Ga­ti­lle­ro apren­dió tác­ti­cas de de­fen­sa en es­cue­la te­xa­na

El Diario de El Paso - - Opinión - Ree­se Dun­kin / No­maan Mer­chant / As­so­cia­ted Press

Da­llas— El ga­ti­lle­ro que ma­tó a cin­co ofi­cia­les de la Po­li­cía en una ma­ni­fes­ta­ción en­tre­nó en una es­cue­la pri­va­da de de­fen­sa per­so­nal en Te­xas, se­gún in­for­mó un fun­cio­na­rio de la es­cue­la el sá­ba­do en la aca­de­mia que en­se­ña tác­ti­cas con ar­mas de fue­go, in­clu­yen­do “có­mo dis­pa­rar mien­tras se es­tá en mo­vi­mien­to”, una ma­nio­bra en la que un ata­can­te dis­pa­ra y lue­go cam­bia de po­si­ción an­tes de vol­ver a dis­pa­rar.

Mi­cah John­son, un ve­te­rano del Ejér­ci­to, re­ci­bió ins­truc­ción en la Aca­de­mia de Ar­tes Gue­rre­ras de Com­ba­te en el su­bur­bio de Ri­chard­son en Da­llas ha­ce dos años, se­gún in­for­mó una per­so­na que di­jo es­tar a car­go de la or­ga­ni­za­ción a la As­so­cia­ted Press.

El hom­bre se ne­gó a res­pon­der a más pre­gun­tas y no qui­so re­ve­lar su nom­bre.

La de­cla­ra­ción de es­te hom­bre fue co­rro­bo­ra­da por un re­por­te de la Po­li­cía con fe­cha del 8 de ma­yo del 2015, cuan­do al­guien en un ne­go­cio, ubi­ca­do a una cor­ta dis­tan­cia de la aca­de­mia re­por­tó ha­ber vis­to a va­rias per­so­nas sos­pe­cho­sas en una SUV.

El ofi­cial a car­go de la in­ves­ti­ga­ción ce­rró el ca­so a só­lo unos mi­nu­tos des­pués de ha­ber arri­ba­do al lu­gar de los he­chos en un es­ta­cio­na­mien­to que se ubi­ca de­trás de un cen­tro co­mer­cial.

Es­tan­do ahí, el ofi­cial ha­bló con John­son, quien le di­jo que “aca­ba­ba de sa­lir de una cla­se en una es­cue­la de de­fen­sa per­so­nal de las cer­ca­nías”.

John­son le di­jo al ofi­cial que es­ta­ba “es­pe­ran­do a que lle­ga­rá su pa­pá” pa­ra re­co­ger a su her­mano. Apa­ren­te­men­te na­die más fue cues­tio­na­do.

El vier­nes, el al­cal­de de Da­llas, Mi­ke

Aca­de­mia mues­tra en su si­tio Web en­se­ñan­za de có­mo sa­car el ar­ma en es­ta­do de es­trés y dis­pa­rar des­de di­fe­ren­tes po­si­cio­nes con mo­vi­mien­to cor­po­ral

Raw­lings, des­cri­bió a John­son co­mo un “ga­ti­lle­ro en mo­vi­mien­to” que ha­bía es­cri­to ma­ni­fies­tos so­bre có­mo se de­bía “dis­pa­rar mien­tras se es­tá en mo­vi­mien­to e hi­zo jus­ta­men­te eso”.

El si­tio Web de la aca­de­mia men­cio­na que uno de sus cur­sos es un “pro­gra­ma de aplicaciones tác­ti­cas”, o TAP (si­glas en in­glés).

“La reali­dad es al­ta­men­te di­ná­mi­ca, us­ted sacará su ar­ma de fue­go, se mo­ve­rá, dis­pa­ra­rá mien­tras es­tá en mo­vi­mien­to, arre­gla­rá des­per­fec­tos, etc. To­do ba­jo al­tos ni­ve­les de es­trés”, se­gún di­ce el si­tio Web.

“La ma­yo­ría de las per­so­nas nun­ca apren­den es­tas ha­bi­li­da­des, ya que no se les per­mi­te rea­li­zar­las en un cam­po de ti­ro es­tá­ti­co”.

El si­tio di­ce que el en­tre­na­mien­to del TAP in­clu­ye “dis­pa­rar des­de di­fe­ren­tes po­si­cio­nes”, “sa­car el ar­ma es­tan­do ba­jo es­trés” y “sa­car el ar­ma mien­tras és­ta se por­ta ocul­ta”.

Se po­día ver a gen­te en­tre­nan­do el sá­ba­do en la es­cue­la ubi­ca­da en un cen­tro co­mer­cial, pe­ro las puer­tas es­ta­ban ce­rra­das. Cuan­do se pre­gun­tó so­bre John­son, un hom­bre que acu­dió a abrir la puer­ta di­jo que “Él en­tre­nó aquí ha­ce dos años… No sé na­da so­bre Mi­cah. Los sien­to. Él ya no es­tá aquí. Es co­sa del pa­sa­do. Ten­go a mi­les de per­so­nas”.

Su víncu­lo a gru­pos afro­ame­ri­ca­nos

John­son se­guía a gru­pos mi­li­tan­tes afro­ame­ri­ca­nos en Fa­ce­boock, in­clu­yen­do uno que posteó un men­sa­je el miér­co­les ins­tan­do a la vio­len­cia en con­tra de la Po­li­cía.

La Li­ga de De­fen­sa Afro­ame­ri­ca­na, uno de los gru­pos a los que John­son les dio “Li­ke”, posteó un men­sa­je que ha­cía re­fe­ren­cia al ti­ro­teo de Al­ton Ster­ling, ba­lea­do por la Po­li­cía en Ba­ton Rau­ge, Lui­sia­na, y de­cía que: “Us­te­des y yo sa­ben lo que de­be­mos ha­cer y no me re­fie­ro a mar­char, ha­cer un mon­tón de rui­do, o asis­tir a con­ven­cio­nes. De­be­mos ‘¡Re­unir a las Tro­pas!’ Es tiem­po de vi­si­tar Lui­sia­na y ha­cer una car­ne asa­da”.

Otro gru­po al que John­son le dio “Li­ke” era el Nue­vo Par­ti­do de las Pan­te­ras Ne­gras, cu­yos lí­de­res han “ex­pre­sa­do por mu­cho tiem­po opi­nio­nes vi­ru­len­tas an­ti-an­glo­sa­jo­nas y an­ti­se­mi­tas”, de acuer­do con el Cen­tro Le­gal pa­ra la Po­bre­za Su­re­ña, el cual mo­ni­to­rea los crí­me­nes de odio y el ex­tre­mis­mo de­re­chis­ta.

MI­CaH jOHN­sON (de­re­cha) con sus her­ma­nos Te­vin y Ni­co­le en la re­cien­te gra­dua­ción de la úl­ti­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.