Se ex­tien­de la cultura de la muer­te

El Diario de El Paso - - Opinión - Francisco R. Del Va­lle Ca­te­drá­ti­co de NMSU

La nue­va de­ci­sión de la Su­pre­ma Cor­te en la que se apo­yó al abor­to; las te­rri­bles ma­tan­zas de Or­lan­do, Flo­ri­da, y Es­tan­bul, Tur­quía; y la nue­va ini­cia­ti­va de ley de Ca­na­dá que, co­mo re­la­ta un editorial del New York Ti­mes, “ha da­do un pa­so más pa­ra acer­car­se a per­mi­tir que las per­so­nas en­fer­mas que es­tán cer­ca­nas a la muer­te le pon­gan fin a su vi­da con ayu­da de un mé­di­co” (El Dia­rio de El Pa­so, 26 de abril de 2016). To­das ellas son in­di­ca­cio­nes cla­ras de que la cultura de la muer­te se es­tá ex­ten­dien­do en el mun­do.

¿Qué es la “cultura de la muer­te”? El tér­mino fue acu­ña­do por el Pa­pa Juan Pa­blo II en su en­cí­cli­ca ti­tu­la­da “El Evan­ge­lio de la Vi­da” y se re­fie­re a una men­ta­li­dad, una ma­ne­ra de ver al ser hu­mano y al mun­do que fo­men­ta la des­truc­ción de la vi­da hu­ma­na”. La cultura de la muer­te abar­ca dos dis­tin­tos pun­tos de vis­ta: 1) la vi­da es un mal, y de­be ser eli­mi­na­da; y 2) la muer­te es un bien, y de­be ser pro­cu­ra­da.

Ini­cie­mos con el pri­mer pun­to de vis­ta: la vi­da es un mal, y de­be ser eli­mi­na­da. És­te es el ca­so de los te­rro­ris­tas, los ra­cis­tas ex­tre­mis­tas, los de­men­tes, los abor­tis­tas, los in­fan­ti­ci­das y los que pro­mue­ven la eu­ta­na­sia.

Pri­me­ra­men­te, pa­ra los te­rro­ris­tas las vi­das de las per­so­nas que no con­cuer­dan con sus creen­cias re­li­gio­sas son un mal, y de­ben ser eli­mi­na­das. Apar­te de las ma­tan­zas te­rro­ris­tas de Or­lan­do y Es­tan­bul los pa­sa­dos 16 y 28 de ju­nio res­pec­ti­va­men­te, en las que 49 y 44 per­so­nas per­die­ron sus vi­das, otros ejem­plos de te­rri­bles ma­tan­zas fue­ron las de Pa­rís de no­viem­bre del 2015 en la cual 130 per­so­nas mu­rie­ron, y la de San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia, en di­ciem­bre del 2015 en la cual 14 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das. Ano­ta­mos que és­tas son úni­ca­men­te al­gu­nas de las ma­tan­zas más san­gui­na­rias he­chas por te­rro­ris­tas. El si­tio de in­ter­net www.johns­ton­sar­chi­ve.net/te­rro­rism/wrjp255.html pre­sen­ta una lis­ta com­ple­ta de las peo­res ma­tan­zas te­rro­ris­tas que han si­do co­me­ti­dos a ni­vel mun­dial en las tres úl­ti­mas dé­ca­das que su­man más de cien, y en las que un mí­ni­mo de cien per­so­nas per­die­ron sus vi­das.

Los ca­sos de las ma­tan­zas pro­vo­ca­das por ra­cis­tas ex­tre­mis­tas y por de­men­tes no son tan fre­cuen­tes co­mo las cau­sa­das por te­rro­ris­tas. Men­cio­na­mos dos ca­sos al res­pec­to: la ma­tan­za de Char­les­ton, South Ca­ro­li­na, de ju­nio de 2015, en la que un su­pre­ma­cis­ta blan­co ase­si­nó a 9 afro­ame­ri­ca­nos con quie­nes se ha­bía reuni­do pa­ra re­zar en la Ema­nuel Afri­can Met­ho­dist Church; y la de di­ciem­bre de 2012 en la que un de­men­te ma­tó a 20 ni­ños y 6 adul­tos de la Sandy Hook Ele­men­tary School de New­town, Con­nec­ti­cut.

Aun­que tal vez es­to no lo pa­rez­ca, los abor­tis­tas son per­so­nas que, aun­que ale­guen dis­tin­tas ra­zo­nes pa­ra jus­ti­fi­car el abor­to, al fon­do pien­san que la vi­da del ni­ño es un mal y de­be ser eli­mi­na­da. ¿Cuá­les son las ra­zo­nes que los abor­tis­tas men­cio­nan pa­ra qui­tar la vi­da a los no na­tos? La más co­mún es que el fe­to es par­te del cuer­po de la ma­dre, y que ella pue­de ha­cer lo que le plaz­ca con su cuer­po. Pe­ro es fal­so que el fe­to sea par­te del cuer­po de la ma­dre. Des­de el mo­men­to de la con­cep­ción, exis­te en el seno ma­terno un hi­jo con sus ge­nes pro­pios e in­di­vi­dua­les, la mi­tad pro­ce­den­tes del pa­dre y la otra mi­tad de la ma­dre. Es de­cir, si el fe­to fue­ra par­te del cuer­po de la ma­dre és­te po­see­ría los mis­mos ge­nes que ella, pe­ro es­to no es así. Por es­ta ra­zón es cla­ro que el fe­to es un ser hu­mano, com­ple­ta­men­te dis­tin­to e in­de­pen­dien­te de la ma­dre, con to­do su de­re­cho a la vi­da. Es tris­te pen­sar que se re­fie­ra al abor­to co­mo “un de­re­cho de la mu­jer”. ¿Qué pen­sa­ría­mos si se di­je­ra que ma­tar es “un de­re­cho hu­mano”?

El in­fan­ti­ci­dio tie­ne dos for­mas, una di­si­mu­la­da y la otra abier­ta. El pri­me­ro es el de­no­mi­na­do “abor­to tar­dío” (“late term abor­tion”), en el que el in­fan­te es pri­va­do de la vi­da po­co an­tes de, o en el mo­men­to del par­to. És­te se prac­ti­ca en va­rios paí­ses desa­rro­lla­dos, in­clu­yen­do los EU. Por su par­te, el se­gun­do se prac­ti­ca prin­ci­pal­men­te en Chi­na y la In­dia y se po­dría lla­mar “in­fan­ti­ci­dio fe­me­nino”, por­que son las ni­ñas las que son pri­va­das de sus vi­das. ¿Por qué se cree en es­tos paí­ses que las vi­das de las ni­ñas son un mal, y de­ben ser eli­mi­na­das? La res­pues­ta es que en am­bos paí­ses se pien­sa que los pa­dres po­drán con­tar siem­pre con el apo­yo de sus hi­jos va­ro­nes, es­pe­cial­men­te cuan­do ellos —los pa­dres— lle­guen a la ve­jez, mien­tras que cuan­do las hi­jas mu­je­res se ca­san és­tas que­dan ex­clui­das de la fa­mi­lia, y ya no po­drán con­tar con ellas. Por es­ta ra­zón las fa­mi­lias con­si­de­ran a los hi­jos va­ro­nes co­mo una ben­di­ción, y las hi­jas mu­je­res co­mo una car­ga que de­be ser eli­mi­na­da.

La eu­ta­na­sia es el ca­so en que in­di­vi­duos ex­ter­nos a las per­so­nas afec­ta­das de­ci­den que és­tas ya no de­ben vi­vir, y se les qui­ta la vi­da. Ge­ne­ral­men­te exis­ten dos ra­zo­nes pa­ra “jus­ti­fi­car” la eu­ta­na­sia. La pri­me­ra es que la per­so­na es­tá su­frien­do mu­cho y tie­ne el “de­re­cho” de “mo­rir con dig­ni­dad”, y así de­jar de su­frir. La se­gun­da —que es pro­ba­ble­men­te la que es­tá al fon­do de mu­chas eu­ta­na­sias— es que si la per­so­na afec­ta­da si­guie­ra vi­vien­do, se con­ver­ti­ría en una car­ga eco­nó­mi­ca pa­ra la fa­mi­lia y la so­cie­dad. Así, pri­ván­do­la de la vi­da —aun­que la per­so­na no es­té pró­xi­ma a la muer­te— se aho­rra­rían gran­des gas­tos. Ejem­plos de per­so­nas a quie­nes se les ha apli­ca­do la eu­ta­na­sia in­clu­yen adul­tos ma­yo­res con en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles; per­so­nas con se­rias dis­ca­pa­ci­da­des; y re­tra­sa­dos y en­fer­mos men­ta­les. En al­gu­nos ca­sos las eu­ta­na­sias se han prac­ti­ca­do sin el con­sen­ti­mien­to ni el co­no­ci­mien­to de los afec­ta­dos, ni de sus fa­mi­lias.

Fi­nal­men­te, el sui­ci­dio asis­ti­do cae den­tro de la ca­te­go­ría de “la muer­te es un bien, y de­be ser pro­cu­ra­da”. El pro­yec­to de ley de Ca­na­dá, men­cio­na­do an­te­rior­men­te, per­mi­ti­ría que los mé­di­cos pres­cri­ban me­di­ca­men­tos pa­ra ter­mi­nar la vi­da a per­so­nas que pa­dez­can una en­fer­me­dad que cau­sa “per­sis­ten­te su­fri­mien­to fí­si­co o psi­co­ló­gi­co que le sea in­to­le­ra­ble”. Se­gún el pro­yec­to de ley, dos mé­di­cos de­be­rán apro­bar ca­da so­li­ci­tud, y el pa­cien­te de­be­rá es­pe­rar 15 días pa­ra que pue­dan sur­tir­le la re­ce­ta. La pro­pues­ta es si­mi­lar a las le­yes, ya exis­ten­tes so­bre la ayu­da pa­ra mo­rir, en los es­ta­dos de Ore­gon, Was­hing­ton, Ver­mont y Ca­li­for­nia de los EU. Es­to es su­ma­men­te la­men­ta­ble por­que to­dos los mé­di­cos, por el ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co, es­tán com­pro­me­ti­dos a cui­dar y pro­mo­ver la vi­da, pe­ro nun­ca des­truir­la.

¿A qué se de­be que la cultura de la muer­te se ha­ya ex­ten­di­do tan­to, y se si­ga ex­ten­dien­do? La res­pues­ta es muy cla­ra: por­que el mun­do se ha ale­ja­do, y ca­da vez se ale­ja más de Dios. To­do bien pro­vie­ne de Dios; y to­do mal pro­vie­ne, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te del Ma­ligno. Así, de­be que­dar cla­ro que mien­tras que el mun­do con­ti­núe ale­ján­do­se de Dios, la cultura de la muer­te se ex­ten­de­rá ca­da vez más, con to­das sus ne­fas­tas con­se­cuen­cias: más ac­tos de te­rro­ris­mo; aún más abor­tos (en la ac­tua­li­dad se ha­cen más de un mi­llón de abor­tos por año en los EU); más eu­ta­na­sias; y más sui­ci­dios asis­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.