Je­fe de Po­li­cía en Da­llas no es ajeno al do­lor

El Diario de El Paso - - TEXAS - Agen­cias allas–

DEn sus seis años co­mo je­fe de la Po­li­cía, Da­vid Brown ha su­fri­do gran­des tra­ge­dias — de mu­chas ma­ne­ras. La no­che del jue­ves pa­sa­do, un ti­ra­dor ma­tó a ba­la­zos a cua­tro de sus ofi­cia­les de Po­li­cía y a un ofi­cial adi­cio­nal.

Po­co des­pués de que ob­tu­vo el ran­go de je­fe, Brown per­dió a su pro­pio hi­jo en un ti­ro­teo con la Po­li­cía, lue­go de que su hi­jo le dis­pa­ra­ra y ma­ta­ra a un agen­te.

Mien­tras Brown se pre­pa­ra pa­ra va­rios fu­ne­ra­les de po­li­cías, tam­bién en­fren­ta otro re­to: tra­tar de li­diar con un de­par­ta­men­to que ado­le­ce en me­dio de ten­sio­nes an­ti­po­li­cía en to­do el país.

“Es­ta­mos do­li­dos. Nues­tra profesión es­tá do­li­da. Los ofi­cia­les de Da­llas es­tán su­frien­do. Es­ta­mos de­vas­ta­dos”, ex­pre­só Brown. ”No hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la atro­ci­dad que su­ce­dió a nues­tra ciudad. To­do lo que sé es que: Es­to de­be ter­mi­nar, es­ta di­vi­sión en­tre nues­tra Po­li­cía y nues­tros ciu­da­da­nos”.

Co­mien­zos di­fí­ci­les

El ti­ra­dor que ase­si­nó a cin­co ofi­cia­les la no­che del jue­ves pa­sa­do es­ta­ba de­ci­di­do a ma­tar ofi­cia­les blan­cos, ex­pli­có Brown.

Lo que qui­zás no sa­bía era que cua­tro de los ofi­cia­les que ma­tó re­por­ta­ban pa­ra un je­fe de po­li­cía afro­ame­ri­cano, uno que se le­van­tó de en­tre los re­tos de vi­vir en una co­lo­nia du­ra del Sur de Da­llas pa­ra con­ver­tir­se en el ofi­cial de ma­yor ran­go de la no­ve­na ciudad más gran­de del país.

Ha­bien­do cre­ci­do en un área pro­ble­má­ti­caa, Brown en­tien­de có­mo es pa­ra mu­chos el te­ner una im­pre­sión ne­ga­ti­va de la Po­li­cía.

“En mi vie­jo ve­cin­da­rio, uno se man­tie­ne tan le­jos de la Po­li­cía co­mo pue­de”, ex­pre­só Brown a The Da­llas Ob­ser­ver a prin­ci­pios de es­te año. “Si lle­ga la Po­li­cía es que es­tás en pro­ble­mas”.

Sin em­bar­go, cuan­do re­gre­só de la uni­ver­si­dad a prin­ci­pios de los 1980s, vio que la epi­de­mia de co­caí­na en la for­ma de crack es­ta­ba len­ta­men­te des­tru­yen­do su ve­cin­da­rio. No po­día ver su vie­jo ba­rrio de­te­rio­rar­se.

“Co­men­cé a pen­sar en unir­me a la Po­li­cía”, di­jo al Ob­ser­ver. “Que­ría hacer al­go al res­pec­to en vez de so­la­men­te que­jar­me so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do”.

Así que en 1983, se ga­nó su ga­fe­te de ofi­cial de la Po­li­cía de Da­llas. Cin­co años des­pués, su­frió su pri­me­ra gran tra­ge­dia en la cor­po­ra­ción: la muer­te en ac­ción de su ex­com­pa­ñe­ro, el ofi­cial Wal­ter Wi­lliams.

“Cuan­do co­sas co­mo ésa su­ce­den y uno es cer­cano, no pue­de creer­lo por un buen tiem­po”, co­men­tó Brown a The Da­llas Mor­ning News en 2010. “De ver­dad me iden­ti­fi­co con to­das esas muer­tes en la lí­nea del de­ber des­de un ni­vel muy per­so­nal”.

Lue­go, en 1991, el her­mano me­nor de Brown, Kelvin, fue ase­si­na­do por nar­co­tra­fi­can­tes en el área de Phoe­nix. El je­fe ra­ra vez ha­bla pú­bli­ca­men­te so­bre la muer­te de su her­mano.

Sin em­bar­go, Brown se so­bre­pu­so a las tra­ge­dias y as­cen­dió por los ran­gos del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas. En 2010, se vol­vió el je­fe de la Po­li­cía, al man­do de 3,600 ofi­cia­les.

Ahí fue cuan­do el trabajo se vol­vió ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil.

Una montaña de tra­ge­dias

A po­cas se­ma­nas de que Brown pres­ta­ra ju­ra­men­to co­mo je­fe de la Po­li­cía, un hom­bre ar­ma­do ma­tó a un ofi­cial del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Lan­cas­ter y a un jo­ven pa­dre exac­ta­men­te el Día del Pa­dre de 2010.

El ase­sino de po­li­cías re­sul­tó ser el vás­ta­go de Brown, Da­vid Brown hi­jo.

La Po­li­cía de Lan­cas­ter acu­dió al lu­gar y le dio más de 12 ti­ros a Brown hi­jo, cau­sán­do­le la muer­te. Una au­top­sia re­ve­ló que te­nía fen­ci­cli­di­na (PCP), ma­ri­gua­na y al­cohol en su san­gre, re­por­tó KTVT, afi­lia­da de CNN.

El re­cién nom­bra­do je­fe de la Po­li­cía de Da­llas se ha­bía que­da­do sin pa­la­bras.

“No so­la­men­te mi fa­mi­lia per­dió a un hi­jo sino que un ofi­cial de Po­li­cía y un ci­vil per­die­ron sus vi­das a ma­nos de nues­tro hi­jo”, di­jo Brown a su de­par­ta­men­to, de acuer­do con The Da­llas Mor­ning News. “Eso due­le tan­to que no pue­do ex­pre­sar ade­cua­da­men­te la tris­te­za en mi co­ra­zón”, de­cla­ró.

Nue­vo es­ti­lo de vi­gi­lan­cia

A pe­sar de la es­pe­cu­la­ción so­bre su re­nun­cia, Brown si­guió ade­lan­te, fi­jan­do un nue­vo cur­so pa­ra el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas.

“So­mos una de las me­jo­res ciu­da­des en cues­tión de Po­li­cía en el país”, de­cla­ró el al­cal­de Mi­ke Raw­lings. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do du­ro pa­ra me­jo­rar, y siem­pre ha­brá lu­gar pa­ra se­guir me­jo­ran­do", di­jo el edil.

da­vid brown

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.