El ame­na­zan­te as­cen­so de los 100 por cien­to

El Diario de El Paso - - Portada - • Ru­bén Na­va­rret­te Jr.

La ver­da­de­ra ame­na­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos son los 100 por cien­to.

Des­ca­rri­lan to­do de­ba­te pú­bli­co y lo man­dan ro­dan­do a una zan­ja. Son el mo­ti­vo por el que nun­ca avan­za­mos ni un cen­tí­me­tro en los asun­tos di­fí­ci­les, que re­quie­ren que nues­tros le­gis­la­do­res de­mues­tren va­lor e in­te­gri­dad. Es­tos ex­tre­mis­tas y ab­so­lu­tis­tas no ce­den, no ne­go­cian ni se ri­gen por el sen­ti­do co­mún.

Es­tos in­di­vi­duos de to­do-o-na­da se en­cuen­tran en am­bos par­ti­dos. No to­man pri­sio­ne­ros y es­tán lis­tos pa­ra mo­rir en ca­da co­li­na. No les in­tere­sa lo­grar acuer­dos ni en­con­trar so­lu­cio­nes y no les sa­tis­fa­ce la mi­tad de un pan. En reali­dad, no les im­por­ta so­lu­cio­nar pro­ble­mas y evi­tar con­flic­tos. Después de to­do, lo que los man­tie­ne en el ne­go­cio –y les ayu­da a re­cau­dar fon­dos– son los pro­ble­mas y con­flic­tos.

Y aun­que los li­be­ra­les y con­ser­va­do­res nun­ca lo ad­mi­tan, no hay di­fe­ren­cia en­tre los de la lí­nea du­ra de la de­re­cha y de la iz­quier­da. Los que ven ese fe­nó­meno con tan­ta cla­ri­dad en el ban­do opues­to, ge­ne­ral­men­te son cie­gos pa­ra ver­lo en el pro­pio.

Ex­pe­ri­men­té ese ve­neno el año pa­sa­do, cor­te­sía del de­ba­te del abor­to. Aun­que yo es­toy a fa­vor de la elec­ción de la mu­jer, ex­pre­sé in­dig­na­ción y dis­gus­to por los vi­deos que apa­re­cie­ron mos­tran­do a in­di­vi­duos afi­lia­dos a Plan­ned Pa­rent­hood, que ha­bla­ban dis­pli­cen­te­men­te so­bre ven­der los ór­ga­nos de fe­tos abor­ta­dos.

La or­ga­ni­za­ción con­tra­tó a una cos­to­sa fir­ma de re­la­cio­nes pú­bli­cas de Washington pa­ra ma­ni­pu­lar to­do el con­fu­so asun­to y con­ven­cer a los es­ta­dou­ni­den­ses de que no ha­bía na­da que ver de­trás de la cor­ti­na y que los vi­deos ha­bían si­do “su­ma­men­te edi­ta­dos”.

Sin em­bar­go, los vi­deos me pa­re­cie­ron au­tén­ti­cos –y per­tur­ba­do­res. Por de­cir eso, fui ata­ca­do por de­fen­so­res de Plan­ned Pa­rent­hood, y me di­je­ron que, pa­ra em­pe­zar, yo nun­ca ha­bía es­ta­do real­men­te a fa­vor de la elec­ción de la mu­jer.

Bueno, ¿qué me cuen­tan? Só­lo mues­tra que al­gu­nas ve­ces ni si­quie­ra co­no­ce­mos nuestras pro­pias men­tes.

Aho­ra, tras la ma­sa­cre de Or­lan­do en la que Omar Ma­teen, de 29 años, ma­tó a 49 per­so­nas e hi­rió a otras 53 con un ri­fle es­ti­lo mi­li­tar en un club noc­turno gay, el te­ma ha vi­ra­do a las ar­mas de fue­go.

Por su­pues­to, la cues­tión real es al­go que el par­ti­do De­mó­cra­ta y sus re­em­pla­zan­tes de los me­dios li­be­ra­les tie­nen de­ma­sia­do mie­do de en­fren­tar –el he­cho de que el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co ra­di­cal ha lle­ga­do a ca­sa.

Por ese mo­ti­vo, cam­bia­ron el te­ma a las ar­mas de fue­go. Eso no está bien. Pe­ro co­mo aho­ra ése es el de­ba­te, am­bos ban­dos de­ben na­ve­gar­lo con cui­da­do.

Los con­ser­va­do­res que aman las ar­mas de fue­go no son cui­da­do­sos. Los 100 por cien­to han vuel­to. Pe­ro es­ta vez, es­tán en la de­re­cha.

Se pue­de apo­yar la Se­gun­da En­mien­da y creer, co­mo yo creo, que los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen de­re­cho a por­tar ar­mas. Y uno has­ta es­ta­ría dis­pues­to a pa­sar por al­to, co­mo yo lo es­toy, el he­cho de que la en­mien­da fue re­dac­ta­da a fi­nes de 1700 pa­ra pro­por­cio­nar una “mi­li­cia bien-re­gu­la­da” –que ya no se ne­ce­si­ta.

Pe­ro, ¿qué si uno su­gie­re que, mien­tras los fun­da­do­res ha­bla­ban del de­re­cho de los mi­li­cia­nos a sus pro­pios mos­que­tes, aho­ra debemos en­fren­tar ar­mas se­mi­au­to­má­ti­cas de gue­rra, que pue­den he­rir o ma­tar a do­ce­nas de per­so­nas en unos po­cos mi­nu­tos?

¿Qué si uno pien­sa que ese ti­po de ar­mas de­ben prohi­bir­se y la gen­te que las ven­de de­be ir a la cár­cel o ser res­pon­sa­ble de da­ños y per­jui­cios, cuan­do los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas pre­sen­ten de­man­das ci­vi­les? ¿Qué si uno di­ce que no tie­ne pro­ble­mas con la idea de que se li­mi­te el nú­me­ro de ar­mas de fue­go de al­ta ca­pa­ci­dad que ca­da in­di­vi­duo pue­da po­seer?

¿Qué si uno se sien­te in­có­mo­do con el he­cho de que la Na­tio­nal Ri­fle Association tie­ne tan­to des­pre­cio por las fuer­zas de se­gu­ri­dad –has­ta el pun­to de que años después de opo­ner­se a la prohi­bi­ción de ba­las “pa­ra ma­tar po­li­cías”, que atra­vie­san cha­le­cos an­ti­ba­las– que ha­ce ca­so omi­so de la preo­cu­pa­ción de los je­fes de po­li­cía, a quie­nes les in­quie­ta que los mal­he­cho­res ten­gan de­ma­sia­da fa­ci­li­dad pa­ra ob­te­ner ar­ti­lle­ría pe­sa­da? ¿Y qué si uno está cons­ter­na­do por la for­ma en que la NRA tra­ta a los re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so, co­mo tí­te­res, has­ta el pun­to de que los de­mó­cra­tas re­cien­te­men­te tu­vie­ran que or­ga­ni­zar una pro­tes­ta en la Cá­ma­ra, pa­ra pre­sio­nar a los le­gis­la­do­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano a fin de que sos­ten­gan una vo­ta­ción de una pro­pues­ta de ley pa­ra im­pe­dir que las ar­mas de fue­go lle­guen a ma­nos de po­si­bles te­rro­ris­tas, cu­yos nom­bres apa­re­cen en la lis­ta de “no vo­lar” del Go­bierno?

Ade­más, ¿qué si uno com­pren­de la po­lí­ti­ca –que los re­pu­bli­ca­nos lu­cha­rán tan agre­si­va­men­te pa­ra com­pla­cer a la NRA, que les pro­por­cio­na fon­dos pa­ra las cam­pa­ñas, co­mo los de­mó­cra­tas lo hi­cie­ron pa­ra de­fen­der a Plan­ned Pa­rent­hood, que ha­ce lo mis­mo con ellos?

Si uno pien­sa de esa ma­ne­ra –de he­cho si uno pien­sa– es pro­ba­ble que, oh sor­pre­sa, le di­gan: “Pa­ra em­pe­zar, us­ted nun­ca apo­yó, real­men­te, la Se­gun­da En­mien­da”.

Bueno, ¿qué les pa­re­ce eso?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.