Pre­jui­cios en el uso po­li­cial de la fuer­za

El Diario de El Paso - - Opinión - ue­va York—

NUn nue­vo es­tu­dio con­fir­ma que es dis­tin­to el tra­to a afro­ame­ri­ca­nos, hom­bres y mu­je­res, a ma­nos de las fuer­zas del or­den. Es más pro­ba­ble que un po­li­cía los to­que, es­po­se, ti­re al sue­lo o les lan­ce gas la­cri­mó­geno, aun des­pués de ha­ber ex­pli­ca­do el có­mo, el dón­de y el cuán­do se to­pa­ron con la Po­li­cía.

Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de la for­ma más le­tal de fuer­za –los ti­ro­teos de la Po­li­cía–, el es­tu­dio no en­cuen­tra nin­gún pre­jui­cio ra­cial.

‘Es el re­sul­ta­do más sor­pren­den­te de mi ca­rre­ra’, co­men­tó Ro­land G. Fr­yer, Jr., el au­tor del es­tu­dio y pro­fe­sor de eco­no­mía en Har­vard. En la in­ves­ti­ga­ción, se exa­mi­na­ron más de mil ti­ro­teos de los 10 de­par­ta­men­tos de Po­li­cía más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos, en Te­xas, Flo­ri­da y Ca­li­for­nia.

El re­sul­ta­do con­tra­di­ce la ima­gen men­tal de los ti­ro­teos de la Po­li­cía que tie­nen mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses des­pués de los ase­si­na­tos (al­gu­nos cap­tu­ra­dos en vi­deo) de Mi­chael Brown en Fer­gu­son, Mi­su­ri; de La­quan McDo­nald en Chicago; de Ta­mir Ri­ce en Cle­ve­land; de Wal­ter Scott en Ca­ro­li­na del Sur; de Sa­muel DuBo­se en Cin­cin­na­ti; de Al­ton Ster­ling en Ba­ton Rou­ge, Lui­sia­na, y de Phi­lan­do Cas­ti­le en Min­ne­so­ta.

En el es­tu­dio no se di­ce si los ejem­plos más in­dig­nan­tes –el ti­po de ase­si­na­tos en el cen­tro del de­ba­te de la na­ción so­bre los ti­ro­teos de la Po­li­cía– ca­re­cen de pre­jui­cios ra­cia­les. Más bien, se exa­mi­nó un con­jun­to mu­chí­si­mo ma­yor de ti­ro­teos que in­clu­ye­ron los no fa­ta­les. Se con­cen­tró en lo que su­ce­de cuan­do ocu­rren los en­fren­ta­mien­tos po­li­cia­les y no con qué fre­cuen­cia. (Hay una cantidad des­pro­por­cio­na­da de in­ter­ac­cio­nes tensas en­tre afro­ame­ri­ca­nos y po­li­cías, cuan­do pue­den ocu­rrir los dis­pa­ros y, por tan­to, un re­sul­ta­do des­pro­por­cio­na­do pa­ra los pri­me­ros.) Se ha mos­tra­do que las di­fe­ren­cias ra­cia­les en la fre­cuen­cia con la que ocu­rren las in­ter­ac­cio­nes en­tre po­li­cías y ci­vi­les re­fle­jan ma­yo­res pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les en la so­cie­dad.

Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les so­bre los ti­ro­teos de la Po­li­cía son ma­las. Ja­mes Co­mey, el di­rec­tor de la FBI, ha di­cho que la fal­ta de da­tos es ‘ver­gon­zo­sa y ri­dí­cu­la’. Y, aun cuan­do los hay, las con­di­cio­nes en las que los agen­tes de­ci­den dis­pa­rar sus ar­mas es­tán pro­fun­da­men­te ma­ti­za­das y son muy com­ple­jas.

Fr­yer y un gru­po de es­tu­dian­tes in­ves­ti­ga­do­res pa­sa­ron cer­ca de 3 mil ho­ras reunien­do da­tos al de­ta­lle de los in­for­mes po­li­cia­les en Hous­ton, Aus­tin y Da­llas, en Te­xas; en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, y en Or­lan­do, Jack­son­vi­lle y otros cua­tro con­da­dos de Flo­ri­da.

Exa­mi­na­ron 1 mil 332 ti­ro­teos en­tre el 2000 y el 2015, co­di­fi­ca­ron sis­te­má­ti­ca­men­te los tex­tos po­li­cia­les pa­ra res­pon­der pre­gun­tas co­mo: ¿Qué edad te­nía el sos­pe­cho­so?, ¿cuán­tos po­li­cías ha­bía en el lu­gar de los he­chos?, ¿eran blan­cos en su ma­yo­ría?, ¿el po­li­cía en el lu­gar es­ta­ba ahí por ro­bo, ac­ti­vi­dad vio­len­ta, in­frac­ción de trán­si­to o al­gu­na otra co­sa?, ¿era de no­che?, ¿el agen­te dis­pa­ró des­pués de que lo ata­ca­ron o an­tes de un po­si­ble ata­que? Un ob­je­ti­vo era ave­ri­guar si los po­li­cías ha­bían si­do más rá­pi­dos en dis­pa­rar que los sos­pe­cho­sos afro­ame­ri­ca­nos.

En los ti­ro­teos en los que par­ti­ci­pa­ron po­li­cías en es­tas 10 ciu­da­des, fue más pro­ba­ble que dis­pa­ra­ran sus ar­mas sin que los ata­ca­ran pri­me­ro cuan­do los sos­pe­cho­sos eran blan­cos. Fue igual­men­te fac­ti­ble que los ci­vi­les afro­ame­ri­ca­nos y blan­cos in­vo­lu­cra­dos en ti­ro­teos con la Po­li­cía por­ta­ran ar­mas. Es­tos dos re­sul­ta­dos de­bi­li­tan la idea de que la Po­li­cía ha­ce uso de fuer­za le­tal con un pre­jui­cio ra­cial.

Sin em­bar­go, es­tá lí­nea de aná­li­sis in­clu­yó só­lo en­fren­ta­mien­tos en los que hu­bo dis­pa­ros. Per­sis­tía una pregu­nta más fun­da­men­tal: ¿en los mo­men­tos ten­sos en los que pue­de ocu­rrir un ti­ro­teo, es más fac­ti­ble que los po­li­cías dis­pa­ren si el sos­pe­cho­so es ne­gro?

Pa­ra res­pon­der a es­ta pregu­nta, Fr­yer se con­cen­tró en una ciu­dad, Hous­ton. El De­par­ta­men­to de Po­li­cía allí per­mi­tió que los in­ves­ti­ga­do­res exa­mi­na­ran los in­for­mes no só­lo de ti­ro­teos, sino, tam­bién, de de­ten­cio­nes en las que pu­die­ra ha­ber­se jus­ti­fi­ca­do el uso de fuer­za le­tal. Fr­yer de­fi­nió a es­te gru­po pa­ra que in­clu­ye­ra a sos­pe­cho­sos a los que la Po­li­cía ha­bía acu­sa­do de de­li­tos gra­ves, co­mo ase­si­na­to de un ofi­cial en gra­do de ten­ta­ti­va o por eva­sión o re­sis­ten­cia a la aprehen­sión. Tam­bién se con­si­de­ró a los sos­pe­cho­sos a los que se pa­ra­li­zó con pis­to­las eléc­tri­cas.

Y, en cuan­to a ‘dis­pa­rar’ o ‘no dis­pa­rar’, Fr­yer en­con­tró que, en si­tua­cio­nes tensas, era 20 por cien­to me­nos pro­ba­ble que los po­li­cías de Hous­ton le dis­pa­ra­ran a los sos­pe­cho­sos si eran afro­ame­ri­ca­nos. Es­tas es­ti­ma­cio­nes no fue­ron muy pre­ci­sas y se re­que­ri­rían más da­tos pa­ra te­ner con­clu­sio­nes más sólidas. Sin em­bar­go, en di­ver­sos mo­de­los que con­tro­la­ron con di­ver­sos fac­to­res y usa­ron de­fi­ni­cio­nes dis­tin­tas de si­tua­cio­nes tensas, Fr­yer en­con­tró que era me­nos pro­ba­ble que les dis­pa­ra­ran a los afro­ame­ri­ca­nos o que no exis­tía nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre afro­ame­ri­ca­nos y blan­cos.

Pa­ra el es­tu­dio, un do­cu­men­to de tra­ba­jo de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca, se de­pen­dió de los in­for­mes que lle­na­ron los po­li­cías y en un con­jun­to de de­par­ta­men­tos de Po­li­cía dis­pues­tos a com­par­tir­los. Vi­deos re­cien­tes de ti­ro­teos de la Po­li­cía han lle­va­do a que mu­chos pre­gun­ten si Fr­yer uti­li­zó in­for­ma­ción de los tex­tos que pro­por­cio­na­ron los po­li­cías o no lo hi­zo.

Y, cu­rio­sa­men­te, en­con­tró que, en esen­cia, el au­men­to en los vi­deos mó­vi­les no cam­bió los re­sul­ta­dos de Hous­ton. Las bre­chas ra­cia­les eran ca­si las mis­mas en los años cuan­do los iP­ho­nes y el Facebook pre­va­le­cían y en los que no.

Es po­si­ble que ta­les re­sul­ta­dos no sean cier­tos en ca­da ayun­ta­mien­to. Los mu­ni­ci­pios que Fr­yer uti­li­zó pa­ra exa­mi­nar la par­ti­ci­pa­ción de po­li­cías en ti­ro­teos re­pre­sen­tan só­lo un cua­tro por cien­to de la po­bla­ción de Es­ta­dos Uni­dos y los ayun­ta­mien­tos atien­den a más ciu­da­da­nos afro­ame­ri­ca­nos que el pro­me­dio.

Los re­sul­ta­dos no sig­ni­fi­can que sea erró­nea la per­cep­ción po­pu­lar ge­ne­ral en cuan­to a que hay ra­cis­mo en la vi­gi­lan­cia po­li­cial. Es ex­ce­si­va­men­te ra­ro el uso de fuer­za le­tal. Hu­bo 1.6 mi­llo­nes de de­ten­cio­nes en Hous­ton en los años que es­tu­dió Fr­yer. Los agen­tes dis­pa­ra­ron su ar­mas 507 ve­ces. Lo que es mu­chí­si­mo más co­mún es los usos no le­ta­les de la fuer­za.

En el uso me­nos ex­tre­mo de la fuer­za, Fr­yer en­con­tró am­plias di­fe­ren­cias ra­cia­les, lo cual con­cuer­da con la per­cep­ción po­pu­lar y con otros es­tu­dios.

En la ciu­dad de Nue­va York, fue al­re­de­dor de 17 por cien­to más pro­ba­ble que los afro­ame­ri­ca­nos a los que de­te­nía la Po­li­cía ex­pe­ri­men­ta­ran el uso de la fuer­za, se­gún los re­gis­tros re­la­ti­vos a las de­ten­cio­nes en las ca­lles que se lle­va­ron del 2003 al 2013. (En es­te úl­ti­mo año, un juez fa­lló que esa tác­ti­ca, co­mo se uti­li­za­ba en­ton­ces, era an­ti­cons­ti­tu­cio­nal.)

Esa bre­cha, ajus­ta­da al com­por­ta­mien­to del sos­pe­cho­so y otros fac­to­res, re­sul­tó sor­pren­den­te­men­te con­cor­dan­te en mu­chos ni­ve­les dis­tin­tos de fuer­za. Fue 18 por cien­to más pro­ba­ble que se em­pu­ja­ra con­tra la pa­red a los sos­pe­cho­sos ne­gros, 16 por cien­to que los es­po­sa­ran sin ha­ber­los aprehen­di­do y 18 por cien­to que los lan­za­ran al sue­lo.

Aun cuan­do la Po­li­cía di­jo que los ci­vi­les fue­ron más obe­dien­tes, los afro­ame­ri­ca­nos ex­pe­ri­men­ta­ron más fuer­za.

En tan­to eco­no­mis­ta, Fr­yer se pregu­nta si las di­fe­ren­cias en­tre la fuer­za le­tal –don­de no en­con­tró nin­gu­na dis­pa­ri­dad ra­cial– y la fuer­za no le­tal –don­de sí la en­con­tró– po­drían es­tar re­la­cio­na­das con los cos­tos. Los agen­tes en­ca­ran gran­des cos­tos, le­ga­les y psi­co­ló­gi­cos, cuan­do dis­pa­ran in­ne­ce­sa­ria­men­te sus ar­mas. Sin em­bar­go, es ra­ro que se ras­tree o se cas­ti­gue el uso ex­ce­si­vo de la fuer­za me­nor. ‘Nin­gún po­li­cía me ha di­cho al­gu­na vez que echar­le ma­nos a los jó­ve­nes de las zo­nas mar­gi­na­das sea un acon­te­ci­mien­to que cam­bie la vi­da’, co­men­tó, y com­pa­ró las con­se­cuen­cias de los ti­ro­teos con los usos me­no­res de fuer­za.

Pa­ra Fr­yer, quien ha pa­sa­do gran par­te de su ca­rre­ra es­tu­dian­do las for­mas en las que la so­cie­dad pue­de ce­rrar la bre­cha de los lo­gros ra­cia­les, la fa­lla a la ho­ra de cas­ti­gar el uso co­ti­diano de la fuer­za ex­ce­si­va es un fac­tor im­por­tan­te que con­tri­bu­ye al de­sen­can­to de los jó­ve­nes afro­ame­ri­ca­nos.

‘¿Quién de­mo­nios quie­re que un po­li­cía le pon­ga las ma­nos en­ci­ma o le gri­te? Es una ex­pe­rien­cia ho­rri­ble’, di­jo. ‘Yo la he vi­vi­do en múl­ti­ples, múl­ti­ples oca­sio­nes. To­dos los afro­ame­ri­ca­nos que co­noz­co han te­ni­do es­ta ex­pe­rien­cia. Ca­da uno de ellos. Es di­fí­cil creer que el mun­do sea tu os­tra, si la Po­li­cía te pue­de vio­len­tar sin re­ci­bir cas­ti­go. Y cuan­do ha­blo con jó­ve­nes de las mi­no­rías, ca­si to­dos men­cio­nan usos del ni­vel más ba­jo de fuer­za co­mo una ra­zón por la que creen que el mun­do es co­rrup­to’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.