Cues­tio­nan fal­ta de ac­ción an­te muer­tes de his­pa­nos a ma­nos de po­li­cías

Al con­tra­rio de los afro­ame­ri­ca­nos, la­ti­nos no sa­len a la ca­lle a ma­ni­fes­tar­se y exi­gir cam­bios al sis­te­ma ju­di­cial

El Diario de El Paso - - Portada - Rick Ro­jas y Sa­mant­ha Sch­midt /New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Nue­va York—Los po­li­cías lle­ga­ron a una ca­sa-ha­bi­ta­ción de San An­to­nio en res­pues­ta al re­por­te de que una mu­jer ha­bía re­sul­ta­do le­sio­na­da du­ran­te una dis­cu­sión do­més­ti­ca. Un tran­seún­te em­pe­zó a to­mar vi­deo cuan­do los agen­tes per­se­guían en el ex­te­rior de la vi­vien­da a un hom­bre sin ca­mi­sa que traía un cu­chi­llo. Aun­que se to­mó de le­jos, en el vi­deo pa­re­ce apre­ciar­se que el hom­bre de 41 años, Gil­bert Flo­res, le­van­ta los bra­zos al mo­men­to en que los po­li­cías abren fue­go, ma­tán­do­lo.

El vi­deo se trans­mi­tió por te­le­vi­sión, y fun­cio­na­rios lo­ca­les abrie­ron una in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro la aten­ción na­cio­nal que ha lla­ma­do el ca­so, el cual tu­vo lu­gar el año pa­sa­do, ha si­do li­mi­ta­da —en drás­ti­co con­tras­te con los dis­pa­ros fa­ta­les de hom­bres afro­ame­ri­ca­nos re­gis­tra­dos úl­ti­ma­men­te en Loui­sia­na y Min­ne­so­ta, los cua­les han desata­do ma­ni­fes­ta­cio­nes y lla­ma­dos a re­for­mas al­re­de­dor del país.

Pa­ra al­gu­nos ac­ti­vis­tas his­pa­nos, se tra­ta tan só­lo de un ejem­plo de que las muer­tes de his­pa­nos en en­cuen­tros con po­li­cías no ge­ne­ran el mis­mo ni­vel de es­cru­ti­nio, in­dig­na­ción o dis­cur­so que los dis­pa­ros fa­ta­les con­tra afro­ame­ri­ca­nos.

Nue­va York— “¿Por qué no es­tá la co­mu­ni­dad de­fen­dien­do enér­gi­ca­men­te a las víc­ti­mas de es­tos crí­me­nes?”, di­jo Juan Car­ta­ge­na, el pre­si­den­te de La­ti­noJus­ti­ce, un gru­po de ac­ti­vis­mo le­gal, quien ve pa­ra­le­los en la ten­sa re­la­ción que nu­me­ro­sos afro­ame­ri­ca­nos e his­pa­nos ex­pe­ri­men­tan con las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas.

No exis­te nin­gún cen­tro de in­for­ma­ción federal que re­gis­tre to­das las muer­tes re­la­cio­na­das con po­li­cías, di­cen in­ves­ti­ga­do­res so­bre jus­ti­cia pe­nal, por lo que re­sul­ta di­fí­cil cuan­ti­fi­car el nú­me­ro de his­pa­nos fa­lle­ci­dos du­ran­te ro­ces con po­li­cías. Es­to ha he­cho que los ac­ti­vis­tas de­pen­dan bá­si­ca­men­te de evi­den­cia anec­dó­ti­ca. Aun con las ju­ris­dic­cio­nes que in­clu­yen his­pano o la­tino co­mo op­ción en es­ta­dís­ti­cas, las ci­fras pue­den ser po­co con­fia­bles; no re­sul­ta po­co co­mún que las per­so­nas sean cla­si­fi­ca­das in­co­rrec­ta­men­te co­mo blan­cas o de co­lor.

“No se sa­be si los cues­tio­na­rios son exac­tos o no”, di­jo Geof­frey P. Al­pert, pro­fe­sor de cri­mi­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Sur que in­ves­ti­ga los dis­pa­ros po­li­cia­les y ca­li­fi­có co­mo “ver­güen­za na­cio­nal” la fal­ta de una ba­se na­cio­nal de da­tos.

Pe­ro en años re­cien­tes, va­rios ca­sos han irri­ta­do a los his­pa­nos. Es­te mes los dis­pa­ros fa­ta­les que agen­tes de la Pa­tru­lla de Ca­mi­nos de Ca­li­for­nia hi­cie­ron con­tra un hom­bre de 19 años en Fu­ller­ton, Ca­li­for­nia, ge­ne­ra­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes me­no­res, mien­tras que en enero del 2015 la muer­te en Den­ver de una me­nor de 17 años con­du­jo a pro­tes­tas si­mi­la­res.

En el 2015 la muer­te de un hom­bre de 35 años que per­dió la vi­da a ma­nos de la po­li­cía en Pas­co, Was­hing­ton, lue­go de arro­jar pie­dras a los agen­tes in­dig­nó a la con­si­de­ra­ble po­bla­ción in­mi­gran­te de di­cha lo­ca­li­dad. Hu­bo quien cre­yó que el ti­ro­teo, el cual se gra­bó en vi­deo, te­nía el po­ten­cial de con­ver­tir­se en el “mo­men­to Fer­gu­son” de los his­pa­nos.

“Al­re­de­dor del país exis­ten mu­chos in­ci­den­tes de al­to per­fil que por al­gu­na u otra ra­zón no pa­re­cen lla­mar la mis­ma aten­ción”, di­jo Eric Ro­drí­guez, vicepresidente de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en el Con­se­jo Na­cio­nal de la Ra­za.

“Exis­te su­fi­cien­te can­ti­dad de in­quie­tud e in­dig­na­ción so­bre lo que es­tá pa­san­do”, aña­dió. “Es pal­pa­ble la ten­sión a ni­vel co­mu­ni­ta­rio”.

Ac­ti­vis­tas y es­tu­dio­sos se­ña­lan que di­ver­sos fac­to­res, cu­yas raí­ces se en­cuen­tran en las di­fe­ren­cias de his­to­ria y cul­tu­ra, po­drían ex­pli­car la ra­zón de que los fo­cos de ira sur­gi­dos tras los ca­sos re­la­cio­na­dos con his­pa­nos no ha­yan te­ni­do im­pac­to na­cio­nal ma­yor.

Pa­ra em­pe­zar, ser his­pano no re­pre­sen­ta una ra­za, sino más bien una et­nia; la ex­ten­sa po­bla­ción de his­pa­nos tie­ne prio­ri­da­des que dis­cre­pan en­tre sí, de­pen­dien­do de la re­gión, na­cio­na­li­dad y es­ta­do de ciu­da­da­nía.

Asi­mis­mo, di­cen ac­ti­vis­tas, los his­pa­nos no cuen­tan con el mis­mo ni­vel de or­ga­ni­za­ción que los afro­es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra di­fun­dir de ma­ne­ra más am­plia sus in­quie­tu­des. Por ejem­plo, ex­pli­can, no exis­te nin­gu­na fi­gu­ra tan co­no­ci­da y res­pe­ta­da co­mo el re­ve­ren­do Al Shar­pton, ni desem­pe­ña la re­li­gión un pa­pel tan im­por­tan­te en el ac­ti­vis­mo en­tre los his­pa­nos. “La Igle­sia Ca­tó­li­ca”, di­jo Car­ta­ge­na, “real­men­te no ha usa­do ese ti­po de men­sa­jes co­mo me­dio pa­ra fo­men­tar el apo­yo”.

Pa­ra al­gu­nos, la mi­gra­ción re­pre­sen­ta una in­quie­tud más in­me­dia­ta y fuer­te; el te­mor de con­fron­tar a las au­to­ri­da­des im­pi­de a al­gu­nos ser más abier­tos.

En las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas hay quien re­co­no­ce las ten­sio­nes en la re­la­ción con los his­pa­nos. Ti­na Nie­to, ca­pi­ta­na en el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Los Án­ge­les, se­ña­ló ha­ber vis­to el cam­bio po­li­cia­co de ser una “fuer­za de ocu­pa­ción” en cier­tas zo­nas ha­bi­ta­cio­na­les a una más in­vo­lu­cra­da con los ve­ci­nos. Y co­mo co­man­dan­te, ha tra­ta­do de su­pe­rar el es­cep­ti­cis­mo ha­cia la Po­li­cía.

“Exis­te una dis­cre­pan­cia en­tre lo que la gen­te cree en oca­sio­nes y lo que es la vi­gi­lan­cia po­li­cia­ca”, di­jo Nie­to, pre­si­den­ta en­tran­te na­cio­nal de la Aso­cia­ción His­pano-Es­ta­dou­ni­den­se de Man­dos Po­li­cia­cos. “A ve­ces no tie­ne bue­na apa­rien­cia, pe­ro se pue­de te­ner ese diá­lo­go si uno se de­di­ca a es­ta­ble­cer lí­neas abier­tas de co­mu­ni­ca­ción”.

En el ca­so de Flo­res en San An­to­nio, el De­par­ta­men­to del She­riff del Con­da­do Be­xar ha re­cha­za­do la idea de que él tu­vie­ra las ma­nos arri­ba co­mo mues­tra de ren­dir­se, a pe­sar de lo que se apre­cia en el vi­deo. (Es­tu­dio­sos han no­ta­do va­rias li­mi­tan­tes en la evi­den­cia en vi­deo).

Ja­mes Keith, por­ta­voz del De­par­ta­men­to, co­men­tó que Flo­res se di­ri­gió ha­cia los po­li­cías cuan­do fue ba­lea­do, y que mo­men­tos an­tes tra­tó de ata­car­los.

Un gran ju­ra­do re­cha­zó fin­car car­gos con­tra los ofi­cia­les que lo aba­tie­ron, quie­nes tie­nen ape­lli­dos de ori­gen la­tino.

La Pro­cu­ra­du­ría de Dis­tri­to del Con­da­do Oran­ge in­ves­ti­ga la muer­te de Pe­dro Vi­lla­nue­va, el hom­bre de 19 años que mu­rió en Ca­li­for­nia el 3 de ju­lio, días an­tes del ti­ro­teo en Ba­ton Rou­ge, Lui­sia­na.

Ofi­cia­les de la Pa­tru­lla de Ca­mi­nos de Ca­li­for­nia si­guie­ron la pic­kup ro­ja de Vi­lla­nue­va en un vehícu­lo sin lo­go­ti­po ofi­cial. Di­je­ron que in­ten­ta­ron de­te­ner­lo, pe­ro dio vuel­ta y se di­ri­gií ha­cia ellos, y en­ton­ces dis­pa­ra­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.