Con­ven­ción en con­tra de los idea­les re­pu­bli­ca­nos

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa Eco­no­mis­ta hclet­ters@yahoo.com

Los Án­ge­les— La con­ven­ción re­pu­bli­ca­na es­tá más pa­ra aquí que pa­ra allá. Una gran par­te del li­de­raz­go del Par­ti­do Re­pu­bli­cano no so­la­men­te se ha re­sis­ti­do a la fór­mu­la po­lí­ti­ca ofre­ci­da por Do­nald Trump, sino que es­tá rea­li­zan­do el úl­ti­mo es­fuer­zo pa­ra evi­tar su no­mi­na­ción ofi­cial en Cle­ve­land, Ohio.

Trump de­fi­ni­ti­va­men­te no pro­fe­sa los idea­les po­lí­ti­cos de las ba­ses del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

El año pa­sa­do, el can­di­da­to del co­pe­te ro­ji­zo ex­hor­tó que el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) de­be­ría li­qui­dar­se. “Es un desas­tre”, ma­ni­fes­tó.

Sin em­bar­go, es­tá se­ma­na, en una pla­ta­for­ma que te­nía desechos de la­tas de ga­seo­sas co­mo fon­do, in­di­có que el TLCAN de­be­ría ser re­ne­go­cia­do. Ha­cien­do uso de su usual y acos­tum­bra­da for­ma his­trió­ni­ca de de­cir las co­sas pun­tua­li­zó que los gru­pos que la apo­yan es­tán “vio­lan­do al país”.

Re­cor­de­mos que el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio es una vi­sión en­te­ra­men­te re­pu­bli­ca­na. Sus ba­ses teó­ri­cas se ori­gi­na­ron so­bre el idea­lis­mo de aper­tu­ra de mer­ca­dos de Ro­nald Rea­gan. Su su­ce­sor, Geor­ge H. W. Bush (pa­dre), no so­la­men­te la pro­mo­vió en Es­ta­dos Uni­dos, sino que tam­bién lo­gró con­ven­cer a sus dos co­le­gas nor­te­ame­ri­ca­nos, Car­los Sa­li­nas de Mé­xi­co y Brian Mul­ro­ney de Ca­na­dá, que fir­ma­ran un tra­ta­do de coope­ra­ción co­mer­cial. Even­tual­men­te el TLCAN se fir­mó en di­ciem­bre de 1992 y sus po­lí­ti­cas se im­ple­men­ta­ron con el go­bierno de Bill Clin­ton.

Así, las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas clá­si­cas de los re­pu­bli­ca­nos se sus­cri­ben den­tro del neo­li­be­ra­lis­mo y pro­mue­ven cla­ra­men­te la glo­ba­li­za­ción. Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas neo­li­be­ra­les esen­cial­men­te be­ne­fi­cian al em­pre­sa­ria­do na­cio­nal (ba­se del Par­ti­do Re­pu­bli­cano), y van en de­tri­men­to de los tra­ba­ja­do­res or­ga­ni­za­dos en sin­di­ca­tos (ba­se del Par­ti­do De­mó­cra­ta).

Al no apo­yar el neo­li­be­ra­lis­mo de los re­pu­bli­ca­nos, Do­nald Trump es­tá pro­mo­vien­do el ais­la­cio­nis­mo, la im­po­si­ción de cas­ti­gos a las em­pre­sas que in­sis­ten en in­ver­tir en otros paí­ses y la crea­ción de ba­rre­ras aran­ce­la­rias a pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de otros paí­ses. Lo an­te­rior va en con­tra de la éti­ca eco­nó­mi­ca re­pu­bli­ca­na.

Lo mis­mo su­ce­de en torno a las po­lí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les. Ro­nald Rea­gan, su­pues­to ído­lo de Trump, se dis­tin­guió por su li­de­raz­go al fren­te de la Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN).

A tra­vés de una es­tra­te­gia lla­ma­da “con­tain­ment”, Rea­gan obli­gó al go­bierno co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca a cam­biar su pos­tu­ra con­flic­ti­va en Eu­ro­pa. Jun­to con Mik­hael Gor­ba­chev, Rea­gan fue ar­tí­fi­ce de la des­truc­ción del Mu­ro de Ber­lín, sim­bo­lis­mo de la Gue­rra Fría.

Trump, por su par­te, en­cuen­tra a la OTAN co­mo una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal ca­du­ca, sin un ob­je­ti­vo con­cre­to, que de­be ser bien re­em­pla­za­da por otra or­ga­ni­za­ción más, apa­ren­te­men­te, acor­de a los tiem­pos de hoy. De acuer­do a su pun­to de vis­ta, los paí­ses que la com­po­nen abu­san de la ge­ne­ro­si­dad de Es­ta­dos Uni­dos.

Por otra par­te, la re­tó­ri­ca so­cial de Trump no apun­ta ni al re­pu­bli­ca­nis­mo de Rea­gan ni al de­mo­cra­tis­mo de Lyn­don B. John­son. El pri­me­ro fir­mó una ley mi­gra­to­ria in­te­gral que fa­vo­re­ció a mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos y el se­gun­do fa­ci­li­tó la ter­mi­na­ción de la se­gre­ga­ción ra­cial y ét­ni­ca en Es­ta­dos Uni­dos. Las po­lí­ti­cas de Do­nald Trump se in­cli­nan cla­ra­men­te ha­cia los gru­pos se­gre­ga­cio­nis­tas más ra­di­ca­les del país.

Es muy se­gu­ro que es­tos gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha, tal co­mo ha ido su­ce­dien­do en to­do el pro­ce­so elec­to­ral de Trump, se des­pla­za­rán a la Con­ven­ción de Cle­ve­land pa­ra apo­yar­lo. De mo­men­to, el li­de­raz­go ba­se de los re­pu­bli­ca­nos se rehú­sa a to­mar par­te en una reunión po­lí­ti­ca que es­ta­rá in­fil­tra­da por los gru­pos más an­ta­gó­ni­cos de la di­ver­si­dad y al pro­gre­sis­mo es­ta­dou­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.