El Bre­xit, Trump y la glo­ba­li­za­ción

El Diario de El Paso - - OPINION - Bre­ver­se Fran­cis­co Pa­di­lla

El mun­do se en­cuen­tra in­mer­so en una se­rie de acon­te­ci­mien­tos, mu­chos de ellos de ti­po vio­len­to, aun­que tam­bién los vai­ve­nes que aho­ra ob­ser­va­mos en­cua­dran en un mar­co po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co; tal es el ca­so y co­mo de­mos­tra­ción de una de­mo­cra­cia muy desa­rro­lla­da en el Reino Uni­do, pues me­dian­te el lla­ma­do Re­fe­rén­dum los ciu­da­da­nos de­ci­die­ron sa­lir­se de la Unión Eu­ro­pea (UE), ha­bien­do si­do lla­ma­do po­pu­lar­men­te co­mo el

Bre­xit (Br: Bre­ta­ña, Exit: sa­li­da). La Unión Eu­ro­pea se con­for­mó en 1957, des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, sien­do par­tí­ci­pes en sus ini­cios con só­lo 5 paí­ses y fue lla­ma­da Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea.

En­tre sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos es­tu­vo crear una mo­ne­da co­mún pa­ra los paí­ses par­ti­ci­pan­tes, la que es ac­tual­men­te el eu­ro, y par­ti­ci­pan­do 28 miem­bros (27, con la sa­li­da del Reino Uni­do), aun­que so­la­men­te 19 es­tán de acuer­do en usar el eu­ro. El Par­la­men­to Eu­ro­peo es el en­car­ga­do de ela­bo­rar las le­yes co­mu­nes pa­ra los paí­ses par­ti­ci­pan­tes.

Fue muy cla­ra la di­vi­sión de los vo­tan­tes bri­tá­ni­cos en­tre la ge­ne­ra­ción de adul­tos ma­yo­res que op­ta­ron por la sa­li­da del blo­que eu­ro­peo (ma­yo­res de 55 años vo­ta­ron en un 80 por cien­to), y la ge­ne­ra­ción jo­ven pro­cli­ve a su per­ma­nen­cia (los de en­tre 18 a 24 años vo­ta­ron en un 36 por cien­to) pa­ra apro­ve­char la ofer­ta y de­man­da más in­ter­na­cio­nal y di­ver­sa en as­pec­tos de me­jo­res tra­ba­jos, cul­tu­ra y edu­ca­ción, ac­ce­si­bles en los otros 27 paí­ses.

Ta­les aná­li­sis arro­ja­ron tam­bién que los pro­mo­to­res de tal di­vi­sión del Reino Uni­do ma­ni­pu­la­ron ver­da­des a me­dias pa­ra lo­grar sus pro­pó­si­tos, al gra­do de que una vez que em­pe­za­ron a asi­mi­lar tal de­ci­sión, se ha em­pe­za­do a ges­tar, por un la­do se­guir dis­fru­tan­do los be­ne­fi­cios de la UE du­ran­te el tiem­po de tran­si­ción de dos años, lo que es inacep­ta­ble, y en el úl­ti­mo de los ca­sos dar mar­cha atrás pro­mo­vien­do al lla­ma­do (B: Bre­ta­ña, Re­ver­se: re­gre­so), mien­tras no se apli­que el Ar­tícu­lo 50 que rige a la UE.

Las alar­mis­tas ver­da­des a me­dias a las que nos re­fe­ri­mos fue­ron dos: (1) Que al sa­lir­se de la UE se re­du­ci­ría rá­pi­da­men­te la mi­gra­ción exis­ten­te pro­ve­nien­te de otros paí­ses eu­ro­peos, y, (2) Pro­me­ter que la apor­ta­ción de 462 mi­llo­nes que se apor­tan al blo­que eu­ro­peo se­rían apli­ca­dos pa­ra me­jo­rar los Ser­vi­cios Na­cio­na­les de Salud. De ta­les afir­ma­cio­nes ya se es­ta­ban re­trac­tan­do los pro­mo­to­res de la sa­li­da, una vez que ga­na­ron el re­fe­rén­dum.

En apa­rien­cia, los ob­ser­va­do­res po­drían re­fle­xio­nar en el sen­ti­do de que en ese país no sa­ben lo que es­tán vo­tan­do.

Pe­ro no es así, la reali­dad es que la vo­ta­ción es­tu­vo de­ma­sia­do ce­rra­da: 52 por cien­to a fa­vor de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, por un la­do, y por el otro un 48 por per­ma­ne­cer en ella, con una de las par­ti­ci­pa­cio­nes más al­tas des­de una elec­ción ge­ne­ral en 1992, lle­gan­do al 71.8 por cien­to de vo­tan­tes (30 mi­llo­nes).

De los cua­tro paí­ses par­ti­ci­pan­tes del Reino Uni­do, In­gla­te­rra y Ga­les vo­ta­ron ir­se de la UE con un 53 por cien­to en pro­me­dio; mien­tras Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te op­ta­ron por per­ma­ne­cer en la UE.

El tra­tar de des­en­tra­ñar los mo­ti­vos de los vo­tan­tes pa­ra to­mar la de­ci­sión alu­di­da es una ta­rea mo­nu­men­tal; lo que nos queda es ana­li­zar que el Reino Uni­do es un sis­te­ma mo­nár­qui­co y par­la­men­ta­rio, con unos re­yes que en el pa­pel po­dría pa­re­cer­se que tie­nen poderes ili­mi­ta­dos, pe­ro que en la prác­ti­ca per­ma­ne­cen vi­gen­tes co­mo un sím­bo­lo.

En la es­pe­cie, he aquí los in­di­ca­ti­vos que nos arro­ja el sen­ti­do co­mún: lo más po­si­ble son los desacuer­dos con las po­lí­ti­cas que el gru­po de la UE ha es­ta­do apli­can­do en ma­te­rias tan di­sím­bo­las co­mo son as­pec­tos so­cia­les que in­vo­lu­cran la mi­gra­ción, pe­ro tam­bién en las eco­nó­mi­cas con el ma­ne­jo de la mo­ne­da, el eu­ro, que sin em­bar­go se ha man­te­ni­do fuer­te.

Res­pec­to a la mi­gra­ción el te­ma no es tan sim­plis­ta: por un la­do el mi­gran­te que se arro­pa a un país ex­tra­ño que ha de in­te­grar­se; y por el la­do del país hués­ped, tam­bién és­te tie­ne un pa­pel pre­pon­de­ran­te pa­ra lo­grar una acep­ta­ción del ex­tran­je­ro que lle­ga a ca­sa.

Pen­sa­mos que el se­pa­rar­se de un gru­po fuer­te co­mo lo es la UE no de­bió ha­ber si­do la so­lu­ción que es con­ve­nien­te pa­ra el Reino Uni­do. So­mos apo­ya­do­res de un prin­ci­pio de In­ge­nie­ría lla­ma­do si­ner­gia y que dic­ta: nun­ca una par­te es ma­yor que la su­ma­to­ria de las par­tes, que si lo tra­du­ci­mos a un en­torno so­cial, nos dic­ta que tra­ba­jar en equi­po siem­pre da­rá me­jo­res re­sul­ta­dos que in­di­vi­dual­men­te. Ese es el error que ha co­me­ti­do el Reino Uni­do al se­pa­rar­se el res­to de paí­ses par­ti­ci­pan­tes de la UE, y aun­que los da­ños a ter­ce­ros aún se em­pie­zan a cuan­ti­fi­car, los pro­pios de ese país pron­to los em­pe­za­rán a re­sen­tir.

A par­tir de la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE, el Ban­co de In­gla­te­rra ha in­ter­ve­ni­do ya tres ve­ces tra­tan­do de pa­rar el efec­to do­mi­nó que em­pie­za a pro­du­cir­se, prin­ci­pal­men­te pa­ra de­te­ner la fu­ga de ca­pi­ta­les an­te la in­cer­ti­dum­bre.

Las me­di­das van en­ca­mi­na­das a “en­gra­sar la eco­no­mía bri­tá­ni­ca”, ini­cian­do el mar­tes 5 de ju­lio con la in­yec­ción de 150 mil mi­llo­nes de li­bras pa­ra pro­mo­ver los prés­ta­mos a ho­ga­res y em­pre­sas, así co­mo la emi­sión de bo­nos bri­tá­ni­cos a unos in­tere­ses ba­jos ré­cord (deu­da pú­bli­ca). To­do lo an­te­rior po­dría que­dar re­ba­sa­do por la sus­pen­sión de las ac­ti­vi­da­des de fon­dos in­mo­bi­lia­rios (Seis in­mo­bi­lia­rias), pre­vien­do las de­man­das ma­si­vas de re­ti­ro de ca­pi­tal.

El ta­ma­ño del da­ño ape­nas se em­pie­za a cuan­ti­fi­car, o co­mo di­jo Klaus Re­gling, di­rec­tor del Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad, “las dos par­tes han to­ma­do en cuen­ta el cos­to del di­vor­cio”.

¿Por qué he­mos que­ri­do aso­ciar al per­so­na­je Trump con la si­tua­ción an­tes plan­tea­da, que re­pre­sen­ta el ale­ja­mien­to de un país res­pec­to a un gru­po, el rom­per una aso­cia­ción con sus tra­ta­dos y le­yes, pa­ra me­jor vi­vir en so­li­ta­rio con sus pro­pios pro­ble­mas?

Es­te can­di­da­to a la presidencia de los Es­ta­dos Uni­dos se ha en­car­ga­do de pro­cla­mar a los cua­tro vien­tos, es­to es, que lo que ha ve­ni­do ha­cien­do es­te país han si­do erro­res que él va a rec­ti­fi­car.

¿Có­mo? Des­co­no­cien­do, rec­ti­fi­can­do o ter­mi­nan­do los tra­ta­dos que se­gún él no le han con­ve­ni­do a EU, co­mo el Tra­ta­do del Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN). Tam­bién in­sis­te en que Chi­na tie­ne ven­ta­jas con sus tra­ta­dos co­mer­cia­les con EU, por lo que pi­de re­vi­sar los pac­tos co­mer­cia­les en que se es­té “abu­san­do” del país.

Con esa men­ta­li­dad es­tá en ries­go de no ser ra­ti­fi­ca­do el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co (El TPP, Trans-Pa­ci­fic Part­ners­hip, por sus si­glas en in­glés), en ca­so de que Trump lo­gre la presidencia, el cual re­quie­re que lo ra­ti­fi­quen al me­nos 6 de los 12 Par­ti­ci­pan­tes pa­ra que en­tre en vi­gor el 4 de fe­bre­ro del 2018.

Tam­bién se opo­ne a te­ner tra­tos con la Alian­za del Pa­cí­fi­co, blo­que co­mer­cial que in­vo­lu­cra a Mé­xi­co, Pe­rú, Chi­le y Co­lom­bia.

En otras pa­la­bras, sien­do co­mo es un na­ti­vis­ta, pre­fie­re ais­lar a los EU del res­to del mun­do pa­ra “de­mos­trar” la au­to­ri­dad y po­der que se tie­ne, co­mo con­se­cuen­cia y de ser ne­ce­sa­rio, se le ha­rá sa­ber con la fuer­za de las ar­mas.

Ya co­mo can­di­da­to ha men­cio­na­do que al cons­truir un muro ha­rá que Mé­xi­co lo pa­gue, o lo for­za­rá a que lo ha­ga.

Aún es­ta­mos a tiem­po de pa­rar es­ta de­ba­cle, no vo­tan­do por es­te can­di­da­to que se­ría no­ci­vo pa­ra el país, el ya pró­xi­mo no­viem­bre del 2016.

Post Scrip­tum

Un mun­do glo­ba­li­za­do ya no es una op­ción, es ya una reali­dad con la que vi­vi­mos, que­ra­mos o no. La in­ter­co­mu­ni­ca­ción y acuer­dos en­tre las co­mu­ni­da­des de los di­fe­ren­tes paí­ses, no so­la­men­te son con­ve­nien­tes sino que son ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar ob­je­ti­vos co­mu­nes en be­ne­fi­cio a los residentes de ta­les gru­pos co­lec­ti­vos.

An­te los pro­ble­mas de mi­gra­ción, cons­truir un muro gi­gan­te pa­ra con­te­ner­la, no es la so­lu­ción. La iner­cia mun­dial ac­tual lla­ma­da glo­ba­li­za­ción va en pos de la li­bre cir­cu­la­ción de bie­nes, ser­vi­cios y personas.

An­te los pro­ble­mas del te­rro­ris­mo, sur­gen los sen­ti­mien­tos dis­cri­mi­na­to­rios en con­tra de lo que se mue­va. El can­di­da­to Trump re­fe­ri­ría un país ais­la­do con sus fron­te­ras y puer­tos ce­rra­dos pa­ra que no en­tre nin­gún ex­tran­je­ro, ni mu­sul­ma­nes ni me­xi­ca­nos. Es me­jor vi­vir en so­le­dad, pe­ro ¿has­ta cuan­do aguan­ta­rá un país sin tra­ta­dos co­mer­cia­les blo­quea­do del res­to del mun­do? Vea­mos lo que no se pue­de ne­gar co­mo el ca­so Ve­ne­zue­la con un Go­bierno ne­ta­men­te po­pu­lis­ta que ha lle­va­do al país a la rui­na, en­ten­dien­do el po­pu­lis­mo co­mo fun­cio­na en La­ti­noa­mé­ri­ca: pu­ras pro­me­sas y en­ga­ños a la ciu­da­da­nía, com­prán­do­les sus vo­tos con re­ga­los eco­nó­mi­cos bá­si­cos pa­ra lo­grar to­mar el po­der, pa­ra en­se­gui­da ol­vi­dar­se de las pro­me­sas de cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.