De­ta­llan ac­tos de co­rrup­ción de agen­tes de Bor­der Pa­trol y CBP

El Diario de El Paso - - Portada - Vie­ne de la Por­ta­da

Rudy So­liz lo hi­zo por se­xo. Ser­gio Ló­pez Her­nán­dez cul­pó a la de­pre­sión y pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Dap­hi­ney Ca­ga­nap su­pues­ta­men­te re­ci­bió efec­ti­vo y una ti­na de ba­ño de lu­jo va­lua­da en 10 mil dó­la­res.

Las cir­cuns­tan­cias de sus de­li­tos di­fie­ren, pe­ro los fis­ca­les di­cen que es­tos acu­sa­dos tie­nen al­go en co­mún: sus ac­tos de co­rrup­ción de­bi­li­ta­ron las mis­mas fron­te­ras y puer­tos de en­tra­da es­ta­dou­ni­den­ses que ju­ra­ron pro­te­ger.

Ellos son so­la­men­te tres de las do­ce­nas de ofi­cia­les de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za y agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za que han si­do arres­ta­dos, re­ci­bi­do car­gos o con­vic­tos por co­rrup­ción en los úl­ti­mos 12 años.

Una in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta de The Te­xas Tri­bu­ne y Re­veal, pa­tro­ci­na­da por el Cen­tro de Pe­rio­dis­mo In­ves­ti­ga­ti­vo (CIJ), iden­ti­fi­có a 140 ofi­cia­les arres­ta­dos o con­vic­tos por ac­tos de co­rrup­ción que com­pro­me­tie­ron su mi­sión de de­te­ner el cri­men y man­te­ner se­gu­ra a la na­ción.

En 134 de los 140 ca­sos de co­rrup­ción, los ofi­cia­les se de­cla­ra­ron cul­pa­bles, o se les en­con­tró cul­pa­bles du­ran­te el jui­cio.

Cua­tro se de­cla­ra­ron inocen­tes y es­pe­ran su jui­cio. El re­sul­ta­do de los otros dos es­tá en un lim­bo le­gal. Los ca­sos re­pre­sen­tan un mi­núscu­lo por­cen­ta­je de la fuer­za to­tal de más de 40 mil ofi­cia­les de CBP y agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Los fun­cio­na­rios de la agen­cia, quie­nes rehu­sa­ron ser en­tre­vis­ta­dos, con­tes­ta­ron en un co­mu­ni­ca­do vía men­sa­je elec­tró­ni­co que “la abru­ma­do­ra ma­yo­ría de los ofi­cia­les y agen­tes de CBP rea­li­zan sus de­be­res con ho­nor y dis­tin­ción, tra­ba­jan­do in­ce­san­te­men­te pa­ra man­te­ner nues­tro país a sal­vo”.

Sin em­bar­go, una se­rie de re­vi­sio­nes in­cri­mi­na­to­rias y re­por­tes fe­de­ra­les su­gie­ren que la co­rrup­ción es­tá se­miocul­ta den­tro de la agen­cia po­li­cial más gran­de de la na­ción. En un tiem­po en el que el vir­tual can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia, Do­nald Trump, es­tá pi­dien­do un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos –y sus otro­ra ri­va­les en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano di­cen que más “bo­tas en la tie­rra” re­sol­ve­rán los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad de las fron­te­ras de la na­ción– los da­tos apun­tan a una ame­na­za que es in­mu­ne tan­to a es­truc­tu­ras fí­si­cas co­mo a agen­tes adi­cio­na­les.

Un mu­ro no ayu­da mu­cho si pue­des so­bor­nar a un ofi­cial pa­ra cru­zar el mu­ro, y po­ner más gen­te en la fron­te­ra no la ase­gu­ra­rá si le pue­des pa­gar pa­ra que vol­tee ha­cia otro la­do.

Aun­que se en­con­tró per­so­nal de CBP co­rrup­to a lo lar­go del país –des­de San Die­go, El Pa­so, Mia­mi, has­ta el ae­ro­puer­to John F. Ken­nedy en Nue­va York– los ofi­cia­les des­ta­ca­dos en Te­xas tu­vie­ron un pa­pel es­te­lar. Cons­ti­tu­ye­ron al me­nos 50 de los ca­sos en­con­tra­dos por The Tri­bu­ne y Re­veal— más de un ter­cio del to­tal.

Co­rrup­ción del ta­ma­ño de Te­xas

En Browns­vi­lle, al ofi­cial de CBP Luis E. Ra­mí­rez se le or­de­nó en­tre­gar me­dio mi­llón de dó­la­res que ha­bía re­ci­bi­do en so­bor­nos a cam­bio de per­mi­tir la en­tra­da de gen­te y co­caí­na a tra­vés de su ca­rril de ins­pec­ción en el puer­to de en­tra­da Los In­dios, se­gún se mues­tra en los re­gis­tros de la Cor­te.

“Ra­mí­rez ha­bló con The Tri­bu­ne des­de la pri­sión fe­de­ral en Big Spring, de don­de no sal­drá sino has­ta el 2025. Ex­pli­có que sus ac­tos de co­rrup­ción en la agen­cia co­men­za­ron cuan­do se dio cuen­ta que su ne­go­cio de DJ que lle­va­ba en sus ra­tos li­bres po­dría des­pe­gar en for­ma con al­go de efec­ti­vo ex­tra.

Lo que co­men­zó co­mo fa­vo­res a ami­gos y fa­mi­lia­res aquí y allá se con­vir­tió en au­tos lle­nos de in­mi­gran­tes y mi­les de dó­la­res en ‘mor­di­das’. Even­tual­men­te, se vol­vió fá­cil com­ple­men­tar esos au­tos lle­nos de in­mi­gran­tes con co­caí­na.

“Pue­do ver que fue sim­ple­men­te am­bi­ción”, con­fe­só.

En la ma­yo­ría de los ca­sos de la in­ves­ti­ga­ción de The Tri­bu­ne/ Re­veal –ca­si 100– el per­so­nal de CBP con­tra­ban­deó ya sea in­mi­gran­tes o dro­gas, de acuer­do con los ale­ga­tos en los do­cu­men­tos de la Cor­te. Ra­mí­rez es uno de los 15 acu­sa­dos de cru­zar am­bos.

Ade­más re­clu­tó a otro ofi­cial de la CBP pa­ra ayu­dar en su ne­go­cio de con­tra­ban­do. Ra­mí­rez re­la­tó que una no­che vio a Ser­gio Her­nán­dez en una fies­ta en Mé­xi­co y le pla­ti­có de su ac­ti­vi­dad ex­tra.

Her­nán­dez, quien tam­bién com­par­tió su his­to­ria con The Tri­bu­ne, ex­pli­có que en ese tiem­po es­ta­ba en una de­pre­sión muy pro­fun­da, y en­deu­da­do. Su es­po­sa se ha­bía di­vor­cia­do de él mien­tras era ofi­cial, co­men­tó, y ne­ce­si­ta­ba pa­gar las cuen­tas mé­di­cas de su hi­ja.

“Es­ta­ba tan apre­ta­do, que ape­nas lo­gra­ba lle­gar al fin de quin­ce­na”, re­la­tó Her­nán­dez. Cuan­do co­no­ció a Ra­mí­rez, re­cor­dó Her­nán­dez, “me di­jo ‘Ser­gio, yo he es­ta­do ha­cien­do es­tas co­sas ile­ga­les por años y no me han atra­pa­do… te mos­tra­ré có­mo ha­cer­lo si es­tás dis­pues­to’”.

Cul­pan a su cul­tu­ra me­xi­ca­na

Am­bos hom­bres na­cie­ron en Mé­xi­co y ex­pre­sa­ron que su for­ma­ción los in­flu­yó. Ra­mí­rez ar­gu­men­tó que él “siem­pre tra­tó de ser com­pren­si­vo” con la gen­te del país al cual se sen­tía tan co­nec­ta­do. Te­nía una se­gun­da ca­sa y ofi­ci­na pa­ra su ne­go­cio de DJ en Ma­ta­mo­ros al tiem­po que era ofi­cial de CBP.

Her­nán­dez, quien lo­gró una li­be­ra­ción pron­ta y aho­ra vi­ve en Hous­ton, es­tá ha­cien­do lo que mu­chos de los in­mi­gran­tes con­tra­ban­dea­dos ha­ce: es­tá tra­ba­jan­do en la in­dus­tria de la cons­truc­ción y tra­tan­do de reha­cer su vi­da.

“Sa­bía que es­ta­ba que­bran­tan­do la ley, pe­ro sen­tía que es­ta gen­te, de al­gu­na ma­ne­ra, tie­ne el de­re­cho de ve­nir acá a tra­ba­jar y pro­veer pa­ra sus fa­mi­lias”, ex­pli­có.

Se­gún la re­vi­sión de The Tri­bu­ne/Re­veal, la ma­yo­ría de los ca­sos de con­tra­ban­do de gen­te que in­vo­lu­cró ofi­cia­les co­rrup­tos ocu­rrió en puen­tes in­ter­na­cio­na­les, pun­tos de en­tra­da o en ca­rri­les de ins­pec­ción –no en ríos des­pro­te­gi­dos o pe­da­zos de de­sier­to sin vi­gi­lan­cia hu­ma­na.

Las au­to­ri­da­des re­por­tan que el ofi­cial de CBP Héc­tor Rodríguez y sus cóm­pli­ces, por ejem­plo, con­tra­ban­dea­ron “cien­tos” de in­do­cu­men­ta­dos a tra­vés del pun­to de en­tra­da de San Ysi­dro cer­ca de San Die­go del 2010 al 2012 –jus­to en me­dio de sec­cio­nes enor­mes del mu­ro fron­te­ri­zo.

Hay mu­cho di­ne­ro de por me­dio

In­clu­so de­jar pa­sar una so­la car­ga pue­de sig­ni­fi­car un so­borno de mi­les de dó­la­res. Rodríguez acep­tó re­gre­sar un Ja­guar 2009, 12 re­lo­jes de lu­jo –in­clu­yen­do cin­co de mar­ca Ro­lex–, jo­ye­ría, te­le­vi­so­res, y compu­tado­ras “que fue­ron ob­te­ni­dos co­mo re­sul­ta­do de su ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va”, de acuer­do con un co­mu­ni­ca­do de pren­sa del Go­bierno.

Eso fue una ni­mie­dad com­pa­ra­da con lo que Mar­ga­ri­ta Cris­pín, una ofi­cial de Adua­nas de El Pa­so, tu­vo que en­tre­gar cuan­do se de­cla­ró cul­pa­ble de cons­pi­rar pa­ra im­por­tar dro­gas: 5 mi­llo­nes de dó­la­res, dos pro­pie­da­des en El Pa­so y una ca­mio­ne­ta GMC Yu­kon 2002.

Las au­to­ri­da­des re­por­ta­ron que ella es­tu­vo in­vo­lu­cra­da en un plan pa­ra de­jar pa­sar más de una to­ne­la­da de ma­ri­gua­na por su ca­rril de ins­pec­ción.

“Ella apa­ren­ta­ba ser­vir a la na­ción, pe­ro en reali­dad es­ta­ba tra­ba­jan­do pa­ra una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes a cam­bio de una ca­rre­ta­da de efec­ti­vo”, leía un re­por­te del 2009 del FBI so­bre Cris­pín.

El FBI ob­tu­vo el pri­mer ‘pi­ta­zo’ que lo aler­ta­ba so­bre las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les de Cris­pín a fi­na­les del 2004. La agen­cia la vi­gi­ló por cer­ca de tres años, des­cu­brien­do que re­clu­tó pres­ta­nom­bres pa­ra com­prar ca­sas y vehícu­los de lu­jo en Mé­xi­co, an­tes de que la arres­ta­ran a fi­na­les de ju­lio de 2007.

Cris­pín es una de al me­nos ocho ofi­cia­les de CBP en la in­ves­ti­ga­ción de The Tri­bu­ne/Re­veal acu­sa­dos en do­cu­men­tos de la Cor­te de ha­ber lo­gra­do in­gre­sos o pro­me­sas de al me­nos un mi­llón de dó­la­res por sus ac­ti­vi­da­des de con­tra­ban­do, al­gu­nas ve­ces en con­jun­to con cóm­pli­ces.

No­va­tos y veteranos al ace­cho

En pro­me­dio, el per­so­nal de CBP iden­ti­fi­ca­do en la in­ves­ti­ga­ción de The Tri­bu­ne/Re­veal te­nía nue­ve años de ser­vi­cio cuan­do fue­ron arres­ta­dos. On­ce lle­va­ban más de 20 años de ser­vi­cio, 51 te­nían 10 o más años de ser­vi­cio y 99 lle­va­ban cin­co o más. Trein­ta y cua­tro ha­bían tra­ba­ja­do me­nos de cin­co años.

El ofi­cial no­va­to Luis Ala­rid se unió a la agen­cia en oc­tu­bre de 2007 y fue arres­ta­do me­nos de un año des­pués. Ala­rid ad­mi­tió ha­ber re­ci­bi­do más de 200 mil dó­la­res de ‘mor­di­da’ pa­ra pa­sar ma­ri­gua­na a tra­vés del puer­to de en­tra­da de Me­sa de Otay en San Die­go.

Los in­ves­ti­ga­do­res co­men­ta­ron que el ve­te­rano ofi­cial de la CBP Mi­chael Gi­lli­land, quien ha­bía es­ta­do con la agen­cia por 16 años cuan­do lo arres­ta­ron, ga­nó en una no­che de con­tra­ban­dear in­mi­gran­tes ha­cia San Die­go ca­si lo mis­mo que en to­do un año de sa­la­rio.

Mu­chos ar­chi­vos de ca­sos no lis­tan can­ti­da­des de dro­gas o so­bor­nos acep­ta­dos. Sin em­bar­go ba­sa­da en los que sí lo men­cio­nan, la in­ves­ti­ga­ción de The Tri­bu­ne/Re­veal arro­ja 100 to­ne­la­das de hier­ba tra­fi­ca­da, 5 to­ne­la­das de co­caí­na in­tro­du­ci­da y 18 mi­llo­nes ga­na­dos o pro­me­ti­dos co­mo par­te de la ac­ti­vi­dad ile­gal por la que los agen­tes y sus cóm­pli­ces fue­ron in­ves­ti­ga­dos.

En 20 de los ca­sos iden­ti­fi­ca­dos por The Tri­bu­ne/Re­veal, las au­to­ri­da­des iden­ti­fi­ca­ron una ac­ti­vi­dad ile­gal apar­te de con­tra­ban­dear dro­ga o gen­te. El agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za Ricardo Mon­tal­vo, ra­di­ca­do en El Pa­so, y su no­via su­pues­ta­men­te con­tra­ban­dea­ron ar­mas, in­clu­yen­do pis­to­las de al­to po­der y pis­to­las de se­ña­les.

Los en­ga­tu­sa­ron con se­xo

Va­rios ca­sos in­vo­lu­cra­ron re­la­cio­nes se­xua­les o ro­mán­ti­cas trans­fron­te­ri­zas.

Pa­ra el ofi­cial de CBP Ri­chard Eli­zal­da, to­do co­men­zó con los co­que­teos de una tra­fi­can­te, ex­pli­có su abo­ga­do. Pron­to se enamo­ró, be­bió de­ma­sia­do e in­clu­so se hi­zo ci­ru­gía es­té­ti­ca pa­ra ver­se más gua­po pa­ra ella. Al po­co tiem­po es­ta­ba acep­tan­do so­bor­nos –efec­ti­vo, jo­yas y has­ta un Le­xus– por de­jar pa­sar au­tos lle­nos de in­do­cu­men­ta­dos a tra­vés de su ca­rril en el puer­to de en­tra­da de San Ysi­dro, Ca­li­for­nia.

En su au­dien­cia de sen­ten­cia, Eli­zal­da di­jo al juez “de­cep­cio­né a mi fa­mi­lia, y de­frau­dé a los Es­ta­dos Uni­dos –la gen­te de los Es­ta­dos Uni­dos– y lo la­men­to”.

Al­gu­nos arries­ga­ron to­do por una pa­re­ja ro­mán­ti­ca, co­mo el agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de Ari­zo­na Pa­blo Berry, quien en­fren­tó car­gos de asi­lar a su no­via de la pre­pa­ra­to­ria –inmigrante ile­gal– en 2005. Lue­go se ca­só con ella.

Fue asun­to fa­mi­liar Los fa­mi­lia­res a me­nu­do se vie­ron in­vo­lu­cra­dos en pla­nes, y oca­sio­nal­men­te tam­bién ellos eran ofi­cia­les de CBP.

Raúl y Fi­del Vi­lla­rreal eran her­ma­nos y agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de San Die­go, acu­sa­dos de ga­nar más de un mi­llón de dó­la­res con­tra­ban­dean­do más de mil in­mi­gran­tes ile­ga­les. Los pri­mos Sa­lo­món Ruiz y Leo­nel Mo­ra­les, am­bos agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en el Sur de Te­xas, fue­ron acu­sa­dos de con­tra­ban­dear co­caí­na, se­gún do­cu­men­tos en po­der de la Cor­te.

El agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za David Cruz se in­vo­lu­cró en un plan de con­tra­ban­dear in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos por­que él y su en­ton­ces es­po­sa ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro pa­ra ga­nar una ba­ta­lla le­gal pa­ra re­cu­pe­rar la cus­to­dia del hi­jas­tro de su es­po­sa.

Aun des­pués de que ese ca­so de cus­to­dia se re­sol­vió, Cruz co­men­tó en una en­tre­vis­ta con The Tri­bu­ne, que su es­po­sa con­ti­nua­ba pre­sio­nán­do­lo pa­ra se­guir con­tra­ban­dean­do, y era di­fí­cil pa­rar.

“Es un pro­ce­so muy lar­go y do­lo­ro­so que te cam­bia de un muy buen agen­te a al­guien que es­tá ha­cien­do exac­ta­men­te lo que es­tás tra­tan­do de im­pe­dir”, co­men­tó Cruz, quien pa­só más de cua­tro años en pri­sión y aho­ra vi­ve en Puer­to Ri­co, don­de tie­ne fa­mi­lia. “Es un pro­ce­so len­to, do­lo­ro­so”, con­clu­yó.

CaR­ga­Men­to de dro­ga li­ga­do a una ofi­cial pa­se­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.