Afro­ame­ri­ca­nos o his­pa­nos, víc­ti­mas de muer­tes se­ria­les

El Diario de El Paso - - Panorama - Terry Tang / As­so­cia­ted Press

Phoe­nix— En un ve­cin­da­rio de cla­se tra­ba­ja­do­ra en Phoe­nix, co­no­ci­do por la vio­len­cia de pan­di­llas y el trá­fi­co de dro­gas, el hi­jo de 19 años de Mar­ga­ri­to Cas­tro, Manny, es­ta­ba apren­dien­do pa­ra con­ver­tir­se en herrero. Pa­dre e hi­jo se tras­la­da­ban jun­tos al tra­ba­jo, has­ta ese 10 de ju­nio, cuan­do Manny fue ba­lea­do fa­tal­men­te, mien­tras es­ta­ba sen­ta­do en su au­to en­fren­te de la ca­sa de su no­via, por un sos­pe­cho­so que fue iden­ti­fi­ca­do es­ta se­ma­na co­mo el pri­mer ase­sino se­rial en la ciu­dad en una dé­ca­da.

Aho­ra Mar­ga­ri­to Cas­tro va y vi­si­ta la tum­ba de Manuel “Manny” Cas­tro to­dos los días, des­con­cer­ta­do sin sa­ber por qué al­guien qui­sie­ra ma­tar a su hi­jo y a otras seis per­so­nas, ase­si­na­tos que se vie­nen co­me­tien­do des­de el mes de abril. La Po­li­cía di­ce que to­das las víc­ti­mas fue­ron ba­lea­das por un hom­bre del­ga­do y des­gar­ba­do con una pis­to­la que pro­ba­ble­men­te tie­ne al­re­de­dor de 20 años de edad y que no tie­ne mo­ti­vo apa­ren­te pa­ra co­me­ter es­tos crí­me­nes.

Se di­ce que po­si­ble­men­te sea his­pano, al igual que otras 208 mil per­so­nas que vi­ven en el ve­cin­da­rio de Mary­va­le, don­de to­dos los ase­si­na­tos, ex­cep­to uno, tu­vie­ron lu­gar des­pués del ano­che­cer y jus­to an­tes de que ama­ne­cie­ra.

Las víc­ti­mas más re­cien­tes eran his­pa­nas o afro­ame­ri­ca­nas, y una era una ni­ña de 12 años. Los hom­bres y mu­je­res que fue­ron ba­lea­dos por un sos­pe­cho­so, o sos­pe­cho­sos, que dis­pa­ra­ron con pis­to­las des­de el in­te­rior de un au­to, mis­mo que fue des­cri­to co­mo un vehícu­lo de co­lor os­cu­ro o co­lor cla­ro, es­ta­ban a fue­ra de sus ca­sas o sentadas den­tro de sus au­tos. En otras oca­sio­nes, el sos­pe­cho­so se apro­xi­mó a las víc­ti­mas a pie pa­ra dis­pa­rar­les y lue­go huir en el au­to an­te­rior­men­te des­cri­to, se­gún di­jo la Po­li­cía.

Los ti­ro­teos por lo re­gu­lar ocu­rren en la no­che en Mary­va­le, un ve­cin­da­rio lleno de cen­tros co­mer­cia­les y tien­das de re­fac­cio­nes au­to­mo­tri­ces, don­de la ma­yo­ría de las ca­sas de es­tu­co de una so­la plan­ta tie­nen re­jas en sus ven­ta­nas y las cer­cas per­ma­ne­cen en­ca­de­na­das pa­ra pro­te­ger los pa­tios y jar­di­nes.

Las per­so­nas que no vi­ven en el ve­cin­da­rio, con fre­cuen­cia evi­tan pa­sar por ahí en la no­che, pe­ro Mar­ga­ri­to Cas­tro di­jo que su hi­jo nun­ca se vio in­vo­lu­cra­do en nin­gún de­li­to ni con las pan­di­llas. Y un de­tec­ti­ve de la Po­li­cía, quien re­vi­só las per­te­nen­cias del jo­ven, jun­to con sus cuen­tas en las re­des so­cia­les, le di­jo a Cas­tro que no sa­bía por qué al­guien qui­sie­ra ma­tar a su hi­jo.

Los seis ase­si­na­tos en Mary­va­le —y uno ocu­rri­do en un ve­cin­da­rio de cla­se tra­ba­ja­do­ra ubi­ca­do a unas 10 mi­llas (16 ki­ló­me­tros) de dis­tan­cia— su­ce­den des­pués de que seis per­so­nas fue­ran ase­si­na­das y otras 19 re­sul­ta­ran he­ri­das en una se­rie de ti­ro­teos, apa­ren­te­men­te al azar, que ate­rro­ri­za­ron a la ciu­dad de Phoe­nix en­tre el 2005 y el 2006.

“Es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas que se en­con­tra­ban afue­ra de un área re­si­den­cial o afue­ra de una ca­sa en la ca­lle, al la­do de la ca­lle, con una des­crip­ción de un sos­pe­cho­so que se acer­ca en un au­to, se ba­ja del vehícu­lo, ca­si sin in­ter­ac­tuar con la per­so­na, y em­pie­za a dis­pa­rar y lue­go hu­ye en el au­to.”, di­jo el sar­gen­to de la Po­li­cía de Phoe­nix, Jo­nat­han Ho­ward.

Un ado­les­cen­te de 16 años y un hom­bre de 21 tam­bién fue­ron ba­lea­dos, pe­ro so­bre­vi­vie­ron. Uno de ellos ofre­ció su­fi­cien­te in­for­ma­ción pa­ra que la Po­li­cía rea­li­za­ra un re­tra­to ha­bla­do del sos­pe­cho­so con ca­be­llo cor­to y de do­lor os­cu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.