Te­xano que vi­vió 3 años co­mo in­di­gen­te se gra­duó con ho­no­res de high school

El Diario de El Paso - - Opinión - As­so­cia­ted Press

Austin — Un te­xano de 20 años que vi­vió so­lo por tres años co­mo in­di­gen­te cuan­do aún era un ado­les­cen­te se gra­duó re­cien­te­men­te con ho­no­res de high school y ga­nó una be­ca com­ple­ta pa­ra asis­tir a la uni­ver­si­dad.

Aban­do­na­do y so­lo, al mis­mo tiem­po que in­ten­ta­ba na­ve­gar por el mun­do es­tu­dian­til, Liy­jon De-Sil­va vi­vió en se­cre­to su si­tua­ción por al­gún tiem­po. Se las in­ge­nia­ba pa­ra pro­gre­sar en la es­cue­la.

“¿Qué más se su­po­nía que de­bía ha­cer? Era ha­cer eso o echar mi vi­da a per­der, po­dría ha­ber­me da­do por ven­ci­do”, dijo DeSil­va a na es­ta­ción te­le­vi­si­va. “Te­nía una opor­tu­ni­dad, de­bía se­guir ade­lan­te”, de­cla­ró.

La ma­dre de DeSil­va mu­rió cuan­do él te­nía 5 años, y tras haber an­da­do va­gan­do de un fa­mi­liar a otro, su otra fa­mi­lia even­tual­men­te lo aban­do­nó. Por tres años, DeSil­va vi­vió en las ca­lles, dur­mien­do en par­ques o en es­ta­cio­na­mien­tos.

Él lo des­cri­be co­mo una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je.

“No me gus­ta re­fe­rir­me a ello co­mo al­go ma­lo o te­rri­ble, por­que apren­dí mu­cho de ello. Apren­dí mu­chas ha­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia. La vi­da se tor­nó un po­co más sen­ci­lla”, dijo.

Aún así, a pe­sar de to­do el do­lor que en­fren­tó, DeSil­va nun­ca fal­ta­ba a la pre­pa­ra­to­ria Mar­ga­ret Long Wis­dom High School, an­te­rior­men­te co­no­ci­da co­mo la Ro­bert E. Lee High School.

Fue ahí don­de su se­cre­to even­tual­men­te sa­lió a la luz.

“Lo que pa­só fue que uno de nues­tros ase­so­res lla­mó y dijo que ha­bía un re­por­te. Lo en­con­tra­mos dur­mien­do en un par­que”, dijo Jo­nat­han N. Trinh, di­rec­tor de la es­cue­la.

Trinh, quien des­cri­bió a DeSil­va co­mo uno de los me­jo­res cin­co es­tu­dian­tes en la es­cue­la, ayu­dó al en­ton­ces ado­les­cen­te.

Tam­bién lo hi­zo Jes­si­ca Smith, quien tra­ba­ja­ba pa­ra “Co­mu­ni­da­des en las Es­cue­las”. Ella ayu­dó a DeSil­va a en­con­trar un lu­gar en el que pu­die­ra vi­vir y se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de fi­gu­ra ma­ter­na pa­ra él.

DeSil­va se gra­duó en­tre los me­jo­res de su ge­ne­ra­ción a fi­na­les de ma­yo y se ga­nó una be­ca com­ple­ta pa­ra asis­tir a la Uni­ver­si­dad Car­le­ton en North­field, Min­ne­so­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.