Un pe­re­gri­na­je por la to­le­ran­cia

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her Cepeda The Was­hing­ton Post Wri­ters Group est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— Ha­cía un ca­lor abra­sa­dor –más de 85°F, aun­que la sen­sa­ción era co­mo en los 90° en el sol y con una hu­me­dad as­fi­xian­te– cuan­do el pa­dre Jo­sé Lan­da­ver­de, un sa­cer­do­te ca­tó­li­co ac­ti­vis­ta, acep­tó mi lla­ma­da en el tra­yec­to.

Fue el do­min­go, una se­ma­na des­pués de que Lan­da­ver­de y un gru­po de 10 per­so­nas sa­lie­ra del South Si­de de Chica­go, con la in­ten­ción de ca­mi­nar 350 mi­llas has­ta la se­de de la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na, en Cle­ve­land. Es su ma­ne­ra de pro­tes­tar pa­cí­fi­ca­men­te con­tra el sen­ti­mien­to an­ti­in­mi­gran­te que gi­ra en torno al even­to.

Lan­da­ver­de in­for­mó que sus com­pa­ñe­ros de mar­cha, que en ese mo­men­to atra­ve­sa­ban LeG­ran­ge, In­dia­na, es­ta­ban can­sa­dos des­pués de las pri­me­ras 100 mi­llas apro­xi­ma­da­men­te, que sus pies san­gra­ban y es­ta­ban am­po­lla­dos, y que su­frían de des­hi­dra­ta­ción. Lan­da­ver­de, a quien se pue­de ver en Fa­ce­book mar­chan­do con su in­du­men­ta­ria ne­gra y cue­llo cle­ri­ca­les, so­na­ba fa­ti­ga­do pe­ro de buen áni­mo, mien­tras ca­mi­na­ba y ha­bla­ba, y los co­ches pa­sa­ban zum­ban­do a al­ta ve­lo­ci­dad.

‘La gen­te nos pa­sa ma­ne­jan­do y to­ca la bo­ci­na’, di­jo, es­for­zán­do­se en el sol de la me­dia tar­de. ‘Al­gu­nos lan­zan gri­tos de alien­to, otros nos in­sul­tan, co­mo: Es­pal­das mo­ja­das vuél­van­se a ca­sa. Un po­li­cía se acer­có y di­jo: No sé lo que us­te­des es­tán ha­cien­do aquí, yo apo­yo a Trump, pe­ro es­tá bien. Se equi­li­bra con nues­tros par­ti­da­rios, que vie­nen ma­ne­jan­do aquí, al­gu­nos de ellos des­de Chica­go, pa­ra traer­nos co­mi­da y agua, y con los que pa­ran y quie­ren com­pren­der real­men­te lo que es­ta­mos ha­cien­do aquí’.

Lo que es­tán ha­cien­do es su­frir sim­bó­li­ca­men­te, lle­van­do la cruz de la tez ma­rrón y los ape­lli­dos his­pa­nos por los ca­mi­nos del país, con la es­pe­ran­za de que su sacrificio sea no­ta­do.

Lo ha­cen en nom­bre de aque­llos afec­ta­dos por la in­ca­pa­ci­dad de nues­tra na­ción de al­can­zar al­gún ti­po de acuer­do hu­ma­ni­ta­rio y ra­zo­na­ble pa­ra los 11 de mi­llo­nes de in­mi­gran­tes pre­sen­tes ilí­ci­ta­men­te en el país. Y lo ha­cen tam­bién pa­ra sus pa­res his­pa­nos, le­gal­men­te pre­sen­tes y ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, que los xe­nó­fo­bos api­ñan en un mis­mo gru­po.

En Chica­go, una igle­sia que sim­pa­ti­za con los in­mi­gran­tes cer­ca del ba­rrio de Lan­da­ver­de in­for­mó re­cien­te­men­te que ha­bían pin­ta­do es­vás­ti­cas en sus pa­re­des con el men­sa­je ‘Vio­len a Mé­xi­co’, pe­ro eso es ca­si lo de me­nos. En los úl­ti­mos seis me­ses, hu­bo in­nu­me­ra­bles in­for­mes, en to­do el país, so­bre vo­lan­tes que in­ci­ta­ban a la vio­len­cia con­tra in­mi­gran­tes la­ti­nos, so­bre es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria que cons­tru­ye­ron si­mu­la­cros de mu­ra­llas pa­ra in­ti­mi­dar a los es­tu­dian­tes his­pa­nos y so­bre otros ac­tos de pre­po­ten­cia de raíz ét­ni­ca, en co­mu­ni­da­des don­de los la­ti­nos cons­ti­tu­yen a me­nu­do una mi­no­ría sin voz. Lan­da­ver­de y sus com­pa­ñe­ros ha­bían an­da­do al­re­de­dor de un ter­cio de su ca­mino des­pués de una se­ma­na que vio el im­pas­se en la Cor­te Su­pre­ma con res­pec­to a per­mi­tir que el plan mi­gra­to­rio de ac­ción di­fe­ri­da del pre­si­den­te Oba­ma en­tra­ra en vi­gen­cia, bá­si­ca­men­te tor­pe­deán­do­lo. Pe­ro ese he­cho só­lo for­ta­le­ció la de­ter­mi­na­ción del gru­po.

‘Cree­mos que es po­si­ble de­te­ner las de­por­ta­cio­nes, apro­bar re­for­mas mi­gra­to­rias, y aca­bar con la de­mo­ni­za­ción y el ra­cis­mo con­tra nues­tros in­mi­gran­tes, y eso sig­ni­fi­ca, los si­rios, asiá­ti­cos, los re­fu­gia­dos y to­dos los de­más que su­fren lo que su­fre nues­tra co­mu­ni­dad. Eso es lo que nos ins­pi­ra’, di­jo Lan­da­ver­de.

‘Se­gui­re­mos ca­mi­nan­do por­que ve­mos có­mo el sis­te­ma si­gue sin re­co­no­cer a las co­mu­ni­da­des de in­mi­gran­tes, es­pe­cial­men­te en cuan­to a la se­pa­ra­ción de las fa­mi­lias… El fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma de­ja a mi­llo­nes de jó­ve­nes y sus fa­mi­lias sin es­pe­ran­za, sin la dig­ni­dad de po­der tra­ba­jar, de con­tri­buir a nues­tras co­mu­ni­da­des, de con­tri­buir a to­do Es­ta­dos Uni­dos’, agre­gó. ‘Pe­ro el otro la­do de la cues­tión es el pe­ca­do de lo que han he­cho los po­lí­ti­cos pa­ra in­ci­tar al odio con­tra los in­mi­gran­tes, pa­ra in­yec­tar el ra­cis­mo en el de­ba­te. Ca­mi­na­mos a la con­ven­ción y no sa­be­mos có­mo nos re­ci­bi­rán, pe­ro creo que na­die ca­mi­nó 350 mi­llas en gru­po y es­pe­ra­mos que eso nos per­mi­ta en­trar pa­ra ha­blar con lí­de­res del par­ti­do a fin de pe­dir­les que de­ten­gan el dis­cur­so ra­cis­ta que da­ña tan­to a nues­tra co­mu­ni­dad in­mi­gran­te y la­ti­na’.

Pe­ro Lan­da­ver­de y sus com­pa­ñe­ros pe­re­gri­nos no só­lo ca­mi­nan con­tra las te­rri­bles co­sas que su­ce­den en sus co­mu­ni­da­des. Es­pe­ran que su es­fuer­zo lla­me la aten­ción al po­der que tie­ne la gen­te de mo­di­fi­car la ac­tual reali­dad.

‘No te­ne­mos que acep­tar sim­ple­men­te vi­vir en la de­ses­pe­ra­ción, de­be­mos se­guir lu­chan­do’, di­jo Lan­da­ver­de, ha­cien­do un lla­ma­do a los par­ti­da­rios pa­ra que ac­túen.

‘No tie­nen que ca­mi­nar 350 mi­llas –pue­den tra­ba­jar pa­ra el cam­bio en su mis­ma ciu­dad, en su co­mu­ni­dad. Unién­do­se con otros a quie­nes tam­bién les im­por­ta el sue­ño de que un día los in­mi­gran­tes pue­dan re­unir­se con sus fa­mi­lias y vi­vir sin mie­do. Y por fa­vor, por fa­vor, si es­tán ha­bi­li­ta­dos, por fa­vor sal­gan y vo­ten en la pró­xi­ma elec­ción de no­viem­bre’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.