Com­pren­der la glo­ba­li­za­ción co­rrec­ta­men­te

El Diario de El Paso - - Portada - • Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton— ¿Po­de­mos com­pren­der la glo­ba­li­za­ción co­rrec­ta­men­te? Se ha con­ver­ti­do en chi­vo ex­pia­to­rio de to­dos nues­tros ma­les eco­nó­mi­cos –pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo, jor­na­les de­pri­mi­dos, gran­des dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios, ma­yor de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, an­sie­dad so­bre el fu­tu­ro. La reali­dad no es esa: Aun­que la glo­ba­li­za­ción es ge­nui­na, se la dis­tor­sio­nó y sus ma­les se exa­ge­ra­ron. Ya es­cri­bí so­bre es­te te­ma an­tes, pe­ro pues­to que el te­ma for­ma par­te tan cen­tral del de­ba­te de la cam­pa­ña, va­le la pe­na vol­ver a tra­tar­lo.

No hay du­da de que se con­si­de­ra a la glo­ba­li­za­ción co­mo el vi­llano eco­nó­mi­co. Do­nald Trump re­cien­te­men­te dio un dis­cur­so so­bre la eco­no­mía. Lo de­di­có ca­si ex­clu­si­va­men­te a los pre­sun­tos ma­les de la glo­ba­li­za­ción. He aquí al­gu­nos ejem­plos:

“Nues­tros po­lí­ti­cos per­si­guie­ron enér­gi­ca­men­te una po­lí­ti­ca de glo­ba­li­za­ción: mu­dar nues­tros pues­tos de tra­ba­jo, nues­tra ri­que­za y nues­tras fá­bri­cas a Mé­xi­co y el ex­te­rior. La glo­ba­li­za­ción en­ri­que­ció mu­cho, mu­cho a la éli­te fi­nan­cie­ra que ha­ce do­na­cio­nes a los po­lí­ti­cos . ... Pe­ro de­jó a mi­llo­nes de nues­tros tra­ba­ja­do­res con na­da, a no ser po­bre­za y do­lor”.

Hi­llary Clin­ton ha es­ta­do si­guien­do esos pa­sos –pri­me­ro, pa­ra res­pon­der a Ber­nie San­ders y aho­ra, a Trump– e in­ten­tó dis­tan­ciar­se de su an­ti­guo apo­yo a los acuer­dos co­mer­cia­les, en­tre ellos los de­fen­di­dos por el pre­si­den­te Bill Clin­ton. Aho­ra, Clin­ton ex­pre­sa que se opo­ne al Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca, el prin­ci­pal acuer­do co­mer­cial del pre­si­den­te Oba­ma, que aún es­pe­ra apro­ba­ción del Con­gre­so.

La im­pli­can­cia –de Trump, San­ders y Clin­ton– es que la glo­ba­li­za­ción es la raíz de nues­tros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Si la arre­gla­mos, to­do es­ta­rá bien. No es así.

Lo que se pa­sa por al­to, en la ob­se­sión con la glo­ba­li­za­ción, es el he­cho de que la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na es­tá im­pul­sa­da prin­ci­pal­men­te por fac­to­res in­ter­nos. En 2015, la de­pen­den­cia co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos –im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes co­mo por­ción del PBI– era del 28 por cien­to, se­gún el Ban­co Mun­dial. Mu­chos otros paí­ses tie­nen una de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca mu­cho ma­yor. El co­mer­cio de Ale­ma­nia re­pre­sen­tó un 86 por cien­to de su PBI; el pro­me­dio pa­ra to­dos los miem­bros de la Or­ga­ni­za­ción de Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos fue del 56 por cien­to.

He aquí otra ma­ne­ra de ex­pli­car el mis­mo pun­to. Su­pon­ga­mos hi­po­té­ti­ca­men­te que la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na fue­ra to­tal­men­te au­to­su­fi­cien­te. Que no tu­vie­ra im­por­ta­cio­nes ni ex­por­ta­cio­nes; to­do lo que con­su­mié­ra­mos lo pro­du­jé­ra­mos. La cri­sis fi­nan­cie­ra 2008-9 se ha­bría pro­du­ci­do de to­das for­mas, por­que fue cau­sa­da, prin­ci­pal­men­te, por fac­to­res do­més­ti­cos: una bur­bu­ja de la vi­vien­da ali­men­ta­da por nor­mas cre­di­ti­cias po­co es­tric­tas, y so­li­ci­tu­des de prés­ta­mo in­co­rrec­tas y frau­du­len­tas.

Los asun­tos eco­nó­mi­cos que de­be­ría­mos de­ba­tir en es­ta cam­pa­ña (pe­ro que no se de­ba­ti­rán) se re­la­cio­nan, en su ma­yor par­te, con de­bi­li­da­des in­ter­nas: in­ver­sio­nes me­dio­cres de las cor­po­ra­cio­nes en nue­vas plan­tas y equi­pos; la ra­len­ti­za­ción en la crea­ción de nue­vas em­pre­sas; el co­lap­so del cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad (es de­cir, de una ma­yor efi­cien­cia); y gran­des dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios fe­de­ra­les.

Es cier­to, tal co­mo sos­tu­vie­ron Trump y otros, que te­ne­mos cons­tan­te­men­te con­si­de­ra­bles dé­fi­cits co­mer­cia­les, 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2015. (Las im­por­ta­cio­nes fue­ron de 2.8 bi­llo­nes de dó­la­res, las ex­por­ta­cio­nes de 2.3 bi­llo­nes de dó­la­res). Pe­ro si apli­cá­ra­mos fuer­tes aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes, co­mo su­gie­re Trump, es du­do­so que creá­ra­mos mu­chos pues­tos de tra­ba­jo nue­vos –si es que creá­ba­mos al­gu­nos. Otros paí­ses pro­ba­ble­men­te to­ma­rían re­pre­sa­lias e im­pon­drían aran­ce­les al­tos so­bre las ex­por­ta­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos. Los pues­tos de tra­ba­jo re­la­cio­na­dos con ex­por­ta­cio­nes-im­por­ta­cio­nes su­fri­rían.

Ade­más, Trump, in­co­rrec­ta­men­te, echa la cul­pa de los dé­fi­cits co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos a los acuer­dos co­mer­cia­les, los que (ale­ga él) fue­ron ne­go­cia­dos por fun­cio­na­rios inep­tos. La cau­sa prin­ci­pal, tal co­mo lo ex­pli­qué an­te­rior­men­te, es el pa­pel del dó­lar co­mo prin­ci­pal mo­ne­da in­ter­na­cio­nal, que se uti­li­za pa­ra fi­nan­ciar el co­mer­cio y las in­ver­sio­nes in­ter­na­cio­na­les. Eso au­men­ta la de­man­da mun­dial de dó­la­res, lo que ele­va la ta­sa de cam­bio; por esa cau­sa los pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos y agrí­co­las de Es­ta­dos Uni­dos son me­nos com­pe­ti­ti­vos en los mer­ca­dos glo­ba­les.

Las in­ter­co­ne­xio­nes que vin­cu­lan a los paí­ses –la glo­ba­li­za­ción– son mu­cho más com­ple­jas de lo que Trump y, pa­ra ser jus­tos, mu­chos otros ima­gi­nan. Los gran­des flu­jos de di­ne­ro en­tre paí­ses com­pi­ten en im­por­tan­cia con los flu­jos ma­si­vos de pro­duc­tos y ser­vi­cios. La me­jor me­di­da que po­de­mos to­mar pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos es re­for­zar nues­tra eco­no­mía in­ter­na, que es la ba­se pri­mor­dial so­bre la que se apo­ya el di­na­mis­mo glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.