Una du­ra lla­ma­da de aten­ción pa­ra una eu­ro­es­ta­dou­ni­den­se

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­ces­ca Bar­ber

Nue­va York– Soy bri­tá­ni­ca. Soy eu­ro­pea. Soy es­ta­dou­ni­den­se. Soy esa hi­ja tras­na­cio­nal que apa­re­ce a me­nu­do en las no­ti­cias es­tos días. Na­cí en Was­hing­ton a fi­na­les de los 1980, cre­cí en Bru­se­las, me mu­dé a Lon­dres y lue­go re­gre­sé a Es­ta­dos Uni­dos, don­de vi­ví en la ciu­dad de Nue­va York; en Pro­vi­den­ce, Rho­de Is­land, y en San Fran­cis­co.

Mis pa­dres son in­gle­ses. Mi pri­mer idio­ma fue el fran­cés. Fui a una es­cue­la bel­ga y a la Es­cue­la Eu­ro­pea en Bru­se­las, don­de mis com­pa­ñe­ros de cla­se, ca­si siem­pre, ha­bla­ban tres idio­mas por lo me­nos.

Mi in­fan­cia es­tu­vo de­fi­ni­da por in­ter­mi­na­bles via­jes en co­che por to­da Eu­ro­pa. Y, co­mo adul­ta, he go­za­do de los be­ne­fi­cios de opor­tu­ni­da­des ba­ra­tas en ae­ro­lí­neas eu­ro­peas de ba­jo cos­to. La ma­yo­ría de mis ami­gos han asis­ti­do a es­cue­las y tra­ba­ja­do en por lo me­nos dos paí­ses eu­ro­peos. Yo soy par­te de la ge­ne­ra­ción Erasmus. Mis ami­gos y mis raí­ces es­tán por to­das par­tes; y es so­lo aho­ra que me doy cuen­ta de qué tan­to di por he­cho eso.

El re­sul­ta­do im­pac­tan­te del re­fe­ren­do bri­tá­ni­co –un vo­to pa­ra sa­lir­se de la Unión Eu­ro­pea– ha cues­tio­na­do la ba­se mis­ma de mi com­pren­sión de quién soy y cuál es mi lu­gar en el mun­do. Me sien­to des­ani­ma­da y des­co­nec­ta­da de mi ho­gar eu­ro­peo. Aho­ra es­toy tra­tan­do de en­con­trar­le sen­ti­do a lo que su­ce­dió y de com­pren­der la motivación de las más de 17 mi­llo­nes de per­so­nas que vo­ta­ron por ce­rrar la puer­ta y dar­le la es­pal­da a to­do lo que yo pen­sé que re­pre­sen­ta­ba la Unión.

A juz­gar por la reac­ción de mis ami­gos en los me­dios so­cia­les, no soy la úni­ca.

El vo­to por la ‘bre­xit’ el 23 de ju­nio fue el acon­te­ci­mien­to geo­po­lí­ti­co más se­rio pa­ra Eu­ro­pa des­de la caí­da del mu­ro de Ber­lín. Sin em­bar­go, per­di­do en to­da la geo­po­lí­ti­ca es­tá otro men­sa­je im­por­tan­te: fue un vo­to ro­tun­do en con­tra de la glo­ba­li­za­ción de un país que ha si­do, de tiem­po atrás, un or­gu­llo­so cam­peón de ella. Du­ran­te años, Lon­dres, uno de los epi­cen­tros del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y del ca­pi­ta­lis­mo mun­dial, ha es­ta­do atra­yen­do a los me­jo­res y más bri­llan­tes jó­ve­nes adul­tos de to­do el mun­do.

Sin em­bar­go, es­te vo­to tam­bién fue un re­cha­zo por par­te de mis com­pa­trio­tas, de la ge­ne­ra­ción de mis pa­dres ha­cia la mía, de to­do lo que yo que­ría de Eu­ro­pa, Gran Bre­ta­ña y mi pro­pia in­fan­cia: la sen­sa­ción de que nues­tras di­fe­ren­cias eran me­nos im­por­tan­tes que las ex­pe­rien­cias que com­par­tía­mos. Po­día­mos via­jar por to­do un con­ti­nen­te vie­jo y so­fis­ti­ca­do, te­ner ac­ce­so a em­pleos en otros 27 paí­ses y ha­cer ami­gos por to­das par­tes.

Fue un re­sul­ta­do tris­te, pe­ro re­ve­la­dor, que me ha en­se­ña­do al­gu­nas lec­cio­nes im­por­tan­tes.

La pri­me­ra es que ha ser­vi­do co­mo una lla­ma­da de aten­ción pa­ra la ju­ven­tud bri­tá­ni­ca. La de­mo­cra­cia se tra­ta de los de­re­chos y las res­pon­sa­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, mi ge­ne­ra­ción no asis­tió a vo­tar. So­lo 36 por cien­to del elec­to­ra­do en­tre los 18 y los 24 años, y 58 por cien­to en­tre los 25 y los 34 años fue­ron a las ca­si­llas elec­to­ra­les, en com­pa­ra­ción con mas de 80 por cien­to de los elec­to­res de 55 años y más. Si que­re­mos que nues­tro mun­do re­fle­je nues­tros va­lo­res y creen­cias, va­mos a te­ner que par­ti­ci­par y vo­tar.

La se­gun­da es que fue un re­cor­da­to­rio de que vi­vi­mos en una zo­na en la que las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas pro­pa­gan des­in­for­ma­ción, con fre­cuen­cia me­dian­te las no­ti­cias y los me­dios so­cia­les. Du­ran­te to­da la cam­pa­ña por el re­fe­ren­do, los que es­ta­ban por sa­lir­se fue­ron alar­mis­tas, en par­ti­cu­lar so­bre la in­mi­gra­ción e hi­cie­ron fal­sas pro­me­sas so­bre be­ne­fi­cios fi­nan­cie­ros im­pre­vis­tos.

Pro­me­tie­ron que la de­ci­sión de aban­do­nar a la Unión Eu­ro­pea le per­mi­ti­ría a Gran Bre­ta­ña re­du­cir rá­pi­da­men­te la in­mi­gra­ción de otras par­tes de Eu­ro­pa. Los be­ne­fi­cios im­pre­vis­tos de unos 350 mi­llo­nes de li­bras a la se­ma­na, o al­re­de­dor de 462 mi­llo­nes de dó­la­res, en con­tri­bu­cio­nes bri­tá­ni­cas al blo­que se po­drían re­di­ri­gir­se al Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud. No obs­tan­te, ho­ras des­pués de su vic­to­ria, esos par­ti­da­rios de sa­lir­se ya se es­ta­ban re­trac­tan­do de esas afir­ma­cio­nes.

¿Có­mo, me pre­gun­to, es que tan­tas per­so­nas cre­ye­ron esas pro­me­sas y por qué no hu­bo más em­pu­je por par­te de mi ge­ne­ra­ción? ¿Dónde es­ta­ba la ge­ne­ra­ción Y?

Mi ter­ce­ra lec­ción y la más im­por­tan­te: los be­ne­fi­cios de la glo­ba­li­za­ción no son uni­ver­sa­les y, aun si son po­si­ti­vos, no se en­tien­den bien. Es­to fue, en su esen­cia, una fa­lla de co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra los bien ins­trui­dos y pri­vi­le­gia­dos, la mem­bre­sía en la Unión Eu­ro­pea ha si­do un be­ne­fi­cio. Sin em­bar­go, pa­ra otros, la glo­ba­li­za­ción ha si­do muy di­fe­ren­te. En cier­tas co­mu­ni­da­des bri­tá­ni­cas, hay una sen­sa­ción de que la in­mi­gra­ción del cen­tro y el es­te de Eu­ro­pa ha he­cho que ba­jen los sa­la­rios y ha ten­sa­do los ser­vi­cios pú­bli­cos. Sin em­bar­go, se en­tien­de po­co en esas co­mu­ni­da­des que el dinero de la Unión Eu­ro­pea ha traí­do, en mu­chos ca­sos, em­pleos, co­mo los de la fá­bri­ca de Nis­san en Sun­der­land.

Las de­mo­cra­cias pue­den so­bre­vi­vir, y pros­pe­rar, cuan­do se co­nec­tan las co­mu­ni­da­des. Tie­ne que haber un sen­ti­do co­lec­ti­vo de que es­ta­mos en es­to jun­tos. Es cla­ro que es­to se ha ero­sio­na­do en Gran Bre­ta­ña y por to­da Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, con es­te vo­to, to­dos tenemos al­go qué per­der. Le fa­lla­mos a nues­tra fa­mi­lia eu­ro­pea. Le ce­rra­mos la puer­ta a las opor­tu­ni­da­des.

Yo quie­ro que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras ten­gan las mis­mas opor­tu­ni­da­des que yo tu­ve. Que go­cen la ri­que­za de cul­tu­ras di­ver­sas e in­te­gra­das. Que for­jen amis­ta­des allen­de las fron­te­ras. Es­te vo­to ha si­do, pa­ra mí, un lla­ma­do a la ac­ción. Ha si­do una va­lio­sa lec­ción pa­ra re­co­no­cer que ne­ce­si­to par­ti­ci­par, co­mu­ni­car­me y co­nec­tar­me con otros, tal co­mo lo hi­cie­ron mis pa­dres y mis abue­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.