Ya ter­mi­nó la fies­ta del Par­ti­do (Re­pu­bli­cano)

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Es­ta co­lum­na ha ar­gu­men­ta­do du­ran­te un tiem­po ya que hay só­lo una co­sa peor que una au­to­cra­cia uni­par­ti­dis­ta, y eso es la de­mo­cra­cia uni­par­ti­dis­ta. Cuan­do me­nos la au­to­cra­cia de un so­lo par­ti­do pue­de or­de­nar que se ha­gan las co­sas.

Una de­mo­cra­cia de un so­lo par­ti­do –es­to es, un sis­te­ma de dos par­ti­dos don­de só­lo uno de los par­ti­dos es­tá in­tere­sa­do en go­ber­nar y el otro ac­túa cons­tan­te­men­te co­mo obs­truc­ción, lo cual ha ca­rac­te­ri­za­do a Es­ta­dos Uni­dos en años re­cien­tes– es mu­cho peor. No pue­de ha­cer na­da gran­de, du­ro o im­por­tan­te.

Po­de­mos so­bre­vi­vir unos po­cos años de ese pun­to muer­to en Was­hing­ton, pe­ro se­gu­ra­men­te no po­de­mos re­sis­tir otros cua­tro u ocho años sin que se asien­ta el de­te­rio­ro, y eso ex­pli­ca lo que es­toy apo­yan­do en las elec­cio­nes de es­te oto­ño: Es­pe­ro que Hi­llary Clin­ton ga­ne la to­ta­li­dad de los 50 es­ta­dos y los de­mó­cra­tas to­men la pre­si­den­cia, la Cá­ma­ra Ba­ja, el Se­na­do y, efec­ti­va­men­te, la Su­pre­ma Corte.

Eso es lo me­jor que po­dría pa­sar­le a Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do me­nos du­ran­te los pró­xi­mos dos años; que Do­nald Trump no só­lo sea de­rro­ta­do, sino aplas­ta­do en las ur­nas. Eso ten­dría múl­ti­ples ven­ta­jas pa­ra nues­tro país.

En pri­mer lu­gar, si Clin­ton ob­tie­ne una ex­ten­sa vic­to­ria, ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad (de­pen­dien­do del ta­ma­ño de la ma­yo­ría de­mó­cra­ta en el Se­na­do) de apro­bar le­yes so­bre ar­mas de fue­go con sen­ti­do co­mún. Eso equi­val­dría a res­ta­ble­cer la prohi­bi­ción de ar­mas de asal­to, que fue pro­mul­ga­da co­mo par­te de la ini­cia­ti­va federal de de­lin­cuen­cia pe­ro ex­pi­ró des­pués de 10 años, y vol­ver ile­gal que cual­quie­ra en la lis­ta de vi­gi­lan­cia te­rro­ris­ta com­pre un ar­ma de fue­go.

Yo no quie­ro to­car los de­re­chos de la Se­gun­da En­mien­da de nin­gún ciu­da­dano, pe­ro la no­ción de que no po­de­mos res­trin­gir ar­mas mi­li­ta­res que es­tán sien­do usa­das ca­da vez más en ase­si­na­tos ma­si­vos desafía el sen­ti­do co­mún; sin em­bar­go, eso no pue­de arre­glar­se mien­tras el Par­ti­do Re­pu­bli­cano o GOP ac­tual con­tro­le cual­quier ra­ma del Go­bierno.

Si Clin­ton ob­tie­ne una ex­ten­sa vic­to­ria, po­de­mos pe­dir pres­ta­dos 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res con ca­si ce­ro in­te­rés pa­ra una re­cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra na­cio­nal en­fo­ca­da a li­diar con al­gu­nos de los ver­gon­zo­sos ca­mi­nos, puen­tes ae­ro­puer­tos y vías, así co­mo su an­cho de ban­da in­su­fi­cien­te, au­na­do a una crea­ción de más em­pleos pa­ra obre­ros que es­ti­mu­la­ría el cre­ci­mien­to.

Si Clin­ton lo­gra una ex­ten­sa vic­to­ria, ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de po­ner en mar­cha un im­pues­to al car­bono de in­gre­sos neu­tra­les que es­ti­mu­la­ría más pro­duc­ción de ener­gía lim­pia y nos per­mi­ti­ría re­du­cir tan­to im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos co­mo im­pues­tos de in­gre­sos per­so­na­les, lo cual tam­bién con­tri­bui­ría a es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to.

Si Clin­ton ob­tie­ne una am­plia vic­to­ria, po­de­mos re­pa­rar cual­quier co­sa que re­quie­ra re­pa­rar­se en el pro­gra­ma Oba­ma­ca­re, sin te­ner que desechar to­do. Jus­to aho­ra te­ne­mos la peor op­ción posible: el GOP no par­ti­ci­pa­rá en me­jo­ra al­gu­na al Oba­ma­ca­re ni ha ofre­ci­do una al­ter­na­ti­va creí­ble.

Al mis­mo tiem­po, si Clin­ton aplas­ta a Trump en no­viem­bre, el men­sa­je se­rá en­via­do por el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se en el sen­ti­do que el jue­go que él ju­gó pa­ra con­ver­tir­se en el no­mi­na­do re­pu­bli­cano –aun­que in­to­le­ran­cia con­ven­cio­nal; in­sul­tos, in­sul­tos a mu­je­res, los dis­ca­pa­ci­ta­dos, his­pa­nos y mu­sul­ma­nes; re­en­vío de men­sa­jes de Twit­ter por par­te de gru­pos de odio; ig­no­ran­cia de la Cons­ti­tu­ción; au­na­do a la vo­lun­tad de men­tir e in­ven­tar co­sas con una fa­ci­li­dad y re­gu­la­ri­dad nun­ca an­tes vis­ta al ni­vel de la cam­pa­ña pre­si­den­cial - na­die de­be­ría in­ten­tar­lo de nue­vo. El men­sa­je del elec­to­ra­do, “Ve­te”, se­ría en­sor­de­ce­dor.

Fi­nal­men­te, si Trump pre­si­de una de­vas­ta­do­ra de­rro­ta de los re­pu­bli­ca­nos a lo lar­go de to­das las ra­mas del Go­bierno, el GOP se­rá obli­ga­do a ha­cer lo que ha ne­ce­si­ta­do ha­cer du­ran­te lar­go tiem­po: to­mar­se un des­can­so en el rin­cón. En ese rin­cón, los re­pu­bli­ca­nos po­drían sa­car una ho­ja de pa­pel en blan­co y, por un la­do, de­fi­nir las ma­yo­res fuer­zas que mol­dean el mun­do ac­tual­men­te –y los desafíos y opor­tu­ni­da­des que re­pre­sen­tan pa­ra Es­ta­dos Uni­dos– y por el otro, de­fi­nir po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras con ba­se en el mer­ca­do pa­ra abor­dar­las.

Nues­tro país ne­ce­si­ta un sa­lu­da­ble par­ti­do de cen­tro-de­re­cha que pue­da com­pe­tir con un sa­lu­da­ble par­ti­do de cen­troiz­quier­da. Es un re­vol­ti­jo de con­ser­va­do­res re­li­gio­sos, enoja­dos va­ro­nes blan­cos que te­men es­tar­se con­vir­tien­do en una mi­no­ría en su pro­pio país y co­mer­cio de odio; opo­nen­tes al con­trol de ar­mas; gen­te pro-vi­da; pe­que­ños pro­pie­ta­rios opues­tos a re­gu­la­cio­nes y li­bre mer­ca­do; y em­pre­sa­rios a fa­vor y en con­tra del li­bre co­mer­cio.

El par­ti­do se man­tu­vo uni­do en otra épo­ca por la Gue­rra Fría. Sin em­bar­go, a me­di­da que eso se fue des­va­ne­cien­do, se ha man­te­ni­do aglu­ti­na­do só­lo al­qui­lán­do­se a quien­quie­ra que pu­die­ra vi­go­ri­zar a su ba­se y man­te­ner­la en el po­der; Sa­rah Pa­lin, Rush Lim­baugh, el Tea Party, la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle. Sin em­bar­go, en su nú­cleo no ha­bía un de­no­mi­na­dor co­mún real, ni pers­pec­ti­va del mun­do, ni un ver­da­de­ro mar­co con­ser­va­dor.

El par­ti­do cre­ció has­ta con­ver­tir­se en un caó­ti­co jardín muy cre­ci­do, y Do­nald Trump fue co­mo una es­pe­cie in­va­si­va que fi­nal­men­te, so­lo, se apo­de­ró de to­do.

Di­ri­gen­tes del par­ti­do aún pue­den ha­cer­se lla­mar re­pu­bli­ca­nos. In­clu­so pue­den lle­var a ca­bo una con­ven­ción con mu­chos glo­bos de ele­fan­te del GOP. Pe­ro la ver­dad es que, la fies­ta ya ter­mi­nó. Sensatos re­pu­bli­ca­nos han em­pe­za­do a re­co­no­cer eso. John Boeh­ner re­nun­ció a la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra Ba­ja por­que sa­bía que su de­le­ga­ción par­ti­dis­ta se ha­bía con­ver­ti­do en una ca­sa de lo­cos, in­ca­paz de go­ber­nar.

Una vic­to­ria con­tun­den­te de Clin­ton en no­viem­bre obli­ga­ría a más re­pu­bli­ca­nos a em­pe­zar a re­cons­truir un par­ti­do de cen­tro-de­re­cha lis­to pa­ra go­ber­nar y com­pro­me­ter­se. Ade­más, ese ti­po de vic­to­ria de Clin­ton tam­bién sig­ni­fi­ca­ría que Hi­llary po­dría go­ber­nar des­de el lu­gar don­de re­si­de su ver­da­de­ra al­ma política: el cen­tro-iz­quier­da, no en la ex­tre­ma iz­quier­da.

No ha­go pre­dic­cio­nes so­bre quién ga­na­rá en no­viem­bre. Sin em­bar­go, va­ya que sé por lo que es­toy re­zan­do… y pa­ra qué.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.