Ma­sa­cre no cam­bia­rá en Te­xas le­yes so­bre por­ta­ción de ar­mas

En­tre 20 y 30 ma­ni­fes­tan­tes en Da­llas mar­cha­ron el jue­ves con ri­fles militares

El Diario de El Paso - - PORTADA - The New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Da­llas— Las pro­tes­tas en con­tra de los dis­pa­ros de po­li­cías a afro­ame­ri­ca­nos tu­vie­ron lu­gar aquí el jue­ves. Pe­ro las ma­ni­fes­ta­cio­nes lo­ca­les tu­vie­ron una par­ti­cu­la­ri­dad: en­tre 20 y 30 de los par­ti­ci­pan­tes en la mar­cha ex­hi­bie­ron ri­fles AR-15 y otra cla­se de ar­mas militares, las cua­les por­ta­ban de ma­ne­ra abier­ta.

En Te­xas, no só­lo era al­go le­gal, sino al­go to­tal­men­te co­mún.

El es­ta­do ha si­do un bas­tión de los sen­ti­mien­tos a fa­vor de las ar­mas y el ti­po de lu­gar don­de tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos ha­blan abier­ta­men­te de las pis­to­las que po­seen y lle­van –tan­to en per­so­na, en sus vehícu­los, sus ofi­ci­nas, sus ho­ga­res e in­clu­so en el Ca­pi­to­lio de Te­xas.

En los úl­ti­mos años se han ex­pan­di­do los de­re­chos de ar­mas; los ac­ti­vis­tas han uti­li­za­do la li­ber­tad que les per­mi­te mos­trar ri­fles en pú­bli­co pa­ra apa­re­cer en mí­ti­nes con las “ar­mas lar­gas”.

Quie­nes pro­tes­tan han lle­va­do sus ri­fles a El Ála­mo, en San Antonio, y afue­ra de mez­qui­tas en su­bur­bios de Da­llas. Pe­ro los lí­de­res de la Ciudad y el Con­da­do con­si­de­ra­ron que la pre­sen­cia de ma­ni­fes­tan­tes ar­ma­dos –por­tan­do ar­mas abier­ta­men­te– el jue­ves en el Cen­tro de Da­llas creó con­fu­sión en­tre la Po­li­cía mien­tras se desa­rro­lló el ata­que.

La si­tua­ción se agra­vó des­pués del aten­ta­do, por­que re­sul­ta­ba di­fí­cil a la Po­li­cía el dis­tin­guir en­tre sos­pe­cho­sos y ma­ni­fes­tan­tes.

Dos hom­bres que es­ta­ban ar­ma­dos y una mu­jer que los acom­pa­ña­ba fue­ron de­te­ni­dos, dan­do pie de in­me­dia­to a la teo­ría de la Po­li­cía de que ha­bía más de un fran­co­ti­ra­dor.

El al­cal­de de Da­llas, Mi­ke Raw­lings, su­gi­rió en una en­tre­vis­ta el do­min­go que, en luz del ata­que, él es­ta­ba a fa­vor de que las le­yes en torno a las ar­mas de fuego del es­ta­do fue­ran más es­tric­tas con la por­ta­ción de ri­fles y es­co­pe­tas en pú­bli­co.

“De­be ha­ber una ma­ne­ra de po­der de­cir que no de­bo lle­var mi es­co­pe­ta al par­ti­do de los Ma­ve­ricks, o a una ma­ni­fes­ta­ción por­que al­go ma­lo pue­de pa­sar”, di­jo Raw­lings, un de­mó­cra­ta. “Só­lo quie­ro que vol­va­mos a te­ner sen­ti­do co­mún”.

La cul­tu­ra del es­ta­do de por­tar ar­mas al des­cu­bier­to, se­gún di­jo el al­cal­de, ha pues­to en ries­go a las personas en las ca­lles de Da­llas. “Es­ta es la pri­me­ra vez —pe­ro es una oca­sión muy con­cre­ta— en la que creo que la ley pue­de las­ti­mar a los ciu­da­da­nos y la Po­li­cía, sin que po­da­mos pro­te­ger­los”, di­jo, agre­gan­do que él no es­ta­ba en con­tra de las ar­mas y que él mis­mo te­nía una es­co­pe­ta. “Creo que es sor­pren­den­te cuan­do pien­sas que un ti­ro­teo se es­tá lle­van­do a ca­bo, y se su­po­ne que tú de­bes sa­ber quié­nes son los bue­nos y quié­nes son los ma­los”.

De acuer­do con las au­to­ri­da­des, Mi­cah John­son, de 25 años, abrió fuego con­tra los ofi­cia­les de la Po­li­cía que acom­pa­ña­ban a los mar­chis­tas que pro­tes­ta­ban por las prác­ti­cas po­li­cia­cas. John­son, quien ha­bía per­te­ne­ci­do a la Re­ser­va del Ejér­ci­to, uti­li­zó un ri­fle pa­ra dis­pa­rar des­de un edi­fi­cio de es­ta­cio­na­mien­tos y mien­tras co­rría a pie por las ca­lles de la ciudad, ma­tan­do a cin­co ofi­cia­les de la Po­li­cía.

El je­fe de la Po­li­cía de Da­llas, Da­vid O. Brown, des­cri­bió en el pro­gra­ma de CNN “Sta­te of the Union” el do­min­go la enor­me con­fu­sión que los ma­ni­fes­tan­tes ar­ma­dos en un ini­cio oca­sio­na­ron.

Brown di­jo que el even­to ha­bía atraí­do a unas “20 o 30 personas” que “lle­ga­ron con ri­fles AR-15 col­gan­do de sus hom­bros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.