Y así... pa­sa­ron los años

El Diario de El Paso - - COMUNIDAD - Mi­guel Gó­mez, CFT Con­se­je­ro Fi­nan­cie­ro Sí­gue­me en Fa­ce­book.com/ Mi­guel Go­mez Con­se­je­ro

¿Cuán­tas co­sas has de­ja­do pa­ra ‘al­gún día’? ¿Cuán­tos sue­ños, cuán­tos via­jes, cuán­to?

Y es que así es la na­tu­ra­le­za hu­ma­na: De­ja­mos pa­ra des­pués las co­sas que nos asus­ta hacer, los pro­yec­tos que de­man­dan un ma­yor es­fuer­zo, una ma­yor de­di­ca­ción, una ma­yor aten­ción.

Pre­tex­tos hay mu­chos, siem­pre hay pre­tex­tos: que si el dó­lar, que los hi­jos es­tán chi­qui­tos, que los hi­jos ya cre­cie­ron, que si te due­le la es­pal­da, que no te sien­tes lis­to o lis­ta, que es­to, que aque­llo. Y así se pa­san los años.

¿Cuán­tas ve­ces le de­ci­mos a nues­tros hi­jos ‘un día de es­tos’ (te com­pro eso, va­mos a tal lu­gar, ha­ce­mos ese jue­go) só­lo pa­ra que ese día nun­ca lle­gue? ¿Cuán­tas ve­ces nos he­mos di­cho lo mis­mo?

Pos­po­ner es muy có­mo­do. Tan­to, que mu­chas ve­ces es la res­pues­ta au­to­má­ti­ca cuan­do sur­ge una idea o al­gu­na si­tua­ción que pu­die­ra al­te­rar la zo­na de con­fort: ‘des­pués lo veo’ se con­vier­te en una sa­li­da fá­cil, en una no res­pues­ta que te per­mi­te sa­lir del pa­so.

¿Có­mo so­lu­cio­nar es­to? ¿Có­mo apren­der a de­jar de pos­po­ner las co­sas, las ideas o las ac­ti­vi­da­des? Re­vi­san­do tus prio­ri­da­des. Sí, qui­zá hoy no ten­gas el di­ne­ro pa­ra hacer ese via­je por Eu­ro­pa que tan­to has so­ña­do, pe­ro no por eso vas a pos­po­ner el aho­rrar pa­ra ha­cer­lo o, in­clu­so, sa­lir a ex­plo­rar los lu­ga­res cer­ca­nos a tu ciudad y que nun­ca has ido a co­no­cer.

Sí, qui­zá esa idea de ne­go­cio re­quie­re una in­ver­sión fuer­te de di­ne­ro o de tiem­po pa­ra ini­ciar­la, ¿qué po­drías hacer des­de hoy pa­ra em­pe­zar?

Te­nien­do cla­ro qué es lo que es im­por­tan­te pa­ra ti es co­mo avan­zas, co­mo cre­ces, co­mo al­can­zas tus me­tas, pe­ro tam­bién co­mo apren­des a pos­po­ner con cons­cien­cia y a de­cir “No” a aque­llo que no es tan im­por­tan­te pa­ra ti, pa­ra po­der de­cir “Sí” a aque­llo que sí lo es.

¿To­dos tus ami­gos te pre­sio­nan a com­prar tal o cual co­sa? Que sean tus prio­ri­da­des y tus va­lo­res las que de­ter­mi­nen si lo ha­ces o no, no la pre­sión so­cial.

La pró­xi­ma vez que te veas pos­po­nien­do al­go, ha­cien­do a un la­do al­gu­na idea o al­gún sue­ño, de­ten­te, ana­li­za por­qué lo es­tás ha­cien­do. ¿Lo es­tás pos­po­nien­do por­que no es­tá en tu lis­ta de prio­ri­da­des? O, ¿lo es­tás pos­po­nien­do por­que es in­có­mo­do o re­ta­dor?

El apren­der a pos­po­ner de ma­ne­ra cons­cien­te te per­mi­ti­rá en­fo­car­te en lo im­por­tan­te, y al mis­mo tiem­po te ayu­da­rá a des­ha­cer­te de pre­tex­tos in­ne­ce­sa­rios que te im­pi­den cre­cer. En re­su­men, te ayu­da a vi­vir y cons­truir la vi­da que tú quieres, día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.