Ata­que re­vi­ve re­cuer­do del cri­men de Ken­nedy

El Diario de El Paso - - Opinión - Ch­ris­ti­ne Ar­ma­rio, Paul J. We­ber/As­so­cia­ted Press

Da­llas— El sá­ba­do el mo­nu­men­to en re­cuer­do al mag­ni­ci­dio del pre­si­den­te John F. Ken­nedy era una ce­rra­da es­ce­na del cri­men pa­ra las mul­ti­tu­des re­gu­la­res de tu­ris­tas de fin de semana.

Una vez más, Da­llas es el epi­cen­tro del lu­to na­cio­nal.

Pa­tru­llas con las to­rre­tas en­cen­di­das acor­do­na­ban las 20 cén­tri­cas cua­dras don­de un miem­bro de la Re­ser­va del Ejér­ci­to lle­vó a ca­bo el ata­que más le­tal con­tra la po­li­cía estadounidense des­de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre del 2001, mien­tras des­de el ex­te­rior los cu­rio­sos llo­ra­ban a cin­co agen­tes ase­si­na­dos en una ciu­dad des­de ha­ce lar­go tiem­po ator­men­ta­da por otro sin­gu­lar su­ce­so vio­len­to.

El sor­pre­si­vo ata­que per­pe­tra­do la noche del jue­ves cim­bró in­clu­so a los ha­bi­tan­tes de Da­llas más inexo­ra­ble­men­te re­la­cio­na­dos con la muer­te de Ken­nedy.

Una de ellas es Ma­rie Tip­pit, la viu­da de 87 años de edad del po­li­cía a quien Lee Har­vey Os­wald dis­pa­ró con con­se­cuen­cias fa­ta­les des­pués de ase­si­nar a Ken­nedy. Ayer,Tip­pit di­jo ha­ber­se que­da­do le­van­ta­da has­ta la ma­dru­ga­da vien­do la co­ber­tu­ra so­bre los san­grien­tos he­chos de la pre­sen­te semana.

El al­cal­de de Da­llas, Mi­ke Raw­ling, con­fron­tó asi­mis­mo el es­tig­ma de las con­flic­ti­vas ho­ras pos­te­rio­res al ata­que que de­jó un sal­do de 12 po­li­cías y dos ci­vi­les al­can­za­dos por las ba­las —oran­do jun­to con cien­tos de per­so­nas en la pla­za pú­bli­ca cons­trui­da en 1964 por lí­de­res cívicos des­pués del mag­ni­ci­dio.

“Du­ran­te 50 años la gen­te de to­do el mun­do vio a nues­tra ciu­dad a tra­vés de la óp­ti­ca del ase­si­na­to de Ken­nedy. El Da­llas mo­derno na­ció en esa tra­ge­dia”, di­jo Raw­lings.

“Una gran ciu­dad. Quie­nes ama­mos es­ta ciu­dad siem­pre su­pi­nos que ha­bía mu­cho más que lo su­ce­di­do ese 1963”.

El fun­cio­na­rio ce­rró con op­ti­mis­mo: “creo que es­ta ciu­dad es­ta­rá me­jor”.

En una pla­ca con­ti­gua al mo­nu­men­to se lee par­cial­men­te, “en Da­llas, Te­xas, hu­bo una pe­na es­pe­cial”.

Cur­tis Step­han, pa­dre de tres hi­jos que el vier­nes por la noche to­có el piano du­ran­te una vi­gi­lia por las víc­ti­mas, di­jo te­ner la es­pe­ran­za de que Da­llas no vuel­va a pa­sar por lo mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.