Mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de ar­te­sa­nías atrae a mi­les a San­ta Fe

El Diario de El Paso - - Opinión - As­so­cia­ted Press

San­ta Fe– Pro­ve­nien­tes des­de las pla­ni­cies africanas has­ta paí­ses de Me­dio Orien­te des­tro­za­dos por la gue­rra, ca­si 200 ar­te­sa­nos ori­gi­na­rios de di­ver­sas par­tes del mun­do ex­hi­bi­rán sus obras tra­di­cio­na­les du­ran­te el ma­yor mer­ca­do de ar­te­sa­nías a ni­vel mun­dial.

El Mer­ca­do In­ter­na­cio­nal de Ar­te­sa­nías, aho­ra en su edi­ción nú­me­ro 13, in­clui­rá pro­duc­tos de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, ya sea bor­da­dos fi­nos o ca­nas­tas te­ji­das a mano. Ar­te­sa­nos pro­ce­den­tes de más de 60 paí­ses con­tri­bui­rán a ini­ciar las fes­ti­vi­da­des que se ce­le­bra­rán des­de el vier­nes por la no­che has­ta el do­min­go en el Mu­seum Hill de San­ta Fe, don­de se es­pe­ran 20 mil vi­si­tan­tes.

El mer­ca­do del pre­sen­te año cons­ti­tu­ye una opor­tu­ni­dad pa­ra ce­le­brar las di­fe­ren­cias a pe­sar de los con­flic­tos en cur­so al­re­de­dor del mun­do, di­je­ron or­ga­ni­za­do­res.

“Aho­ra que nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción en la cual el país y el mun­do se ha­llan más di­vi­di­dos que nun­ca, no­so­tros es­ta­mos reunien­do a más per­so­nas de cul­tu­ras dis­tin­tas”, dijo la co­fun­da­do­ra y es­cri­to­ra Car­me­lla Pa­di­lla. “Es­tá reunién­do­se más gen­te que nun­ca tra­yen­do lo que tie­ne en co­mún, lo que en mu­chos sen­ti­dos valora más— tra­di­cio­nes y her­mo­sas obras he­chas a mano que son ex­pre­sio­nes de su cul­tu­ra”, de­cla­ró.

El mer­ca­do po­see un am­bien­te crea­ti­vo que al pa­re­cer bo­rra la ne­ga­ti­vi­dad que ha pre­do­mi­na­do en los en­ca­be­za­dos mun­dia­les, se­ña­ló Pa­di­lla.

Judy Es­pi­nar, otra de los fun­da­do­res y ex­per­ta en ar­te­sa­nías, des­cri­bió el even­to co­mo ‘an­tí­do­to’ pa­ra lo que es­tá aque­jan­do al mun­do. Es­pi­nar men­cio­nó la pro­ba­bi­li­dad de que los ar­te­sa­nos que par­ti­ci­pan se vean li­mi­ta­dos por ba­rre­ras po­lí­ti­cas o del idio­ma pe­ro que su obra ofre­ce un nue­vo ti­po de idio­ma que los ayu­da a re­la­cio­nar­se uno con otro y con los co­lec­cio­nis­tas.

Apro­xi­ma­da­men­te 850 ar­te­sa­nos pro­ce­den­tes de más de 90 paí­ses han par­ti­ci­pa­do des­de que se em­pe­zó a or­ga­ni­zar el mer­ca­do. El to­tal de las ven­tas ha al­can­za­do los 23 mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si to­dos los cua­les han re­gre­sa­do a ca­sa con los ar­te­sa­nos pa­ra asis­tir en las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de in­nu­me­ra­bles pro­yec­tos des­ti­na­dos a me­jo­rar las co­mu­ni­da­des.

Es­te año más de 700 ar­te­sa­nos so­li­ci­ta­ron par­ti­ci­par en el mer­ca­do. Dos pa­ne­les de ex­per­tos exa­mi­na­ron las so­li­ci­tu­des y eli­gie­ron las me­jo­ras obras. A pe­sar de se­lec­cio­nar­se me­nos de 200, los or­ga­ni­za­do­res se­ña­lan que mu­chos de los ar­tis­tas re­pre­sen­tan coope­ra­ti­vas con­for­ma­das por mi­les de per­so­nas.

En­tre los ar­te­sa­nos se ha­lla una coo­pe­ra­ti­va de mu­je­res gua­te­mal­te­cas que ha da­do un gi­ro mo­derno y más sos­te­ni­ble a la tra­di­ción de los tex­ti­les ma­yas. En vez de criar ove­jas o com­prar la­na, las mu­je­res es­tán usan­do pla­ye­ras, su­da­de­ras y de­más ro­pa re­ci­cla­da a fin de dar for­ma a ta­pe­tes con di­se­ños tra­di­cio­na­les.

Pues­to que los re­ta­zos de al­go­dón son más ba­ra­tos que la la­na, las mu­je­res han lo­gra­do des­ti­nar las ga­nan­cias de su tra­ba­jo a cam­biar cor­ti­nas de te­la he­chas ji­ro­nes por vi­drio y ba­rro­tes de hie­rro. Una de ellas pu­do lle­var a su co­ci­na una pi­pa de agua y com­prar un la­va­de­ro pa­ra la­var la ro­pa de su fa­mi­lia.

En Af­ga­nis­tán, la tra­di­ción de bor­da­do fino que du­ran­te los días de los ta­li­ba­nes ca­si se per­dió ha si­do re­vi­vi­da con ayu­da de la ar­te­sa­na Ran­gi­na Ha­mi­di. La so­cie­dad que Ha­mi­di fun­dó aho­ra sirve con el fin de que las mu­je­res man­ten­gan eco­nó­mi­ca­men­te en for­ma se­gu­ra a sus fa­mi­lias y pro­por­cio­na fon­dos pa­ra al­fa­be­ti­za­ción, aten­ción mé­di­ca y otras ca­pa­ci­ta­cio­nes.

Ade­más en Ruan­da hay mu­je­res que ha­cen ca­nas­tas, las de Laos pro­du­cen te­ji­dos de se­da y las de la sel­va pa­na­me­ña uti­li­zan la pal­ma ne­gra sa­gra­da a efec­to de fa­bri­car ca­nas­tas, cu­yas ga­nan­cias se de­di­can a re­cla­mar sus tie­rras tra­di­cio­na­les.

Al­gu­nas pie­zas son ac­ce­si­bles. Otras son obras maes­tras dig­nas de mu­seos. Ca­si to­das es­tán ins­pi­ra­das por las tra­di­cio­nes que da­tan de si­glos, y en cier­tos ca­sos, mi­le­nios atrás.

“Al na­rrar sus his­to­rias, han lle­ga­do a apren­der que el mun­do se in­tere­sa en ellas”, dijo Es­pi­nar. “No es por­que sean ra­ras o di­fe­ren­tes. Es­to se de­be a la be­lle­za y al sig­ni­fi­ca­do. Ésas son las dos co­sas de las que no nos can­sa­mos”.

par­ti­ci­pa­rán ca­si 200 ar­te­sa­nos en la de­ci­mo­ter­ce­ra edi­ción del even­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.