren­tes ejecutivos y cor­po­ra­ti­vos que re­ci­ben al­ta re­mu­ne­ra­ción; ban­que­ros de in­ver­sio­nes, ase­so­res y ope­ra­do­res de fon­dos de in­ver­sión —es de­cir, “Wall Street”; pro­pie­ta­rios de ne­go­cios de éxi­to; es­tre­llas de los de­por­tes y ce­le­bri­da­des me­diá­ti­cas; mé­di­cos y abo­ga­dos bien re­mu­ne­ra­dos.

Sa­be­mos que el cre­ci­mien­to de la de­sigual­dad fue drás­ti­co. Kom­los pien­sa que los in­gre­sos del 1 por cien­to más al­to re­pre­sen­tan 51 ve­ces los in­gre­sos del quin­to más po­bre de los nor­te­ame­ri­ca­nos, mien­tras que en 1979 re­pre­sen­ta­ban 21 ve­ces. ¡Uy! Pe­ro también sa­be­mos que la eco­no­mía aun ge­ne­ra es­tán­da­res de vi­da más al­tos pa­ra la ma­yo­ría de las fa­mi­lias, aun­que el pro­ce­so es len­to y a me­nu­do no se lo apre­cia.

La gen­te pro­gre­sa, pe­ro no sien­te que pro­gre­sa. La ex­pli­ca­ción es sim­ple. Los avan­ces im­por­tan­tes que ci­ta Ro­se ocu­rrie­ron en un pe­río­do de 35 años. Aun­que son con­si­de­ra­bles aho­ra, los aumentos en cual­quier año de­ter­mi­na­do pue­den ha­ber si­do tan pe­que­ños que la gen­te no re­gis­tra un “cam­bio po­si­ti­vo en el es­tán­dar de vi­da”, co­mo lo ex­pre­sa Kom­los.

Lo que ade­más con­fun­de la si­tua­ción es la dis­tin­ción en­tre in­gre­sos ab­so­lu­tos y re­la­ti­vos. El in­gre­so ab­so­lu­to se re­fie­re al di­ne­ro pa­ra gas­tos de una fa­mi­lia; el in­gre­so re­la­ti­vo com­pa­ra los in­gre­sos de una fa­mi­lia con al­gún pa­trón de re­fe­ren­cia —por ejem­plo, el in­gre­so fa­mi­liar me­dio. Ro­se se con­cen­tró en in­gre­sos ab­so­lu­tos. Al­gu­nos eco­no­mis­tas pre­fie­ren los in­gre­sos re­la­ti­vos, que a me­nu­do mues­tran el hun­di­mien­to de la cla­se me­dia (por­que al­gu­nos in­gre­sos no si­guen el rit­mo del pa­trón), in­clu­so cuan­do el po­der ad­qui­si­ti­vo au­men­ta. Por ejem­plo, un re­cien­te es­tu­dio Pew —usan­do ese en­fo­que— ha­lló que la por­ción de las fa­mi­lias de cla­se me­dia de­cli­nó de un 59 por cien­to en 1981 a un 50 por cien­to en 2014.

En cam­bio, se­gún las ci­fras de Ro­se, que se ba­san en el po­der ad­qui­si­ti­vo, la cla­se me­dia de­fi­ni­da am­plia­men­te (ba­ja, me­dia y al­ta) au­men­tó apro­xi­ma­da­men­te en el mis­mo pe­río­do, y la ma­yor par­te del cre­ci­mien­to ocu­rrió en el ex­tre­mo su­pe­rior. Va­mos a oír ha­blar mu­cho so­bre la de­sigual­dad en es­ta cam­pa­ña presidencial. De­be­mos des­po­jar to­da la re­tó­ri­ca po­si­ble. Nues­tro ob­je­ti­vo cen­tral es más im­por­tan­te que traer al to­pe ha­cia aba­jo. Es también más di­fí­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.