Tras ma­tar a búho de ra­ra es­pe­cie au­men­tan pa­tru­lla­je

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

San­ta Fe, N.M.— Más ofi­cia­les han si­do pues­tos a pa­tru­llar el área de Ca­ja del Río cer­ca de San­ta Fe lue­go que se re­por­ta­ra que al­guien ha­bía ma­ta­do a un búho de ma­dri­gue­ra, se­gún in­for­mó un fun­cio­na­rio fe­de­ral de la ad­mi­nis­tra­ción de te­rre­nos. Es­te ti­po de ma­tan­za es po­co co­mún, y el in­ci­den­te es­tá sien­do to­ma­do muy en se­rio, se­gún di­jo la vo­ce­ra del De­par­ta­men­to de Ad­mi­nis­tra­ción de Te­rre­nos, Don­na Hum­mel. La es­pe­cie es­tá pro­te­gi­da ba­jo el Tra­ta­do de Ley de Aves Mi­gra­to­rias, se­gún re­por­tó el San­ta Fe New Me­xi­can.

“Hay mu­chos ojos y oí­dos de personas que se preo­cu­pan por la vi­da sil­ves­tre en Nue­vo Mé­xi­co”, di­jo Hum­mel. “Y las ac­cio­nes ile­ga­les de la per­so­na que hi­zo es­to no pa­sa­rán des­aper­ci­bi­das”.

Ma­tar a un búho cu­ya es­pe­cie es­tá ba­jo pro­tec­ción po­dría aca­rrear una sen­ten­cia de has­ta seis me­ses en pri­sión y una mul­ta de 500 dó­la­res, de acuer­do con el Ser­vi­cio de Pes­ca y Vi­da Sil­ves­tre de EU. La muer­te del búho al pa­re­cer fue a cau­sa de un dis­pa­ro, se­gún in­for­mó la vo­ce­ra del cen­tro pa­ra la Vi­da Sil­ves­tre de Nue­vo Mé­xi­co, Dawn Wright.

La ob­ser­va­do­ra de aves, Ju­lie Luet-zelsh­wab, fo­to­gra­fió a dos búhos de ma­dri­gue­ra el 27 de ju­nio, y tres días des­pués uno de es­tos ha­bía des­apa­re­ci­do. El búho fue en­con­tra­do en las cer­ca­nías.

Le fal­ta­ba una de sus pa­tas y las alas es­ta­ban ex­ten­di­das, co­mo si hu­bie­ra es­ta­do vo­lan­do cuan­do al­guien le dis­pa­ró. Los ra­yos x re­ve­la­ron que el ave ha­bía re­ci­bi­do un ti­ro en su ala iz­quier­da y en su omó­pla­to.

Los búhos de ma­dri­gue­ra tien­den a me­ro­dear cer­ca del sue­lo. Uti­li­zan tú­ne­les que aban­do­nan los pe­rri­tos de la pra­de­ra, don­de ha­cen sus ni­dos pa­ra po­ner sus hue­vos.

Las ini­cia­ti­vas pa­ra re­ubi­car a los pe­rri­tos de la pra­de­ra y cu­brir sus tú­ne­les, de­bi­do a cier­tas in­quie­tu­des de salud y por las mo­les­tias que oca­sio­nan, han li­mi­ta­do el há­bi­tat del búho de ma­dri­gue­ra. Es ca­si im­po­si­ble cap­tu­rar a aque­llas personas que ca­zan a es­tos búhos, se­gún di­jo el ge­ren­te del Área de Con­ser­va­ción y Vi­da Sil­ves­tre de Whi­te­field, Ted Ho­do­ba.

El 23 dE ju­lio se cap­tó a uno a las afue­ras de Bloom­field

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.