•Pa­trick Zamarripa de­jó el Army pa­ra en­con­trar la muer­te co­mo ele­men­to po­li­cia­co

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Da­llas– Pa­trick Zamarripa ha­bía de­ja­do ha­ce cin­co años los Ma­ri­nes por­que que­ría es­tar cer­ca de su fa­mi­lia. Cam­bió las pol­va­re­das de Irak por las ave­ni­das con ras­ca­cie­los del cen­tro de Da­llas. Que­ría ca­sar­se, te­ner hi­jos y no fal­tar a nin­gún par­ti­do de los Cow­boys. La se­ma­na pa­sa­da ha­bía que­da­do con su pa­dre en ir al es­ta­dio pe­ro el jue­ves por la no­che, du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción que aca­bó en un ti­ro­teo, una ba­la fa­tal bur­ló su cha­le­co an­ti­ba­las al co­lar­se por la axi­la.

“Le en­can­ta­ba ser ma­ri­ne y aho­ra po­li­cía. Fue va­rias ve­ces a la gue­rra. Me en­se­ña­ba fo­tos de he­li­cóp­te­ros y tan­ques. Es­ta­ba muy or­gu­llo­so. Pe­ro ha te­ni­do que mo­rir aquí, por los dis­pa­ros de un lo­co”, di­ce por te­lé­fono Rick Zamarripa de su hi­jo. La fa­mi­lia, de ori­gen me­xi­cano, se ha amu­ra­lla­do en torno a la mu­jer y los dos hi­jos que de­ja el po­li­cía de 32 años. “No que­re­mos ver a na­die”.

Su pa­dre le lla­ma Pa­tri­cio y se es­fuer­za por ha­cer­se en­ten­der en es­pa­ñol. En Mon­te­rrey, de don­de sa­lió su abue­lo en los años 20 pa­ra tra­ba­jar en las vías del fe­rro­ca­rril al otro la­do de la fron­te­ra, le di­rían ‘po­cho’, el ape­la­ti­vo pa­ra los me­xi­ca­nos que tie­nen la len­gua co­mo dor­mi­da de tan­to usar el in­glés. Zamarripa, chi­cano de cuar­ta ge­ne­ra­ción, no ha­bla­ba es­pa­ñol pe­ro man­te­nía bien ali­men­ta­das sus raí­ces. Le gus­ta­ba desa­yu­nar bar­ba­coa y la mú­si­ca nor­te­ña. “No eres un ver­da­de­ro la­tino has­ta que no vas a un con­cier­to de Michael Salgado (un po­pu­lar can­tan­te me­xi­cano)”, de­cía en un tuit de ha­ce ape­nas un año.

Los pa­dres de Pa­trick se di­vor­cia­ron cuan­do era un ni­ño y él se fue a vi­vir con su ma­dre y sus dos her­ma­nos. “Era un po­co tí­mi­do y muy per­fec­cio­nis­ta”, cuen­ta su pa­dre, que re­co­no­ce que no ha­bla­ba mu­cho de su trabajo. Su re­la­ción era bue­na, com­par­tían la afi­ción por el fut­bol ame­ri­cano y los tra­ba­jos ca­se­ros de re­pa­ra­ción. “Mu­chas ve­ces cuan­do ve­nía a ca­sa nos po­nía­mos a arre­glar al­gu­na me­sa o de­jar bonito el jar­dín”.

Cuan­do aca­bó high school, pa­só unos me­ses sin de­ci­dir muy bien qué hacer. Pi­dió con­se­jo a la fa­mi­lia y en­tre su her­ma­na ma­yor y un par de tíos, to­dos re­ser­vis­tas del Ejér­ci­to co­mo tan­tos his­pa­nos du­ran­te los úl­ti­mos años, apos­tó por la Ma­ri­na.

Pa­trick Zamarripa era uno de los 500 mil la­ti­nos que vi­ven en Da­llas, una de las ca­pi­ta­les con ma­yor por­cen­ta­je de po­bla­ción de ori­gen his­pano, y en su gran ma­yo­ría me­xi­cano. La ciudad lle­gó a te­ner su Little Mé­xi­co. En el par­que don­de so­lían re­unir­se los mi­gran­tes y sus fa­mi­lias ca­da 14 de sep­tiem­bre pa­ra ce­le­brar la in­de­pen­den­cia de su na­ción, só­lo queda una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va. Con el cre­ci­mien­to de la ciudad, la an­ti­gua pe­ri­fe­ria se trans­for­mó en cen­tro y Little Mé­xi­co fue sien­do po­co a po­co de­vo­ra­da por el hor­mi­gón, los cris­ta­les y las ren­tas al­tas de los edi­fi­cios gi­gan­tes del down­town

Fren­te al par­que, un gru­po de tra­ba­ja­do­res que es­tán ali­ca­tan­do el as­fal­to pa­ran a hacer un des­can­so. Son seis: tres cu­ba­nos, un sal­va­do­re­ño y un me­xi­cano. José López vino de Ja­lis­co ha­ce ca­si trein­ta años pe­ro ya no lle­gó a tiem­po de dis­fru­tar de la cén­tri­ca co­lo­nia . “Aquí ya no vi­ve nin­gún me­xi­cano, eso era an­tes. Ya no nos quie­ren, bueno, nos quie­ren pa­ra tra­ba­jar en la ca­rre­te­ra", di­ce a ma­ne­ra de sar­cas­co. López vi­ve cer­ca de don­de la fa­mi­lia Zamarripa ve­la el cuerpo del po­li­cía his­pano muer­to.

pa­trick zamarripa

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.