•Fran­co­ti­ra­dor pla­nea­ba aten­ta­dos más gran­des y es­cri­bía con san­gre

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Da­llas— El hom­bre que ma­tó a cin­co po­li­cías de Da­llas y de­jó a va­rias personas le­sio­na­das, ga­ra­ba­teó le­tras con su propia san­gre en las pa­re­des del es­ta­cio­na­mien­to don­de los agen­tes lo aco­rra­la­ron y más tar­de lo ma­ta­ron me­dian­te un ex­plo­si­vo a con­trol re­mo­to, in­for­mó el je­fe de la Po­li­cía de Da­llas es­te do­min­go.

Mi­cah John­son de 25 años, y ve­te­rano del Ejér­ci­to es­cri­bió las le­tras “RB” y otras mar­cas, pre­ci­só Da­vid Brown en de­cla­ra­cio­nes al pro­gra­ma ‘Sta­te of the Union’, de la ca­de­na CNN.

Los in­ves­ti­ga­do­res es­tán bus­can­do pruebas en la ca­sa de John­son, en los su­bur­bios de Da­llas, pa­ra tra­tar de ave­ri­guar qué po­drían sig­ni­fi­car esas le­tras, agre­gó Brown.

El je­fe po­li­cial de­fen­dió la de­ci­sión de ma­tar a John­son me­dian­te una bom­ba co­lo­ca­da por un ro­bot, al afir­mar que las ne­go­cia­cio­nes no avan­za­ban y que los agen­tes no po­dían acer­car­se más sin po­ner­se en pe­li­gro.

Du­ran­te el ase­dio de apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras en la co­che­ra, John­son min­tió y se bur­ló de los ne­go­cia­do­res de la Po­li­cía, pre­ci­só Brown.

Por otra par­te, el fun­da­dor y prin­ci­pal ins­truc­tor de una es­cue­la pri­va­da de au­to­de­fen­sa, Jus­tin J. Ever­man, re­ve­ló que John­son se en­tre­na­ba de ma­ne­ra mi­li­tar en su pro­pio pa­tio, así co­mo en la es­cue­la que en­se­ña tác­ti­cas es­pe­cia­les co­mo “dis­pa­rar en mo­vi­mien­to”, una ma­nio­bra que con­sis­te en dis­pa­rar y cam­biar de po­si­ción an­tes de vol­ver a ha­cer­lo.

Ever­man pre­ci­só que John­son re­ci­bió ha­ce dos años en­tre­na­mien­to en la Aca­demy of Com­ba­ti­ve Wa­rrior Arts (Aca­de­mia de Ar­tes Gue­rre­ras Com­ba­tien­tes) en Ri­chard­son, un su­bur­bio de Da­llas.

La de­cla­ra­ción de Ever­man fue co­rro­bo­ra­da por un in­for­me po­li­cial del 8 de ma­yo de 2015, cuan­do al­guien en un ne­go­cio a cor­ta dis­tan­cia de­nun­ció la pre­sen­cia de gen­te sos­pe­cho­sa en una ca­mio­ne­ta de­por­ti­va.

El agen­te in­ves­ti­ga­dor ce­rró el ca­so mi­nu­tos des­pués de lle­gar a un cen­tro co­mer­cial, don­de ha­bló con John­son, quien di­jo que aca­ba­ba de sa­lir “de una cla­se en una es­cue­la de au­to­de­fen­sa cer­ca­na”.

John­son le di­jo al agen­te que “es­pe­ra­ba a su pa­pá” a fin de re­co­ger lue­go a su her­mano. Apa­ren­te­men­te no se in­te­rro­gó a na­die más.

El vier­nes, el al­cal­de de Da­llas, Mi­ke Raw­lings, des­cri­bió a John­son co­mo al­guien ca­paz de “dis­pa­rar en mo­vi­mien­to” y au­tor de pan­fle­tos so­bre có­mo “dis­pa­rar y mo­ver­se”.

Las au­to­ri­da­des di­cen que el ase­sino de 25 años lle­va­ba un dia­rio per­so­nal so­bre tác­ti­cas de com­ba­te y te­nía un ar­se­nal en su ca­sa, con ma­te­ria­les pa­ra la fa­bri­ca­ción de ex­plo­si­vos, fu­si­les y mu­ni­cio­nes.

La pá­gi­na web de la aca­de­mia ca­li­fi­ca a uno de sus cur­sos de “pro­gra­ma de apli­ca­cio­nes tác­ti­cas (TAP)”.

“La reali­dad es al­ta­men­te di­ná­mi­ca, sa­cas tu ar­ma, te des­pla­zas, dis­pa­ras en mo­vi­mien­to, re­pa­ras des­per­fec­tos, et­cé­te­ra, to­do en un al­to ni­vel de es­trés”, di­ce el tex­to. “La ma­yo­ría de la gen­te no ad­quie­re es­tas des­tre­zas que ge­ne­ral­men­te no es­tán per­mi­ti­das en el po­lí­gono de ti­ro es­tá­ti­co”.

En en­tre­na­mien­to TAP in­clu­ye “dis­pa­rar des­de dis­tin­tas po­si­cio­nes”, “sa­car el ar­ma ba­jo es­trés”, “ex­traer un ar­ma ocul­ta”. Ever­man no qui­so de­cir qué cla­ses to­mó John­son.

“No sé na­da so­bre Mi­cah. Lo la­men­to. Se ha ido. Pa­ra no­so­tros es el pa­sa­do. Ten­go mi­les de personas”, di­jo Ever­man a The As­so­cia­ted Press el sá­ba­do.

Sin em­bar­go, los dos hom­bres man­te­nían una re­la­ción cor­dial y con­ver­sa­ron a tra­vés de la red so­cial Fa­ce­book en agos­to de 2014. Ever­man sa­bía que John­son ha­bía es­ta­do fue­ra del país. Ofi­cia­les militares di­je­ron que es­ta­ba en Af­ga­nis­tán en esa épo­ca.

“Aví­sa­me cuan­do vuel­vas por aquí. Me en­can­ta­ría te­ner­te de re­gre­so en la aca­de­mia”, ex­pre­só Ever­man, de acuer­do con un co­men­ta­rio sal­va­do por la AP an­tes de que se bo­rra­ra el per­fil de John­son en Fa­ce­book.

“¡De acuer­do!”, res­pon­dió Mi­cah John­son al co­men­ta­rio de Ever­man en la red so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.