Va­ca­cio­nes en bie­nes­tar

El Diario de El Paso - - OPINION - Is­mael Ca­la Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor

Cuan­do pla­ni­fi­ca­mos las va­ca­cio­nes, sean lar­gas o bre­ves, nos em­pe­ña­mos en lle­nar la agen­da con ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res y de ocio. Tra­ta­mos de no “des­per­di­ciar” ni un mi­nu­to de tiem­po li­bre. Sin em­bar­go, ol­vi­da­mos des­ti­nar es­pa­cios pa­ra es­ca­par­nos a nues­tro in­te­rior, pa­ra cui­dar de no­so­tros mis­mos. No so­lo pa­ra re­car­gar pi­las, sino tam­bién pa­ra en­con­trar la paz in­te­rior.

En el tra­sie­go de la vi­da dia­ria, de­ja­mos de es­cu­char­nos, cuan­do en reali­dad es la voz in­ter­na la que nos otor­ga se­re­ni­dad, amor, emo­ción y ale­gría. Sin ella, to­do ca­re­ce de sen­ti­do.

La paz in­te­rior es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la sa­tis­fac­ción per­so­nal y la fe­li­ci­dad, un es­ta­do emo­cio­nal que nos ayu­da a se­guir avan­zan­do y a man­te­ner una mirada op­ti­mis­ta an­te la vi­da. Co­mo de­cía Bu­da, “cui­da el in­te­rior tan­to co­mo el ex­te­rior, por­que to­do es uno”.

Siem­pre de­di­co par­te de mis días li­bres a po­ten­ciar lo que su­ce­de en mi in­te­rior, pues el equi­li­brio cuerpo-men­te-es­pí­ri­tu nos man­tie­ne en el ca­mino ha­cia el bie­nes­tar. Ci­tan­do al di­plo­má­ti­co Dag Ham­marsk­jold, “el via­je más lar­go es el que se ha­ce ha­cia el in­te­rior de uno mis­mo”.

Aquí tie­nes al­gu­nos tips so­bre el te­ma:

Es­cú­cha­te: re­lá­ja­te, en­cuen­tra un lu­gar don­de es­tar tran­qui­lo y en so­le­dad pa­ra re­fle­xio­nar. Pue­des leer o es­cri­bir un dia­rio per­so­nal.

Me­di­ta: una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra es­cu­char esa voz in­te­rior y tus pro­pios sen­ti­mien­tos. Te ayu­da­rá a com­pren­der quién eres y cuá­les son tus me­tas. Rom­pe con las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas:

en tu con­ver­sa­ción in­te­rior des­cu­bri­rás sen­ti­mien­tos que ac­túan co­mo ba­rre­ras de los sue­ños. Rom­pe pa­ra­dig­mas, con­vier­te los obs­tácu­los en opor­tu­ni­da­des, re­des­cu­bre tu men­te. En­cuen­tra el sue­ño pla­cen­te­ro: des­can­sa, duer­me más ho­ras de las que te per­mi­tes. Con una men­te des­pe­ja­da, so­mos ca­pa­ces de al­can­zar ma­yor pers­pec­ti­va pa­ra adop­tar me­jo­res de­ci­sio­nes. En­tre la so­le­dad y la so­cie­dad: en­cuen­tra un tiem­po pa­ra ti ca­da día, un es­pa­cio que pue­das man­te­ner —de vuelta a la nor­ma­li­dad—, aun­que sea una vez por se­ma­na. Pe­ro tam­bién úne­te a los tu­yos pa­ra dis­fru­tar del amor y la ale­gría que te pro­por­cio­nan.

Pa­ra en­con­trar el equi­li­brio, tam­bién es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer el cuerpo a tra­vés del de­por­te y la ali­men­ta­ción sa­na.

En ve­rano, pa­ra man­te­ner­nos hi­dra­ta­dos, y en in­vierno, pa­ra po­ten­ciar las de­fen­sas. So­bre to­do, te re­co­mien­do pla­ni­fi­car ac­ti­vi­da­des que te ha­gan fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.