Do­nald Trump, el ven­de­dor de ilu­sio­nes

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Oppenheimer aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com @op­pen­hei­me­ra

Ox­ford, Gran Bre­ta­ña— Uno de los te­mas más en­ga­ño­sos de la cam­pa­ña de Do­nald Trump es que Mé­xi­co se es­tá ro­ban­do los em­pleos de Es­ta­dos Uni­dos, y que Washington de­be­ría re­ne­go­ciar o sa­lir­se de su acuer­do de li­bre co­mer­cio con Mé­xi­co pa­ra pre­ve­nir pérdidas la­bo­ra­les aún ma­yo­res. En reali­dad, lo que ame­na­za los em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos no es Mé­xi­co, sino la au­to­ma­ti­za­ción.

Eso es lo pri­me­ro que me vino a la men­te du­ran­te una vi­si­ta a la Uni­ver­si­dad de Ox­ford pa­ra en­tre­vis­tar al coau­tor de un es­tu­dio muy ci­ta­do de Ox­ford-Mar­tin School so­bre el fu­tu­ro de los em­pleos, se­gún el cual el 47 por cien­to de los em­pleos de Es­ta­dos Uni­dos co­rren ries­go de des­apa­re­cer en­tre los pró­xi­mos 15 ó 20 años de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción, los ro­bots y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

El es­tu­dio, rea­li­za­do por Carl Be­ne­dikt Frey y Mi­chael A. Os­bor­ne, cla­si­fi­có 702 em­pleos se­gún sus pro­ba­bi­li­da­des de ser au­to­ma­ti­za­dos. Des­de que el es­tu­dio se pu­bli­có a fi­nes del 2013, ‘sus con­clu­sio­nes se han va­li­da­do aún más’, me di­jo Os­bor­ne.

Se­gún el es­tu­dio, ca­si to­dos los em­pleos que sean me­cá­ni­cos, o que si­gan una ru­ti­na fí­si­ca o in­te­lec­tual, tie­nen pro­ba­bi­li­da­des de des­apa­re­cer en el fu­tu­ro cer­cano. En­tre los em­pleos más ame­na­za­dos es­tán los de tra­ba­ja­do­res en in­dus­trias de manufacturas, ca­ma­re­ros, ven­de­do­res (quie­nes ya es­tán sien­do re­em­pla­za­dos por las com­pras vía In­ter­net y los ven­de­do­res te­le­fó­ni­cos ro­bó­ti­cos), las se­cre­ta­rias y mu­chos em­pleos en la ban­ca y las le­yes.

Los crí­ti­cos del es­tu­dio se­ña­lan que ha ha­bi­do pro­nós­ti­cos igual­men­te alar­man­tes so­bre un fu­tu­ro de des­em­plea­dos des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial de fi­nes del si­glo XVIII, y –has­ta el mo­men­to– esos te­mo­res han pro­ba­do ser in­fun­da­dos. Pe­ro mu­chos afir­man que, por pri­me­ra vez, la tec­no­lo­gía es­tá avan­zan­do a una ve­lo­ci­dad sin pre­ce­den­tes, y des­tru­yen­do más em­pleos de los que se pue­den crear.

Cla­ro que na­da de es­to pa­re­ce im­por­tar­le a Trump, el pre­can­di­da­to po­pu­lis­ta re­pu­bli­cano que di­ce que ‘amo a quie­nes tie­nen po­ca edu­ca­ción’, y que los es­tá en­ga­ñan­do ha­cién­do­les creer que ter­mi­nar con el acuer­do de li­bre co­mer­cio con Mé­xi­co e im­po­ner un im­pues­to del 35 por cien­to a las im­por­ta­cio­nes de Mé­xi­co crea­ría más em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos.

Apar­te del he­cho de que las pro­pues­tas de Trump se ba­san en da­tos en­ga­ño­sos –el can­di­da­to omi­te se­ña­lar, por ejem­plo, que seis mi­llo­nes de em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses de­pen­den del li­bre co­mer­cio con Mé­xi­co, se­gún da­tos de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos– su ase­ve­ra­ción de que lo­gra­rá ha­cer re­gre­sar a Ohio o Wis­con­sin los em­pleos fa­bri­les que se han ido del país es una fan­ta­sía to­tal.

‘Nin­gún país ha al­can­za­do la pros­pe­ri­dad tra­tan­do de con­ser­var los em­pleos en in­dus­trias an­ti­guas y en de­ca­den­cia’, me di­jo Frey en una en­tre­vis­ta re­cien­te. ‘La ta­rea de los po­lí­ti­cos no de­be­ría ser tra­tar de ha­cer re­vi­vir los vie­jos em­pleos, sino crear nue­vas opor­tu­ni­da­des de em­pleo en nue­vos ti­pos de in­dus­trias’.

Agre­gó: ‘Lo que ayu­da­ría a Es­ta­dos Uni­dos se­ría, an­te to­do, ase­gu­rar que los tra­ba­ja­do­res po­co ca­li­fi­ca­dos que han per­di­do sus em­pleos en in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras sean re­en­tre­na­dos, pa­ra que pue­dan tra­ba­jar en nue­vas in­dus­trias. Y, en se­gun­do lu­gar, in­ver­tir en nue­vas tec­no­lo­gías y nue­vas in­dus­trias pa­ra crear nue­vos ti­pos de em­pleos’.

Mi opi­nión:

Es­toy com­ple­ta­men­te de acuer­do. Trump –y a me­nor es­ca­la, la pre­can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton– es­tán en­ga­ñan­do a los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses al cul­par a Mé­xi­co y Chi­na por la pér­di­da de em­pleos y la re­duc­ción de suel­dos en al­gu­nos sec­to­res de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­ses.

Si Trump cum­plie­ra con su pro­me­sa de cas­ti­gar a las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses que han tras­la­da­do al­gu­nas de sus fá­bri­cas a Mé­xi­co o Chi­na pa­ra man­te­ner su com­pe­ti­ti­vi­dad, es­tas com­pa­ñías no re­pa­tria­rían esos em­pleos a Es­ta­dos Uni­dos. Los re­em­pla­za­rían con ro­bots, que son ca­da vez más ba­ra­tos y más so­fis­ti­ca­dos, y no pi­den au­men­tos de suel­do.

La ver­da­de­ra dis­cu­sión en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos no de­be­ría ser có­mo evi­tar que los em­pleos de Es­ta­dos Uni­dos va­yan a pa­rar a Mé­xi­co, o Chi­na. La ver­da­de­ra dis­cu­sión de­be­ría ser so­bre có­mo edu­car me­jor a la ju­ven­tud y có­mo re­en­tre­nar a los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra que pue­dan ac­ce­der a em­pleos en in­dus­trias tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­das, por­que mu­chos de los an­ti­guos em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros van a des­apa­re­cer inexo­ra­ble­men­te, ya sea por su re­lo­ca­li­za­ción en paí­ses de me­nor cos­to la­bo­ral, o por la au­to­ma­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.