Pier­de ape­la­ción me­xi­cano con­de­na­do a muer­te

El Diario de El Paso - - Opinión - As­so­cia­ted Press Aus­tin—

Una Cor­te fe­de­ral re­cha­zó una ape­la­ción de un me­xi­cano con­de­na­do a la pe­na ca­pi­tal en Te­xas por el ase­si­na­to de su es­po­sa y dos hi­jos en su ca­sa de Rio Gran­de Va­lley, per­pe­tra­dos ha­ce más de 24 años.

La Cor­te de Ape­la­cio­nes del Quin­to Cir­cui­to ra­ti­fi­có el fa­llo de una Cor­te me­nor, que di­jo que Ro­bert Mo­reno Ra­mos, de 62 años de edad, no pue­de pre­sen­tar otra ape­la­ción ale­gan­do que nun­ca se le di­jo que po­día ob­te­ner ayu­da le­gal del Go­bierno me­xi­cano, de con­for­mi­dad con un tra­ta­do in­ter­na­cio­nal, cuan­do fue de­te­ni­do por los ho­mi­ci­dios de 1992 en el Con­da­do de Hidalgo.

Ra­mos fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de ma­tar a gol­pes a su es­po­sa Le­ti­cia, de 42 años, y sus hi­jos Abi­gail, de 7 años, y Jo­nat­han, de 3, en fe­bre­ro de 1992.

Ra­mos se vol­vió a ca­sar tres días des­pués de los ase­si­na­tos y le di­jo a su nue­va es­po­sa que la mu­jer que vi­vía en su ca­sa era una viu­da y él le es­ta­ba dan­do al­ber­gue a ella y sus hi­jos.

El abo­ga­do de Ra­mos ar­gu­men­tó tam­bién que su clien­te tu­vo ase­so­ría le­gal de­fi­cien­te du­ran­te su jui­cio y ape­la­cio­nes sub­se­cuen­tes.

En el 2004, la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Ha­ya, Ho­lan­da, de­cla­ró que Ra­mos, ori­gi­na­rio de Aguas­ca­lien­tes, Mé­xi­co, y más de cua­tro do­ce­nas de me­xi­ca­nos en es­pe­ra de ser eje­cu­ta­dos en EU, no fue­ron in­for­ma­dos de sus de­re­chos con­su­la­res am­pa­ra­dos por la Con­ven­ción de Vie­na al mo­men­to de ser arres­ta­dos.

HHay un pa­trón muy preo­cu­pan­te en Hous­ton que ha du­ra­do por más de una dé­ca­da, se­gún di­cen ac­ti­vis­tas y abo­ga­dos: las ac­cio­nes de ca­si to­do ofi­cial de la Policía in­vo­lu­cra­do en un ti­ro­teo son jus­ti­fi­ca­das por la agen­cia po­li­cial, y los gran­des ju­ra­dos tien­den a es­tar de acuer­do.

Se­gún se se­ña­la, en­tre otros, el ti­ro­teo ocu­rri­do en agos­to del 2015 de un hom­bre des­ar­ma­do de 27 años que su­fría una cri­sis men­tal y que se tam­ba­lea­ba des­nu­do en un hos­pi­tal de Hous­ton. Ta­les in­ci­den­tes no son re­vi­sa­dos de­ta­lla­da­men­te y só­lo de­mues­tran una fal­ta de en­tre­na­mien­to por par­te de los ofi­cia­les.

La Policía de Hous­ton di­ce que su en­tre­na­mien­to y re­gla­men­tos po­nen muy en cla­ro que la fuer­za in­ne­ce­sa­ria o ex­ce­si­va no es to­le­ra­da, que ta­les in­ci­den­tes son re­vi­sa­dos cui­da­do­sa­men­te y que su pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to so­bre có­mo li­diar con in­di­vi­duos que su­fren de al­gu­na en­fer­me­dad men­tal y so­bre có­mo con­tro­lar una si­tua­ción pe­li­gro­sa es con­si­de­ra­do un mo­de­lo a se­guir a ni­vel na­cio­nal.

So­bre­vi­vien­te de­man­da al Mu­ni­ci­pio

“Si me su­ce­dió a mí, le pue­de su­ce­der a cual­quie­ra. Es im­por­tan­te que la gen­te es­té al tan­to que es­tas co­sas su­ce­den”, di­jo Alan Pean, quien so­bre­vi­vió al ti­ro­teo en el hos­pi­tal y que pre­sen­tó una de­man­da el mar­tes pa­sa­do en con­tra del Mu­ni­ci­pio de Hous­ton, los dos ofi­cia­les in­vo­lu­cra- dos, el hos­pi­tal y otros. Nin­guno de los ofi­cia­les fue dis­ci­pli­na­do.

Un gran ju­ra­do en mar­zo re­cha­zó acu­sar a Pean, quien aho­ra vi­ve en Nue­va York, de dos car­gos de agre­sión agra­va­da con­tra un ofi­cial de la Policía y de un ter­cer car­go por ma­ne­jar de ma­ne­ra im­pru­den­te, el cual le fue re­ti­ra­do.

Los abo­ga­dos de Pean di­cen que hay ca­sos si­mi­la­res que mues­tran un pa­trón de fuer­za ex­ce­si­va, in­clu­yen­do la muer­te de Kenny Re­le­ford, ocu­rri­da en el 2012, quien fue ba­lea­do fa­tal­men­te por un ofi­cial que acu­dió a su ca­sa des­pués de que Re­le­ford su­frie­ra un epi­so­dio psi­có­ti­co. El ofi­cial que­dó ab­suel­to del ti­ro­teo.

La fa­mi­lia de Re­le­ford tam­bién de­man­dó al Mu­ni­ci­pio, y el ca­so es­tá pro­gra­ma­do pa­ra ir­se a jui­cio en oc­tu­bre; los abo­ga­dos de Pean tam­bién re­pre­sen­tan a la fa­mi­lia de Re­le­ford.

Mien­tras que al­gu­nos lí­de­res co­mu­ni­ta­rios lo­ca­les y ac­ti­vis­tas si­guen cri­ti­can­do lo que ven co­mo pro­ble­mas re­cu­rren­tes del uso de la fuer­za le­tal por par­te del De­par­ta­men­to de la Policía de Hous­ton, los in­ci­den­tes no han des­en­ca­de­na­do pro­tes­tas a gran es­ca­la co­mo las que se vie­ron en otras par­tes de EU que han te­ni­do que ver en años re­cien­tes con ti­ro­teos de mu­cha re­so­nan­cia, en los que ofi­cia­les de la Policía se han vis­to in­vo­lu­cra­dos. Los lí­de­res co­mu­ni­ta­rios le dan cré­di­to a los es­fuer­zos de al­can­ce pú­bli­co del re­cién re­ti­ra­do je­fe de la Policía, los cua­les han ayu­da­do a man­te­ner la cal­ma.

En­tre el 2005 y el 2012, ca­si to­dos los ti­ro­teos per­pe­tra­dos por la Policía de Hous­ton fue­ron jus­ti­fi­ca­dos, in­clu­yen­do 99 in­ci­den­tes ocu­rri­dos en­tre el 2009 y el 2012, de acuer­do con ar­chi­vos de la Cor­te y evi­den­cia re­cau­da­da co­mo par­te de la de­man­da de Re­le­ford y de una de­man­da pre­sen­ta­da en el 2011.

Y el Hous­ton Ch­ro­ni­cle re­por­tó en mar­zo que el De­par­ta­men­to de la Policía ha­bía de­cla­ra­do que to­do ti­ro­teo, en el que se ha­yan vis­to ofi­cia­les in­vo­lu­cra­dos des­de el 2010 –más de 150 in­ci­den­tes– es­ta­ba jus­ti­fi­ca­do.

El por­ta­voz de la Policía de Hous­ton, Ke­se Smith, re­fi­rió las pre­gun­tas a fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les. La vo­ce- ra del Mu­ni­ci­pio de Hous­ton, Ja­ni­ce Evans, di­jo que ella no po­día dar un co­men­ta­rio de­bi­do a que hay li­ti­gios pen­dien­tes.

El sub­je­fe de la Policía, Mat­tie Pro­vost, di­jo que las re­vi­sio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas de los ti­ro­teos en los que ofi­cia­les se han vis­to in­vo­lu­cra­dos “no son so­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes di­se­ña­das pa­ra en­cu­brir cual­quier ti­po de ma­la con­duc­ta pre­sen­ta­da por los ofi­cia­les”.

El ofi­cial Frank Webb, quien es­tá a car­go del en­tre­na­mien­to en si­tua­cio­nes de sa­lud men­tal den­tro del De­par­ta­men­to, di­jo que la agen­cia so­bre­pa­sa los es­tán­da­res es­ta­ta­les pa­ra en­tre­nar a los ofi­cia­les en la in­ter­ven­ción de una cri­sis.

“Sin em­bar­go, no he sa­bi­do de nin­gún es­tán­dar en el en­tre­na­mien­to pa­ra la in­ter­ven­ción de una cri­sis que le prohí­ba a un ofi­cial to­mar ac­cio­nes ra­zo­na­bles pa­ra pro­te­ger­se y pro­te­ger a otros de los ries­gos aca­rrea­dos por las ac­cio­nes de una per­so­na sim­ple­men­te por­que di­cha per­so­na su­fre de al­gu­na en­fer­me­dad men­tal”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.