Em­be­lle­ce Pors­che al Pa­na­me­ra

El Diario de El Paso - - Opinión -

Ber­lín— Hay co­sas que cues­ta tra­ba­jo de­cir; una de ellas es que el Pa­na­me­ra es un co­che bo­ni­to.

Pue­de ser el efec­to de va­rias co­sas; una que no po­de­mos ne­gar es que des­pués de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción uno co­mien­za a acos­tum­brar­se a ver­lo. Las for­mas que al prin­ci­pio brin­ca­ban a la vis­ta de una for­ma ofen­si­va, hoy ya pa­san de la­do y re­sul­tan has­ta es­pe­ra­das.

Pe­ro de­cir­lo hoy, des­pués de que la mar­ca ha pre­sen­ta­do la se­gun­da ge­ne­ra­ción de su se­dán de­por­ti­vo, cues­ta un po­co me­nos de tra­ba­jo.

Los di­se­ña­do­res de Pors­che han he­cho un gran tra­ba­jo dán­do­le una nue­va apa­rien­cia al se­dán sin que pier­da en ab­so­lu­to su iden­ti­dad.

Pa­ra quien no es­tu­dia la mar­ca, el nue­vo Pa­na­me­ra no ha cam­bia­do en na­da; y al me­nos en la gran es­ca­la ten­drá ra­zón.

Las pro­por­cio­nes se man­tie­nen prác­ti­ca­men­te sin mo­di­fi­ca­ción y si­gue pa­re­cien­do un 911 gran­do­te; pe­ro con lí­neas me­jor lo­gra­das, más de­por­ti­vas y qui­zá in­clu­so más ape­ga­das a la del coupé, del cual to­ma ins­pi­ra­ción.

Los de­ta­lles han si­do bien cui­da­dos y com­po­nen­tes co­mo la in­sig­nia de Pors­che en la ca­jue­la y las luces en la par­te tra­se­ra tie­nen vo­lú­me­nes y lí­neas pro­pias, que ha­cen más ri­ca su apa­rien­cia vi­sual.

Y qui­zá la be­lle­za del Pa­na­me­ra, pa­ra quie­nes gus­ta­mos de los au­tos, no sea ex­clu­si­va­men­te una be­lle­za vi­sual. Co­mo obra es­cul­tó­ri­ca real­men­te des­per­ta­rá po­co; una es­cul­tu­ra de un co­che ita­liano, in­clu­so de al­gu­nos Fiat, son más agra­da­bles a las pu­pi­las.

No, el Pa­na­me­ra no es el se­dán más atrac­ti­vo del mer­ca­do; que­da cla­ro. Pe­ro ya no es el pa­ti­to feo y me­nos en la nue­va ge­ne­ra­ción que, se­gún pro­me­te Pors­che, lo ha­rá el se­dán más rá­pi­do en Nür­bur­gring y el se­dán die­sel más rá­pi­do del mun­do y es­to, in­de­pen­dien­te­men­te de la es­té­ti­ca, es bo­ni­to.

La motorización más mo­des­ta ten­drá un V6, un 2.9 li­tros pe­ro bi­tur­bo y con una po­ten­cia de 440 ca­ba­llos de fuer­za.

Ce­ro a 100 Km/h en só­lo 4.2 se­gun­dos. La ver­sión más po­ten­te ten­drá un V8 de 4.0 li­tros tam­bién bi­tur­bo, pe­ro con una po­ten­cia de 550 ca­ba­llos.

Así, Pors­che ha pre­sen­ta­do la nue­va ge­ne­ra­ción del Pa­na­me­ra, con un ex­te­rior evo­lu­ti­vo, pe­ro mu­cho más atrac­ti­vo, un in­te­rior más lim­pio y avan­za­do tec­no­ló­gi­ca­men­te y una pro­pues­ta de tren mo­triz que en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia po­si­ble de­frau­da­rá. És­ta es só­lo la se­gun­da ge­ne­ra­ción, pe­ro es­te se­dán ya es­tá ha­cien­do su pro­pia his­to­ria y no só­lo col­gán­do­se de la del 911 co­mo se per­ci­bió cuan­do de­bu­tó por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.