Que una uni­ver­si­dad no lo ad­mi­ta a uno no lo con­vier­te en víc­ti­ma

El Diario de El Paso - - Opinión - The Was­hing­ton Post Wri­ters Group ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

Ru­ben Na­va­rret­te Jr.

San Die­go— Mu­cho an­tes de que la fra­se ‘pri­vi­le­gio blan­co’ en­tra­ra len­ta­men­te en el lé­xi­co na­cio­nal, mis pa­dres me cria­ron en la creen­cia de que por ser me­xi­coa­me­ri­cano de­bía ser dos ve­ces más lis­to y tra­ba­jar dos ve­ces más pa­ra que me con­si­de­ra­ran a la par de mis ho­mó­lo­gos blan­cos. Ése es el pro­ce­di­mien­to nor­mal de los pa­dres la­ti­nos y afro­ame­ri­ca­nos.

La ge­ne­ra­ción de mis pa­dres, que se gra­duó de la se­cun­da­ria en los años 50 y 60, se vio pri­va­da de bue­nas es­cue­las, pues­tos de tra­ba­jo, pro­mo­cio­nes, hi­po­te­cas y mu­chas otras co­sas, de­bi­do a su ra­za y et­nia. En lu­gar de cul­ti­var la ira y la amar­gu­ra, esa ge­ne­ra­ción si­guió ade­lan­te y crió a sus hi­jos in­di­cán­do­les que, si pa­sa­ban de le­jos a la com­pe­ten­cia, se­ría más di­fí­cil que el Hom­bre Blan­co pu­die­ra ro­bar­les lo que se ha­bían ga­na­do.

Apa­ren­te­men­te, a Abi­gail Fis­her le in­cul­ca­ron un men­sa­je di­fe­ren­te de ni­ña. Pro­ba­ble­men­te le di­je­ron que la me­dio­cri­dad era su­fi­cien­te y que, si se sen­tía víc­ti­ma, siem­pre po­dría con­tra­tar a un abo­ga­do y en­ta­blar una cau­sa fe­de­ral.

Y sí que en­ten­dió el men­sa­je. Cuan­do le ne­ga­ron el in­gre­so a la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, en 2008, Fis­her de­man­dó a la uni­ver­si­dad y sos­tu­vo que, por­que era blan­ca, ha­bía su­fri­do una dis­cri­mi­na­ción re­ver­ti­da. Su cau­sa lle­gó has­ta la Cor­te Su­pre­ma.

Fis­her fue víc­ti­ma só­lo de dos co­sas: la me­ri­to­cra­cia y la ma­te­má­ti­ca. Ca­re­cía de la ap­ti­tud aca­dé­mi­ca pa­ra ser ad­mi­ti­da por sus pro­pios me­dios. Y pues­to que la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, con sus 52 mil es­tu­dian­tes, cuen­ta só­lo con un 4.5 por cien­to de afro­ame­ri­ca­nos y un 22 por cien­to de la­ti­nos, es mu­cho más pro­ba­ble, es­ta­dís­ti­ca­men­te, que fue­ra su­pe­ra­da por otro blan­co que por otra per­so­na de co­lor.

En aquel mo­men­to, UT-Aus­tin apar­ta­ba unos tres cuar­tos de sus va­can­tes dis­po­ni­bles pa­ra es­tu­dian­tes que se gra­dua­ban en el 10 por cien­to más al­to de la cla­se de la se­cun­da­ria. (Hoy en día lo ha­ce con el 8 por cien­to más al­to). El cuar­to res­tan­te se ad­ju­di­ca­ba, por un pro­ce­so se­pa­ra­do, en que los fun­cio­na­rios de ad­mi­sio­nes so­pe­sa­ban di­ver­sos fac­to­res per­so­na­les, en­tre ellos, la ra­za, la et­nia y el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co.

Las ca­li­fi­ca­cio­nes de Fis­her y sus re­sul­ta­dos en los exá­me­nes no fue­ron su­fi­cien­te­men­te bue­nos pa­ra que la ad­mi­tie­ran en la pri­me­ra ca­te­go­ría; se gra­duó en el 12 por cien­to más al­to. En teo­ría, po­dría ha­ber si­do aún ad­mi­ti­da ba­jo la se­gun­da ca­te­go­ría, si su his­to­ria per­so­nal hu­bie­ra si­do per­sua­si­va, in­tere­san­te y sin­gu­lar. Po­de­mos su­po­ner que no lo era, por­que la re­cha­za­ron.

La gen­te ma­ne­ja el fra­ca­so de di­ver­sas ma­ne­ras. Al­gu­nos van al terapeuta. Fis­her fue al juz­ga­do.

La se­ma­na pa­sa­da, ocho años des­pués de que se pre­sen­ta­ra la de­man­da, el tri­bu­nal su­pe­rior, por un vo­to de 4 a 3, pu­so fin a es­te dra­ma de au­to­in­dul­gen­cia. Fa­lló a fa­vor de la uni­ver­si­dad y en­vió el men­sa­je de que los fun­cio­na­rios de ad­mi­sio­nes pue­den con­ti­nuar con­si­de­ran­do la ra­za co­mo un fac­tor en­tre mu­chos pa­ra lo­grar un cuer­po es­tu­dian­til di­ver­so.

La edu­ca­ción su­pe­rior en Te­xas po­dría ser más di­ver­sa. Aun­que los afro­ame­ri­ca­nos y la­ti­nos jun­tos re­pre­sen­tan al­re­de­dor de la mi­tad de la po­bla­ción del estado, com­po­nen só­lo un cuar­to de la po­bla­ción es­tu­dian­til en UT-Aus­tin.

Ima­gi­nen el tiem­po, di­ne­ro y es­fuer­zo que po­drían ha­ber­se aho­rra­do si los pa­dres de Fis­her le hu­bie­ran en­se­ña­do a asu­mir sus de­fi­cien­cias y no ju­gar a la víc­ti­ma tan rá­pi­da­men­te.

Así es co­mo me cria­ron. Du­ran­te el úl­ti­mo año de la se­cun­da­ria, mien­tras so­li­ci­té el in­gre­so en un nú­me­ro de uni­ver­si­da­des muy com­pe­ti­ti­vas, nun­ca se me ocu­rrió que, si las co­sas no sa­lían co­mo yo que­ría, de­bía en­ta­blar una de­man­da y lle­var­la has­ta la Cor­te Su­pre­ma.

Ima­gi­nen cuán­to más pro­duc­ti­va po­dría ha­ber si­do es­ta con­ver­sa­ción na­cio­nal, si nos hu­bié­ra­mos con­cen­tra­do, en los úl­ti­mos ocho años, en el pro­ble­ma real de te­ner en cuen­ta la ra­za y la et­nia en el in­gre­so uni­ver­si­ta­rio. No se tra­ta de que esa prác­ti­ca lle­ve má­gi­ca­men­te a una dis­cri­mi­na­ción ge­ne­ra­li­za­da y sis­te­má­ti­ca, al es­ti­lo de los años 60, con­tra los blan­cos. Por el con­tra­rio, la con­se­cuen­cia no in­ten­cio­nal es que per­ju­di­ca a los beneficiarios de­bi­li­tan­do los es­tán­da­res, ca­mu­flan­do las de­sigual­da­des en la edu­ca­ción de jar­dín de ni­ños a 12° gra­do, re­du­cien­do el in­cen­ti­vo de los es­tu­dian­tes, es­tig­ma­ti­zan­do a los beneficiarios, y re­for­zan­do un sis­te­ma de re­par­to ra­cial y ét­ni­co que be­ne­fi­cia a unos po­cos y no sir­ve a mu­chos.

Ése es el diá­lo­go en torno a las pre­fe­ren­cias ra­cia­les y ét­ni­cas que de­be­mos sos­te­ner. Pe­ro nun­ca lle­ga­mos a ha­cer­lo. Por­que es­ta­mos de­ma­sia­do ocu­pa­dos res­pon­dien­do a los ri­dícu­los re­cla­mos de es­tu­dian­tes me­dio­cres y li­ti­gan­tes co­mo Abi­gail Fis­her.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.