Ten­sión en­tre po­li­cías y go­bierno

El Diario de El Paso - - Texas -

Da­llas– Des­pués de la muer­te de ca­da afro­es­ta­dou­ni­den­se a ma­nos de la Po­li­cía, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma se ha ex­pre­sa­do rá­pi­da­men­te en con­tra del mal desem­pe­ño po­li­cial, dan­do voz a la ge­ne­ra­ción de afro­ame­ri­ca­nos que se ven en el otro la­do del ga­rro­te, pe­rro o pis­to­la po­li­cial.

Si bien esas pa­la­bras han con­so­la­do a la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na, tam­bién han exas­pe­ra­do a mu­chos uniformados. Al­gu­nos han des­cri­to sus co­men­ta­rios co­mo una bo­fe­ta­da en la ca­ra, una con­de­na muy rá­pi­da an­tes de que se se­pan to­dos los he­chos y una fal­ta de re­co­no­ci­mien­to pa­ra los mi­les de po­li­cías que ha­cen buen tra­ba­jo y arries­gan sus vi­das a me­nu­do.

“Es­ta­ría bien que él di­je­ra ‘apo­yo lo que es­tás ha­cien­do’”, di­jo Scott Hug­hes, je­fe de Po­li­cía en Ha­mil­ton Towns­hip, un su­bur­bio de Cin­cin­na­ti, Ohio. “El pre­si­den­te no quie­re de­fen­der a la po­li­cía. Es muy par­cial”, de­cla­ró’.

El mar­tes, Oba­ma fue a Da­llas pa­ra ren­dir tri­bu­to a los cin­co po­li­cías que fue­ron ase­si­na­dos por un fran­co­ti­ra­dor mien­tras se desa­rro­lla­ba una pro­tes­ta pa­cí­fi­ca. El pre­si­den­te tal vez dio su apo­yo más fuer­te has­ta el mo­men­to a las fuer­zas del or­den, lla­mán­do­los hé­roes que mu­rie­ron al man­te­ner un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal.

“Al igual que los po­li­cías de to­do el país, es­tos hom­bres y sus fa­mi­lias te­nían un com­pro­mi­so con al­go más gran­de que ellos”, di­jo Oba­ma.

Pe­ro pa­ra mu­chos en las fuer­zas del or­den, las pa­la­bras de Oba­ma, si bien son apre­cia­das, son vis­tas con re­ce­lo. ¿Real­men­te sien­te y cree lo que di­ce? Sus du­das sur­gen de lo que con­si­de­ran desai­res que les hi­zo en su pri­mer man­da­to, y creen que el man­da­ta­rio ha ayu­da­do a ati­zar las lla­mas del odio con­tra la Po­li­cía.

Los agen­tes di­cen que po­co des­pués de que Oba­ma asu­mió el po­der, ellos sin­tie­ron que no re­ci­bi­rían el mis­mo apre­cio que les mos­tra­ron sus dos pre­de­ce­so­res, quie­nes pa­re­cían con­tar con el apo­yo de los po­li­cías.

Ba­jo el pre­si­den­te Bill Clin­ton, la Ley del Cri­men de 1994 en­tre­gó fon­dos pa­ra con­tra­tar a de­ce­nas de mi­les de po­li­cías adi­cio­na­les. La ima­gen del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush jun­to con los res­ca­tis­tas en me­dio de los es­com­bros del Cen­tro de Co­mer­cio Mun­dial tam­bién en­vió un men­sa­je fuer­te.

Sie­te me­ses des­pués de que Oba­ma asu­mió la pre­si­den­cia, el pro­fe­sor de Har­vard Henry Louis Ga­tes fue arres­ta­do mien­tras tra­ta­ba de abrir la puer­ta de su ca­sa, que es­ta­ba ato­ra­da. El po­li­cía blan­co que res­pon­dió a un re­por­te de po­si­ble ro­bo lo arres­tó por al­te­ra­ción del or­den pú­bli­co.

El in­ci­den­te creo un de­ba­te so­bre el pre­jui­cio ra­cial y Oba­ma di­jo que la po­li­cía ha­bía ac­tua­do “de ma­ne­ra es­tú­pi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.