Co­lom­bia: Una paz so­bre­ven­di­da

El Diario de El Paso - - Portada - • Andrés Op­pen­hei­mer

Mia­mi— El acuer­do de paz de Co­lom­bia con las gue­rri­llas de las FARC ha si­do acla­ma­do co­mo un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que da­rá lu­gar a to­do ti­po de cosas bue­nas, pe­ro me te­mo que se tra­ta de un even­to que ha si­do muy so­bre­ven­di­do, y que ha con­ver­ti­do a Co­lom­bia en un país mo­no­te­má­ti­co, don­de se es­tán pos­ter­gan­do otros te­mas tan­to o más im­por­tan­tes.

Mien­tras que los co­lom­bia­nos es­tán de­ba­tien­do aca­lo­ra­da­men­te so­bre el acuer­do pre­li­mi­nar de paz fir­ma­do por el Go­bierno del pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos con las FARC el 23 de ju­nio en La Ha­ba­na, y es­ta dis­cu­sión se va a pro­lon­gar con un pla­nea­do re­fe­rén­dum so­bre el te­ma, el país si­gue es­tan­do es­can­da­lo­sa­men­te atra­sa­do en las áreas más im­por­tan­tes pa­ra su fu­tu­ro: la edu­ca­ción y la in­no­va­ción.

Por su­pues­to, la paz es un ob­je­ti­vo loa­ble, in­clu­so con­si­de­ran­do el he­cho de que las FARC se han re­du­ci­do de 21 mil a 7 mil hom­bres en los úl­ti­mos años, y que el acuer­do de paz de Santos está sien­do cri­ti­ca­do por or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos por ha­ber­le da­do de­ma­sia­da im­pu­ni­dad a cri­mi­na­les de gue­rra. Y, por su­pues­to, la paz po­dría traer con­si­go más in­ver­sión, aun­que qui­zás no tan­ta co­mo la pro­nos­ti­ca­da por el Go­bierno.

Pe­ro el de­ba­te so­bre la paz ha cap­tu­ra­do la agen­da po­lí­ti­ca de Co­lom­bia en los úl­ti­mos tres años. La pe­lea en­tre Santos y su pre­de­ce­sor Ál­va­ro Uri­be so­bre es­tos acuer­dos ha eclip­sa­do una con­ver­sa­ción muy ne­ce­sa­ria so­bre el atra­so de Co­lom­bia en áreas que son cla­ve pa­ra su ca­pa­ci­dad de com­pe­tir en la nue­va eco­no­mía del co­no­ci­mien­to.

Co­lom­bia pro­du­ce al­gu­nos de los me­jo­res ta­len­tos de Amé­ri­ca La­ti­na –el fa­lle­ci­do Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Gabriel García Márquez, el ar­tis­ta Fernando Bo­te­ro y la can­tan­te Sha­ki­ra, son só­lo al­gu­nos ejem­plos– pe­ro sus ni­ve­les ge­ne­ra­les de edu­ca­ción, in­no­va­ción, cien­cia y tec­no­lo­gía son po­brí­si­mos pa­ra un país de su ta­ma­ño y po­ten­cial . Al­gu­nos da­tos ilus­tra­ti­vos:

• Mien­tras que Co­rea del Sur in­vier­te el 4.04 por cien­to de su PIB en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, Brasil 1.2 por cien­to, Ar­gen­ti­na el 0.6 por cien­to y Cos­ta Ri­ca 0.5 por cien­to, Co­lom­bia in­vier­te só­lo el 0.17 por cien­to, se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial.

• El pre­su­pues­to de la agen­cia de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de Co­lom­bia, Col­cien­cias, ha si­do re­du­ci­do en un 24 por cien­to des­de el 2012, se­gún la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia.

• Co­lom­bia reali­zó só­lo 86 so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes de nue­vas in­ven­cio­nes an­te la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI) el año pa­sa­do. Eso está muy por de­ba­jo de las 167 so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes de Chi­le, 547 de Brasil, 1 mil 700 de Israel y 14 mil 600 de Co­rea del Sur, se­gún ci­fras de la OMPI.

• En edu­ca­ción, Co­lom­bia ocu­pa el pues­to 62 en­tre los 65 paí­ses que par­ti­ci­pan en las prue­bas es­tan­da­ri­za­das PI­SA de jó­ve­nes de 15 años en Ma­te­má­ti­cas, por de­ba­jo de paí­ses co­mo Jor­da­nia, Tú­nez, Al­ba­nia y Mé­xi­co.

• En el ran­king THE de las me­jo­res 800 uni­ver­si­da­des del mun­do, la uni­ver­si­dad de Co­lom­bia me­jor si­tua­da –la Uni­ver­si­dad de los An­des– está ubi­ca­da en el ran­go ‘de 501 a 600’.

• El 83 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de Co­lom­bia son ma­te­rias pri­mas, mien­tras que só­lo el 17 por cien­to son pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos, se­gún el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo. Si Co­lom­bia no pro­du­ce bie­nes más so­fis­ti­ca­dos, ten­drá di­fi­cul­ta­des pa­ra cre­cer y re­du­cir aún más la po­bre­za, di­cen los eco­no­mis­tas.

Mi opi­nión:

Santos quie­re pa­sar a la his­to­ria co­mo el hom­bre que pu­so fin a al con­flic­to ar­ma­do con las FARC, y tal vez ga­nar el pre­mio No­bel de la Paz, las cua­les son as­pi­ra­cio­nes le­gí­ti­mas. No hay na­da de ma­lo en ello.

Pe­ro pa­ra cre­cer y re­du­cir la po­bre­za, Co­lom­bia ne­ce­si­ta re­du­cir su de­pen­den­cia de las ma­te­rias pri­mas, y co­men­zar a ex­por­tar pro­duc­tos de ma­yor va­lor agre­ga­do. Es­ta­mos vi­vien­do en una eco­no­mía del co­no­ci­mien­to, en que Goo­gle tie­ne un va­lor de mer­ca­do de cer­ca de $500 mil mi­llo­nes, mien­tras que la to­ta­li­dad de las ex­por­ta­cio­nes de Co­lom­bia el año pa­sa­do fue­ron de $35 mil mi­llo­nes.

El acuer­do de paz es una bue­na no­ti­cia, pe­ro Co­lom­bia de­be de­jar de ser un país mo­no­te­má­ti­co, y en­fo­car sus ener­gías en la edu­ca­ción y la in­no­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.