Res­pon­sa­bi­li­zan a em­plea­dos de cen­tro de de­ten­ción por ata­que de sa­ram­pión

Apa­tía pa­ra va­cu­nar­se pro­vo­ca que los 22 in­fec­ta­dos en el lu­gar sea el bro­te con más ca­sos en el país, re­ve­la Salud de Ari­zo­na

El Diario de El Paso - - FRONTERA - uc­son, Ariz­noa—

TFun­cio­na­rios de Salud de Ari­zo­na ex­pli­can que el bro­te ac­tual más gran­de de sa­ram­pión en los Es­ta­dos Uni­dos se de­be en par­te a que al­gu­nos tra­ba­ja­do­res del Cen­tro de De­ten­ción Fe­de­ral de In­mi­gra­ción se rehú­san a ser va­cu­na­dos.

Las au­to­ri­da­des con­fir­ma­ron 22 ca­sos de sa­ram­pión en Ari­zo­na des­de fi­na­les de ma­yo. To­dos tie­nen su ori­gen en el Cen­tro de De­ten­cio­nes Eloy, una ins­ta­la­ción de la Agen­cia de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE) ad­mi­nis­tra­da por la com­pa­ñía pri­va­da Cor­po­ra­ción de Co­rrec­cio­na­les de los EU (CCA).

El di­rec­tor de salud del Con­da­do Pi­nal, Thomas Scryer, ex­pli­có que pro­ba­ble­men­te el bro­te co­men­zó con un in­mi­gran­te pe­ro los de­te­ni­dos ya fue­ron va­cu­na­dos. Con­ven­cer a los em­plea­dos que se de­jen va­cu­nar o mues­tren prue­ba de ya te­ner la va­cu­na ha si­do mu­cho más di­fí­cil, co­men­tó.

“Así que son ellos los que es­tán trans­mi­tien­do el sa­ram­pión a sus com­pa­ñe­ros y a la co­mu­ni­dad”, di­jo Schr­yer.

La ins­ta­la­ción in­clu­ye a 350 em­plea­dos de CCA y un nú­me­ro des­co­no­ci­do de em­plea­dos de ICE, aun­que Scryer cal­cu­la unos 100.

ICE no pu­bli­ca el nú­me­ro de em­plea­dos, ni les po­ne co­mo re­qui­si­to que es­tén va­cu­na­dos. Hay unos un mil 200 in­ter­nos en la ins­ta­la­ción.

Yas­meen Pitts O’Kee­fe, vo­ce­ra de ICE, de­cla­ró que la agen­cia es­tá tra­ba­jan­do de cer­ca con los fun­cio­na­rios de salud pa­ra mo­ni­to­rear a los de­te­ni­dos y a los em­plea­dos y que ins­ti­tu­yó va­rias me­di­das pa­ra evi­tar que la en­fer­me­dad se di­se­mi­ne más, in­clu­yen­do el pro­por­cio­nar va­cu­nas, re­fe­rir em­plea­dos a clí­ni­cas cer­ca­nas, dar vo­lan­tes y fo­lle­tos so­bre los pe­li­gros del sa­ram­pión y pro­por­cio­nar­les más­ca­ras y guan­tes.

CCA, la cor­po­ra­ción con ma­triz en Ten­nes­see que ad­mi­nis­tra la ins­ta­la­ción, re­por­ta que la ma­yo­ría de sus em­plea­dos ya fue­ron va­cu­na­dos o han mos­tra­do prue­ba de ya es­tar­lo.

A aque­llos que no, se les exi­ge que usen más­ca­ra qui­rúr­gi­ca o se que­den en ca­sa.

Ca­ra Ch­rist, di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de Salud de Ari­zo­na, acla­ra que el per­so­nal de la ins­ta­la­ción ha es­ta­do mu­cho más re­cep­ti­vo en días pa­sa­dos y que un gran nú­me­ro de em­plea­dos de CCA fue­ron va­cu­na­dos la se­ma­na pa­sa­da.

“Una vez que com­pren­den lo im­por­tan­te que es y los efec­tos que pue­de te­ner en la co­mu­ni­dad, tien­den a coope­rar. Así que es­pe­ra­mos ob­te­ner una dis­po­si­ción a coope­rar de ICE”, di­jo Ch­rist.

Re­gre­só tras erra­di­ca­ción en el 2000

El sa­ram­pión es muy con­ta­gio­so y se pre­vie­ne con va­cu­nas. Se erra­di­có de los EU en 2000.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos dos años ha ha­bi­do nue­vos ca­sos en gran par­te de­bi­do a la creen­cia in­fun­da­da de que la va­cu­na cau­sa au­tis­mo en los ni­ños, co­men­tó Schr­yer. Los sín­to­mas nor­mal­men­te son le­ves pe­ro pue­de ser mor­tal en los be­bés, los cua­les no pue­den re­ci­bir la va­cu­na has­ta que tie­nen un año de edad.

El año pa­sa­do, los fun­cio­na­rios cul­pa­ron prin­ci­pal­men­te de un bro­te ma­si­vo que ocu­rrió en Dis­ney­lan­dia en Ca­li­for­nia y se dis­per­só a mu­chos otros es­ta­dos, a los pa­dres que se rehu­sa­ron a va­cu­nar a sus ni­ños.

el Cen­tro de in­mi­gra­ción eloy es una ins­ta­la­ción de la agen­cia de in­mi­gra­ción y adua­nas ad­mi­nis­tra­da por la com­pa­ñía pri­va­da cor­po­ra­ción de co­rrec­cio­na­les de eU

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.