Po­li­cía de Da­llas re­du­jo dis­tan­cia­mien­to con mi­no­rías

El Diario de El Paso - - Texas -

Da­llas — Cuan­do Mi­cah John­son abrió fue­go con­tra la Po­li­cía de Da­llas co­mo ven­gan­za con­tra los ofi­cia­les blan­cos, es­ta­ba ata­can­do a un de­par­ta­men­to cu­yo je­fe ha si­do pre­mia­do a lo lar­go del país por dar pa­sos gi­gan­tes pa­ra ex­pul­sar a los malos agen­tes y en­men­dar las re­la­cio­nes con las mi­no­rías.

Da­vid Brown, el je­fe de la Po­li­cía, un hom­bre afro­ame­ri­cano que im­pul­só las re­for­mas a pe­sar de la re­sis­ten­cia de los ofi­cia­les, alar­deó en una con­fe­ren­cia de pren­sa el lu­nes que el cri­men y las quejas con­tra el de­par­ta­men­to por dis­pa­ros y uso ex­ce­si­vo de fuer­za se han re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te des­de que él es je­fe.

“És­te es el me­jor de­par­ta­men­to del país, y es­toy or­gu­llo­so de es­tar re­la­cio­na­do con los hom­bres y mu­je­res del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas”, de­cla­ró.

John­son, un afro­ame­ri­cano ve­te­rano del ejér­ci­to que com­ba­tió en Af­ga­nis­tán, ma­tó a cin­co ofi­cia­les el jue­ves pa­sa­do, el cual ex­hi­bió co­mo una ven­gan­za por los dis­pa­ros le­ta­les de la Po­li­cía a afro­ame­ri­ca­nos la se­ma­na pa­sa­da en Ba­ton Rou­ge, Lui­sia­na, y cer­ca de Saint Paul, Min­ne­so­ta. El ata­que ter­mi­nó con John­son muer­to por una bom­ba que un ro­bot de la Po­li­cía le en­vió.

Has­ta aho­ra no hay evidencia al­gu­na de que John­son, de 25 años, tu­vie­ra al­gu­na cuen­ta pen­dien­te de co­brar con­tra el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas, con­for­ma­do por 3 mil 400 agen­tes.

“La Po­li­cía de Da­llas es­tá pa­gan­do los pla­tos ro­tos de pro­ble­mas en otros la­dos de nues­tro país”, ex­pre­só Moha­med Eli­biary, ex­con­se­je­ro del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, ra­di­ca­do en Te­xas.

Carly­le Hol­der, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Afro­ame­ri­ca­nos en Jus­ti­cia Pe­nal, ha­bía es­ta­do ci­tan­do al De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas co­mo ejem­plo a se­guir de una agen­cia po­li­cia­ca que es­ta­ba re­sol­vien­do de ma­ne­ra efec­ti­va los pro­ble­mas de dis­pa­ri­da­des ra­cia­les en el tra­ba­jo po­li­cia­co.

“Eso es lo que hi­zo el ase­si­na­to de esos ofi­cia­les mu­cho más di­fí­cil de di­ge­rir”, ex­pre­só.

Brown se vol­vió je­fe en 2010, he­re­dan­do un de­par­ta­men­to que en la ge­ne­ra­ción pa­sa­da ha­bía te­ni­do uno de los más al­tos ín­di­ces de dis­pa­ros a ci­vi­les en el país. En 2012, sus es­fuer­zos pa­ra sa­nar la di­vi­sión en­tre la Po­li­cía y la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na co­bra­ron mu­cha más im­por­tan­cia cuan­do la muer­te de un hom­bre por un ofi­cial blan­co ele­vó un sin­nú­me­ro de pro­tes­tas.

El je­fe res­pon­dió crean­do una ba­se de da­tos pú­bli­ca pa­ra lle­var cuentas de ti­ros por la Po­li­cía, re­qui­rien­do a los ofi­cia­les que asis­tie­ran a en­tre­na­mien­to de uso de fuer­za le­tal ca­da dos me­ses, en lu­gar de ca­da dos años, y des­pi­dien­do a 70 ofi­cia­les in­vo­lu­cra­dos en in­ci­den­tes cues­tio­na­bles, in­clu­yen­do a al­gu­nos que en­fren­ta­ban car­gos por uso de fuer­za ex­ce­si­va.

El ma­yor re­vés vino en los úl­ti­mos seis me­ses, cuan­do Brown ins­ti­tu­yó un pro­gra­ma de vi­gi­lan­cia de la co­mu­ni­dad en los ve­cin­da­rios don­de ha­bía ma­yo­rías his­pa­nas o afro­ame­ri­ca­nas. Em­pe­zó a reasig­nar a ofi­cia­les de em­pleos fren­te a es­cri­to­rio a pa­tru­lla­je a pie, una ac­ción que fue elo­gia­da por ex­per­tos en jus­ti­cia pe­nal, pe­ro que en­fu­re­ció a los sin­di­ca­tos de Po­li­cía, quie­nes exi­gie­ron su re­nun­cia.

“Ne­ce­si­ta­mos más agen­tes en las ca­lles, de­fi­ni­ti­va­men­te”, ex­pre­só Mi­ke Ma­ta, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Po­li­cías de Da­llas. “El pro­ble­ma es que él es­ta­ba reasig­nan­do de­tec­ti­ves de la ofi­ci­na nue­va­men­te a las ca­lles sin al­gún re­en­tre­na­mien­to. Es ca­si co­mo en­viar­los a que fra­ca­sen”.

La dispu­ta ten­só aún más a un de­par­ta­men­to que en pa­la­bras de Brown es uno de los peor pa­ga­dos en la re­gión, don­de los nue­vos ca­de­tes ga­nan 43 mil dólares al año, y ha te­ni­do tan­tos pro­ble­mas pa­ra re­clu­tar ofi­cia­les que las cla­ses de la aca­de­mia con fre­cuen­cia se can­ce­lan por fal­ta de par­ti­ci­pa­ción.

Mien­tras asis­tía a la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin con una be­ca com­ple­ta, Brown se in­tere­só en en­trar a la Po­li­cía cuan­do re­gre­só a Da­llas en los 1980s y en­con­tró a sus ami­gos del ba­rrio atra­pa­dos en la epi­de­mia de la co­caí­na. Me­ses des­pués de vol­ver­se je­fe, su hi­jo de 27 años, tam­bién lla­ma­do Da­vid, fue muer­to a ti­ros por la Po­li­cía lue­go de ma­tar a dos ofi­cia­les.

“He si­do afro­ame­ri­cano por mu­cho tiem­po”, di­jo Brown a los re­por­te­ros el lu­nes. “Es­ta­mos mu­cho me­jor de lo que es­tá­ba­mos cuan­do yo era un hom­bre jo­ven aquí, pe­ro aún te­ne­mos tra­ba­jo por ha­cer, es­pe­cial­men­te en mi pro­fe­sión”.

En el ve­cin­da­rio del sur de Oak Cliff don­de Brown cre­ció, por ejem­plo, 12 ofi­cia­les que ha­cen ron­das re­gu­lar­men­te se pre­sen­tan a los ha­bi­tan­tes — un cam­bio dra­má­ti­co pa­ra una co­mu­ni­dad que es­ta­ba acos­tum­bra­da a so­la­men­te ver ofi­cia­les cuan­do res­pon­dían a un de­li­to. Una de las prio­ri­da­des del equi­po es ayu­dar a ex­con­vic­tos a que en­cuen­tren em­pleos.

“Sa­bía­mos que no po­día­mos sa­lir de la si­tua­ción arres­tan­do más gen­te”, re­la­tó el ma­yor Tho­mas Cas­tro. Des­de que se ins­ti­tu­yó la es­tra­te­gia de ron­das en las co­mu­ni­da­des en enero, el cri­men vio­len­to en el ve­cin­da­rio ha ba­ja­do un 10 por cien­to.

"Es­ta­mos mu­cho me­jor de lo que es­tá­ba­mos cuan­do yo era un hom­bre jo­ven aquí... pe­ro aún te­ne­mos tra­ba­jo por ha­cer".

Da­vid Brown Je­fe de la cor­po­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.